Por: OIA

Recordamos que la presencia de estructuras armadas ilegales ha venido siendo alertada por la Organización Indígena de Antioquia, La Defensoría del Pueblo y La Mesa Interétnica de Paz, como una acción urgente a atender por las instituciones defensoras de derechos humanos y para que haya un acompañamiento humanitario, en dichas comunidades.

Por: Johir Akerman. El Espectador

De acuerdo con el documento, el “núcleo de apoyo directo” para esta operación lo componían dos personas: Nieto Loaiza y José Miguel Narváez Martínez, exsubdirector del DAS hoy condenado a 30 años de prisión como determinador del asesinato de Jaime Garzón. El papel fue encontrado en abril de 2009 cuando la Fiscalía allanó la sede del DAS tras el rastro del G3, un brazo criminal de Inteligencia del DAS creado por José Miguel Narváez para hacer seguimientos ilegales e interceptaciones contra opositores del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, defensores de derechos humanos, periodistas independientes y magistrados de las altas cortes.

Por: Yohir Akerman. El Espectador

La primera parte de esta trilogía se escribió en la Gobernación de Antioquia entre 1995 y 1997. El entonces comandante del Gaula de esa región, Mauricio Santoyo Velasco, ordenó a sus subalternos la interceptación de casi 1.800 llamadas telefónicas con una orden judicial falsa. La justificación fue que se estaba adelantando una investigación en contra de organizaciones criminales en Medellín.

Por: Sábado por la Mañana. Emisora cultural Universidad de Antioquia

El conflicto armado en Colombia se recicla en tanto las causas siguen intactas y se profundizan, el Gobierno acelera la imposición de un modelo económico que entrega los territorios a las necesidades del mercado, a la par, retorna una matriz de violencia regional; como contracara, un estado cuyo gobierno se empeña en no escuchar reclamos, no generar cambios reales, por el contrario, acentúan la acumulación de la riqueza y la entrega de los territorios a toda casta, bajo la excusa del desarrollo.

Por: CRIC

Gracias a la rápida reacción de la comunidad y la autoridad del cabildo indígena este plan de secuestro no se realizó y los “uniformados” al sentirse acorralados por la comunidad emprenden la huida, intentando atropellar al exgobernador al oponerse a su escape, de inmediato se les informa a los cabildantes del cabildo de Pitayo, los cuales se atraviesan en la vía principal para hacer el pare, frente a lo cual hacen caso omiso e ignoran el llamado de la autoridad de Pitayo y arrollan a los comuneros.

Por: El Espectador

“En la Fiscalía no pasa nada con las denuncias contra militares y creo que ellos saben que gozan de cierta impunidad, por eso no confiamos en esa institución”. La última pregunta para hacerles a estos periodistas es evidente: ¿tienen miedo por todo lo que está pasando? “El que diga que no siente miedo con esto, tiene huevo”.

Más artículos...

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas