Hidroituango, Megaobras y elecciones ¿algo que ver?

Linea Territorio y despojo

Por: Alfonso Insusaty Rodriguez*

Al detallar el resultado de las elecciones en las zonas y comunidades afectadas por estas mega-obras, surge la pregunta del grado de conciencia política de sus habitantes.

 

Solo rastrear someramente la historia de los impactos de varios megaproyectos en el país, que en cadena le vienen costando al erario, por sus malos manejos, corrupción, falta de profesionalismo, falta de control, etc.., para darse cuenta de ciertos patrones o constantes que van identificando la manera de proceder de quienes con el tiempo aparecen como responsables, unos señalados, otros condenados, otros vedados.

Estamos hablando de un listado interminable de casos, unos de vieja data otros más frecuentes como:

 

El Guavio.

Costo: $ 15.000 millones de pesos. La única persona capturada fue Fabio Puyo Vasco por el multimillonario desfalco al Estado en la construcción de la central hidroeléctrica en Cundinamarca. Vive en España desde los años 90.

Foncolpuertos

Costo: $ 2,5 billones de pesos. Rodríguez fue gerente liquidador de Puertos de Colombia. A través de Foncolpuertos, y con la complicidad de jueces, se pagaron millonarias pensiones de manera irregular. Fueron condenadas 825 personas. Rodríguez, sentenciado a 13 años de prisión en el 2007, es pensionado del Congreso, pues es viudo de la senadora asesinada Martha Catalina Daniels.

Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE)

Costo: $ 30.000 millones. Cuando Carlos Albornoz Guerrero era jefe de la DNE se denunciaron entregas irregulares de narcobienes. El escándalo salpicó a congresistas y abogados, y la DNE fue liquidada. Albornoz está imputado, capturado y espera sentencia en una cárcel especial: Cespo, el club de formación de la Policía.

Interbolsa.

Costo: $ 300.000 millones.

Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz montaron un entramado que estafó a inversionistas de Interbolsa y Premium. En el 2016 aceptaron el delito y en marzo pasado fueron condenados a 5 años y 9 meses de detención domiciliaria. Además, el juzgado ordenó el pago de 100 salarios mínimos legales vigentes como multa.

Saludcoop.

Costo: $ 1,4 billones.

Carlos Palacino, expresidente de Saludcoop, es investigado por los millonarios recobros que esta EPS le hacía al Estado y que sirvieron para pagar abultadas bonificaciones, finca raíz, viajes e inversiones en el extranjero. Saludcoop está en venta y el proceso contra Palacino y otros responsables continúa.

Fidupetrol.

Cantidad: $ 500 millones.

Víctor Pacheco fue el abogado de la empresa Fidupetrol, que entregó 500 millones a magistrados de la Corte Constitucional para que le dictaran un fallo de tutela favorable. Tanto él como Hélber Otero, gerente de esa sociedad, fueron condenados a dos años de prisión. El magistrado Jorge Pretelt, quien habría recibido la coima, fue suspendido y enfrenta un proceso en la Corte Suprema de Justicia.

Odebrecht.

Cantidad (hasta el momento): 11,5 millones de dólares.

Mediante sobornos, esta multinacional brasileña obtenía contratos para la construcción de grandes obras en África y Latinoamérica. En Colombia hay cuatro capturas por los sobornos de Odebrecht: el exsenador Otto Bula, el ex.viceministro de Transporte, Gabriel García Morales, el ingeniero y contratista Alberto Cardona y el fiscal Rodrigo Aldana.

Reficar

La Contraloría reportó 36 irregularidades que alcanzan los 2.819 millones de dólares. Con el 70 % de esa cantidad se evitaría la reforma tributaria. -En pesos colombianos: 8.5 billones-

                                    Elaboración propia con datos tomados de (El Tiempo, 2017).

Chirajara, Lérida CDO, El Quimbo, Hidroituango, etcétera. Una interminable lista de mega-obras que vienen desangrando el país y además, causando dolor en sus poblaciones, devastando el medio ambiente, dejando a los pueblos y personas en condiciones de mayor vulneración en la que ya se encontraban.

¡Estamos hablando, de que en Colombia se pierden cincuenta billones de pesos anuales por corrupción! lo más lamentable es pensar que, el país ha generado un aparataje normativo que privilegia la trampa, que beneficia a muy pocos; a los grandes empresarios nacionales y extranjeros, pero jamás a la población.

El contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, asegura que “la legislación colombiana está casi diseñada para privilegiar la trampa, (…) No hay duda de que el monstruo de la corrupción en Colombia es enorme y está en todos los sectores y en todas las regiones. Las elecciones de alcaldes y gobernadores tienen una fuerte incidencia en ello, porque todos saben que un gobernador de un departamento necesita $20.000 millones para salir elegido. A nadie le sorprende entonces un desfalco de $20.000 millones en la contratación en Casanare, por ejemplo”. (Chagüendo, 2017)

Ahora bien, la pregunta es clara, este tipo de asuntos no se dan por que sí, obedecen una estratégica planeación de élites regionales y locales que se aúnan para hacerse a las alcaldías, gobernaciones, congreso y presidencia para lograr transformar un Estado, sus instituciones y sus leyes a la medida de sus necesidades.

Esto es muy claro, a la par aceitan toda una estrategia de terror paralelo, (paramilitarismo), para avanzar en sus propósitos y deshacerse de las dificultades con eso que llaman ahora “enemigos del desarrollo” que son en últimas los movimientos sociales, populares, indígenas, comunidades afro, etc.

“Fue el proceso de la parapolítica, que empezó meses después de la desmovilización de casi 18.000 paramilitares y que terminó con la captura y la condena de más del 30% del Congreso de la República. En total 102 representantes y 97 senadores fueron investigados, de los cuales 42 parlamentarios resultaron condenados. La justicia colombiana comprobó que los nexos entre políticos y paramilitares se tejieron entre 1998 y el 2006, pero incidieron en los resultados de las elecciones del 2002, principalmente. Tanto que varios partidos, como Colombia Democrática, terminaron sin voceros en el capitolio pues todos sus senadores terminaron tras las rejas. Fue el partido que fundaron Mario Uribe y Álvaro García Romero, condenado por la masacre de Macayepo, en Sucre”. (Semana, 2017)

Y este informe también asegura que este hecho no es caso del pasado, aún pervive por toda Colombia.

Hace poco nada más, el magistrado Fernando Bolaños entregó un informe sobre el estado de las indagación que se abrió contra el ex presidente y senador Álvaro Uribe por presuntos nexos con paramilitares, se trata de un informe que retoma las acciones represadas y que han permanecido en el despacho del magistrado Gustavo Malo, quien es investigado por el denominado ‘Cartel de la Toga’; entre los temas están: 2) La masacre del Aro, 3) La Masacre de La Granja, 4) la creación del Bloque Metro, 5) y el asesinato de Jesús María Valle Jaramillo. (Caracol Radio, 2018); (Comisión Colombiana de Juristas, 2009)

Antioquia ha privilegiado un modelo de este orden, despojador, de tierra arrasada, de cooptación política que impone negocios a la fuerza, un modelo que ha expandido comunidades enteres por varias regiones del país. (Zuluaga Cometa & Insuasty Rodriguez, 2018).

Grandes negocios que benefician a sectores muy cerrados, mecanismo alternos de guerra y control, cooptación del aparato político del país y nos falta uno, la propaganda como instrumento de guerra y cambio cultural, uno que hasta el momento ha hecho uso del miedo, la mentira, la ignorancia como su mejor y más potente estrategia para transformar cultura y valores, generando sentimientos ciegos de acogida de algo que en sí, no se comprende pero que da réditos políticos para que esos grupos económicos, políticos y hasta mafiosos, sigan ganando.

Hoy, la propaganda basada en el engaño, que hace mella en sectores populares, con baja escolaridad, o con escolaridad pero con muy baja capacidad crítica, se disemina fácilmente por las redes sociales, por el Whatsapp como verdaderos virus que inoculan el engaño con gran facilidad, y que hoy, ya es una práctica reiterada y normalizada.

Vale recordar la campaña por el NO contra el acuerdo de Paz:

“El alto tribunal hace un duro pronunciamiento. Asegura que hubo un engaño generalizado que anuló la libertad del electorado para escoger autónomamente en el plebiscito para la paz. A través de múltiples evidencias el alto tribunal asegura que quedaron al descubierto mentiras expuestas de forma masiva y sistemática, sobre todo en relación con los temas de ideología de género, eliminación de subsidios, afectación del régimen pensional, impunidad, víctimas y cambio a un modelo de Estado como el de Venezuela. El efecto de la campaña fue crear “un clima de desinformación, manipulación, distorsión de la verdad –necesaria para la adopción de una decisión soberana– relacionado con la definición del destino de los colombianos sobre un asunto fundamental para la vida del Estado y la sociedad”, dice el alto tribunal”. (Semana, 2016)

¿Y los pueblos afectados?

