De todo lo que ha trascendido de la vida y obra del narcotraficante Daniel Barrera Barrera, alias El Loco, hay una inquietante información que ha empezado a circular desde su captura el pasado martes en San Cristóbal (Venezuela): su supuesta cercanía con el general (r) Mauricio Alfonso Santoyo Velasco, hoy detenido en una prisión federal de Virginia en los Estados Unidos por su colaboración con las autodefensas entre 2001 y 2008.

Todos los domingos vengo a visitar a mi amigo, a mi novio, a mi esposo, a mi hermano, a mi padre, a mi hijo, a mi amante. Lo primero que encuentro es una larga fila que cuando por fin termina me permite ingresar, me encuentro con una guardiana del INPEC que me manosea. No contentos con esto, me revuelven la comida que he preparado con esfuerzo y amor; en ocasiones han llegado a botármela. Si protesto, me sancionan impidiéndome la entrada. Ya dentro, la sensación de alegría que siento por el reencuentro de mi ser querido hace que olvide, por un momento, las penurias del ingreso.

La Ruta Pacifica de las Mujeres y Red Colombiana de Mujeres por los Derechos Sexuales y Reproductivos rechazan públicamente los hostigamientos que el pasado fin de semana tuvo una de las organizaciones pertenecientes a la Ruta Pacifica, organización que encontró el siguiente texto debajo de la puerta de su sede principal donde atiende niños y niñas vulneradas a nivel social, sin distingo de etnia u orientación sexual.

La re- elección del procurador Ordoñez, ha copado la mayoría de los espacios de opinión mediática de Colombia. Súbitamente y como si se tratara del despertar de una pesadilla  bicentenaria, la mayoría (siempre hay excepciones) de “formadores”  de opinión descubrieron el terrible peso de una ideología largamente labrada y profundamente introducida en la conciencia colectiva de muchas generaciones de colombianos; donde se mezcló sabiamente y durante más de un siglo, el catecismo del padre Astete, la racionalidad matemática del hermano cristiano GM Bruño y la doctrina obrera del Rerum Novarum, con el legalismo militar del santanderismo oligárquico fraguado en 10 guerras civiles y que, finalmente logró conformar la versión criolla del bipartidista “nacional catolicismo” colombiano cuyos dos mejores exponentes  actuales son el expresidente del  octienio Uribe Vélez y el procurador Ordoñez.

“Colombia es un país profundamente contradictorio donde coexisten lo peor y lo mejor para utilizar la célebre frase del Charles Dickens. Lo peor por la violencia desenfrenada que hemos mencionado, por la represión sádica de las clases dominantes, pero también lo mejor por las formas impresionantes de resistencia de los pobres. La violencia en los últimos 30 años está relacionada con eso, con la importante movilización que ha habido en el campo, en las ciudades, en las universidades”  Renán Vega Cantor*

Más artículos...

Revista Kavilando

PORTADA REVISTA KAVILANDO V12N2

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas