Antes la guerra, ahora los mega-proyectos. ¿Quien defiende nuestros derechos? Dabeiba. (Antioquia)

Categoría: Linea Territorio y despojo Publicado: Jueves, 31 Agosto 2017

Por: –ASCOA-

¿Cómo se va a lograr el punto uno del acuerdo de paz si ni siquiera nos dejan retornar a nuestros territorios, porque resulta que estos ya son de interés estratégico del país o reservas forestales?

ascoa

Dabeiba, Antioquia.  28 de agosto de 2017

Comunicado a la opinión pública 

La asociación campesina del occidente de Antioquia –ASCOA-, en representación de sus asociados, queremos darles a conocer la crisis social, económica y ambiental que están pasando nuestras familias campesinas por los megaproyectos que vienen en desarrollo en la región  y requerimos soluciones urgentes del gobierno central. 

Mientras los espacios de participación para decidir sobre los programas de desarrollo con enfoque territorial (PDET), que nos prometieron, no se dan, vemos como se vienen implementando macro proyectos que nos están afectando y de los cuales solo llegan amenazas de expropiación a los campesinos y campesinas. Uno de ellos es la micro central Hidrobarrancas que se desarrolla en la vereda Barrancas, y  el proyecto vial “Mar 2”, en el sector conocido como el cañón de la llorona. En este último, según las comunidades, están llegando funcionarios de INVIAS a las casas, les están tomando fotos a las cedulas,  y les están diciendo a las propietarios que no pueden construir casas, ni hacerle mejoras a las que tienen, sin importar que se tenga escritura del lugar, y al preguntarles a los funcionarios de porqué esta situación, ellos les  responden a los campesinos que vayan donde el alcalde para que él les solucione. 

Además:

-         La  empresa constructora en la socialización del proyecto les ha dicho que van a ser expropiados, que solo recibirán compensación  los que lleven 8 años o más, esto, lo consideramos un atropello porque muchas de estas familias fueron desplazadas por la violencia hace más de 10 años, y apenas están retornando debido al proceso de  paz, y amparadas en la ley de victimas 1448/2011. 

-         En este sentido, también vemos con preocupación la declaratoria de zona especial ecológica al cañón de la Llorona, el 24 julio de este año, por la Asamblea de Antioquia mediante la Ordenanza 30. Esto afecta los intereses de esta población desplazada, por que como sabemos estas figuras de protección ambiental pueden dificultar aún más las reclamaciones sobre la propiedad despojada en el tiempo de la violencia, por los vacíos jurídicos que aún existen sobre la aplicación de la ley de víctimas y lo definido por el decreto 440 de 2016, y por supuesto, generan incertidumbre sobre la permanencia en el territorio de la población campesina. 

-         Otra situación acontece en la vereda Pegadó, donde se encuentran instalados unos extranjeros, montando un proyecto de plátano y banano, en tierras que corresponden al cabildo de PAVARANDÓ, donde hay comunidad campesina e indígena, y se están haciendo reuniones de manera irregular solo con los indígenas, y negando información de lo que está pasando a los líderes campesinos.

Esta serie de acontecimientos  desconoce lo establecido en la ley de víctimas, que obliga al Estado a garantizar la no repetición en la vulneración de derechos a la población víctima, y por supuesto, esta realidad que estamos viviendo dista mucho de lo que nos prometieron a los campesinos y campesinas, con el proceso de paz, principalmente el punto uno y cuatro de los acuerdos de la Habana que no hemos visto nada en nuestro territorio.

Les preguntamos, al presidente Juan Manuel Santos y a las FARC:

¿Qué va a pasar con los campesinos y campesinas que ya fueron desplazados por la violencia y que poco a poco están retornando a sus casas, y que nuevamente van a ser desplazados pero esta vez directamente por el Estado?

El proceso de paz, tal y como se está llevando, ¿ está beneficiando o está perjudicando a nuestras familias campesinas?;

¿Cómo se va a lograr el punto uno del acuerdo de paz si ni siquiera nos dejan retornar a nuestros territorios, porque resulta que estos ya son de interés estratégico del país o reservas forestales?;

¿Cuáles son las garantías reales para la permanencia de las familias campesinas en el territorio o no las hay?  

Hemos buscado espacios de diálogo y concertación con la institucionalidad municipal y la respuesta ha sido insuficiente.

Por otra parte, las empresas que están operando los proyectos no están haciendo consulta previa con las comunidades indígenas, ni socialización con nosotros los campesinos y campesinas, nos están atropellando nuestros derechos.

Por ello, cada vez crece el descontento entre los campesinos e indígenas con todas estas situaciones, como lo evidenciamos en nuestras asambleas comunitarias.

Así mismo, crece la preocupación de los comités de cocaleros, a la expectativa de los  Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), pero sin un canal institucional para ello.

Ante esto, venimos solicitando:

A las autoridades municipales, departamentales y nacionales, a las FARC-EP, que intervengan esta situación y que generemos prontamente espacios de trabajo conjunto con las comunidades donde abordemos estas problemáticas y empecemos a darle  manejo serio y solución.  explorar dichas soluciones a partir de los avances que tenemos como asociación de familias campesinas, comités cocaleros, comités productivos y asociación de mujeres, que venimos construyendo nuestros planes de vida territorial y la consolidación de una propuesta de desarrollo para el municipio.

ASOCIACIÓN DE CAMPESINOS DEL OCCIDENTE DE ANTIOQUIA –ASCOA-

Municipio de Dabeiba, Antioquia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.