El neoliberalismo ¿contrataca? El asalto de la Sinrazón (de Pinochet a Bolsonaro)

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: José Francisco Puello-Socarrás

No os alegréis con su derrota, porque, aunque el mundo se haya puesto en pie y haya detenido al bastardo, la puta que lo parió está en celo de nuevo”. Bertolt Brecht (refiriéndose a Hitler), 6 de mayo de 1945

 

 

NEOLIBERALISMO CONTRAATACA

Tal y como sucedió con la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, la llegada de Jair Bolsonaro como nuevo presidente de Brasil volvió a activar los oráculos de los entusiastas. Diferentes análisis pretenden una vez más presentar la coyuntura como una realidad ex novo e inédita, archivando –ciertamente, desestimando peligro­samente– la reflexión histórica.

Frente a las predicciones del año pasado, hoy falseadas por los hechos del presente, sobre el “anti-neoliberalismo” de la admi­nistración Trump, el cual, además, según estas especulaciones, marcaría una supuesta nueva época des-globalizadora, distintos círculos intelectuales (incluyendo varios autoproclamados de iz­quierda) ahora salen al paso retomando otra ficción: el “regre­so” del neoliberalismo. En ciertos casos, esta tragicomedia viene adosándose con varias hipótesis complementarias. Nancy Fraser ha indicado, a partir de la llegada de Trump, la disolución del neoliberalismo “progresista” (¡un oxímoron!) mientras que Chris­ tian Laval, hablando de Bolsonaro, sugiere su “momento hiperautoritario” (¿?).

La tesis general, en todo caso, eleva hoy como presupuesto de las reflexiones una es­pecie de “contrataque” de la derecha neolibe­ral en América Latina y el Caribe que opera en esta lógica casi exclusivamente a través de los recientes mandatos presidenciales, materializando virtualmente el giro hacia la (ultra)derecha, posterior a una fantasiosa era post-neoliberal.

Esta idea viene (re)forzando a su vez la sen­sación de que en nuestra región el proyecto político neoliberal alguna vez estuvo en re­tirada. O al menos que, en algún momento, el neoliberalismo se habría puesto entre pa­réntesis. La causa eficiente de lo anterior – insisten sus defensores– tendría que ver con el influjo aparentemente transformador de los mal llamados “gobiernos progresistas”, mote que sin distinción (ni reflexión, habría que agregar) intenta imponer la confluencia entre experiencias políticas diversas como la Revo­lución Bolivariana en Venezuela o el Socialis­mo del Suma Qamaña en Bolivia vis-à-vis los “Capitalismos en serio” de Argentina, Brasil o Uruguay en los tiempos de las duplas Kirch­ner, Lula-Dilma y Vásquez-Mujica.

El neoliberalismo ha permanecido por casi me­dio siglo en celo. La coyuntura actual se expli­ca menos por emergencias vírgenes aleatorias que por trayectorias económicas, políticas e históricas consolidadas. Por ello, y aunque se tenga conciencia sobre estos acontecimientos, parece ser una necesidad seguir insistiendo en la reconstrucción de los diagnósticos con el fin de superar este trance y recrear las alternati­vas políticas al capitalismo neoliberal.

 

El neoliberalismo que nunca se fue

Cuando hablamos de neoliberalismo resulta imposible desmarcar la referencia directa a América Latina y el Caribe.

El neoliberalismo es la fase actual, hoy vi­gente del capitalismo tardío. En este período se verifican con mayor fuerza e intensidades las dinámicas, lógicas y contradicciones his­tóricas del sistema hegemónico: la explotación económica, la dominación política, la opresión social y, desde luego, la alienación ideológica.

La exacerbación de las contradicciones del capitalismo neoliberal como formación social resulta evidente. Día por día, los hechos se acumulan. Aportan pruebas irrefutables que confirman la progresiva pero paulatina cri­sis civilizacional que viene arrasando no sólo economías y gobiernos sino a la vida humana natural misma. Reflexiones teóricas y esta­dísticas empíricas, cada vez menos rebatibles, confirman el tránsito del capitalismo salvaje del siglo XX hacia el capitalismo cavernícola en el siglo XXI y, con ello, el triunfo del traba­jo muerto sobre el vivo.

A pesar de constituirse como un proyecto eco­nómico político de carácter global, es en esta región periférica del sistema: América Latina y el Caribe, el lugar donde el neoliberalismo nace, crece, y recientemente…¡se renueva!

Como ha sido planteado –entre otros, por Pe­rry Anderson–, el neoliberalismo nace tem­pranamente en 1973 (11 de septiembre) con el golpe de Estado perpetrado contra el primer gobierno socialista elegido electoralmente, el de Salvador Allende en Chile. El autoritaris­mo, no la democracia, es su núcleo ab origine e impronta.

Posteriormente, el neoliberalismo crece a tra­vés de la “exportación” de su proyecto polí­tico hacia lugares del capitalismo periférico, siendo acogido por las dictaduras cívico-mili­tares de esa época en Argentina y Brasil, entre otros. Durante finales de la década de 1970 y principios de la década de 1980 se reproduce en las zonas claves del capitalismo central (In­glaterra en tiempos de Thatcher y los EE. UU. en la era Reagan).

DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO MINERIA

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas