Rechazamos el brutal asesinato del comunero indígena de Jambaló, Milciades Trochez Conda. No es la primera vez que nuestros territorios ancestrales son blanco de brutales ataques por parte de los actores armados que operan en la región, como también no es la primera vez que tenemos que recoger a nuestros muertos y llorarlos. Esta ha sido la trágica historia que día a día se repite sin parar por culpa de una guerra que no es nuestra, pero que continua victimizando nuestra tierra, nuestra gente y nuestro pensamiento. Es lo que no entienden los señores de la guerra, es lo que no entiende el gobierno nacional  y es lo que no entienden los que se lucran de este jugoso negocio.

Señor YAMID AMAT Director de Noticias CM& Bogotá D.CCordial saludo, En la emisión del pasado 2 de enero del noticiero CM&, realizada bajo el marco de la 56º Feria de Manizales y dedicada a la capital caldense por las adversidades vividas en los últimos meses, se emitió una extensa nota sobre el trabajo de la compañía minera Gran Colombia Gold en el municipio de Marmato, Caldas, seguida por una entrevista hecha por usted a la presidente de la empresa, la ex canciller María Consuelo Araujo (puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=iMUF...).

Se puede ser seguidor y adorador de Dios. Pero no debería hacerse abstracción del hondo contenido de los mitos religiosos. Por lo regular se los interpreta en su sentido más obvio, el facilista, y se evaden las consecuencias inevitables que implican sus otras significaciones. Los cristianos, por citar un ejemplo, apelan al Génesis como la explicación real o figurada del comienzo de las cosas. Y hasta sin ser fanáticos, aceptan la expulsión del paraíso como la consecuencia lógica del pecado de desobediencia.

El periodista cuenta, indignado, cómo se pudrió la comida y cómo se vio perjudicado un pueblo. Excúsenme si parezco furioso: lo estoy. Esperé una semana antes de sentarme a escribir, pero no se me pasa. El crimen que se ha cometido clama justicia al cielo. Voy a contarles la historia.

Santos sabe que los paramilitares no son pocos (se calcula, oficialmente, al menos 10.000 hombres en armas), que la Fuerza Pública no se enfrenta con ellos (todo lo contrario) y que la comunidad no se va a enfrentar al paramilitarismo porque él lo ordene. Las comunidades de esas regiones de Colombia sienten pánico ante la tenaza paramilitar y desconfían de la “protección” de las autoridades. Y con razón, dada la larga tradición de vínculos Estado-paramilitarismo.

Entrevista a Gearóid Ó Loingsigh, autor de varios estudios sobre los efectos de la minería en Colombia. Suárez es uno de los municipios colombianos con mayor número de minas de oro a cielo abierto. Gearóid Ó Loingsigh nos explica las consecuencias.

Más artículos...

Revista Kavilando

portrevKav 13n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas