Al reiniciarse las sesiones de diálogo gobierno y Farc en La Habana en este nuevo año pueden sacarse algunas conclusiones liminares. El proceso ha avanzado y mostrado su viabilidad, a contrario de los vaticinios de la ultraderecha y del poder mediático. La seriedad de planteamientos y la prudencia de las declaraciones muestran las diferencias pero reafirman la confianza en el camino escogido. Los detractores de oficio han perdido argumentos y existe una expectativa internacional que expresa simpatía por el buen suceso.

Después de denuncias de defensores de derechos humanos, la Policía negó la posibilidad de que se construya un CAI al interior de la Universidad Industrial de Santander (UIS), un proyecto piloto con el que se buscaba militarizar a los centros académicos del país.

Las FARC-EP, en el periodo de receso de los diálogos, han aprovechado el tiempo para leer, discutir, analizar y resumir las diferentes propuestas de la sociedad civil que nos han llegado a través de las mesas regionales y también a través de la página web www.mesadeconversaciones.com.co Quisiéramos exponer aquí una síntesis de ellas, teniendo en cuenta:

Hoy hace 48 años, con la incursión armada al poblado de SIMACOTA en Santander, Colombia conoció que un grupo de jóvenes revolucionarios agrupados en el Ejército de Liberación Nacional, anunciaba, que echaba su suerte junto a los pobres, en una lucha revolucionaria y levantados en armas.

El sargento Pedro José Guarnizo Ovalle , quién perdió la libertad por más de cinco años a manos de la insurgencia de las FARC como resultado de acciones del conflicto armado, fue condenado a 33 años de cárcel por su participación en el asesinato de varios campesinos en el Meta, bajo el plan de exterminio a la Unión Patriótica.

Más artículos...

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas