La solución al problema de las drogas de uso ilícito requiere celeridad y voluntad política

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Componente de la FARC en el PNIS

Los incumplimientos por parte del gobierno, la descoordinación institucional y la falta de voluntad del Estado, siembran desconfianza, incertidumbre y desesperanza entre las comunidades y estimulan la persistencia del narcotráfico.

 

 

COCCAM

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

El componente de la FARC en el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) informa a la opinión pública:

  1. Los días 1, 2 y 3 de junio de 2018 realizamos un balance nacional de la implementación del PNIS, parte del cuarto Punto del Acuerdo Final para la Terminación Conflicto y la Construcción de una Paz estable y Duradera. Solución al problema de las drogas de uso ilícito. Y capítulo especial de la Reforma Rural Integral (RRI).
  2. La solución al problema de las drogas de uso ilícito requiere celeridad y voluntad política del gobierno nacional y del concurso de la comunidad internacional, atacando los eslabones más importantes de la cadena del narcotráfico y desmontando las estructuras de corrupción y criminalidad por medio de las cuales el narcoparamilitarismo ejerce poder en buena parte del territorio nacional.
  1. Los resultados del balance indican que las comunidades campesinas dedicadas a los cultivos de uso ilícito están dispuestas a la sustitución de cultivos de coca, amapola y marihuana en los términos que establece el PNIS. Una muestra palmaria de esta voluntad es la suscripción de acuerdos colectivos que involucran a 124.000 familias con 96.000 hectáreas comprometidas en la sustitución de cultivos.
  1. Los incumplimientos por parte del gobierno, la descoordinación institucional y la falta de voluntad del Estado, siembran desconfianza, incertidumbre y desesperanza entre las comunidades y estimulan la persistencia del narcotráfico.

Es necesario concentrar esfuerzos, disponer recursos e impulsar iniciativas productivas que permitan la sustitución de los ingresos de los cultivos de uso ilícito por economías legales alternativas y promisorias.

  1. Pareciera que el gobierno solo está interesado en el retiro de las plantaciones de coca, amapola y marihuana, no en superar los problemas estructurales del campo: atraso, pobreza y abandono.

En un año de implementación del programa no existe un solo proyecto productivo. No se ha cumplido ninguna de las obligaciones adquiridas con los recolectores, no se atiende a las familias productoras de Marihuana y Amapola y a las familias beneficiarias del PNIS que están en zonas de PNN y ZRF no se les están ofreciendo alternativas viables de sustitución de cultivos.

  1. Los programas piloto de sustitución de cultivos de uso ilícito solo han servido para hacer propaganda institucional, tomar la foto para la galería y generar falsas expectativas. No se está implementando el PNIS en su integralidad.
  2. Una de las mayores dificultades en la implementación del PNIS es la existencia de las estructuras paramilitares al servicio del narcotráfico y de intereses políticos y económicos que se fortalecen con dineros provenientes de las mafias del tráfico de drogas y del lavado de activos.

El gobierno no muestra resultados concretos en su compromiso de combate y desmonte de las estructuras criminales sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo. Los mayores hechos de criminalización de defensores de derechos humanos, de líderes sociales y de militantes de FARC ocurren en zonas de mayor incidencia de cultivos de usos ilícito y de estas estructuras dedicadas al narcotráfico.

  1. Nos reafirmamos en la idea de hacer esfuerzos de alto impacto en los territorios con más densidad de cultivos de uso ilícito con una estrategia clara de acción institucional, objetivos específicos, con suficiente solvencia presupuestal y monitoreo nacional e internacional, apalancando proyectos productivos transformadores de la realidad rural, de modo que no haya razones para retornar a las economías ilegales.
  1. Pese a las dificultades, este programa es a nuestro juicio la mejor alternativa a la vista para la sustitución de cultivos de uso ilícito. Contamos con experiencia, herramientas legales, instancias de participación comunitaria, voluntad de las comunidades, disponibilidad política de la FARC, apoyo internacional, acompañamiento de Naciones Unidas, interés de sectores empresariales. ¿Qué nos falta? Mayor determinación del gobierno nacional y menos enredo burocrático.

Podemos avanzar en la superación del problema de las drogas de uso ilícito, si el nuevo gobierno asume este reto como un compromiso con el país y la comunidad internacional.

  1. Llamamos al Gobierno, a la comunidad nacional e internacional a una convocatoria nacional, antes del 7 de agosto, para balancear y respaldar la implementación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS). A gobernadores, alcaldes, concejales y otras autoridades territoriales a apoyar esta oportunidad de construir paz.

Componente de la FARC en el PNIS

Bogotá DC, junio 21 2018

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas