ELN versus Fuerzas Armadas dos caras de la misma moneda improvisación estratégica.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: José Fernando Valencia Grajales. REDIPAZ[ii]

Luego de ser perpetrado un ataque guerrillero por el ELN a la estación de policía de Soledad, Atlántico, se aprecia claramente como las fuerzas armadas y el ELN perdieron sus rumbos estratégicos, el primero al haber bajado la guardia frente a un nuevo paradigma de negociación de la paz y el segundo al no haber sabido leer la realidad socio-política del momento.

 

CHOACHI TEXTO

Resumen [i]

Luego de ser perpetrado un ataque guerrillero por el ELN a la estación de policía de Soledad, Atlántico, se aprecia claramente como las fuerzas armadas y el ELN perdieron sus rumbos estratégicos, el primero al haber bajado la guardia frente a un nuevo paradigma de negociación de la paz y el segundo al no haber sabido leer la realidad socio-política del momento, en donde se encuentra ante un gobierno que tiene credibilidad mundial aunque ha cumplido con deficiencias, pero ambos están en deuda con el mundo y el colombiano del común, a causa de unas pésimas estrategias de negociación y defensa.

Palabras clave: estrategias de guerra, estrategias de negociación, ataque guerrillero, fuerzas armadas, ELN

Puerta de entrada

Pensar la guerra como un hecho normal, lógico o necesario en el contexto actual de la humanidad, es hoy difícil, pero lo es más cuando, hemos presenciado miles de guerras a través de la historia, sin embargo, las dos últimas guerras mundiales le dejaron como lesión al mundo que no habían ganadores en este tipo de batallas y posiblemente en ninguna de las que se han librado en la historia, pero todas dejan graves secuelas en todos los ámbitos, políticos, económicos, culturales, sociales, psicológicos etc....

Pero haciendo reflexión sobre las guerras se puede establecer que:

Guerra: La guerra es un enfrentamiento entre seres humanos que supone una organización que tienen propósitos determinados, y en el cual se pone en juego la vida y la muerte (donde está en juego) (…) el bien y el mal, (…) que Sun Tzu , explica como el mayor conflicto al que un Estado (…) en donde puede ocurrir la extinción o la supervivencia; mientras que para Carl von Clausewitz, la guerra es una continuación de la política por otros medios, (…) en la modernidad (…) (es) un todo organizado que tiene jerarquía, capacidad de lucha, complejidad coordinada, que no busca la destrucción, sino la demostración de fuerza para lograr el fin predispuesto (Insuasty y Valencia Grajales, 2011, p. 70)

Es decir que la guerra como una forma de continuación de la política, solo es viable en la medida que se agota la política, y para que ello ocurra, las partes simplemente no han logrado ningún acuerdo o la desconfianza están alta que no se espera realmente la posibilidad de arreglar las diferencias de forma consensuada, sin embargo en el proceso de negociación con el ELN no se puede pensar que el Gobierno Santos haya realizado actos que provoquen desconfianza o que lo que busque el mismo sea no cumplir, ya que luego de la negociación con las FARC y que el gobierno de turno esta de salida no es imaginable que dicho gobierno incumpla, ya que su capital político frente a las masas del pueblo es prácticamente inexistente, razón por la cual el estado al negociar no tiene nada que perder y sí mucho por ganar, además de ser el único camino viable. Razón por la cual crear ambientes hostiles en contra del gobierno en este momento histórico en nada benefician la negociación de paz y si la entorpecen.

En este sentido se establece que hace falta estrategia, tanto política como militar, definamos la estrategia para que la comprendamos:

La estrategia, (…) es “el arte del general”, hoy se usa en todo aquello que sugiera competencia, y se da en asuntos tan variados como gerencia estratégica, de ventas, deportes, etc. Pero las estrategias son en realidad el oficio de la guerra y la negación de la paz. (…) (donde) Carl Von Clausewitz, (en) su obra “De la guerra” (…) (establece) las formas y medios eficaces para lograr los objetivos del Estado. (o del guerrero) (Insuasty y Valencia Grajales, 2011, p. 70)

Es decir, la estrategia es parte vital para lograr los objetivos del general, del guerrero o del estado. Sin embargo cuando se aprecia las estrategias utilizadas por el ELN se aprecia en perspectiva, que no tiene objetivos claros, es decir, no tiene jerarquía (ni ideológica, ni militar), lo que conlleva a que sus ataques sean desordenados, inapropiados, desproporcionados e incomprensibles. Para aclararlos demos varios ejemplos:

  1. Cuando destruye la infraestructura nacional, por medio de bombas a torres de energía y vuela los oleoductos o permite la explotación minera, o el narcotráfico en los territorios que controla está en contravía de la estrategia política que habla de la defensa del interés nacional y la solidaridad internacional
  2. Cuando impone sus distintas visiones de ideología marxista –leninista, que pretende la dictadura del proletariado, se contradice, ya que su cuerpo militar no obedece a una estructura central democrática o de partido, y por el contrario cada celula realiza de forma autónoma e independiente secuestros, extorciones, ataques o movimientos de forma desconectada y desordenada.

Ahora bien solo planteándose el problema de la negociación de paz, sus múltiples células no permiten un dialogo coherente, y no porque no pueda ser posible, sino porque todos los frentes no tiene un vocero en la mesa y coherencia al momento de realizar exigencias, a ello se suma que sus reacciones son desproporcionadas y van en contra de la sociedad civil que ha venido apoyándolos, ello se aprecia en los varios comunicados que la sociedad civil ha emitido en pro de la continuación de la mesa de dialogo, sin embargo la organización insurgente ha realizado actos que no atentan realmente en contra del gobierno o el sistema, por el contrario los atentados atentan contra el ecosistema, la naturaleza y la madre tierra, ya que cada que se coloca una bomba en el oleoducto, no se acaba el sistema capitalista, por el contrario se activa, ya que por cada atentado, las aseguradoras pagan, las empresas que venden químicos limpiadoras ganan, las empresas que construyen oleoductos logran nuevo contratos, y la cadena se puede hacer eterna, pero quien si pierde es la naturaleza, porque por más que actúen los ecosistemas se pierden, la naturaleza muere, y el planeta se destruye para próximas generaciones, es decir que desde el punto de vista estratégico, no tiene ningún valor real, no se gana nada con ello.

Pero a los errores estratégicos de guerra se suman los errores políticos, y ello se evidencia en el hecho de que la guerra o los atentados así sean contra los miembros de la fuerza pública, no se pueden entender como estrategia política, porque se realizan a mansalva, es decir, se reinicia la mesa de conversaciones y a renglón seguido como el escorpión se aguijona a sí mismo, es decir, es como pegarse un tiro en el pie, todo ello porque se atenta contra quien sea sentado a conversar pacíficamente. Pero lo que es peor sin lograr ninguna ventaja con dicho hecho. Es decir, la guerra hoy no se libra realmente en el campo de batalla, porque los interlocutores están dispuestos a ceder, sin embargo el ELN no lo ve así, porque sigue actuando bajo uno de los dos paradigmas autoritarios (comunismo versus capitalismo) ambos importados del exterior, pero ninguno puede resolver los problemas de injusticias sociales.

Ahora bien, las fuerzas armadas merecen también un punto y aparte, especialmente porque las mismas dentro de las estrategias de guerra, no pueden descuidar el frente, es decir, tal vez no era necesario que realizaran operativos de carácter militar, o de toma de posiciones, o de presencia armada y de combate. Pero no se le perdona que el frente estratégico de inteligencia militar, de seguimiento y autoprotección de la institución y del estado en sí mismo haya sido descuidado. Pero lo anterior exige un mayor análisis y esto se expresa, en el hecho que las fuerzas armadas, deben dejar de continuar reclutando soldados rasos, es decir de carne de cañón para la guerra, por el contrario las fuerzas armadas están obligadas a mejorar sus capacidades militares, y estas ya no están en el plano de la confrontación, sino en el plano de la inteligencia, lo que implica que el ejército y la policía especialmente por estar en convivencia con la ciudadanía, debe evolucionar.

Pero lo anterior solo puede resolverse con un reclutamiento que exija profesionalización, pero ello no es que a los hombres que se recluten se les de unos cursitos de ascenso o de manejo de armas, sino que cuando se reclute no se permita la inclusión de miembros que como mínimo no tengan una tecnología (lo que evidenciara su ánimo de perseverancia), y que quienes estén en grados superiores tengan carreras profesionales y sucesivamente quien aspire a ser general lo haga porque ha logrado los máximos honores educativos, sumados a los militares. Es decir, que no sea como en la política una suerte de fortín político de influencias, que como puede verse puede derivar en una falta de capacidad de inteligencia en las nuevas guerras que enfrenta la humanidad, protección de la naturaleza, el medio ambiente, los seres vivos y la búsqueda de soluciones pacíficas.

Es por lo anterior que los ataques guerrilleros perpetrados en Barranquilla no son más que un campanazo de alerta sobre las estrategias de guerra y políticas, ya que el único beneficiado con dichos atentados han sido los movimientos políticos totalitarios de derecha, y los más perjudicados han sido los miembros de la sociedad en general que ve con estupor como mueren a mansalva los policías que pretenden protegerlos. Pensar en las utopías posibles implica develar que los medios y esquemas impuestos a la sociedad no funcionan, pero que adicionalmente las respuestas del pasado no han resulto nada, y por ello hay que construir nuevas formas de enfrentarse a la realidad, sin pensar en rezagos que no han permitido encontrar nuevos caminos posibles.

Referencias bibliográficas.

Atehortúa Cruz, Adolfo León, (2000) El ejército en Colombia: historia y actualidad en: Controversia Santafé de Bogotá. No. 176, Abr. 2000. p. 40-57.

Atehortúa Cruz, Adolfo León (2004) Los estudios acerca de las fuerzas armadas en Colombia: balance y desafíos. En: Análisis Político. Santafé de Bogotá. No. 051, May.-Ago.

Barrera Machado, D., Borja Bedoya , E., & Insuasty Rodriguez, A. (2017). Participacion y paz. Medellin: Kavilando. Obtenido de http://kavilando.org/images/stories/libros/Participacion-y-Paz.pdf

Clausewitz, Karl Von. (1994) De la guerra. Barcelona. Labor. 304p.

Fuerzas Armadas (1984) La reforma militar de 1909, en Revista de las Fuerzas Armadas, V. XXXVIII, No. 111, abril-mayo-junio.

Insuasty Rodriguez, A. (2017). Participar para “transformar el diseño institucional”. Antioquia le habla a la Mesa de Quito. Kavilando Web. Obtenido de http://kavilando.org/index.php/2013-10-13-19-52-10/confllicto-social-y-paz/5722-participar-para-transformar-el-diseno-institucional-antioquia-le-habla-a-la-mesa-de-quito

Jaramillo Castillo, Carlos Eduardo. (1991) Los guerrilleros del novecientos. Colombia. Fondo editorial CEREC.

Kaldor, Mary Y Rodríguez Tapia, María Luisa. (2001) Las nuevas guerras: la violencia organizada en la era global. Barcelona: Tusquets Editores

Leal Buitrago, francisco. (2002) Conflicto y política en Colombia. En: Revista Foro. No. 46 (dic./ene.). p. 87-92.

Maquiavelo, Nicolás, (1998) El arte de la guerra. - 2.ed. México: Fontamara, 175p.

Ortiz sarmiento, Carlos Miguel. (1985) Estado y subversión en Colombia, la violencia en el Quindío años 50. Bogotá. Fondo editorial CEREC.

Pizarro Leongómez, Eduardo. (1987) La profesionalización militar en Colombia. 1907-1944. En revista: Análisis político. Instituto de estudios políticos internacionales. Universidad Nacional de Colombia. Nº 1 mayo - agosto de 1987.

Pizarro Leongómez. (1987) La profesionalización militar en Colombia II. el periodo de la violencia. En revista: Análisis político. Instituto de estudios políticos internacionales. Universidad Nacional de Colombia. Nº 2 septiembre - diciembre de 1987.

Pizarro Leongómez.(1987) La profesionalización militar en Colombia III. Los regímenes militares. En revista: Análisis político. Instituto de estudios políticos internacionales. Universidad Nacional de Colombia. Nº 3 enero - abril de 1987.

Santos pico, José Manuel, Mejía Roa, Rafael, Mesa Moncada, John y Díaz Gómez, Fernando. (2007) Historia militar del ejército de Colombia. Bogotá: centro de estudios históricos del ejército. 404.p

Sánchez Gómez, Gonzalo y Aguilera Peña, Mario. (2000) Memoria de un país en guerra: los mil días: 1899-1902. Colombia. Planeta, 428 pp.

Sun Tzu, T. (2000) El arte de la guerra. - 4. ed. México: Grupo Editorial Tomo, 150p

Tulio Gilberto , A., & Insuasty Rodriguez, A. (2014). La tarea es fortalecer la participacion social y popular. El Ágora USB, 329-336. Obtenido de http://revistas.usb.edu.co/index.php/Agora/article/view/44/35

Tse Tung, Mao. (1967) Selección de escritos militares. - Problemas Estratégicos De La Guerra De Guerrillas Contra El Japón. China. Editorial: Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de Ingeniería, 451p

Tucídides, T. (1999) Historia de la guerra del Peloponeso. Madrid: Planeta de Agostini, 464p

Valencia Grajales, José Fernando. y Insuasty Rodriguez, Alfonso (2011) Evolución de las Estrategias de Guerra en Colombia" . En: Colombia El Ágora Usb ISSN: 1657-8031, Universidad de San Buenaventura v.11 fasc.1 p.67 - 88 ,2011, DOI: http://dx.doi.org/10.21500/16578031.384.

Valencia Tovar, Álvaro. (1993) Historia de las fuerzas militares de Colombia tomo III ejército. Bogotá: Planeta colombiana editorial S.A. 396p.

Waldmann, Peter y Reinares, Fernando. (1999) Sociedades en guerra civil: conflictos violentos en Europa y América Latina. Barcelona: Paidós, 377p

Zemelman, H. (2006). El conocimiento como desafío posible México, Instituto Politécnico Nacional, Instituto Pensamiento y Cultura en América Latina, A.C.

Nota: 

[i] El presente texto es parte de la búsqueda teórica sobre las temáticas de la violencia y la criminalización de la pobreza en el marco de la investigación “POLÍTICAS PÚBLICAS DE SEGURIDAD EN MEDELLÍN: REPERCUSIÓN EN LA CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA” donde se analiza el cómo han impactado las políticas públicas de seguridad en la ciudad de Medellín implementadas durante los años 2010 – 2016 en la criminalización de la pobreza y dentro del acuerdo marco de la red interuniversitaria por la paz REDIPAZ, y dentro del acuerdo específico, se realiza la presente y funciona como insumo de futuras investigaciones.

[ii] Docente investigador UNAULA Universidad Autónoma Latinoamericana, abogado Universidad de Antioquia, politólogo Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, especialista en Cultura Política: pedagogía de los derechos humanos UNAULA Universidad Autónoma Latinoamericana, Magister en Estudios Urbano Regionales de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, estudiante del doctorado en conocimiento y cultura en américa latina Ipecal (Instituto Pensamiento y Cultura en América Latina, A.C.) editor de la revista Kavilando. Medellin, Colombia. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA PFREIRE

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas