Homenaje a Orlando Fals Borda 4 años de ausencia

Observatorio K.

El 12 de agosto del año 2008 el científico social más importante de nuestro país, pasa a la inmortalidad luego de algunas complicaciones de salud que se le acentuaron, producto de un viaje al  municipio de Chocontá, para conmemorar los 50 años de creación de las Juntas de Acción Comunal, fue tanta la emoción  que sintió el maestro de maestros, que se dejo tentar, como siempre, de las viandas campesinas, a sus 83 años, el cuerpo no resistió, las dolencias de tiempo atrás se le acentuaron, obligando a su hospitalización, no era la primera vez, y todos pensamos que seria algo pasajero, sin embargo no fue así, el “SENTIPENSANTE MAYOR” nos había abandonado, su palabra silenciosa ya no haría eco en las aulas, su voz cariñosa y dulce quedaba en nuestros corazones, su sapiencia seguirá siendo la esperanza y su ejemplo de inclaudicable e insobornable guiara a nuevas generaciones hacia la construcción del Socialismo Raizal.

“No nos asustemos con la búsqueda de la convergencia ideológica y sus fuentes locales, tales como en la Democracia Radical y el Socialismo Raizal,…

sin este pegante estructural el Partido no podrá sobrevivir.

Caerá víctima de egos y arrogancias. La unidad sin pegante no permanece ni se afianza.

Y ante los enemigos que tenemos y los peligros que habremos de afrontar esta unidad de concepciones y sentimientos nos salvará la vida y nos cuidará en las futuras luchas.

¡Cuidado con éstas!”

Orlando Fals Borda

Diciembre 2, 2006

Hoy luego de cuatro años de ausencia ¡como nos hace de falta!, si ¡mucha falta!, a nosotros sus educandos y amigos y a todos los constructores de sueños y utopías, le recordamos maestro con esas palabras sabias en los momentos aciagos, de confusión y desesperanza, como los que hoy invaden a gran parte de los militantes del Polo Democrático Alternativo, que usted querido maestro ayudo como pocos a crear.

Recordamos esa entrega y disciplina en la preparación de los ejes temáticos para el Congreso de Unidad, a pesar de los años, su vitalidad y jovialidad nos superaban, trabajaba como siempre lo hizo, desde la base, no se creía el dirigente indispensable y mucho menos un intelectual, era tanta su humildad y su modestia como su sapiencia.  Muy por el contrario esa otra dirigencia del PDA lo veía con desdén y con recelo, no atendían el llamado a construir desde abajo, no preparaban los documentos de los ejes temáticos que les correspondían, eran múltiples sus ocupaciones, sin embargo  para este “obrero del saber” el tiempo le alcanzaba para todo.

De sus muchas obsesiones con el PDA recordamos la necesidad de construir su centro de pensamiento, reflejado en la tercera generación de la revista Alternativa, conocida como CEPA (Centro Estratégico de Pensamiento Alternativo) y el Plan Kaziyadú, que en lengua Huitoto nos señala La Aurora, El Renacer, La Esperanza. Su otra gran obsesión fue la necesidad de realizar el Segundo Congreso del PDA dedicado a lo ideológico, pues consideraba indispensable definir los elementos políticos más profundos que dieran la UNIDAD al PDA, sin embargo luego de más de 5 años no se ha realizado dicho congreso y el tercero que se esta preparando, dista mucho del imaginado por el maestro Fals Borda, ya sus eventos preparatorios se han convertido en escenarios de canibalismo político y el congreso se perfila como un espacio solamente electoral o tienda de avales, al cual asistirán únicamente los que pertenezcan a un organismo o comité del Partido, que junto a otras talanqueras y requisitos para poder ser candidatos a delegados de este congreso, dejan al militante de base (campesinos, indígenas, obreros, estudiantes,…) por fuera de su derecho a elegir y ser elegidos, como rezan los estatutos del PDA.

El PDA dejo de ser la esperanza, el renacer, la aurora, muy por el contrario se ha convertido en una maquinaria, en una estructura clientelista, burocrática, corrupta, no obstante esto no es lo peor, se ha convertido en la caja de resonancia del fascismo, que considera todo que- hacer y pensamiento disidente como terrorista.

Su estatura moral, maestro Fals Borda, lo ubica como uno de los referentes más importantes para muchos colombianos, latinoamericanos y hombres y mujeres del mundo, sus aportes a la ciencia y su compromiso inquebrantable con las causas más justas de los humildes, su Investigación y Acción Participativa ha sido instrumento de liberación en todas las latitudes, siempre el conocimiento como instrumento para construir otros mundos posibles, no como una mercancía más vendiéndose al mejor postor.

Cuánto de esa ciencia y de esa altura moral al servicio de las causas nobles, de la unidad y de la paz nos hace falta hoy, no a los iletrados solamente o a aquellos que buscamos afanosamente procesos de “J”ormación para acercarnos, así sea un poco, a todo lo que usted nos enseño. De seguro alguien que debe extrañar sus palabras tranquilas, llenas de ternura y a la vez de firmeza y sabiduría es el hoy tristemente celebre Carlos Gaviria Díaz, quien se ha unido en el POLO a aquellos que de manera muy “inteligente” y hábil manosean el “argumento y la razón”, muy lejanos de un verdadero compromiso ético y moral sirven de caja de resonancia al señalamiento y la estigmatización que en este país usted lo sabe, maestro Fals Borda, legitima la acción de múltiples asesinos que solo esperan la señal para actuar, la cuál estamos acostumbrados da la derecha, lo que aturde y acongoja es que hoy sea una supuesta izquierda quien da la señal.

En vida usted noto, maestro, cuantos hombres y mujeres y hasta niños fueron victimas de la motosierra que superaba con creces el machete y el hacha que usted describió y denunció en su ya clásica “Historia de la Violencia en Colombia”, que escribió a ocho manos, con el padre Camilo Torres, Germán Guzmán Campos y ese otro gran maestro Eduardo Umaña Luna, esa apuesta sociológica por los pobres, contra el anonimato y el olvido, podemos reescribirla, producto de la sapiencia irresponsable de un patriarca ex magistrado, recordemos sus palabras en la apertura de la Conferencia Ideológica del Polo, donde dice no querer estigmatizar pero lo hace, al naciente movimiento social y político Marcha Patriótica, hábilmente con el malabarismo del jurista dice: “La Marcha Patriótica nació con el lastre de ser un apéndice de la guerrilla”, reitera que él no lo dice sino que solo “registra un hecho”,… “porque en política las creencias son hechos”, insiste en no hacerse cargo de esa “afirmación, pero es algo que tiene que estar en el análisis y la discusión,…”

Maestro Fals si algo lo caracterizo a usted fue asumir la responsabilidad de lo hecho y lo dicho y no escudarse en otros para decir y hacer a través de estos. Hoy en ese PDA que usted soñó se expulsa a una organización política y a militantes de a pie dizque por el delito de “ambigüedad”, sin embargo ante la retahíla de un ex ilustre ex magistrado se esboza la mas grande y tenebrosa ambigüedad, por esto, debería no ser ni invitado a hablar sobre los destinos del POLO, sin embargo lo hizo y al mejor estilo de patriarca antioqueño con carriel, marco la línea a seguir en la Conferencia Ideológica y señaló a quienes y porqué habría que reconocer y expulsar, nombró y esculpo a los que veía como aliados e ignoró (y se vio obligado a pronunciar luego del abucheo y la presión del auditorio) a esos que como Judas haría cargar la cruz.

Esa organización política que uniría a toda la izquierda hoy no es más que un cascarón vacío que como se vio, ha quedado en manos del MOIR, de Clara López, de Carlos Romero, de Jaime Dussan, no hay base social, hay clientela, no hay solidaridad hay intereses, no hay partido, hay maquinaria, no hay ética, hay corrupción, no hay lealtad, hay traición, y así podríamos nombrar la mas absoluta contradicción en lo que usted maestro Fals soñó, sin embargo y siguiendo su ejemplo, errar es de humanos y corregir nos hace más humanos, esperamos que el exmagistrado Carlos Gaviria reflexione una vez más, pensando en la conciencia moral del PDA como lo fue siendo presidente honorario el maestro Orlando Fals Borda, recuerde maestro Carlos Gaviria que unas palabras suyas bastaran quizás para salvar de la desaparición, la tortura o la muerte a esos cientos de miles de campesinos, indígenas, estudiantes y obreros que cansados de la guerra marchan por una solución política negociada al conflicto social, económico político, histórico y armado que sufre nuestro país, esos señalamientos así sean encubiertos no conducen a la paz, menos aún cuando se expulsa un partido amparados en la legalidad y  legitimidad que  dan sus palabras, mas aún cuando los medios de la derecha y la ultraderecha piden que se proscriba a la Marcha Patriótica y a sus militantes se les juzgue como terroristas, usted sabe que en este país son miles los prisioneros políticos y de conciencia que se pudren en nuestras cárceles y si sus palabras así se mantienen serán cientos de miles y hasta millones los que terminen allí o en peores lugares.

Maestro Fals Borda usted nos enseño y nos invito a creer en el maestro Carlos Gaviria Díaz, hoy luego de 4 años de su ausencia quisiéramos que le hablara al oído y con toda la firmeza y la ternura que a usted lo caracterizaban le invitara a hacer un pronunciamiento publico que sabemos salvara muchas vidas y contribuirá no solamente a la unidad, tan urgente de la izquierda en Colombia sino que unirá muchas voces al grito de la Paz con Justicia Social y acallara los cánticos de guerra.

Recuérdele también maestro Fals Borda que quienes conversamos con usted somos del PDA, que lo acompañamos en la construcción de este proyecto y aprendimos en su enseñanza cotidiana, cargamos en nuestros hombros, junto a usted maestro las alforjas llenas de ilusiones en el plan Kaziyadú y que buscamos TJER otras formas de aprender, quizá por esto, usted lo sabe maestro terminemos expulsados, otra vez encarcelados, por enésima vez macartizados, recuerde maestro cuantas veces a usted le ocurrieron cosas parecidas porque usted nos enseñaba que el dogma tiene mil disfraces y usted lo dijo: “al POLO se lo tomaron los PEPES, (los que solo quieren Puestos y Plata)”.

“Como en toda grande gesta, sigue habiendo, además de caudas capaces y sentipensantes, capitanes dedicados y emblemáticos que se relevan pasando las banderas. Así entran a la historia héroes como Torres Giraldo, Jorge Eliecer Gaitán, el padre Camilo Torres (creador del primer Frente Unido del Pueblo), Jaime Pardo Leal, Antonio García y Gerardo Molina entre otros. Sigue hoy en el relevo histórico, la figura serena y visionaria del Maestro Carlos Gaviria Díaz, artífice central de nuestra fortaleza actual, sin ambigüedades, ni sectarismos”.

Orlando Fals Borda Diciembre 2, 2006

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas