¿Construcción de hidroeléctricas es síntoma de atraso?

Linea Territorio y despojo

Por: Jairo Puentes Bruges

Un artículo publicado por el reconocido Instituto Smithsonian advierte sobre el creciente entusiasmo que existe en los países de “bajos ingresos por la energía hidroeléctrica y su promesa de energía barata, limpia y copiosa”.

 

hidroituango

Un artículo publicado por el reconocido Instituto Smithsonian (Smithsonian.com, enero 5/ 2018) advierte sobre el creciente entusiasmo que existe en los países de “bajos ingresos (de Asia, África y Sudamérica) por la energía hidroeléctrica y su promesa de energía barata, limpia y copiosa”.

“Esto contrasta fuertemente con la tendencia en regiones más desarrolladas como Estados Unidos y Europa occidental, donde la nueva ciencia está impulsando los esfuerzos para desmantelar las presas existentes”.

Y reseña los impactos económicos, sociales y ambientales de estos proyectos. Podría decirse que la inversión en hidroeléctricas es hoy un síntoma de subdesarrollo.

Una reciente publicación de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) informa que “el gasto global en proyectos de energía limpia alcanzó $333.5 mil millones de dólares en el año 2017”.

El progresivo incremento se explica, en parte, porque muchos gobiernos (caso ciudad de Nueva York) y empresas privadas están trasladando sus inversiones en combustibles fósiles hacia las energías renovables. Un caso emblemático es el de la petrolera familia Rockefeller (Standard Oil, Exxon Mobil y otras) que anunció en el año 2014 que vendería “sus inversiones en combustibles fósiles para reinvertirlas en energía limpia” a causa del caos climático.

Encabezan estas enormes inversiones en energías renovables la energía solar, seguida de la de los vientos (eólica). Las energías de “pequeñas hidroeléctricas” ocupan un espacio insignificante en la gráfica de BNEF; las grandes hidroeléctricas no aparecen registradas.

De ahí que el gobierno colombiano debería actualizarse y dejar de autorizar proyectos orientados a tendencias obsoletas; caso de hidroeléctricas grandes y pequeñas.

En columnas anteriores me he referido a centrales proyectadas en Santander. Un caso es la Piedra del Sol en el río Fonce que encuentra resistencia en las poblaciones de la zona de influencia.

En la página www.hagamoseco.org se puede leer: “Funcionarios de la Anla y Ministerio de Medio Ambiente apelamos a su patriotismo de colombianos conscientes, para que no concedan licencia a los proyectos hidroeléctricos Piedra del Sol de la multinacional Isagén sobre el Río Fonce (San Gil, Cabrera, Pinchote, Socorro) y de Hidroturbinas Delta sobre el Río Mogoticos (Mogotes)”.

Diferentes estudios científicos (Universidad Estatal de Oregón) confirman los impactos ambientales de las pequeñas represas, llamadas a filo de agua, como las citadas.

tomado de: http://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/jairo-puentes-bruges/422425-construccion-de-hidroelectricas-es-sintoma-de-atraso

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas