viernes, 24 de junio de 2011

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado expresa su profundo rechazo frente a las reiteradas amenazas proferidas contra varios integrantes del MOVICE. Con ésta son cinco las amenazas que el MOVICE, y en particular su Capítulo Sucre, ha recibido desde el 9 de junio. La agudización de la sistemática y generalizada persecución contra el Capítulo Sucre del MOVICE constituye un claro intento de silenciar las voces de las víctimas en este departamento.

Así  se desprende del documental que será estrenado esta semana en el Ecuador, en el audiovisual se   afirma que Colombia negoció la liberación de Íngrid Betancourt,   “por la cual dos guerrilleros de las Farc pidieron 100 millones de dólares”, según lo ha manifestado Gonzalo Guillén, realizador del documental.

 

Álvaro González Uribe

Abogado, columnista y escritor - Miembro Centro de Investigaciones en Gobierno y Públicas, Universidad del Magdalena, Santa Marta - http://eltallerdeaureliano.blogspot.com

“indignación. 1 f. Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos” (Diccionario de la lengua española). Muchos pensaron que el movimiento de “Los indignados” o 15-M nacido formalmente el pasado 15 de mayo en España se iría diluyendo. Sin embargo, pese a ciertos amagos de dispersión el movimiento ha recobrado fuerza. Ya sin el supuesto señuelo de unas elecciones inminentes, los indignados de España se fortalecen y crecen, pues cada vez se destapan más ciudadanos auto reprimidos o inducidos en un letargo mental colectivo de varios años que ahora sale a la luz pública.

Incluso, crece la cantidad de países donde este fenómeno se replica, ya sea con características similares a las de España o con otras propias de cada pueblo, pero siempre con la misma esencia: la indignación por la persistencia de un estado de cosas que poco a poco ha ido asfixiando los espíritus, succionándole al ciudadano su humanismo y la razón de su existencia.

En el fondo subyace esa especie de angustia existencial individual y colectiva, cuya desesperanza nace de un statu quo atornillado en beneficio de quienes se tomaron al mundo con simple ánimo de lucro, carentes de alma y por tanto de ideologías o creencias para llenarlas. Por eso los indignados no tienen banderas partidistas ni religiosas y solo flamean la bandera del humanismo, exigen poder ser nuevamente humanos, tratados como tales y tener un mundo viable.

En Colombia estamos empantanados desde hace más de 200 años cuando ni siquiera éramos Colombia. Hoy se percibe un cansancio de gobiernos si se quiere más absurdos que ineficientes o corruptos, donde ya ni vale la pena señalar a alguno en específico. Es una hartera general con una dirigencia histórica que gobierna en círculos como el tiempo de Macondo, donde unos nutren su favor popular de los errores de sus antecesores y éstos de aquellos sucesiva y al parecer infinitamente si no rompemos esa inercia.

En Colombia son 200 años de indignación pero con una diferencia respecto a otros países: sin indignados que se manifiesten de una manera inteligente y efectiva; sin indignados que no busquen simplemente reemplazar a los indignantes de turno para hacer lo mismo que éstos; sin indignados que no tengan ambiciones de poder por poder o cobrar vindictas personales. Por eso no pueden ser indignados la guerrilla, ni la oposición del momento, ni quienes buscan refundar la patria o vengarse.

El actual momento nacional puede ser histórico si los colombianos queremos. Hoy las cosas están puestas en bandeja para iniciar un gran movimiento de naturaleza y objetivos muy diferentes a los surgidos antes, involucrado en la dinámica del efecto dominó español, árabe y de otros países. Ya están los ingredientes maduros: la avalancha arrasadora de perversidades que se están destapando, sumados al hastío por una histórica violencia de todo tipo y color, por una delincuencia vestida de narcotráfico hoy, de contrabando antes y de cuello blanco siempre, por los atropellos oficiales y privados, por la injusticia, la pobreza y las desatenciones del Estado.

En Colombia estamos indignados, tenemos mayores motivos para estarlo que los españoles. No nos leemos en los partidos, ni en los grupos guerrilleros, ni en la inacción de las religiones, ni de los abstencionistas, ni apáticos porque además la indignación es también contra ellos, contra sus métodos y su inoperancia.

Tenemos “enojo, ira, enfado vehemente” contra tanta inmundicia junta y sin vergüenza, parapetada cobardemente en las brumas de las selvas y montañas de Colombia, y tras los escritorios en guaridas públicas y privadas.

Articulito: Santa Marta y el departamento del Magdalena son los territorios de Colombia que más indignación causan. En la más inmensa desfachatez y con la mayor sinvergüencería aquí la parapolítica y el narcotráfico elegirán de nuevo sus fichas en las próximas elecciones, a no ser que se actúe ya en todos los niveles. Este pueblo y las pocas instituciones que aún quedan indemnes y limpias claman con urgencia una solidaridad nacional activa que rompa más de 200 años del peor feudalismo posible.

Ya no está suspendido y los organismos de inteligencia movilizan sus medios de comunicación para criminalizar los colegas y el portal que tiene 200.000 visitas diarias.

Ya comenzó la cacería de brujas contra los medios alternativos opositores al régimen colombiano. Varios medios colombianos como El Tiempo y Caracol TV, abrieron hoy con artículos y programas tendenciosos anunciando que el portal de ANNCOL ya tiene un nuevo editor en la ausencia del encarcelado Joaquín Pérez Becerra, que ahora ser á el próximo objetivo para deportar a Colombia. Todo está basado en fuentes de la inteligencia militar. El fallo [1] de la Corte Suprema de Justicia de Colombia de invalidar los supuestos archivos de Word encontrados en el bombardeado computador del abatido jefe guerrillero Raúl Reyes, cayó como un balde de agua fría para los organismos de seguridad y de la inteligencia militar.

La Corte Suprema de Justicia

Con la decisión, los arquitectos de los falsos positivos y los burdos montajes a opositores, como los cometidos contra Miguel Ángel Beltrán y Joaquín Pérez Becerra, profesor universitario y periodista sueco respectivamente, se vieron en la obligación de armar nuevas “pruebas” contra estas dos personas y nada mejor que acusarlos de ser guerrilleros.

¿ Delito colaborar con ANNCOL? Los medios al servicio del estado colombiano, salen con el argumento de que sería un delito internacional, colaborar o dirigir la agencia ANNCOL. Saben muy bien que a esta altura de las circunstancias, nadie “traga” el cuento de que escribir desde una página de internet puede ser un delito. Entonces ¿Cuál es la fórmula pergeñada? Pues meter el “fantasma guerrillero” y ¡PANG! Acusación lanzada y sentenciada cualquier persona.

Dice El Tiempo: “Inteligencia de la Policía estableció que el jefe guerrillero 'Iván Márquez' destinó recursos “para la reactivación del portal”, Así como para “compra de hosting (la terminación de la página) y dominio, por personas ubicadas en Estocolmo (Suecia)”. ¿De dónde salió esa información, cual es la fuente más que la inteligencia? No lo dice, simplemente echan a rodar esa cuestión y los medios colombianos lo publican sin ningún cuestionamiento, aún a riesgo de perder lo poco que quedaba de su credibilidad. Es harto sabido que los organismos de seguridad como el DAS, están manchados de corrupción, delitos y hasta sangre por los escándalos de las “Chuzadas” que no son sino la punta del iceberg de la vergüenza.

Medios, fuentes e inteligencia militar Joaquín Pérez, quien fuera director de una humilde agencia de noticias, de la que fui cofundador, a mediados de la década del ’90, ha sido reemplazado por el director de Radio Café Stereo. Y no porque haya decidido abandonar su labor periodística dando fuerza a la verdad insoslayable, sino porque fue detenido en Venezuela, en medio de una situación extraña, previa anulación ipso facto del Derecho Humanitario que lo asistía.

Hollman Morris, documentalista que no cabe en la prensa colombiana por que es periodista. Por eso ha sido objeto, como 15 otros periodistas, de persecución por parte del DAS-G3, los mismos órganos que ahora suministra y es fuente para El Tiempo, RCN y Caracol.

Copia de la carpeta del DAS-G3 sobre Hollman M.

¿Y cuales son los "métodos democráticos" del  DAS-G3 para contrarrestar a los reportajes

de Hollman Morris?

Los medios nombrados mencionan [ 2 ] dos nombres y apellidos de una persona lo cual confirma que dependen totalmente de las fuentes de los organismos de seguridad, porque lo mencionado es totalmente incorrecto. Publican además otros nombres que en parte son públicos y que incluso han sido entrevistados en medios oficialistas en Colombia.

¿Cuál delito? ¿Y cuál sería su delito si fuera cierto que estas personas trabajan en su tiempo libre para sostener un web portal que tiene 198.000 visitas por día? ¿Personas que militan por la vida, contra el terrorismo de estado que afecta a un pueblo hace ya tantas décadas? El Tiempo dice: “Investigadores detectaron el hosting que compró las Farc”. Fíjese como el periodista de El Tiempo utiliza ese dato como si fuera una verdad inapelable, mediante la cual pretenden convencer al lector que efectivamente, las FARC, hicieron una consignación a través de su cuenta bancaria y efectuaron el pago a la empresa de la web. Lo que llama la atención es que la policía no habla más sobre los archivos de Word del computador fantasma de Reyes, ahora apuntan a la importancia de silenciar a Anncol y también a la emisora Café Stereo, cuyo director ahora ha reemplazado, solidariamente, a Joaquín Pérez, según los organismos de inteligencia colombiana.

ANNCOL, la pesadilla del Terrorismo de Estado El hecho en sí no es extraño, recordemos que la primera reacción que tuvo el general y jefe de la policía colombiana, Oscar Naranjo, ante la entrega de Pérez Becerra a Colombia, fue de alegría “porque por fin apagaron la agencia ANNCOL” Ya no hizo más falta que el computador siguiera hablando, cambiaron la dirección de la mira y el objetivo fue liquidar a la agencia. Vale preguntarse: por qué dan tanta importancia a una humilde web, que no cuenta con personal a sueldo, sino que todo, desde su fundación y hasta ahora se hace con la fuerza del militante, gracias a los aportes de centenares de corresponsales en el mundo, principalmente en Colombia, tal como demuestra la estadística de entrada de los lectores?

ANNCOL con 198.729 visitas diarias Leímos un artículo escrito por Juan Carlos Vallejo, en la sección “Notas de Anncol” [2], en el momento de la detención de Becerra, en Caracas. El escritor, periodista y analista político internacional, comentaba sobre una investigación, acerca de la publicación que había hecho Alexa, en la cual se resumía la impresionante cantidad de entradas que tenía la página.

Quedaba demostrado que mediante el análisis:

· El tráfico mundial de ANNCOL es de 198.729 visitas diarias.

· El tiempo de visitas va desde 60 segundos hasta 3 minutos.

· El sitio es más visitado por hombres con ingresos altos y un nivel de educación superior.

· El rango de edades va por debajo de los 35 años y entre los 45 y 65 años.

· La navegación de los usuarios se hace mayoritariamente desde las casas.

· El 72% de la Audiencia de ANNCOL está en Colombia.

· Hay un notable aumento de la audiencia de ANNCOL entre el 80% y el 190% siendo el rango de visitas más alto a finales de abril y comienzos de mayo.

· Clasificados entre 1 y 10 los temas de consulta para los visitantes, siendo 1 de mayor interés y 10 de menor interés, las FARC y las FARC-EP ocupan el 5°, 8° y 9° lugar. Noticias Colombia, Noticias de Colombia y Noticias en Colombia ocupan el 1°, 2° y 3° de los lugares.

· Combinando número de visitantes con las páginas más vistas por país, ANNCOL se clasifica en la 747 en Colombia. En el mundo en la 188.298. Posición de honor para una página sin publicidad, un medio alternativo y sin recursos.

· El mayor número de accesos viene desde el buscador de Google.

· Después de visitar ANNCOL los usuarios van a Google (57.89%), FACEBOOK (21.05%) y Youtube (21.05%).

· Quienes leen ANNCOL generalmente gustan de visitar, en su orden: Telesur, Revista Semana, Rebelión, Indymedia, Google Colombia, El Tiempo, El Espectador y APORREA.

· En el año 2010 Radio Café Stereo fue clasificada por Wonder Radio dentro de las 100 radios en internet con más audiencia.

¿Ahora entienden por qué el establecimiento en Colombia nos odia?

Estrangular la libertad de expresión Así terminó Vallejo su crónica que en grandes rasgos también nos explica los motivos por los cuales Oscar Naranjo, Uribe & Santos, Ernesto Yamhure y otros intolerantes oligarcas quieren ver a ANNCOL y otros medios alternativos en la tumba.

 

¿Es esa libertad de expresión que Naranjo & Santos quieren cimentar, no solamente en Colombia sino ahora también en países como Suecia, Alemania, Italia, España? La cacería de brujas está en marcha, el estado colombiano es experto en ello además de persistente. Hoy está en la mira ANNCOL, mañana le tocará a otro medio alternativo de los tantos que hacen su aporte en defensa de un pueblo hostigado por las hordas genocidas hace tantas décadas. Los mismos que cuentan con financiamiento y apoyo gringo y del Mossad para cometer los crímenes más escalofriantes, tiemblan ante la verdad que sale a luz gracias al esfuerzo de compañeros y compañeras que denuncian los padecimientos de un pueblo. A cubrir la realidad colombiana es peligroso Y que lo seguirán haciendo, porque sabemos que en esta vida todo gira y lo que está pasando en Colombia mañana puede pasar en otros países si las voces se silencian.

Se llama Terrorismo de Estado. El periodista que no ve o escucha se hace cómplice con ese terrorismo.

Para el poder colombiano no son terroristas los medios que silencian las masacres, las violaciones de criaturas, las fosas clandestinas, los falsos positivos, los desplazamientos, los más de 7500 prisioneros y prisioneras políticos de un régimen criminal. Para ellos los terroristas somos nosotros, los que más de una vez hacemos nuestras crónicas de los desastres evitables, secándonos las lágrimas y mordiendo la rabia que nos produce detallar esos hechos. Por ello, estén seguros que sea de donde fuere que estemos, seguiremos denunciando. Caerá uno pero vendrán otros, porque tenemos asumidos nuestros roles utilizando las únicas armas con que contamos: la palabra y la verdad. Esas que tanto asustan hasta hacer perder el sueño a los hipócritas.

[1] ¡ULTIMA HORA! ¡Corte Suprema de Justicia de Colombia descalifica los archivos del bombardeado computador como pruebas legales! http://anncolprov.blogspot.com/2011/05/ultima-hora-corte-suprema-de-justicia.html

[2] Notas de ANNCOL http://anncol.info/index.php?option=com_content&view=article&id=392:por-juan-carlos-vallejo&catid=58:football&Itemid=553

 

Más de 7 mil presos políticos abarrotan las cárceles de Colombia. Los mismos viven, en muchos casos, en situaciones dramáticas. Así lo denuncia el abogado colombiano Ramiro Orjuela durante su estadía en Suiza, como parte de una gira continental.

Profesor universitario y defensor de detenidos políticos, Orjuela coordina la defensa, entre otros, del periodista sueco-colombiano Joaquín Pérez Becerra, cuya detención y rápida extradición de Caracas a Bogotá en la última semana de abril del año en curso, fue ampliamente mediatizada.

“La situación de los detenidos por causas políticas o de conciencia es una tragedia oculta por los grandes medios de comunicación en mi país”, subraya Orjuela en diálogo con swissinfo.ch durante una reciente escala en Berna.

En la segunda quincena de junio el abogado colombiano visitó Suecia, Alemania, Bélgica, Suiza y España. Encontrando a personalidades políticas, la comunidad de colombianos expatriados, parlamentarios europeos en Bruselas así como funcionarios de organismos internacionales y de reconocidas entidades como el Consejo Mundial de Iglesias, en Ginebra.

“Caso único en Latinoamérica”

La cantidad de presos políticos y sus condiciones de detención “describen una de las peores situaciones en América Latina e incluso en el mundo entero”, enfatiza el defensor de derechos humanos.

Muchos de ellos son campesinos, obreros, estudiantes, sindicalistas, líderes sociales o asociativos. Sin embargo, el Estado, para penalizarlos, “los acusa de guerrilleros. En mi país cualquier voz opositora es criminalizada, en particular si pertenece a los movimientos sociales”, enfatiza.

Las condiciones de detención en muchos de los centros penitenciarios, según Orjuela, aumentan el drama de los “miles de jóvenes, mujeres, hombres y ancianos que las deben soportar”.

Y la lista de vejaciones, según el abogado, es larga. Todo comienza ya con las trabas y mecanismos complejos para complicar los procesos jurídicos. “En

Colombia es cotidiano, por ejemplo, el recurso a pagar a testigos falsos o usar pruebas falsas. Como en el caso emblemático de David Ravelo, dirigente social de derechos humanos del Magdalena Medio, acusado una primera vez como guerrillero de las FARC. Liberado 27 meses más tarde fue nuevamente detenido, esta vez, usando como pretexto testimonios de ex –paramilitares”.

Continuando con su reflexión, Orjuela ejemplifica otras de las condiciones abusivas que le dan un tinte dramático a las cárceles”: régimen cotidiano inhumano; desplazamiento de los detenidos a miles de kilómetros de su lugar originario de residencia; imposibilidad real de poder tener visitas con sus familiares debido a la distancia y a la precariedad económica de muchas de las familias de los detenidos...

La siniestra Valledupar

“Es el caso, por ejemplo, de la Cárcel de Valledupar, en el Departamento de César, donde se han reunido a varios centenares de presos originarios de regiones muy alejadas, de hasta mil kilómetros o más, lo que hace casi imposible ejercer realmente el derecho a la visita”, explica.

La situación que viven los detenidos de ese centro penitenciario fue denunciada recientemente por prestigiosos organismos internacionales.

La Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) con su sede internacional en Ginebra, hizo pública una carta enviada en mayo pasado al presidente de la Nación Juan Manuel Santos, señalando la “seria preocupación por las deplorables condiciones de detención y la integridad personal de los prisioneros” de Valledupar.

En la misiva-documento, la OMCT demandó la intervención del ejecutivo para que tome inmediatas medidas para “garantizar la seguridad, integridad física y psicológica” de los detenidos... y para que se superen “las actuales condiciones de detención, que se pueden catalogar como inhumanas y constituyentes de tratos crueles y degradantes”.

El caso Pérez Becerra

El periodista sueco de origen colombiano Joaquín Pérez Becerra dirige desde fines de los años noventa la agencia alternativa ANNCOL (Agencia de Noticias Nueva Colombia), con sede en Suecia. ANNCOL es acusada por las autoridades del país sudamericano de ser parte del frente internacional de la guerrilla, lo que el medio de información ha reiteradamente negado.

El pasado 23 de abril al aterrizar en Caracas proveniente de Estocolmo, Pérez Becerra fue detenido en el mismo aeropuerto, incomunicado y extraditado en menos de 48 horas hacia Bogotá, donde permanece detenido.

“Desgraciadamente su situación legal se ha ido empantanando dada la intromisión del Poder Ejecutivo en la rama judicial, especialmente en la

Fiscalía. El Gobierno ha dicho que Pérez Becerra es comandante de las FARC”, explica Ramiro Orjuela.

A la base de la acusación, sostiene, los supuestos datos encontrados en la computadora del dirigente guerrillero Raúl Reyes. “Sin embargo en otros procesos jurídicos la Corte Suprema de Justicia de Colombia ha desestimado el valor de esas pruebas”, considerándolas ilegales por la forma como fueron obtenidas, sentencia el abogado defensor.

“Jurídicamente el encarcelamiento de mi defendido es débil...Pero en Colombia puede pasar cualquier cosa. Pueden pagar testigos para crear nuevas acusaciones. Pueden sacar otras pruebas no sabemos de dónde. Estoy convencido que la Fiscalía va a hace maniobras para impedir que se haga realmente justicia y se decrete la libertad del periodista sueco”, enfatiza.

Una situación compleja, “dado que no hay bases jurídicas para la detención y se trata de un caso eminentemente político. Resultado de una actuación ilegal de las autoridades venezolanas que violando las leyes de ese país y convenciones internacionales extraditaron a Pérez Becerra a Colombia”, concluye Orjuela.

La siniestra Valledupar

Desde hace algunos meses organizaciones de derechos humanos de diferentes países impulsan la demanda del cierre de la Cárcel de Valledupar.

En mayo pasado, la Organización Mundial contra la Tortura en carta al presidente colombiano Juan Manuel Santos, enumeraba algunos aspectos preocupantes que se padecían en ese momento en la cárcel.

“...desde hace cerca de 15 días, hay una falta total de agua potable en la prisión, ubicada en una región de clima cálido con temperaturas máximas superiores a los 35 grados”

“... cerca de 60 presos amarrados a diferentes torres del centro carcelario, las cuales miden alrededor de 15 metros de altura”

“...la restricción del agua potable habría sido utilizada como castigo contra los detenidos”

“... cerca de 60 detenidos sufrirían enfermedades gastrointestinales... a causa de las deplorables condiciones sanitarias”

“...violentas golpizas con garrotes, puñetazos y patadas...además de agresiones con gases lacrimógenos lanzados contra las celdas” de algunos de los detenidos, durante horas de sueño.

Edición N° 00260 – Semana del 24 al 30 de Junio de 2011

Se pone en riesgo vida y salud de 60 niños

Medellín, junio 23 de 2011 - GIDH. Cuarenta y ocho familias con cerca de 60 niños menores de 10 años, ubicadas en el barrio “Las Palmas - Cien por Cien” del municipio de Nechí, Antioquia, viven en este momento una emergencia sanitaria que está poniendo en riesgo su vida y su integridad personal, sin que las autoridades atiendan su llamado y tomen medidas al respecto.

 

Más artículos...

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas