342 personas han sido asesinadas en Medellín durante el 2018.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: NO Mataras. 

A nuestro alcalde Federico Gutiérrez le decimos hoy, desde las calles de Medellín:¡No queremos más excusas!.. Desde su posesión la violencia homicida no ha dejado de aumentar.

 

WhatsApp Image 2018 07 12 at 10.42.42

 

#PARELAGUERRA

(No Matarás)

342 personas han sido asesinadas en Medellín durante el 2018. Esto es, 81 personas más que en el mismo período de 2017 (aumento del 30%), y 97 personas más que en el mismo período del 2015.

Nos han dicho que es normal, porque cuando hay guerra frontal con las bandas criminales lo “lógico” es que aumenten los homicidios. Hemos justificado que maten a muchos, porque “demás que algo malo estaban haciendo”.

Hoy un grupo de ciudadanos unimos nuestros cuerpos y nuestra voz para parar el tráfico de una de las calles más concurridas de la ciudad durante 342 segundos y exigirle a esta, nuestra Medellín: #PARELAGUERRA…

A nuestro alcalde Federico Gutiérrez le decimos hoy, desde las calles de Medellín:

¡No queremos más excusas!

Desde su posesión la violencia homicida no ha dejado de aumentar.

En el 2015 Medellín cerró con una tasa de muerte violenta de 20,1 por cada 100.000 habitantes y, probablemente, el 2018 va a cerrar con una tasa de 25,84 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. Capturar cabecillas de bandas genera disputas internas pero no desarticula organizaciones criminales; después de cada operativo y de cada captura ¿qué está pasando en los territorios? ¿Dónde están las acciones integrales articuladas desde las diferentes secretarías? Los programas de la Secretaría de Seguridad que apuntan a nuevos modelos alternativos de operatividad y acción integral, y que aplaudimos, tienen recursos mínimos y alcance muy limitado. Proponemos:

- Integralidad y articulación entre todas las dependencias de la Alcaldía de Medellín en sus proyectos territoriales y poblacionales. Hoy las apuestas territoriales no son integrales. Los procesos sociales no pueden entenderse como un asunto secundario en la reconfiguración de las dinámicas territoriales.

- El acompañamiento permanente de organismos que garanticen el respeto de los derechos humanos, la vida y los derechos ciudadanos en operativos policiales, y la máxima protección a líderes sociales que estén siendo amenazados o que, por sus posiciones públicas, estén en riesgo alto. La protección a líderes sociales es mínima.

- El protocolo Nada Justifica el Homicidio debe atender mejor las denuncias de las personas amenazadas de ser víctimas de homicidio, y debe garantizar acompañamiento en todo el proceso que implique la situación de riesgo.

- Los proyectos de convivencia deben trascender las activaciones espaciales esporádicas después de la toma policial de los barrios. Deben tenerse y apoyarse procesos educativos, culturales, deportivos y sociales con las comunidades de base, que permanezcan en el largo plazo y construyan capital social. No se pueden usar expresiones artísticas o culturales solo como escenografía temporal, esporádica, para dar una falsa sensación de programas sociales activados en los barrios.

- Hay que cambiar el lenguaje. Descubrimos, tras algunas de las expresiones de funcionarios de la administración municipal, justificaciones a la violencia homicida. Reiteramos ¡Nada Justifica el Homicidio! Pedimos una campaña comunicacional y de promoción de pensamiento crítico que reitere y potencie este mensaje en todos los sectores de la sociedad.

A la Policía Nacional:

Queremos una policía transparente, que trabaje de la mano de la ciudadanía para promover la convivencia en los territorios. Es desesperanzador escuchar a ciudadanos denunciar que la policía ayuda a algunas bandas criminales; estas historias se complementan con la última Encuesta de Cultura Ciudadana de Medellín (2017), según la cual más del 70% de los ciudadanos desconfían de la policía. Proponemos entonces al General Óscar Antonio Gómez Heredia, Comandante de la Policía Metropolitana de Medellín:

- Hacer cada seis meses una rendición de cuentas por parte de la Policía Nacional hacia la ciudadanía. Es fundamental la información y la pedagogía sobre lo realizado y sobre los desafíos.

- Abrir el proceso de transformación integral de la policía a la ciudadanía, de manera que los diferentes actores podamos plantear nuestras miradas y propuestas y apuestas para lograr tener una policía más humana y cercana.

- Desarrollar con los recursos de la policía una plataforma alterna a Seguridad en Línea, que sea gestionada por una organización de derechos humanos y que permita hacer denuncias anónimas por corrupción policial, permitiendo al mismo tiempo visualización de la información en línea y el trámite de investigaciones acompañadas por la Fiscalía.

A la ciudadanía, de la cual hacemos parte, le proponemos:

- Valorar y respetar la diferencia de pensamiento y de acción. La diferencia de pensamientos y acciones es una de nuestras grandes riquezas. El que piensa distinto no es el enemigo: es un “otro” del que yo soy el “otro”. ¿Qué tal si conversamos entre otros? o mejor, ¿entre nos-otros?

- Construir individual, familiar y colectivamente el valor de la vida como valor máximo de toda sociedad. La violencia no puede ser una opción. Desarmemos la palabra, las manos, los pasos, y exploremos otras formas de solucionar nuestros conflictos con los otros.

- Si nuestros amigos o conocidos están en conflicto, seamos mediadores para acompañar las salidas no violentas.

- No permitamos que la violencia ni la muerte violenta se vuelvan parte de nuestra piel. Protestemos contra todas las formas de violencia, física y psicológica, en nuestros espacios privados y públicos.

A los integrantes de las bandas criminales les decimos:

No entendemos su elección de la muerte y de muchas formas de violencia como forma de vida. No aceptamos que ustedes rompan la armonía y la convivencia con sus hechos delictivos y criminales. Les pedimos que reconozcan la vida como valor supremo: nada justifica aniquilar una vida.

Reiteramos con nuestro Derecho a No Obedecer las lógicas de muerte que hoy padece Medellín.

Tomado de:

http://derechoanoobedecer.com/parelaguerra/

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas