Paulo Reglus Neves Freire

Observatorio K.

En un mundo dispar, incomprensible e imposible de describir desde los extractos más bajos de la humanidad, suele ocurrir que nacen seres especiales, y que justo desde ese lugar olvidado en un espacio, sin tiempo y alejados de toda posibilidad de ser reconocibles, estos seres son justamente lo que están esperando algunos sectores de la sociedad para sentirse parte de un proyecto propio.

Para los años 30s va ser Recibe en el estado de Pernambuco, Brasil, una ciudad en busca de la modernidad, la cual va a comenzar a expoliar a los pobres obligándolos a vivir, no en las favelas como en Sau Paulo, pero si en las montañas, alejados de las playas que alguna vez los holandeses estuvieron orgullosos de conquistar y que en algún momento disfrutaron sus antepasados.

Es cerca a esas montañas apartadas donde va a nacer Paulo Reglus Neves Freire, pequeño que va crecer en medio de la pobreza y la carencia debido a la depresión del 30, a pesar de ser de clase media, pero con la convicción de un padre militar como lo fue Joaquim Temístocles Freire, quien en compañía de su madre Edeltrudes Neves Freire lo empujan a estudiar derecho, sin embargo se inclina por la filosofía y la lingüística, para luego terminar siendo profesor de secundaria, en una época bastante agitada.

El siglo XX va a tener especialmente en Brasil una serie de dictaduras militares que van impedir a toda costa que las personas pobres se organizaran y se expresaran. Sin embargo entre dictadura y dictadura, los más desvalidos ven a lograr organizarse en movimientos sindicales, sociales, cooperativos y comunitarios bastante importantes. Una de esas luchas dadas por estas organizaciones que alcanzaron niveles significativos van a ser los sin tierra, (Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra) o la fundación del partido comunista brasilero, o el Partido dos Trabalhadores que hoy gobierna por medio de Dilma Vana Rousseff. Estas luchas fundamentalmente se dieron con las más importantes estrategias como lo ha sido la resistencia o aguantar sin crear mayores revueltas durante los periodos de mayor represión y de avance y expresión durante los periodos menos opresivos.

Todos esto movimientos tomaron de Freire aquellos elementos que más les brindaron la posibilidad del autoreconocimiento de ser partes de una sociedad o por lo menos de ser reconocidos como parte de la sociedad.

Friere va a ser reconocido por muchas cosas dentro de las cuales esta que fue profesor en muchas universidades dentro de las cuales se encuentra Harvard, Cambridge y Oxford,  también por haber sido Director del Departamento de Educación y Cultura del Servicio Social en el Estado de Pernambuco, o por haber trabajado para naciones unidas, sin embargo lo que realmente supo hacer fu ser un excelente profesor, y más que eso ser un gran pedagogo y legarnos con una forma de educar muy propia del como lo fue la alfabetización, pero no cualquiera, sino una educación popular. Esta rompía con todos los esquemas propios de la educación europea o norteamericana. Era ante todo una forma de liberación aunada a la teología de la liberación era una bomba de autocomprension de los seres humanos. Pero lo que más revolucionaba era que estaba dirigida a las clases menos favorecidas, a los sin tierra. Los trabadores o la gente del común, en donde el profesor era fácilmente  prescindible.

Lo que más caracterizo dicha educación (comprensión) según Freire era que se requería desarrollar una pedagogía de la pregunta, porque toda la historia de la educación se fundó en las respuestas verdaderas, en repuestas que nadie quiere escuchar. Por tanto se requería trascender de la repetición constante de textos, libros, o esquemas (ba, be, bi, bo, bu) y entrar al nivel de la  comprensión crítica de la realidad social, política y económica. Entendiendo que los estudiantes tienen sus propios saberes que deben ser respetados y tenidos en cuenta como parte de la enseñanza-aprendizaje. Atendiendo que los maestros deben ser ejemplos vivientes de respeto y comprensión de aquellos que están para enseñarle y compartirles saberes.

Freire va a entender que el maestro debe respetar a la autonomía del alumno, sin olvidar que el educador debe mantener a su interior la seguridad de entender lo que dice, capacidad profesional para aprender y enseñar constantemente y la generosidad de aportar con amor al otro. Para ello debe escuchar a su alumno, sin prohibirle su autoexpresión, para que de él surja la acción y reflexión necesaria para una permanente liberación de la anterior opresión de quien se creía que nada sabía y era necesario que se le impusiera.

Hay que permitirle al estudiante que utilice sus palabras que nombren al mundo, y que su palabra pueda transformar el mundo, haciéndole ver que la libertad es en realidad una farsa cuando la misma no le permite ser el mismo, y le oculta como es realmente el mundo. Atendiendo que la interacción humana genera constantes transformaciones del mundo.  En donde el estudiar es una forma de liberación porque te permite crear y recrear ideas propias o ajenas y en donde el profesor aprende tanto como el alumno, recordando que la educación no es una mercancía, ni una forma más de consumo.

Una de las ideas más importantes del legado del Freire sea que los profesores no tenemos, no podemos y no debemos imponer nuestras aparentes verdades, porque todos siempre ignoramos algo que es posible que nuestros alumnos sepan mejor que nosotros. A lo que se suma que ese conocimiento no es exclusivo de una clase social ya que la cultura es una construcción social en donde quienes no se expresan dentro de la cultura hegemónica son aquellos a quienes se les ha prohibido expresarse. Es por ello que aprender no es un proceso de repetición sino de comprensión y de autoexpresión. Finalmente la acción cultural de construcción conjunta inevitablemente va desembocar en la concientización que todos somos parte del mundo y como tal somos parte del poder y de la revolución permanente de liberación del ser humano de sí mismo, de restaurar la condición humana

Bibliografía

Ernani María Fiori, "Aprender a decir su palabra. El método de alfabetización del profesor Paulo Freire",

Freire Vieira, Paulo. (1970). Pedagogía del oprimido. Montevideo: Tierra Nueva, 1970.

_________________. (1971).Conciencia crítica y liberación pedagogía del oprimido. Bogotá. Camilo Bloch, 1971. 237p.

__________________. (2007) La educación como practica de la libertad. Traducción: Ronzoni, Lilién. México. Siglo XXI Editores, 2007. 151 p.

___________________. (1972) Educación liberadora.  Medellín. Prisma, 1972. 188p.

___________________. (1985) La importancia de leer y el proceso de liberación. Medellín. Siglo XXI Editores, 1985. 176p.

____________________. (1990) La naturaleza política de la educación: cultura, poder y liberación. España.  Paidós, 1990. 264p.

Galeano Eduardo. (1998) Patas arriba: la escuela del mundo al revés. Posada, José Guadalupe (Ilustrador). Mexico : Siglo XXI Editores, 1998. 365 p.

_________________. (1978) Las venas abiertas de América Latina. Bogotá. Stella, 1978. 426p

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas