Carta Respuesta

Linea Conflicto Social y Paz

Somos hombres y mujeres, miembros de organizaciones sociales, que integramos el Espacio Regional de Paz del Cauca, y que en conjunto con otras organizaciones y sectores del nivel local, regional y nacional convocamos la reciente Minga por la vida, el territorio y la paz realizada en Caloto y Villa Rica, entre el 9 y el 11 de mayo. Allí, en Villa Rica, presentamos la declaración de paz, a la que usted se refiere en su carta abierta del 26 de mayo.

Popayán, Junio 4 de 2012

Señor

Nicolás Rodríguez Bautista

Comando Central del ELN

Somos hombres y mujeres, miembros de organizaciones sociales, que integramos el Espacio Regional de Paz del Cauca, y que en conjunto con otras organizaciones y sectores del nivel local, regional y nacional convocamos la reciente Minga por la vida, el territorio y la paz realizada en Caloto y Villa Rica, entre el 9 y el 11 de mayo. Allí, en Villa Rica, presentamos la declaración de paz, a la que usted se refiere en su carta abierta del 26 de mayo.

Reconocemos y valoramos la disposición a la interlocución y el diálogo que expresa su carta, intercambiando unos primeros puntos de vista con el análisis y propuestas que como organizaciones de la sociedad civil expresamos en la declaración de Villa Rica. Para mantener ese ambiente positivo nos permitimos responder a la misma.

1.            Habitamos en un territorio que es escenario de una doble dinámica contradictoria: de un lado, vivimos diariamente los ataques de los grupos armados ilegales y de la fuerza pública, las amenazas, la violencia sexual contra las mujeres, el reclutamiento forzado, los campos invadidos de minas antipersonal y municiones sin explotar, los bombardeos, la ruptura del tejido y la organización social, el irrespeto y la suplantación de las autoridades tradicionales de pueblos indígenas y afro descendientes, los efectos del plan de consolidación territorial, la imposición de economías minero-energéticas y modelos agroindustriales destructores de la naturaleza. En síntesis un escenario de guerra. Pero así mismo, desde las comunidades y organizaciones, construimos todos los días PAZ. Resistimos en nuestros territorios a las dinámicas de la muerte y de la guerra y desarrollamos propuestas e iniciativas por la vida y por la paz, como las que hemos planteado en nuestra declaración de Villa Rica, ya conocida por ustedes.

2.            Estamos firmemente convencidas y convencidos de la necesidad de parar la guerra y de que la paz que anhelamos no será producto de un decreto gubernamental ni de un acuerdo entre los actores armados sino de un proceso serio, sostenido, ampliamente participativo y construido a través del debate respetuoso y del diálogo constructivo e incluyente de los más amplios sectores de la sociedad colombiana, para concertar los cambios, reformas y transformaciones sustanciales que se requieren para cimentar una paz integral, justa y sostenible.

3.            Así mismo, nos asiste la urgencia que reclaman cada una de nuestras comunidades de parar la guerra. Como ustedes bien lo señalan, muchos intentos han habido de “humanizarla” y por el contrario se degrada cada día más. Nuestra convocatoria es a parar ya esta guerra, para lo cual les proponemos, a ustedes, y al gobierno nacional, asumir el camino de los diálogos humanitarios regionales y la solución política. Particularmente nos interesa empezar un diálogo que conlleve a hechos concretos y verificables en torno a estos cuatro temas iniciales:

•             La violencia sexual contra las mujeres en el marco del conflicto armado

•             Las minas antipersonal y municiones sin explotar

•             El reclutamiento y vinculación de niños y niñas a la guerra

•             La autonomía de las comunidades y organizaciones

4.            Somos conscientes de que en buena parte de la opinión pública colombiana se ha instalado la idea de “ganar la guerra” por la vía militar y de la fuerza, igualmente que desde la insurgencia y el Gobierno nacional no se han producido hechos que marquen un camino  cierto hacia la solución política del conflicto armado. Por ello, estamos planteando e impulsando diversas iniciativas encaminadas, también, a de-construir ese imaginario colectivo, que ojalá confluya en ese gran “torrente ciudadano por la paz” que exija y logre que todos quienes hacen la guerra busquen caminos distintos a la solución militar de la misma. Un próximo escenario de paz no podrá hacerse sin la participación real de la sociedad civil. Por eso nos hemos propuesto construirnos y constituirnos como actores y sujetos políticos de la paz. En este sentido, manifestamos nuestra decisión de no delegar en ninguno de los actores armados de la insurgencia ni en el gobierno nacional, la negociación de nuestros intereses, de nuestros derechos ni nuestras agendas. Reclamamos y exigimos el derecho a participar, directamente, en cualquier escenario de solución política del conflicto armado y de construcción de la paz que se de en el futuro. Reconocemos las múltiples iniciativas que están en marcha y creemos que es necesario impulsar modelos y metodologías creativas que incluyan a los diversos actores, mesas, escenarios, agendas y propuestas encaminadas a poner fin al conflicto armado y a construir unas agendas sociales y políticas que hagan posible una paz duradera y con justicia social. Por ello creemos que no basta con crear una organización nacional para la paz, sino que es conveniente impulsar un proceso de múltiples formas, que vaya confluyendo en un acuerdo social y político de la paz y la Colombia que queremos, y en ello estamos trabajando desde ya.

5.            Avanzar en ésta dirección implica que ustedes traduzcan la voluntad política, expresada en su carta, en hechos concretos de respeto a la población civil y sus derechos, a los derechos colectivos de las comunidades; la observación irrestricta del DIH y las normas de la guerra no pueden supeditarse al cumplimiento o no que de ellas haga el adversario. En este sentido, mucho nos gustaría iniciar  con ustedes un diálogo sobre los puntos que mencionamos arriba. Por nuestra parte, mientras tanto, seguiremos en minga por la vida y por la paz, en el desarrollo autónomo de las propuestas que hemos planteado en la mencionada declaración y y en la exigibilidad a todos los actores armados del respeto irrestricto a nuestros territorios como escenarios para el desarrollo autónomo de los pueblos, el diálogo y la paz,  nunca para la guerra

Atentamente,  Espacio Regional de Paz del Cauca, integrado por

Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC

Ruta Pacífica de las Mujeres

Comité de Integración del Macizo Colombiano, CIMA

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN

Unión de Organizaciones Afrocolombianas del Cauca, UOAFROC

Movimiento Campesino de Cajibío

Corporación COMUNITAR

Consejos Comunitarios del Pacífico Caucano COCOCAUCA

Corporación de Destechados, CODESCO

Comité Municipal de Mujeres, ACIT

Red de Iniciativas de Paz desde la Base

Cuenten con Nosotros y Nosotras para la Paz, nunca para guerra

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas