Entre el sueño de la Paz y la continuidad de la guerra. Informe de Derechos Humanos del departamento de Antioquia

Categoría: Informes Publicado: Martes, 24 Diciembre 2013

Por CCEEU

Este informe que se viene rindiendo año tras año para la región de Antioquia, la cual ha vivido con rigor los efectos de la guerra, se presenta ahora en una coyuntura particularmente importante: el proceso de negociación que el Gobierno y la insurgencia han pactado para darle fin al conflicto armado que por décadas han adelantado. Los desarrollos de este proceso en el presente año, abren la posibilidad de que la sociedad colombiana desbroce el camino para construir una paz  cuyos contenidos no pueden ser otros que el cierre de una larga historia de violaciones a los derechos humanos y la apertura de una etapa de defensa, protección y desarrollo de los mismos.

 

Lo conocido hasta ahora de los acuerdos con respecto a los dos primeros puntos de la agenda  contemplada en el “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”, sugiere que la columna vertebral de dicha agenda camina en una perspectiva integral de derechos. En un Momento en el cual la sociedad se manifiesta incrédula y desconfiada, llegar por primera vez en la historia a un acuerdo sobre el tema tan estructural en las causas del conflicto como el agrario, y en un tema de tanta importancia para la democracia y los derechos civiles y políticos como la participación política que contiene los derechos a la oposición, se constituyen en hitos que aportan a la necesidad urgente de acompañar este proceso con credulidad y confianza.

De otro lado, se destaca en el período la irrupción de un movimiento social en el campo que por décadas estuvo adormilado y que en este caso levantó las banderas por la dignidad. La posesión de la tierra, el abandono estatal en materia de salud y educación, la pequeña minería, la crisis del café y de la papa, confluyeron, entre otros, en una movilización que arrinconó al Gobierno;  obligándolo a compromisos que confrontan de fondo el modelo latifundista y plutocrático agenciado durante décadas por una elite que lo ha defendido a sangre y fuego. Esta movilización que Presentación tuvo expresiones concretas en esta región, tuvo como centro los derechos  Económicos, sociales y culturales, lo cual marca una diferencia con la primacía que hasta ese momento había tenido la movilización por los derechos civiles y políticos. Así, el derecho a un trabajo digno y el derecho a la tierra marcaron una protesta que, con el sello de las regiones, se hizo presente en los cuatro puntos cardinales del territorio nacional. Este informe quiere dar cuenta de las violaciones a los DDHH ocurridos dentro del marco de esta protesta, que no escapó a la criminalización y la represión de parte de un Gobierno cuyos intentos de minimizarla y estigmatizarla fracasaron en un comienzo y que, al final, tuvo que enfrentar una negociación territorial, con la diversidad de actores, y hacerse a un alto costo político por el manejo errático dado en un comienzo.

Antioquia no deja de arrastrar por lo menos con el 30% del total nacional de las violaciones a los derechos humanos y, en general, de los indicadores utilizados para hacerle seguimiento a los efectos de las violencias tanto urbanas como rurales. Seguimos sosteniendo que este ejercicio de visibilización de las violaciones a los DDHH en la región tiene por supuesto el objetivo de denunciar, pero también aspiramos a que ello motive del Estado local decisiones públicas que prevengan, promuevan y desarrollen los DDHH.

La Coordinación Colombia Europa Estados Unidos –CEEU - Nodo Antioquia, presenta este informe global sobre la situación de DDHH en el departamento, con el objeto de reiterar sus preocupaciones sobre una realidad que continúa siendo grave y que reclama del Estado no sólo el cumplimiento de sus responsabilidades  constitucionales sino también los compromisos adquiridos con la comunidad internacional.

El lema que acuña este informe: “Entre el sueño de la paz y la continuidad de la guerra”, pretende caracterizar la coyuntura que se dibuja hacia el inmediato y mediano plazo y las fuerzas que allí  Están en pugna. El reto es claro: defensores y defensoras de DDHH, Estado y ciudadanía debemos estar del lado del sueño, es el momento de la construcción. Es la oportunidad para que sea el diálogo político el escenario para dirimir las contradicciones y las diferencias y no el discurso que polariza, que alimenta odios y que mantiene el recurso de la guerra como la mejor opción para la sociedad. Es el momento para que se reconozca que lejos de ser una amenaza, es en la pluralidad donde residen nuestra mayor riqueza y las mejores oportunidades.

(Descargar informe completo en PDF)