Ahora bien, este modelo basado en el despojo, la violencia, el privilegio, el engaño, afecta a pueblos enteros, comunidades, ya sea por la traza de violencia directa aplicada, por la exclusión, por el empobrecimiento, por esa desesperanza acumulada, males que les asiste por estar situados en regiones con un gran valor estratégico por su gran interés comercial en donde se proyectan Grandes Obras comerciales y de “desarrollo”, modelo que impacta tanto sectores rurales y poco a poco con mayor intensidad sectores urbanos, estos pueblos hoy, siguen eligiendo y defendiendo las personas, maquinarias, partidos que les han dejado y mantenido en dicha situación.

La historia ha sido contundente y dura, cruel, pero la falta de memoria tal vez resulta ser aún más cruel.

Estas comunidades siguen apoyando con su voto en cada elección, este modelo del despojo, del crimen, del engaño, pero, ¿qué tan conscientes son?

Las comunidades vienen escogido en cada elección y en la actual a presidencia con mayor razón, no a una persona o grupo de personas, sino un modelo de sociedad que ha privilegiado lo privado, una mirada conservadora y excluyente sobre la sociedad, hemos privilegiado enriquecer a pocos, de hecho ya Colombia cuenta con almenos 5 empresarios, entre los más ricos del mundo, y ya hemos dicho, qué es lo que debe suceder para alcanzar esta meta, desmejorar condiciones laborales, desproteger el campo, desindustrializar el país, etc, etc.

Hidroituango, un buen ejemplo.

Hoy vivimos una lamentable y gran tragedia, Hidroituango, un megaproyecto al que le antecedieron 62 masacres, muchas vidas, mucho dolor, comunidades indígenas casi exterminadas, por la violencia o el abandono, campesinos, afros, etc, etc.

Una obra impuesta, que hoy tiene en vilo el presente y futuro de sus gentes.

Pero, al ver los resultados de las pasadas elecciones en la región, quedan preguntas que nos deberíamos hacer como ciudadanos ¿qué ha faltado en nuestra formación recibida y en la que algunos impartimos que hoy adolecemos de un pensamiento crítico fortalecido?, ¿en que hemos fallado que no contamos con una conciencia política más clara, ética?

¿Cómo fuimos formarnos o en manos de quién hemos dejado la formación de nuestros hijos que, tenemos una gran incapacidad para leer la realidad?, una gran incapacidad para hacernos preguntas, de conectar sucesos, de identificar constantes en la historia, de entender o comprender que se reiteran ciertas lógicas que tienen que ver con la toma o no, de decisiones políticas, con la participación ciudadana, comunitaria, que tiene que ver incluso, con la manera como elegimos a quienes nos representan en la urnas, cada determinado tiempo.

Esos parapolíticos se han reciclado, esos empresarios que han ganado con la corrupción también, esos grupos políticos que cada semana los vemos transitar en cuanto escándalo ocurre, esos que han borrado normas y creado otras a su beneficio.

34691056 10217148482290259 7511980087982424064 n 1

 

(Ávila Cabrera, 2018)

Esos mismo que guardan sus riquezas en paraísos fiscales para no pagar impuestos y nos ser perseguidos o investigados, esos que ajustan la ley para no ser procesados, esos que gritan improperios contra lo diferente, contra indígenas, afros, lideres, lideresas, esos con un doble discursos moral, esos que se pelean en público solo como estrategia pero que se fraternizan y unen ante la necesidad de mantener sus privilegios hoy, se encuentran sumando fuerza en una misma campaña política, ¿Cómo es que no vemos esto?

 

 

Esa región tan devastada como lo es y serán las comunidades afectadas por la obra de Hidroituango así votaron:

imagen ituangob

imagen ituango2b

imagen ituango3b

Fuente: https://www.registraduria.gov.co/

Aquí incluyo a San Carlos Antioquia, afectado gravemente por una profunda violencia, cuya razón de fondo fue y es la riqueza hídrica de la región, muchos embalses, muchas hidroeléctricas, pero aún mucha pobreza.

Hoy se aplican más y más proyectos que afectan la vida y estabilidad de las poblaciones, se espera la construcción de una nueva hidroeléctrica Porvenir II y aun así, no se gana consciencia colectiva.

No queda un gran reto como sociedad, como ciudadanos, ganar en conciencia, en capacidad crítica, en tomarnos en serio, reconocer nuestra historia y construir juntos un presente y un futuro digno.

Referencias Bibliogracias.

Ávila Cabrera, A. (7 de junio de 2018). Los cuestionados que respaldan a Duque para segunda (la mayoría sin su aval). Obtenido de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/los-cuestionados-que-respaldan-duque-para-segunda-la-mayoria-sin-su-aval-66450

Caracol Radio. (22 de febrero de 2018). Corte ordenó priorizar investigación a Uribe por paramilitarismo. Obtenido de Caracol Radio: http://caracol.com.co/radio/2018/02/22/judicial/1519276605_923585.html

Chagüendo, F. E. (22 de enero de 2017). Cada año, la corrupción les roba $50 billones a los colombianos. Obtenido de El País: http://www.elpais.com.co/colombia/cada-ano-la-corrupcion-les-roba-50-billones-a-los-nos.html

Comisión Colombiana de Juristas. (27 de abril de 2009). Las responsabilidades en la masacre de El Aro:. Obtenido de coljuristas: http://www.coljuristas.org/documentos/boletines/bol_n34_975.pdf

El Tiempo. (1 de mayo de 2017). Los escándalos de corrupción que más han robado a los colombianos. Obtenido de El Tiempo: http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/casos-de-corrupcion-mas-sonados-en-colombia-82678

Portafolio. (6 de diciembre de 2016). Daño fiscal por irregularidades en Reficar alcanzó los $ 8,5 billones. Obtenido de Portafolio: http://www.portafolio.co/negocios/empresas/irregularidades-de-reficar-alcanzarian-los-billones-502102

Portafolio. (27 de marzo de 2017). Planes de incentivos y altos sueldos, algunos de los polémicos costos de Reficar. Obtenido de Portafolio: http://www.portafolio.co/negocios/empresas/sobrecostos-en-la-construccion-de-reficar-504463

Registraduría Colombia. (2018). Preconteo 2018. mayo 2018. En: https://www.registraduria.gov.co/

Semana. (19 de diciembre de 2016). Consejo de Estado dice que hubo "engaño generalizado" en campaña del No en el Plebiscito. Obtenido de Revista Semana: https://www.semana.com/nacion/articulo/consejo-de-estado-reconoce-que-hubo-engano-generalizado-en-campana-del-no-al-plebiscito/510010

Semana. (29 de septiembre de 2016). Las cinco mentiras del plebiscito que circularon por WhatsApp. Obtenido de Revista Semana: https://www.semana.com/tecnologia/articulo/plebiscito-por-la-paz-mentiras-que-se-propagaron-por-whatsapp/495972

Semana. (17 de marzo de 2017). El informe que indica que la parapolítica no es cosa del pasado. Obtenido de Revista Semana: https://www.semana.com/nacion/articulo/procuraduria-adelanta-519-investicaciones-por-parapolitica-y-bacrimpolitica/470010

Valencia Grajales, J. F., Insuasty Rodriguez, A., & Restrepo Marin, J. d. (2017). Elementos para una genealogia del paramilitarismo en Colombia. Medellin: Kavilando. Obtenido de http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20170210032121/0.pdf

Valencia Grajales, J. F., Restrepo Ramírez , J. d., & Insuasty Rodriguez, A. (2016). Elementos para una genealogía del paramilitarismo en Colombia. Medellín: Editorial Kavilando. Obtenido de http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20170210032121/0.pdf

Zuluaga Cometa , A., & Insuasty Rodriguez, A. (2018). Antioquia: laboratorio y expresión regional de movimientos armados y el pos acuerdo en Colombia. CoPaLa, 3(5), 139-159. Obtenido de https://app.box.com/s/oh2a8m3en1m8fcemqk2av4nhlfsufmaf

 

*Alfonso Insusaty Rodriguez, docente investigador, Universidad de San Buenaventura medellin, integrante de la Red Interuniversitaria por la Paz -REDIPAZ- y el grupo de investigación y Editorial Kavilando

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas