Propuestas de los sectores sociales para la Paz, en la mesa

Linea Conflicto Social y Paz

Garantizar la seguridad alimentaria, la equidad en la tenencia de las tierras, una mayor infraestructura rural y políticas asertivas para reactivar el campo son algunas de las ideas base para conseguir la paz.

Así lo dejaron consignado los líderes sociales en el panel de presentación de las propuestas de diferentes sectores sociales, que participan en el Foro sobre Política de Desarrollo Agrario Integral (Enfoque Territorial), que se cumple en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada, en Bogotá.

 

Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, fue el primero en hablar sobre el panorama actual que afronta el sector agrario en Colombia.

Aseguró que hoy el agro representa el 8% del producto interno bruto (PIB) de Colombia y emplea a unos 10,6 millones de personas, pero esa participación tiende a disminuir debido a la falta de apoyo al sector primario de la economía.

Dicha carencia, dijo, se ve reflejada en un bajo índice de desarrollo humano y social, lo que también ha permitido el incremento de la indigencia en las áreas rurales.

De otro lado, agregó que existe una brecha enorme entre el uso actual de la tierra y su potencial de aprovechamiento; y que, además, sectores como el ganadero agudizan la crisis porque están utilizando más hectáreas de las que en realidad necesitan. En la actualidad, en el país hay entre 30 y 38 millones de hectáreas para sustentar los hatos.

Indicó, asimismo, que la tierra es un recurso fundamental para garantizar la soberanía alimentaria, por eso debe existir una mejor redistribución de la misma, políticas públicas que garanticen su buen uso, una legislación mejor fundamentada y más justa, una estrategia de titulación de predios y zonas de reserva campesina, entre otras estrategias.

Por su parte, Eberto Díaz Montes dio a conocer las apreciaciones de la Mesa de Unidad Agraria. Indicó que uno de los grandes problemas del campo colombiano es la predominancia de la figura del latifundio.

En su concepto, estas grandes propiedades de tierra se han consolidado con el consentimiento de los grandes grupos de poder del país, que comulgan con un modelo de desarrollo que es excluyente e inequitativo.

Destacó que ese modelo ha hecho que cerca del 74% de la población rural tenga necesidades básicas insatisfechas y que la indigencia haya pasado del 27% en 2005 al 32% en 2008. Reveló que casi el 80% de las personas que tienen hambre en el país viven en el campo.

Añadió que el Plan Nacional de Desarrollo privilegia la multiplicación de los monocultivos, lo que desemboca en un “modelo perverso y depredador”.

El académico Santiago Perry presentó las propuestas de la Mesa de Diálogo Rural en Colombia. Aseveró que, si bien, nuestra nación tiene un gran potencial en biodiversidad, silvicultura, ecoturismo y riqueza minera, existe un enorme contraste frente a la capacidad de gestión en estos sectores.

Subrayó que deberían establecerse medidas punitivas para los propietarios de grandes terrenos que no sean aprovechados; frenar la ampliación de la frontera agrícola, redefiniendo la vocación de las actuales áreas con vocación agraria; y ampliar la visión multisectorial en el campo.

Olga Lucía Quintero, representante de la Asociación Colombiana de Reservas Campesinas, abogó por crear una ruta para el desarrollo sustentada en la justicia social, el respeto por la movilización social, la limitación de la concentración de la tierra en manos de los terratenientes y la revalorización del campo como un lugar donde viven personas y no como un espacio para el mercadeo de tierras.

Estos conceptos fueron compartidos por el representante de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Luis Fernando Osorio, quien estableció la necesidad de crear y reglamentar, de forma seria, las reservas campesinas.

“Debemos reivindicar el derecho a la territorialidad, reafirmar la autonomía indígena y la propiedad de las tierras de los afrodescendientes… Además, se debe incentivar la figura de propiedad interétnica y un nuevo reordenamiento territorial de sentido social”, dijo Orozco.

Estos y otros insumos serán debatidos en las veinte mesas de trabajo. En estas se establecerán los temas que serán llevados a los diálogos de paz que se desarrollan en Cuba.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas