Traducción. Informe situación de Derechos Humanos en Colombia 2020. Departamento de Estados de EE.UU.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Reaccionrevistadigital 

Entre los problemas de derechos humanos más importantes se encuentran los siguientes: informes de asesinatos ilegales o arbitrarios; informes de tortura y detención arbitraria por parte de las fuerzas de seguridad del gobierno y los grupos armados ilegales; violación y abuso de mujeres y niños, así como reclutamiento ilegal de niños soldados por parte de grupos armados ilegales; criminalización de la difamación; corrupción generalizada; violencia y desplazamiento forzado de personas afrocolombianas e indígenas; violencia contra personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales; trabajo infantil; y asesinatos y otros actos de violencia contra sindicalistas.

 

 

US Department of State

INFORME DE DERECHOS HUMANOS COLOMBIA 2020

RESUMEN EJECUTIVO

Documento original aquí

Colombia es una república constitucional y multipartidista. En 2018 se celebraron elecciones presidenciales y legislativas. Los votantes eligieron a Iván Duque Márquez como presidente en una segunda vuelta electoral que los observadores consideraron libre y justa y la más pacífica en décadas.

La Policía Nacional de Colombia es responsable de la aplicación de la ley interna y está bajo la jurisdicción del Ministerio de Defensa. La Dirección de Migración, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, es la autoridad de inmigración. La Policía Nacional de Colombia comparte las funciones de investigación policial con el Cuerpo de Investigadores Técnicos de la Fiscalía General de la Nación. Además de su responsabilidad de defender al país contra las amenazas externas, el ejército comparte una responsabilidad limitada en la aplicación de la ley y el mantenimiento del orden dentro del país. Por ejemplo, las unidades militares a veces proporcionaban apoyo logístico y seguridad a los investigadores criminales para recoger pruebas en zonas de alto conflicto o remotas. En general, las autoridades civiles mantuvieron un control efectivo sobre las fuerzas de seguridad. Los miembros de las fuerzas de seguridad cometieron algunos abusos.

Entre los problemas de derechos humanos más importantes se encuentran los siguientes: informes de asesinatos ilegales o arbitrarios; informes de tortura y detención arbitraria por parte de las fuerzas de seguridad del gobierno y los grupos armados ilegales; violación y abuso de mujeres y niños, así como reclutamiento ilegal de niños soldados por parte de grupos armados ilegales; criminalización de la difamación; corrupción generalizada; violencia y desplazamiento forzado de personas afrocolombianas e indígenas; violencia contra personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales; trabajo infantil; y asesinatos y otros actos de violencia contra sindicalistas.

El gobierno tomó medidas para investigar, procesar y castigar a los funcionarios que cometieron abusos contra los derechos humanos, aunque algunos casos siguieron sufriendo grandes retrasos.

Los grupos armados ilegales, incluidos los disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas de narcotraficantes, siguieron operando. Los grupos armados ilegales, así como los narcotraficantes, fueron autores importantes de abusos contra los derechos humanos y delitos violentos y cometieron actos de ejecuciones extrajudiciales e ilegales, extorsión y otros abusos, como secuestros, torturas, trata de personas, atentados con explosivos, restricción de la libertad demovimiento, violencia sexual, reclutamiento y utilización de niños soldados y amenazas de violencia contra periodistas, mujeres y defensores de los derechos humanos. El gobierno investigó estas acciones y procesó a los responsables en la medida de lo posible.

Sección 1. Respeto a la integridad de la persona, incluida la libertad de:

a. La privación arbitraria de la vida y otros homicidios ilegítimos o por motivos políticos

Hubo informes de que el gobierno o sus agentes cometieron asesinatos arbitrarios o ilegales. Según la organización no gubernamental (ONG) Centro de Investigación y Educación de la Población (CINEP), desde el 1 de enero hasta el 19 de agosto hubo 15 casos de «muertes intencionales de civiles cometidas por agentes del Estado».

Por ejemplo, en junio un grupo de soldados del ejército presuntamente mató al líder de la comunidad rural Salvador Jaime Durán en el departamento de Norte de Santander. Una asociación comunitaria local respondió deteniendo a seis soldados del ejército a los que identificaron como responsables del asesinato, y finalmente entregaron a los soldados a la Fiscalía General de la Nación. Según los informes de prensa, los oficiales del ejército dijeron que estaban en la zona realizando operaciones de seguridad y defensa cuando fueron atacados. La investigación sobre el asesinato continuaba a finales de agosto.

El 8 de septiembre, agentes de policía presuntamente mataron al civil Javier Humberto Ordóñez Bermúdez en Bogotá. Según los informes de prensa, Ordóñez estaba bebiendo en público, violando las restricciones de la COVID-19, y los agentes le dijeron que sería multado por intoxicación pública. Un vídeo del incidente muestra a los agentes de policía utilizando descargas eléctricas y golpeando a Ordóñez para inmovilizarlo. Ordóñez murió posteriormente en el hospital, y la autopsia reveló que la causa de la muerte fue la paliza. El presidente Duque, el ministro de Defensa y otros funcionarios del gobierno condenaron el asesinato, y las autoridades detuvieron a los dos policías presuntamente responsables. El inspector general inhabilitó a los dos agentes para el servicio público durante 20 años. El fiscal general nombró a un fiscal especial de derechos humanos para dirigir la investigación del asesinato. El asesinato de Ordóñez provocó manifestaciones generalizadas.

Los grupos armados ilegales, incluido el ELN, cometieron numerosos asesinatos ilegales o por motivos políticos, a menudo en zonas sin una fuerte presencia del gobierno (véase la sección 1.g.).

Las investigaciones de los asesinatos anteriores avanzaron, aunque lentamente. Desde el 1 de enero hasta agosto, la Fiscalía General de la Nación registró 25 nuevos casos de presunto homicidio agravado por agentes del Estado por asesinatos ocurridos entre 2008 y agosto de 2020. Durante el mismo período, las autoridades acusaron formalmente a seis miembros de las fuerzas de seguridad por homicidio agravado u homicidio de un civil, y los seis crímenes ocurrieron en años anteriores.

Continuaron los esfuerzos para responsabilizar a los funcionarios de las ejecuciones extrajudiciales por «falsos positivos», en las que miles de civiles fueron asesinados y presentados falsamente como combatientes de la guerrilla a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000. Hasta junio, la Fiscalía General de la Nación informó de que el gobierno había condenado a 1.740 miembros de la fuerza pública en 270 casos relacionados con falsos positivos desde 2008.

La Fiscalía General de la Nación informó que en agosto había investigaciones abiertas contra 14 generales retirados y en servicio activo relacionadas con asesinatos por falsos positivos. La Fiscalía también informó de que había 2.286 investigaciones abiertas relacionadas con falsos positivos u otras ejecuciones extrajudiciales a 31 de julio.

Además, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el componente de justicia del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición previsto en el acuerdo de paz de 2016 con las FARC, continuó adoptando medidas efectivas para que los autores de graves violaciones de los derechos humanos rindan cuentas de manera compatible con el derecho internacional. Esto incluyó actividades para avanzar en el Caso 003, centrado en las ejecuciones extrajudiciales o «falsos positivos» cometidos por las Divisiones Primera, Segunda, Cuarta y Séptima del Ejército. Hasta el 31 de agosto, la JEP informó de que había recibido 250 «versiones voluntarias» en el caso por parte de presuntos autores que relataban sus versiones de los hechos ocurridos durante el conflicto. Estos testimonios llevaron a los investigadores a descubrir una fosa común de presuntas víctimas de falsos positivos en el departamento de Antioquia. El 25 de julio, el general retirado del Ejército William Henry Torres Escalante admitió su responsabilidad en los falsos positivos ante la JEP y pidió perdón a las familias de las víctimas.

En 2019 se denunció que las órdenes militares que instruían a los comandantes del ejército a duplicar los resultados de sus misiones contra las guerrillas, las organizaciones criminales y los grupos armados ilegales podían aumentar el riesgo de víctimas civiles. Una comisión independiente establecida por el presidente Duque para revisar los hechos relacionados con estas supuestas órdenes militares presentó un informe preliminar en julio de 2019 en el que concluía que las órdenes no permitían, sugerían o daban lugar a abusos o conductas delictivas, y que las normas y la doctrina operativa de las fuerzas armadas estaban alineadas con los derechos humanos y los principios del derecho internacional humanitario. En septiembre no se había emitido un informe final.

Organizaciones de derechos humanos, víctimas e investigadores del gobierno acusaron a algunos miembros de las fuerzas de seguridad del gobierno de colaborar o tolerar las actividades de las bandas de delincuencia organizada, entre las que se encontraban algunos ex paramilitares. Según la Fiscalía General de la Nación, entre enero y septiembre, nueve miembros de la fuerza pública fueron acusados formalmente de tener vínculos con grupos armados ilegales.

Según un informe del 26 de febrero de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), en 2019 se verificaron 108 asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos. Según la Fiscalía General de la Nación, en los casos de más de 400 asesinatos de defensores de derechos humanos desde enero de 2016 hasta agosto de 2020, el gobierno había obtenido 60 condenas. Según la OACNUDH, el 75 por ciento de los asesinatos de líderes sociales de 2019 se produjeron en zonas rurales, y el 98 por ciento se produjo en zonas con presencia del ELN y otros grupos criminales. Los motivos de los asesinatos variaron, y a menudo fue difícil determinar el motivo principal o preciso en casos individuales. Por ejemplo, el 19 de marzo, hombres armados supuestamente secuestraron y mataron al activista de la sustitución de cultivos Marco Rivadeneira en Puerto Asís, Putumayo. El 10 de abril, las autoridades detuvieron a Abel Antonio Loaiza Quinonez, alias «Azul», en Puerto Asís. Según los funcionarios de la Fiscalía General de la Nación, Azul era un alto miembro de un grupo armado ilegal vinculado a varios asesinatos en la región, entre los que posiblemente se encuentra el de Rivadeneira.

La Comisión del Plan de Acción Oportuna de Prevención y Protección para Defensores de Derechos Humanos, Líderes Sociales y Comunales y Periodistas, creada en 2018, reforzó los esfuerzos para investigar y prevenir los ataques contra líderes sociales y defensores de derechos humanos. La Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo continuaron sensibilizando sobre la situación de los defensores de derechos humanos a través de la campaña pública «Lidera la Vida», en alianza con la sociedad civil, los medios de comunicación y las organizaciones internacionales. Además, existe un cuerpo de élite de la Policía Nacional, una subdirección especializada de la Unidad Nacional de Protección (UNP), una unidad especial de investigación de la Fiscalía General de la Nación encargada de desmantelar las organizaciones y empresas criminales, y un puesto de mando unificado, que compartió la responsabilidad de proteger a los defensores de los derechos humanos de los ataques e investigar y procesar estos casos.

Por ley, la Fiscalía General de la Nación es la principal entidad responsable de investigar las denuncias de abusos contra los derechos humanos cometidos por la fuerza pública, con la excepción de los delitos relacionados con el conflicto, que son competencia de la JEP (véase la sección 1.c. para obtener información adicional sobre las investigaciones y la impunidad).

b. Desaparición

No hubo reportes de desapariciones por o en nombre de las autoridades gubernamentales durante el año. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Forense, desde el 1 de enero hasta junio se registraron un total de 2.052 casos de desapariciones, incluyendo 53 desapariciones forzadas. El gobierno no proporcionó información sobre el número de víctimas de desapariciones que fueron localizadas.

Según la Procuraduría General de la República, hasta octubre no había ninguna condena en relación con las desapariciones forzadas.

La Unidad Especial de Búsqueda de Personas Desaparecidas, puesta en marcha en 2018, siguió investigando las desapariciones ocurridas durante el conflicto.

c. Tortura y otros tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes

Aunque la ley prohíbe estas prácticas, hubo informes de que funcionarios del gobierno las emplearon. El CINEP informó de que, hasta agosto, las fuerzas de seguridad estaban presuntamente implicadas en seis casos de tortura, con nueve víctimas. Los miembros del ejército y de la policía acusados de tortura fueron generalmente juzgados en tribunales civiles y no militares.

La Procuraduría General de la República informó que condenó a 18 miembros de las fuerzas militares o policiales por tortura entre enero y el 31 de julio, todos por delitos ocurridos en años anteriores. Además, la Procuraduría General de la República informó de la continuación de 50 investigaciones sobre presuntos actos de tortura cometidos por la policía o las fuerzas armadas hasta julio. Todas las investigaciones, excepto una, estaban relacionadas con presuntos delitos cometidos en años anteriores.

El CINEP informó de que las bandas de delincuencia organizada y los grupos armados ilegales eran responsables de seis casos documentados de tortura hasta agosto.

Según las ONG que vigilan las condiciones de las prisiones, hubo numerosas denuncias de violencia sexual y física cometida por guardias y otros reclusos. En junio, siete miembros del ejército fueron acusados de violar a una niña indígena de 12 años en el departamento de Risaralda. La Fiscalía General de la Nación estaba investigando el incidente y procesando a los acusados. Según una ONG, en septiembre agentes de la policía habrían agredido sexualmente a tres mujeres que protestaban contra la violencia policial.

La Fiscalía General de la Nación es la principal entidad responsable de investigar las denuncias de abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad, a excepción de los delitos relacionados con el conflicto, que son competencia de la JEP. La JEP continuó las investigaciones en sus siete macrocasos priorizados con el objetivo de identificar patrones y establecer vínculos entre los autores, con el fin último de identificar a los máximos responsables penales de los abusos más graves durante el conflicto.

Algunas ONG se quejaron de que los investigadores militares, y no los miembros de la Fiscalía, eran a veces los primeros en responder en los casos de muertes resultantes de acciones de las fuerzas de seguridad y podían tomar decisiones sobre posibles acciones ilegales. El gobierno introdujo mejoras en la investigación y el enjuiciamiento de los casos de abusos, pero continuaron las denuncias de impunidad de los miembros de las fuerzas de seguridad. Esto se debió en algunos casos a la obstrucción de la justicia y a la opacidad en el proceso por el que se investigaban y enjuiciaban los casos en el sistema de justicia militar. La protección inadecuada de los testigos e investigadores, las tácticas de demora de los abogados defensores, la incapacidad del poder judicial para ejercer un control adecuado sobre los expedientes y el progreso de los casos, y la coordinación inadecuada entre las entidades gubernamentales que a veces permitía que los plazos de prescripción expiraran -lo que daba lugar a la liberación de un acusado antes del juicio- fueron también obstáculos importantes.

El sistema de justicia militar funcionaba tanto con el antiguo sistema inquisitorial como con un nuevo sistema de justicia acusatorio, que aún no se había implantado completamente. La transición al nuevo sistema continuó lentamente, y el ejército aún no había desarrollado una estrategia interinstitucional para el reclutamiento, la contratación o la formación de investigadores, técnicos de la escena del crimen o especialistas forenses, lo que se requiere en el sistema acusatorio. Por lo tanto, la justicia militar no ejercía la autoridad de investigación penal; todas las nuevas tareas de investigación penal eran realizadas por investigadores de la policía judicial del CNP y del Cuerpo Técnico de Investigadores de la Fiscalía.

Condiciones de las cárceles y centros de detención

Con la excepción de algunas instalaciones nuevas, las prisiones y los centros de detención eran duros y amenazaban la vida debido al hacinamiento, las condiciones sanitarias inadecuadas, la mala atención sanitaria y la falta de otros servicios básicos. La escasa formación de los funcionarios seguía siendo un problema en todo el sistema penitenciario.

Condiciones físicas: El hacinamiento existía en las cárceles de hombres y mujeres.

El Instituto Nacional Penitenciario (INPEC), que operaba las prisiones nacionales y supervisaba las cárceles, estimó que había 106.700 personas encarceladas en 132 prisiones a una tasa de aproximadamente 29 por ciento por encima de su capacidad. El gobierno hizo esfuerzos para disminuir la población carcelaria en el contexto del COVID-19. En marzo, el gobierno emitió un decreto por el que se suspendían los ingresos de nuevos presos durante la pandemia, y se produjo una ralentización general de los procedimientos judiciales durante la pandemia de COVID-19. El 14 de abril, el gobierno emitió un decreto que permitía la liberación compasiva de los presos de 60 años o más, las mujeres embarazadas, las madres de niños menores de tres años, las personas con discapacidades o enfermedades crónicas graves, los condenados a cinco años o menos y los delincuentes con el 40 por ciento de su condena completa.

La ley prohíbe mantener a los presos preventivos con los condenados, aunque esto ocurre con frecuencia. Los detenidos menores de edad eran recluidos en centros de detención de menores separados. El Consejo Superior de la Judicatura declaró que el tiempo máximo que una persona puede permanecer en los centros de detención judicial es de tres días. Las mismas normas se aplican a los calabozos situados dentro de las comisarías de policía. Estas normas se violan con frecuencia.

La práctica de la detención preventiva, en combinación con las ineficiencias del sistema judicial, continuó dando lugar al hacinamiento. El gobierno continuó aplicando los procedimientos introducidos en 2016, que contemplaban la puesta en libertad inmediata de algunos presos preventivos, incluidos muchos acusados de delitos graves, como robo con agravantes y agresión sexual.

El 21 de marzo, 24 presos murieron durante un intento fallido de fuga en la cárcel La Modelo de Bogotá. El intento de fuga tuvo lugar durante unos disturbios coordinados con otras 19 prisiones que se produjeron en aparente respuesta a las condiciones sanitarias y de salubridad agravadas por el cierre de la COVID-19 y la suspensión de las visitas a la prisión. Un informe de Human Rights Watch de noviembre afirmaba que las muertes eran compatibles con un homicidio intencionado. El fiscal general y el inspector general iniciaron investigaciones sobre el uso de la fuerza por parte de las autoridades penitenciarias durante el intento de fuga y la gestión general de la pandemia de COVID-19.

El abuso físico por parte de los guardias de la prisión, la violencia entre prisioneros y la falta de control por parte de las autoridades fueron problemas. La oficina de control disciplinario del INPEC continuó investigando las denuncias de que algunos guardias penitenciarios usaban rutinariamente la fuerza excesiva y trataban a los reclusos con brutalidad. Hasta el 29 de julio, el INPEC informó de investigaciones disciplinarias contra 135 guardias de prisiones por acciones tales como abuso físico y trato inhumano.

El INPEC informó de 392 muertes en prisiones, cárceles, centros de detención preventiva u otros centros de detención hasta el 29 de julio, incluidas 37 atribuidas a peleas internas.

Muchos presos seguían teniendo dificultades para recibir una atención médica adecuada. La nutrición y la calidad del agua eran deficientes y contribuían a la mala salud general de muchos reclusos. Los reclusos afirmaron que las autoridades racionaban habitualmente el agua en muchas instalaciones, lo que los funcionarios atribuyeron a la escasez de agua en la ciudad.

Las estructuras físicas del INPEC estaban en general en mal estado. La Inspección General observó que algunas instalaciones tenían poca ventilación y sistemas sanitarios sobrecargados. Los presos de algunas instalaciones de gran altitud se quejaban de que las mantas y la ropa eran inadecuadas, mientras que los presos de las instalaciones tropicales se quejaban de que el hacinamiento y la ventilación insuficiente contribuían a las altas temperaturas en las celdas. Algunos presos dormían en el suelo sin colchones, mientras que otros compartían catres en celdas superpobladas.

Administración: Las autoridades investigaron las quejas creíbles de los reclusos sobre malos tratos y condiciones inhumanas, incluidas las denuncias de que los guardias penitenciarios solicitaban sobornos a los reclusos, pero algunos reclusos afirmaron que las investigaciones eran lentas.

Supervisión independiente: El gobierno permitió la supervisión independiente de las condiciones de la prisión por parte de grupos de derechos humanos locales e internacionales. El INPEC exigió un aviso de tres días antes de conceder el acceso consular. Algunas ONG se quejaron de que las autoridades, sin una explicación adecuada, les negaron el acceso para visitar a los presos. En marzo, el gobierno suspendió las visitas a las cárceles para mitigar la propagación del COVID- 19.

d. Arresto o detención arbitraria

La ley prohíbe el arresto y la detención arbitrarios y establece el derecho de cualquier persona a impugnar la legalidad de su arresto o detención ante los tribunales. Sin embargo, hubo denuncias de que las autoridades detuvieron a ciudadanos de forma arbitraria. El CINEP informó de 31 casos de detenciones arbitrarias cometidas por las fuerzas de seguridad del Estado hasta el 19 de agosto.

Procedimientos de arresto y tratamiento de los detenidos

Las autoridades deben llevar a las personas detenidas ante un juez en un plazo de 36 horas para determinar la validez de la detención, presentar cargos formales en un plazo de 30 días e iniciar un juicio en un plazo de 90 días desde la detención inicial. Los defensores públicos contratados por la Oficina del Defensor del Pueblo ayudaban a los acusados indigentes, pero estaban sobrecargados de casos. Los detenidos tenían acceso rápido a un abogado y a los miembros de su familia, tal y como establecía la ley. Por lo general, la libertad bajo fianza estaba disponible, excepto en el caso de delitos graves como el asesinato, la rebelión o el narcotráfico. Las autoridades generalmente respetaron estos derechos.

Detención arbitraria: La ley prohíbe el arresto y la detención arbitrarios; sin embargo, este requisito no siempre se respetó. Las ONGs calificaron algunas detenciones como arbitrarias, incluyendo arrestos supuestamente basados en pistas de informantes sobre personas vinculadas a actividades guerrilleras, detenciones por miembros de las fuerzas de seguridad sin orden judicial, detenciones basadas en la autoridad administrativa, detenciones durante operaciones militares o en retenes, detenciones a gran escala y detenciones de personas mientras «ejercían sus derechos fundamentales.» Por ejemplo, las ONG alegaron que el 20 de mayo, miembros de la Séptima División del ejército detuvieron y registraron arbitrariamente al líder de sustitución de cultivos Ariolfo Sánchez Ruiz junto con un grupo de campesinos en el departamento de Antioquia. Según los medios de comunicación, los soldados del ejército mataron a Sánchez. Los oficiales del ejército declararon que los soldados estaban en la zona para erradicar los cultivos ilícitos y que el asesinato estaba siendo investigado.

Detención preventiva: El proceso judicial avanzó con lentitud y el sistema judicial civil sufrió un importante retraso en los casos, lo que dio lugar a un gran número de detenidos preventivos. De los 106.700 detenidos en las cárceles, 29.450 estaban en prisión preventiva. El hecho de que muchos supervisores de cárceles no mantuvieran los registros de detención obligatorios ni siguieran los procedimientos de notificación dificultó la contabilización de todos los detenidos. En algunos casos, los detenidos fueron puestos en libertad sin juicio porque ya habían cumplido más de un tercio de la condena máxima por sus cargos.

Los grupos de la sociedad civil se quejaron de que las autoridades sometieron a algunos líderes comunitarios a una prolongada detención preventiva.

e. Negación de un juicio público justo

La ley prevé un poder judicial independiente, y el gobierno generalmente respetó la independencia e imparcialidad judicial. Gran parte del sistema judicial estaba sobrecargado y era ineficiente, y el soborno, la corrupción y la intimidación de jueces, fiscales y testigos obstaculizaban el funcionamiento judicial.

Procedimientos judiciales

La ley establece el derecho a un juicio justo y público, y un poder judicial independiente generalmente hacía cumplir este derecho. Si bien el gobierno comenzó a implementar un sistema de justicia acusatorio en 2005, el uso de tácticas dilatorias por parte de los abogados defensores para retardar o impedir los procedimientos, la gran cantidad de casos de los fiscales y otros factores, disminuyeron la anticipada mayor eficiencia y otros beneficios de adoptar el modelo acusatorio. Según el código de procedimiento penal, el fiscal presenta una acusación y pruebas ante un juez imparcial en un juicio oral y público.

Los acusados se presumen inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad más allá de toda duda razonable y tienen derecho a confrontar las pruebas del juicio y los testigos en su contra, a presentar sus propias pruebas y a comunicarse con un abogado de su elección o a que se les proporcione uno con cargo al erario público. Los acusados tienen tiempo y facilidades adecuadas para preparar su defensa. Los acusados no están obligados a testificar ni a confesarse culpables y tienen derecho a recurrir su proceso. Aunque los acusados tienen derecho a un intérprete, el sistema judicial carece de intérpretes para los idiomas menos comunes. Los delitos cometidos antes de 2005 se tramitan según el sistema inquisitivo anterior, en el que el fiscal investiga, determina las pruebas y hace una declaración de culpabilidad o inocencia. En estos casos, el juicio consiste en la presentación de las pruebas y la declaración de culpabilidad o inocencia ante un juez para su ratificación o rechazo.

En el sistema de justicia militar, los jueces militares presiden los consejos de guerra. Los abogados pueden representar al acusado y llamar a los testigos, pero la mayor parte de la determinación de los hechos tiene lugar durante la fase de investigación. Los jueces militares de primera instancia están obligados a dictar sentencias dentro de los ocho días siguientes a la audiencia del consejo de guerra. Los representantes de la Oficina del Inspector General civil deben estar presentes en un consejo de guerra.

El procedimiento penal dentro del sistema de justicia militar incluye elementos de los sistemas inquisitivo y acusatorio. La ley establece el derecho a un juicio justo, y un poder judicial independiente suele hacer valer este derecho. Los acusados son considerados inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad y tienen derecho a consultar oportunamente con un abogado.

Presos y detenidos políticos

El gobierno declaró que no tenía presos políticos; sin embargo, las autoridades retuvieron a algunos miembros de grupos de defensa de los derechos humanos acusados de conspiración, rebelión o terrorismo, lo que los grupos describieron como un acoso del gobierno contra los defensores de los derechos humanos. Según el INPEC, el gobierno retuvo a 66 personas acusadas de rebelión o de ayudar y promover la insurgencia.

El gobierno proporcionó al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acceso regular a estos prisioneros.

Procedimientos y recursos judiciales civiles

Los ciudadanos pueden demandar a un agente o entidad del gobierno en el Tribunal Administrativo de lo Contencioso por los daños resultantes de una violación de los derechos humanos. Aunque los críticos se quejan de los retrasos en el proceso, el tribunal se considera en general imparcial y eficaz. Los casos de violaciones de los derechos humanos de un individuo pueden presentarse mediante peticiones de individuos u organizaciones a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que a su vez puede presentar el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El tribunal puede ordenar reparaciones civiles, incluida una compensación justa para el individuo perjudicado.

Restitución de bienes

La Ley de Víctimas y Restitución de Tierras de 2011 (Ley de Víctimas) siguió proporcionando una base jurídica para la asistencia y la reparación a las víctimas del conflicto, incluidas las víctimas de abusos gubernamentales, pero el gobierno reconoció que el ritmo de restitución era lento. Desde enero hasta el 31 de agosto, la Oficina del Inspector General, una institución pública independiente y autónoma, prestó asistencia en 171 casos relacionados con la recuperación de tierras, es decir, solicitudes de restitución.

La Unidad de Restitución de Tierras, una entidad semiautónoma del Ministerio de Agricultura, se encarga de devolver las tierras a las víctimas desplazadas del conflicto. La unidad informó que hasta el 31 de julio había recibido 571 solicitudes de restitución colectiva de territorios de comunidades étnicas.

f. Interferencia arbitraria o ilegal en la privacidad, la familia, el hogar o la correspondencia

La ley prohíbe este tipo de acciones, pero hubo denuncias de que el gobierno no respetó estas prohibiciones. Las autoridades gubernamentales suelen necesitar una orden judicial para interceptar el correo o el correo electrónico o para vigilar las conversaciones telefónicas, incluso en las prisiones. Las agencias de inteligencia del gobierno que investigan a las organizaciones terroristas a veces vigilan las conversaciones telefónicas sin autorización judicial; la ley prohíbe que las pruebas obtenidas de esta manera se utilicen en los tribunales.

Las ONG siguieron acusando a los servicios de inteligencia o a las entidades de seguridad nacionales de espiar a abogados y defensores de los derechos humanos.

En mayo, los medios de comunicación informaron de que miembros de la comunidad de inteligencia, incluida su unidad de inteligencia cibernética, habían elaborado indebidamente expedientes sobre 130 políticos, jueces, ex miembros del ejército, defensores de los derechos humanos y periodistas. Posteriormente, el gobierno anunció la destitución de 11 miembros del ejército por vigilancia inapropiada de ciudadanos nacionales y extranjeros. La Procuraduría General de la República informó que, al 13 de agosto, había dos investigaciones penales en curso en relación con las denuncias. La Procuraduría General de la Nación informó que al 31 de agosto había 16 investigaciones disciplinarias a agentes del Estado en relación con las denuncias.

g. Abusos en el conflicto interno

El gobierno y las FARC, antes el mayor grupo insurgente de la guerrilla del país, continuaron implementando el acuerdo de paz de 2016. En 2017, las FARC completaron su desarme, y hasta el 3 de noviembre, cerca de 14.000 antiguos miembros habían iniciado actividades de reincorporación, incluyendo la formación de un partido político.

Se estima que entre 800 y 1.500 miembros disidentes de las FARC no participaron en el proceso de paz desde el principio. En noviembre, el número de disidentes de las FARC había crecido hasta aproximadamente 2.600 debido al nuevo reclutamiento y a algunos excombatientes que volvieron a las armas. Algunos miembros de las FARC que sí participaron en el proceso de paz alegaron que el gobierno no había cumplido plenamente sus compromisos, entre ellos el de garantizar la seguridad de los excombatientes desmovilizados o el de facilitar su reinserción, mientras que el gobierno alegó que las FARC no habían cumplido plenamente sus compromisos de cooperar en los esfuerzos antinarcóticos. En agosto de 2019, un pequeño grupo de disidentes de las FARC pidió que se volviera al conflicto armado, alegando que el gobierno no había cumplido con sus obligaciones en virtud del acuerdo de paz. Esto no dio lugar a una respuesta significativa de los excombatientes de las FARC que han estado participando en el proceso de paz. Tras la firma del acuerdo de paz de 2016, se crearon tres mecanismos de justicia transicional que estuvieron en funcionamiento durante todo el año: la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; la Unidad Especial de Búsqueda de Personas Desaparecidas; y la JEP.

El ELN, una fuerza guerrillera de izquierda de aproximadamente 2.500 miembros armados, continuó cometiendo crímenes y actos de terror en todo el país, incluyendo bombardeos, violencia contra la población civil y ataques violentos contra instalaciones militares y policiales. También continuaron operando grupos armados ilegales y bandas de narcotraficantes, como el Clan del Golfo. El Grupo de Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos y otras ONG consideraron que algunos de estos grupos armados ilegales estaban compuestos por antiguos grupos paramilitares. El gobierno reconoció que algunos antiguos miembros de los paramilitares estaban activos en grupos armados ilegales, pero señaló que estos grupos carecían de la estructura de mando nacional y unificada y de la agenda ideológica explícita que definía a los antiguos grupos paramilitares, incluidas las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia.

Asesinatos: Los militares fueron acusados de algunos asesinatos, algunos de los cuales los oficiales militares declararon que eran «errores militares» (ver sección 1.a.). En otros casos, los oficiales militares declararon que creían que un individuo estaba luchando en nombre de un grupo armado ilegal, mientras que los miembros de la comunidad declararon que la víctima no era un combatiente. El 18 de mayo, los medios de comunicación informaron que miembros de la Segunda División del ejército mataron a Emerito Digno Buendía Martínez en Cúcuta e hirieron a otros tres campesinos. Según un comunicado del ejército, los soldados que se encontraban en la zona realizando labores de erradicación de cultivos ilícitos fueron los primeros en recibir los disparos. Líderes comunitarios y ONGs cuestionaron la versión del ejército y denunciaron el asesinato.

Los grupos armados, especialmente el ELN, los disidentes de las FARC y el Clan del Golfo, cometieron asesinatos ilegales, principalmente en zonas con actividades económicas ilícitas y sin una fuerte presencia del gobierno. Los funcionarios del gobierno consideraron que la mayor parte de la violencia estaba relacionada con empresas de narcotráfico.

Los observadores independientes manifestaron su preocupación por el hecho de que las inadecuadas garantías de seguridad facilitaran el asesinato de antiguos militantes de las FARC. Según la Misión de Verificación de la ONU, hasta el 3 de noviembre, un total de 232 excombatientes de las FARC habían sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz de 2016. La Fiscalía General de la Nación reportó 22 casos con condenas, 15 en etapa de juicio, 17 en investigación y 44 con órdenes de captura pendientes. Las Naciones Unidas también informaron que el gobierno comenzó a implementar medidas adicionales para fortalecer las garantías de seguridad para los excombatientes de las FARC, incluyendo el despliegue de más oficiales de policía judicial y abogados en departamentos priorizados, promoviendo iniciativas para la prevención de la estigmatización contra los ex combatientes, y el establecimiento de una hoja de ruta para la protección de los candidatos políticos, incluido el partido político de las FARC.

Secuestros: Las bandas de crimen organizado, las disidencias de las FARC, el ELN y la delincuencia común continuaron secuestrando personas. Según el Ministerio de Defensa, entre el 1 de enero y el 30 de junio se produjeron 13 secuestros, cinco atribuidos al ELN y el resto a otros grupos armados organizados. El 12 de agosto en Pailitas, Cesar, el ELN habría secuestrado al campesino Andrés José Herrera Orozco.

Entre enero y junio, el Ministerio de Defensa informó que 15 rehenes habían sido liberados, un rehén murió en cautiverio y siete fueron liberados tras la presión del gobierno.

La Unidad Especial de Búsqueda de Personas Desaparecidas prevista en el acuerdo de paz tiene el mandato de dar cuenta de los desaparecidos en el contexto del conflicto armado y, cuando sea posible, localizar y devolver los restos a las familias.

Según el Observatorio de la Memoria y el Conflicto, más de 80.000 personas fueron dadas por desaparecidas como resultado del conflicto armado, incluyendo 1.214 militares y policías que fueron secuestrados por las FARC y el ELN.

Abuso físico, castigos y tortura: Entre enero y agosto, el CINEP informó que disidentes de las FARC y bandas de crimen organizado fueron responsables de nueve casos documentados de tortura.

El ELN, las disidencias de las FARC y otros grupos continuaron colocando minas terrestres. Según la Acción Integral contra las Minas Terrestres del Alto Comisionado para la Paz, entre el 1 de enero y el 1 de septiembre hubo 13 personas muertas y 74 heridas como consecuencia de artefactos explosivos improvisados y minas terrestres.

Niños soldados: Hubo informes de que el ELN, los grupos disidentes de las FARC, el Clan del Golfo y otros grupos armados ilegales reclutaron a personas menores de 18 años.

Según la Dirección de Bienestar del Niño y la Familia, 6.860 niños se desvincularon de los grupos armados ilegales entre el 16 de noviembre de 1999 y el 31 de julio de 2020. El gobierno concluyó un programa para contrarrestar el reclutamiento de niños soldados que había llegado a 500 pueblos en riesgo, a unos 28.250 menores y a 15.000 familias. En julio anunció la siguiente iteración del programa de prevención del reclutamiento de niños, que amplió la definición de las medidas de reclutamiento, incluyendo la utilización de niños para economías ilícitas y la coacción sexual. Funcionarios del gobierno y de ONGs confirmaron que los índices de reclutamiento de niños aumentaron con la aparición del COVID-19 y las medidas de confinamiento relacionadas.

