El presidente de Argos, pieza clave para esclarecer los actos de corrupción en Hidroituango, y la empresa cri.minal creada para tal propósito.

Linea Territorio y despojo

Por: Firmantes.

La empresa criminal que al parecer se creó en plena campaña electoral en el año 2010, para apropiarse de los recursos públicos que iba a manejar la Hidroeléctrica de Ituango, arruinó el progreso y el desarrollo de Medellín

 

Artículo 2 Ituango junio 18 de 2018

Tercera parte

VIAJE POR LAS ENTRAÑAS DE HIDROITUANGO

La empresa criminal que al parecer se creó en plena campaña electoral en el año 2010, para apropiarse de los recursos públicos que iba a manejar la Hidroeléctrica de Ituango, arruinó el progreso y el desarrollo de Medellín, lo mismo que el de Antioquia, por varias generaciones, así como la paz, la tranquilidad y algunas pertenencias de los pobladores río abajo.

Por la forma como tejieron todo el andamiaje jurídico y la sucesión de responsabilidades en la planeación, desarrollo y ejecución del proyecto Hidroituango, se nos antoja pensar que si no fue un hecho premeditado para acabar con EPM, si lo fue para amasar una gran fortuna, producto del gigantesco acto de corrupción, sin igual, en la historia de la contratación administrativa del país, lo cual pone de manifiesto y refleja la degradación ética y moral en la que han caído las élites económicas y políticas de nuestra región.

Recordaran muchos ciudadanos, que de la Hidroeléctrica Pescadero Ituango, se empezó a hablar desde la década del 60, pero fue en el año 1979 en el que se conocieron los primeros estudios hablando de su viabilidad. Para materializar esta idea, en el año 1997 la Asamblea Departamental de Antioquia, emitió la ordenanza N° 35 del mismo año, autorizando la constitución de una empresa promotora del proyecto. En cumplimiento de dicha Ordenanza, en 1998 se constituyó la Sociedad Hidroituango S.A.E.S.P., con 73 socios, tres personas jurídicas y 69 naturales. Las personas jurídicas son el Idea y el Departamento de Antioquia con el 52,89% y EPM y la Chec con el 46,47%, los otros 69 socios particulares, poseen el 0,64%. El capital de la sociedad es mayoritariamente público.

El 27 de octubre de 2010, los socios de Hidroituango S.A.E.S.P., se reunieron de manera extraordinaria en Asamblea General de Accionistas, y acordaron de forma ilegal escindir parte del patrimonio para constituir sin autorización normativa, una empresa de servicios públicos de economía mixta, que denominaron EPM Ituango S.A. E.S.P. A espaldas de la ciudadanía, fundaron una nueva Empresas Públicas de Medellín, prestadora de servicios públicos, es decir una hermana gemela de EPM. Como Presidente de la nueva entidad, nombraron a LUIS JAVIER VÉLEZ DUQUE y para la Junta Directiva como Principales a: JORGE MARIO PÉREZ GALLÓN, LUIS CARLOS RUBIANO ORTEGON, CLAUDIA MARÍA ÁNGEL AGUDELO, MAURICIO RESTREPO TERREROS y JOSÉ LUIS YATE RAMÍREZ.

La nueva empresa de servicios Públicos EPM Ituango S.A. E.S.P., se tenía que constituir con acatamiento de las normas establecidas en las leyes 136 y 142 de 1994, lo mismo que de la Ley 489 de 1998, pero no lo hicieron así, porque al parecer, necesitaban de un instrumento idóneo para ellos, quedando lo actuado por fuera de todo control político y fiscal. La forma casi clandestina cómo funcionó en su corta vida EPM Ituango S.A. E.S.P., devela la torcida intención que tenían los involucrados en este gigantesco proyecto. Los ciudadanos que conocieron de la creación de esta empresa, se pueden contar con los dedos de la mano. Los socios de EPM Ituango S.A. E.S.P., eran los mismos de La Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P. El IDEA, no sabemos si de buena fe o para facilitar el actuar criminal, le vendió a EPM su participación en el recién creado ente.

Por favor, no se pierdan ni un solo capítulo de esta novela de suspenso, terror y de danza de millones. Tal como lo anotamos anteriormente, La Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., la constituyeron en 1998 para que construyera y pusiera en funcionamiento el proyecto, pero extrañamente en el 2010, desistieron de la idea y dejaron en manos de la recién creada empresa todos los actos y contratos para erigir el deseo más ambicioso del país, pero los contribuyentes de Medellín y de Antioquia, seguimos, con nuestros impuestos, pagando el funcionamiento y la burocracia de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., que tiene como Gerente a José Gustavo Jiménez Arango y 17 altos cargos, con una junta Directiva de 5 miembros, así: Luis Pérez Gutiérrez como Presidente, Mauricio Tobón Franco, Wilson Chinchilla Herrera, Jesús Arturo Aristizábal Guevara y Alejandro Giraldo Cadavid. Colombia, definitivamente, es un país de maniáticos. El Gobernador Luis Pérez Gutiérrez, nombra al Gerente de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., y él es el Presidente de la Junta Directiva, pero sale a rezongar porque EPM no le presenta informes. El Gerente y los 17 altos cargos de la Hidroeléctrica Ituango S.A. E.S.P., se la pasan esperando la mesada y tomando tinto y el Señor Gobernador que está pagando a estos burócratas, prorrumpe a protestar, pero no a destituir a los ineptos funcionarios.

En el capítulo de la danza de millones hubo un cambio inesperado de protagonistas. El jefe de los títeres Luis Javier Vélez Duque, fue cambiado por su falta de personalidad y por no saber desempeñar bien su papel, por el intrépido, desalmado, cruel y sin escrúpulos, Juan Esteban Calle Restrepo, último este que cobrara protagonismo con su nombramiento como Gerente General de las Empresas Públicas de Medellín, por parte del productor y arreglista, Aníbal Gaviria Correa.

EPM Ituango S.A. E.S.P. tenía a su cargo la promoción, diseño, construcción, operación, mantenimiento y comercialización de la energía de la central Hidroeléctrica Ituango. Esta empresa la constituyeron para la construcción y para la comercialización de la energía por 50 años. Así se desprende del Contrato BOOMT, mediante el cual EPM Ituango S.A. E.S.P, se obligaba con Hidroituango a efectuar las inversiones necesarias para la financiación, construcción, operación, mantenimiento y entrada en operación comercial de la Central Hidroeléctrica Pescadero Ituango, proyecto hidroeléctrico que contaría con una capacidad instalada de 2.400 MW, con 8 unidades de generación y una inversión estimada de aproximadamente US$3.049 Millones.

En el contrato se fijó un plazo de 8 años para la construcción. Para la operación a cargo de EPM Ituango, se estableció un plazo de 42 años. En el contrato consta que el proyecto deberá transferirse de nuevo a sus dueños en 50 años, es decir, a Hidroituango S.A. E.S.P. Cuando decimos que esta es una novela de terror, suspenso y danza de millones, es porque los antioqueños tendremos que sostener por 50 años una burocracia que estará esperando que se cumpla el periodo de tiempo señalado, para recibir de nuevo la Hidroeléctrica.

El actor principal, Juan Esteban Calle Restrepo, en su afán por controlar los ingresos provenientes de la venta de las boletas de entrada a los espectáculos y para que no fueran a revender las mismas, o que alguien distinto a él manejara los dineros, obligó al jefe de los títeres, Luis Javier Vélez Duque a que le firmara a nombre de EPM Ituango, un contrato por el cual se determinó el marco dentro del cual EPM ejecutaría, en calidad de contratista, todas las actividades necesarias, y a la vez le confiriera un mandato general con representación legal.

El actor de tele novela, Juan Esteban Calle Restrepo, quiso demostrar porque era el protagonista principal, y fue así como el 6 de octubre de 2011, en representación de Empresas Públicas de Medellín, hizo a un lado al jefe de los títeres, Luis Javier Vélez Duque, que para esa fecha figuraba como representante legal EPM Ituango S.A. E.S.P., dado que no se podía perder el espectáculo de abrir una licitación pública internacional para contratar la construcción de las obras civiles del proyecto, a saber: culminación del túnel de acceso a la casa de máquinas, tramo final del túnel, las galerías de construcción de la central, entre otras.

El intrépido y sagaz protagonista de novela, informó el 31 de diciembre de 2011, que había abierto un concurso nacional e internacional, al que habían acudido un total de 20 actores, que habían adquirido los pliegos de condiciones, pero que solo dos le habían dado la talla, Odebrecht que tiene cantando a más de uno en los tribunales, Camargo Correa, que al comenzar el espectáculo produjo muy buena impresión pero que hoy tiene a muchos encopetados personajes antioqueños, sumidos en una gran depresión y al borde de la locura.

En la foto (al inicio) aparece el nuevo protagonista principal de la novela, reunido con todo el elenco de EPM Ituango S.A. E.S. P. A la mayoría les canceló contratos, y a los más rebeldes, los indemnizó. Al único que no le abolió el contrato, fue al jefe de los títeres, que lo dejó como su mano derecha para que hiciera el trabajo sucio de firmar los contratos y para que ocupara el cupo que le tienen reservado en la cárcel la Picota.

Este tercer capítulo de la novela lo terminó el 11 de enero de 2013, fecha en la cual convocó a la Asamblea General de Accionistas de EPM Ituango, para que aprobaran la cesión a EPM del contrato para desarrollar en forma directa el Proyecto Ituango, y la disolución de la nueva empresa. Esta iniciativa fue objeto de una protesta por parte de los protagonistas más débiles, que no entendían como una empresa recién creada, que había asumido la responsabilidad de construir el Proyecto Hidroeléctrico más grande del país, iba a ser liquidada y de qué manera. Seguiremos informando.

Cuarta parte

El señor Luis Pérez Gutiérrez se siente con EPM, como algunas mujeres u hombres que tienen una pareja infiel, traicionado; pero no hay tal, lo que pasa es que el gobernador es un irresponsable y un descuidado.

La decisión tomada en torno a la Hidroeléctrica de Ituango, por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA es de una gravedad inusitada, habida cuenta que puede considerarse como el principio del fin del ambicioso Proyecto Hidroeléctrico situado en el norte de Antioquia, y de paso podemos decir que le puso fin al recreo en que se han mantenido el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, el Presidente de la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P., y su Junta Directiva, con la expedición de la resolución número 00820 del 1 de junio de 2018, por medio de la cual se suspenden, de manera inmediata, todas las actividades relacionadas con la etapa de construcción, llenado y operación del embalse.

El Gobernador de Antioquia, en lo que hace y tiene que ver con el Proyecto Hidroituango, ha venido actuando como un espectador o un árbitro frente a la crisis y la emergencia ocasionada por el taponamiento con unas moles de concreto de unos 30 metros de espesor, de los dos túneles construidos inicialmente, con tres propósitos que pueden resultar temerarios y de mala fe: Uno para borrar las huellas de los derrumbes en el interior de los túneles que al parecer no se construyeron técnicamente y porque no fueron recubiertos internamente; dos, para conseguir que Cementos Argos vendiera muchos sacos de cemento; y tres, para llenar el embalse antes de tiempo y sin que las obras estuvieran terminadas, y de esta manera cobrar 70 mil millones de pesos de una prima por la entrega anticipada del proyecto.

La primera hipótesis puede tener alguna lógica, si se tiene en la cuenta que lo usual en estos casos es poner en la bocas del túnel una compuerta, pero como tenían que borrar toda huella, resolvieron sepultarlas con concreto y de paso darle una manito a Cementos Argos. Los ciudadanos le debemos solicitar a la Fiscalía, que investigue a fondo estas tres hipótesis, y de inmediato, para hallar todos los responsables e implicados en tan abominables y censurables determinaciones. También consideramos oportuno indagar, si con el tercer túnel, que improvisaron y que fue el que ocasionó la emergencia, se pretendida resguardar esta treta.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, tomó el toro por los cuernos, como tenía que ser, al poner en cabeza de la empresa matriz, la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P., toda la responsabilidad del cumplimiento de requisitos, tales como la contratación de peritos expertos, nacionales o extranjeros, para que emitan un dictamen claro, preciso, detallado y objetivo sobre las condiciones actuales de estabilidad, y no en cabeza del contratista EPM, que funge como tal en el Proyecto Hidroituango, y a la vez como contratante.

Esto es lo que dice la ANLA:

“La Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P., a su costa deberá contratar un perito (s) experto (s) a fin que emita un dictamen claro, preciso, detallado y objetivo, sobre las condiciones actuales de estabilidad (bajo el escenario de contingencia) y futura (bajo el escenario de operación) de la infraestructura asociada a las obras principales del proyecto Central Hidroeléctrica Ituango, que suministre información suficiente a la ANLA que le permita tener certeza científica sobre la existencia o no condiciones de riesgo que pueda derivar en impactos sobre el ambiente, por posibles efectos sobre la integralidad de la infraestructura existente en el proyecto ocasionando graves inundaciones aguas abajo, con ocasión de la contingencia iniciada el día 28 de abril de 2018”

El cumplimiento de lo ordenado por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, recae sobre los siguientes funcionarios: el Gerente de la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P, José Gustavo Jiménez Arango, Luis Pérez Gutiérrez como Presidente de la Junta Directiva y Mauricio Tobón Franco, Wilson Chinchilla Herrera, Jesús Arturo Aristizábal Guevara y Alejandro Giraldo Cadavid, como miembros de la misma. Estos personajes han estado agazapados en medio de la crisis, nadie los ha llamado a rendir cuentas dejando toda la responsabilidad en cabeza EPM, cuyos directivos y su Junta Directiva, por pasarse de listos o por la ambición de dinero y el deseo del enriquecimiento fácil, adjudicaron la licitación y le echaron encima este pesado muerto a EPM. ¿Cómo lo hicieron?, muy sencillo, comprándole al IDEA y al Departamento de Antioquia la participación que tenían en la empresa de papel denominada EPM Ituango S.A E.S.P.

No sobra recordar que a los antioqueños y a muchos colombianos les hicieron creer que EPM había comprado la participación del Instituto para el Desarrollo de Antioquia “IDEA” y el Departamento de Antioquia, en la Sociedad Hidroituango S.A. E.S.P. Lo que compró EPM en una obscura maniobra, fue la posibilidad de adjudicar la licitación a dedo del Proyecto Hidroeléctrico más importante del país.

Cuando decimos que adjudicaron la licitación a dedo, es porque faltando 5 días para que se cerrara la licitación, modificaron las condiciones para que dos de los 4 consorcios finalistas no pudieran participar y solo quedaran las honestas, eficientes y pulquérrimas Odebrecht y Camargo Correa, como en efecto sucedió. Lo que se conoce es que estas dos honradas, insobornables y no sobornadoras empresas, llegaron a un acuerdo para que una, con su consorcio, estuviera en la sombra y la otra de cuerpo presente. Esto es que la que se ganara la licitación, partía los beneficios con la otra.

¡Qué hubo pago de sobornos, se conocía desde el año 2012! Pero como en este escándalo de corrupción estaba y está comprometida la élite económica y política de Antioquia, lo taparon con el Gobernador de esa época Sergio Fajardo Valderrama. Y hoy esta misma élite económica está ocultando el escándalo, con su alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga. El mandatario medellinense, tuvo conocimiento de los hechos de corrupción en Hidroituango desde los primeros días de 2017. No se nos puede olvidar que en el mes de octubre del mismo año, la Fiscalía allanó la sede de EPM en busca de documentos comprometedores. Este hecho tan grave también lo cubrieron las élites económicas y políticas que están comprometidas hasta los tuétanos con la corrupción en Medellín y en Antioquia. El Alcalde sigue apagando el incendio de Hidroituango que es lo único que puede hacer después de la decisión que tomó la ANLA, mientras conjuntamente con el Gobernador, protegen a los responsables de este indiscutible desastre.

De los trabajadores y de la Comunidad en General,

Fraternalmente,

 

GONZALO ÁLVAREZ HENAO             JESÚS MARÍA LÓPEZ VELÁSQUEZ

Presidente                                               Presidente

Movimiento Cívico de Medellín         UNIGEEP

Y El Área Metropolitana                      Unión Sindical Grupo Empresarial EPM

Tomado de: http://www.unigeep.org/2018/05/el-grave-error-que-se-cometio-en.html

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas