Don Nonato, un ejemplo del drama de quienes buscan a sus desaparecidos.

Categoría: Linea Conflicto Social y Paz Publicado: Jueves, 05 Octubre 2017

Por: Kavilando – Redipaz*

“No se necesitó el estado para acabarnos, solo unos cuantos de nosotros mismos (victimas) para hacerlo” Ramón Nonato Sepúlveda Q.D.E.P.

 nonato 1  Foto: Don Ramón Nonato Sepúlveda. Archivo.

Don Nonato, un hombre de edad avanzada, corpulento, noble, alegre, sencillo, falleció el sábado 30 de septiembre y se convierte entonces, en un gran Símbolo que da cuenta de lo que, en este país, sin dolor, sin historia, como sin alma, se vive.

Nonato único hombre en entre un colectivo de mujeres madres, hermanas, esposas, familiares todas, de personas que han sido dadas por desaparecidas en Colombia, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos –Asfaddes-, donde se desempeñó como fiscal. Un colectivo que ha asumido con entereza, dignidad y honor, una larga lucha en la búsqueda de sus familiares dados por desaparecidos, exigiendo se les diga la verdad, se haga justicia, se les repare tanto daño sufrido y sobre todo que existan condiciones para la No Repetición.

nonato 4

No queremos ser “victimas de planilla”, solo para llenar indicadores, estándares, listados, donde no se procesa la verdad, no se hace justicia real, donde no se aprende de lo vivido. Foto: Don Ramón Nonato Sepúlveda . Archivo.

Esta entereza en su lucha les ha costado en algunos casos desde divisiones familiares e incomprensión, hasta persecución del Estado por parte de sus organismos de inteligencia militar, de políticos tradicionales, de sectores oscuros y sobre todo han visto y padecido la incomprensión y a ratos insensibilidad de una sociedad que no quiere verse al espejo.

Una lucha que han sostenido aún el largo y lento pasar del tiempo. Muchas de las mujeres que integran este colectivo han visto como la cuenta de los años llega a sus vidas, su caminar se hace más lento, sus cabelleras se hacen blancas.

Ramón Nonato fue un líder campesino trabajador, honesto, honrado, un gran luchador, muy crítico y de mirada aguda, aunque de muy cortas y pocas palabras.  En su hablar se notaba dolor ante un país lleno de injusticias, tal vez sea esa conciencia la que le llevo a tomar decisiones que le exigían mayor compromiso con sus convicciones sociales y políticas de cara a querer transformar esa sociedad inequitativa.  Fue perseguido, privado de su libertad arbitrariamente en varias oportunidades y también estuvo exiliado en Venezuela.

Tuvo 8 hijos, a quienes transmitió esas convicciones, su apuesta social y política. Cuatro de sus hijos también tomaron decisiones frente a esa inequitativa e injusta sociedad, ante una Estado que hace presencia con su abandono y solo se hace sentir con la fuerza y presión de las armas, un estado que juega con una ausencia intencionada.  Es así que ellos:  Julio Cesar Sepulveda Carmona, Juan de Dios Sepulveda Carmona, Alex Adrián Sepulveda Carmona y Claudia del Socorro Sepulveda Carmona se sumaron a la larga lista de desaparecidos en Colombia, responsables todos, de acciones irregulares del Ejército colombiano.

nonato 2

Foto: jornada Asfaddes de visibilizacion.

Según un reciente informe del Centro Nacional de Memoria Histórica, ese drama lo viven hoy 60.630 familias, entre 1970 y el 2015 en promedio tres personas fueron desaparecidas forzadamente cada día, lo que equivale a un caso cada ocho horas. La cifra total representa el doble de los desaparecidos por la dictadura militar en Argentina. Antioquia es el departamento con el más alto índice de ocurrencia. (El Tiempo, 2017)

Nonato envejeció buscando a sus cuatro hijos, fue insistente, incisivo con las autoridades, su salud fue desmejorando y así se fue constituyendo en una nueva víctima del nefasto sistema de salud que tiene ese país, el mismo que toda su vida habría cuestionado y reclamado.

Hoy que Don Nonato no está, su esposa María Isabel González Loaza, compañera de batallas y testiga de su lucha implacable y quien ahora queda con su hijo, manifiesta seguir esta lucha por encontrar sus hijos.

 

nonato 3

Foto de Alex Adrian, hijo de Don Nonato. Parte de la Galeria de Asfaddes.

 

Fue testigo Don Nonato incluso, del como se logró un acuerdo con los grupos paramilitares y luego (algo en su momento impensable), la negociación y firma de acuerdos entre las FARC-EP y el Gobierno de Colombia. Vale decir que, aùn hoy, pervive el conflicto armado. Pero, no cabe duda, que aún las limitantes, se han ido generando nuevas condiciones que buscan poner en el centro del debate y atención, a las víctimas.

Nonato fue crítico, agudo, no solo de cara a un Estado que vulnera y viola derechos, que cierra oportunidades, sino que también lo fue con las propias organizaciones, ONG`s, partidos políticos, cuestionaba esas dinámicas organizativas que giran en torno al beneficio de pocos pero con discursos sociales, que hacen del dolor de la gente un mecanismo para la captura de recursos regionales, nacionales y de cooperación, esas acciones que diluyen la lucha y el objetivo de su trabajo, en la medida que van encontrando apoyo económico del Municipio, del Departamento, de las diferentes instancias estatales, advertía con agudeza de esa delgada línea entre la búsqueda de recursos y el entregar una causa, el ser funcional a ese sistema que se cuestiona.  Decía y repetía: “no se necesita el Estado para acabarnos, solo unos cuantos de nosotros mismos para hacerlo” cercana a la contundente frase del Comandante Fidel Castro Ruz “La peor enfermedad, la más terrible, la más dramática que pudiera existir (…) es que un día esta revolución sea destruida por los mismos revolucionarios.”

Hace pocas semanas fue comunicada la noticia del hallazgo de dos de sus dos hijos: Alex Adrián y Julio César, se hizo todo el proceso y se organizaba con las diversas instancias del Estado, ASFADDES, familiares y Ramón Nonato, todo el proceso de entrega. Se define fecha para dicho proceso y ceremonia: el 22 de septiembre de 2017, para ello se acuerda hacerlo en las instalaciones de la Universidad de San Buenaventura, lugar desde donde se ha apoyado e impulsado diversos procesos sociales desde abajo, pero, Nonato enfermó aún más y fue hospitalizado, por tanto se definió la entrega para una nueva fecha, el 6 de octubre, y se organizó una jornada de 3 días en torno al tema y una eucaristía de entrega de los restos, en la gestión se reiteraba el mandato del Papa en su visita a Medellin: "dar el primer paso” y el mensaje que envió a su iglesia: “ser esclavos de la paz". Sería muy significativo en tanto es el 4 de octubre la fiesta de un personaje dedicado a los menos favorecidos y la naturaleza Francisco de Asis.

El pasado sábado 30 de septiembre, a una semana de la entrega de sus hijos, Nonato se fue, no le alcanzó la vida, una vida de tanta espera y lucha para por fin recibir a sus hijos por quienes se entregó del todo en su búsqueda. Pero Don Ramón Nonato al mismo tiempo se quedó entre quienes siguen su incansable lucha por la vida, por la dignidad, por un país con memoria, que honra a sus hijos, a sus padres, que honra sus luchas, se queda su ejemplo de entrega por sus convicciones, de honestidad, de tesón, de verraquera.

Hoy, en Colombia asistimos a una suerte de circo social, una Paz firmada pero poco implementada, desacuerdos, limitantes, tensiones, polarización, nuevas instituciones crea hoy la firma de los acuerdos que “dicen poner en el centro a las Victimas”.

Pero más allá de esta nueva burocracia, que genera tanta disputa, está la realidad de estas personas de carne y hueso, la realidad de tantas familias, la realidad de una sociedad que parece no querer ver, que construye futuro sin querer entender su pasado, que sigue prendada en un incansable péndulo del olvido, de la indiferencia, y lo que es peor en un eterno retorno de la violencia en sus múltiples expresiones, una sociedad que construye instituciones para hacer memoria pero que no le interesa recordar, que no le interesa “darse cuenta”.

Esa es Colombia, esa es América Latina, un territorio marcado por el dolor de los que abajo intentemos construir otra sociedad, una historia que repite el vaivén de la violencia, del dolor, del olvido, un péndulo movido y sostenido por quienes en ultimas, lejos de sufrir este mismo dolor, se benefician de tanta expulsión, dolor, muerte y odio.

No queda más que seguir luchando, creando nuevas rutas, eso sí, como lo reclamada Ramón Nonato siendo lo más coherentes posible, insistiendo, persistir, abriendo camino a pulso, evitando espejismos, es muy duro, pero esa es la tarea.

 

Libro: Narrar la vida para sanar el olvido de nuestra historia

 

Referencias Bibliográficas.

Bastidas, W., Carrion, J., Balbin Alvarez, J. W., & Insuasty Rodriguez, A. (2010). Las Victimas en Contextos de Violencia e Impunidad: Caso Medellín. Medellìn: Instituto Popular de Capacitaciòn. Obtenido de:  http://web.usbmed.edu.co/usbmed/CIDEH/GIDPAD/Victimas-en-Contexto-de-Violencia.pdf 

Cadavid , P., Insuasty Rodriguez , A., Restrepo , L., & Balbin , J. (2009). Victimas, violencia y despojo. medellin: IPC. Obtenido de http://web.usbmed.edu.co/usbmed/formacion/docs/victimas.pdf

El Tiempo. (10 de enero de 2017). Antioquia, la región con más casos de desaparición forzada. Obtenido de El Tiempo: http://www.eltiempo.com/justicia/cortes/cifra-de-victimas-de-desaparicion-forzada-en-colombia-44570

Galenao , L. E., Insuasty Rodriguez, A., Soto, M., Arboleda , A., & Sierra, A. (2015). Narrar la vida para sanar el olvido de nuestra historia. Medellin: Corporacion Juridica Libertad. Obtenido de http://www.usbmed.edu.co/Universidad/Vicerrectoria-Evangelizacion-Culturas/CIDEH/Investigacion/Construccion-del-sujeto-politico-ciudadania-y-transformacion-social/Productos-y-Publicaciones

Grisales Gonzales , D., & Insuasty Rodriguez, A. (2016). Mineria, conflictos y derechos de las victimas. Colombia. Medellín: Editorial Kavilando. Obtenido de: http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20160910120507/O.pdf 

Insuaty Rodriguez, A. (16 de marzo de 2017). "Nadie nos defendía". Exterminio de la Unión Patriótica. Colombia. Obtenido de kavilando: http://kavilando.org/index.php/2013-10-13-19-52-10/confllicto-social-y-paz/5372-nadie-nos-defendia-exterminio-de-la-union-patriotica-colombia

Valencia Grajales, J. F., Restrepo Marin, J. d., & Insuasty Rodriguez, A. (2016). Elementos para una genealogía del paramilitarismo en Colombia. Medellín: Editorial Kavilando. Obtenido de: http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20161027084748/0.pdf

Valencias Grajales, J. F., Insuasty Rodriguez, A., & Restrepo Ramirez, J. d. (2016). Elementos para una genealogía del paramilitarismo en Colombia. Medellin: Kavilando. Obtenido de http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20170210032121/0.pdf

Villa Gómes, J. D. (2013). Memoria histórica desde las Victimas del conflicto armado Construcción y reconstrucción del sujeto político. Kavilando, 5(1), 11-23. Obtenido de http://kavilando.org/revista/index.php/kavilando/article/view/96/82

 

 *Alfonso Insuasty Rodriguez, docente investigador grupo GIDPAD Universidad de San Buenaventura Medellin, integrante Grupo Autonomo Kavilando, e integrante de la Red Interuniversitaria por la Paz -REDIPAZ-