Otros abusos relacionados con el conflicto: Durante el año se denunciaron otros abusos contra los derechos humanos en el contexto del conflicto y del narcotráfico. Los narcotraficantes y los grupos armados ilegales siguieron desplazando a poblaciones predominantemente pobres y rurales (véase la sección 2.e., Situación y trato de los desplazados internos).

Sección 2. Respeto a las libertades civiles, incluyendo:

a. Libertad de expresión, incluida la de la prensa

La ley prevé la libertad de expresión, incluida la de la prensa, y el gobierno generalmente respetó este derecho. La violencia y el acoso, así como la criminalización de la difamación, inhibieron la libertad de prensa, y el gobierno influyó frecuentemente en la prensa, en parte a través de sus grandes presupuestos de publicidad. Los medios de comunicación independientes eran activos y expresaban una amplia variedad de opiniones sin restricciones.

Violencia y acoso: Según la ONG nacional Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), hasta el 14 de agosto se produjeron 98 amenazas contra periodistas, algunas de ellas con más de un objetivo, para un total de 126 periodistas afectados por amenazas. La FLIP informó de 304 incidentes de violencia o acoso, incluyendo 80 periodistas que fueron agredidos físicamente. Según la FLIP, un periodista, José Abelardo Liz, fue asesinado en relación con su trabajo. Liz, un periodista radial indígena, trabajaba para una estación de radio en Corinto, Cauca. La FLIP también informó que entre enero y agosto, ningún periodista fue detenido ilegalmente. La Fiscalía General de la Nación informó que entre enero y agosto se obtuvieron siete condenas en casos de homicidios de periodistas.

Hasta el 31 de julio, la Unidad Nacional de Prensa había prestado servicios de protección a 182 periodistas. Algunas ONGs plantearon su preocupación por las deficiencias percibidas en la UPN, como las demoras en la concesión de protección y la idoneidad de las medidas para hacer frente a amenazas específicas.

Censura o restricciones de contenido: La FLIP alegó que algunos periodistas practicaban la autocensura por miedo a ser demandados bajo las leyes de difamación o a ser atacados físicamente, sobre todo por actores no gubernamentales. La FLIP afirmó que el alto grado de impunidad de quienes cometen agresiones contra los periodistas también fue un factor. En mayo, los medios de comunicación informaron de que miembros de la comunidad de inteligencia habían seguido, vigilado y perfilado indebidamente a 52 periodistas.

Leyes de difamación/calumnia: Por ley, la calumnia y la difamación son delitos. El gobierno no recurre a la persecución para impedir que los medios de comunicación critiquen las políticas del gobierno o a los funcionarios públicos. Sin embargo, candidatos políticos, empresarios y otros amenazaron públicamente con demandar a los periodistas por expresar sus opiniones, alegando difamación o calumnia. La FLIP informó que hasta el 22 de agosto, había 88 casos de difamación o calumnia que afectaban a 98 periodistas.

Impacto no gubernamental: Miembros de grupos armados ilegales inhibieron la libertad de expresión al intimidar, amenazar, secuestrar y asesinar a periodistas.

Las ONG nacionales e internacionales informaron de que los representantes de los medios de comunicación locales practicaban regularmente la autocensura debido a las amenazas de violencia de estos grupos. Por ejemplo, los medios de comunicación informaron de que ocho periodistas del departamento de Magdalena recibieron amenazas de muerte del ELN en agosto.

Libertad de Internet

El gobierno no restringió ni interrumpió el acceso a Internet ni censuró los contenidos en línea, y no hubo informes creíbles de que el gobierno vigilara las comunicaciones privadas en línea sin la debida autorización legal. Debido al clima general de impunidad y violencia en algunas zonas, se produjo una autocensura tanto en línea como fuera de ella, especialmente en las comunidades rurales.

Libertad académica y eventos culturales

No hubo restricciones gubernamentales a la libertad académica ni a los eventos culturales.

b. Libertades de reunión y asociación pacíficas

La ley contempla las libertades de reunión pacífica y de asociación, y el gobierno generalmente respetó estos derechos.

Libertad de reunión pacífica

La ley contempla la libertad de reunión pacífica, y el gobierno generalmente respetó este derecho. Algunas ONG denunciaron que la policía antidisturbios (Esmad) hizo un uso excesivo de la fuerza para disolver las manifestaciones. El CNP informó de que, desde enero hasta el 5 de agosto, un total de 28 miembros del Esmad estaban siendo investigados en relación con 13 casos de uso excesivo de la fuerza. La Procuraduría General de la Nación reportó por separado 94 acciones disciplinarias activas contra el Esmad durante el año.

En junio, una coalición de organizaciones sociales inició una marcha de 16 días desde Popayán hasta Bogotá para llamar la atención sobre la violencia en los territorios rurales. Las organizaciones participantes denunciaron el acoso de la policía durante el trayecto.

Los días 9 y 10 de septiembre, tras el asesinato de Javier Humberto Ordóñez Bermúdez, se produjeron violentas protestas en Bogotá en respuesta al supuesto uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Según los informes de los medios de comunicación, los manifestantes destruyeron 50 puestos de policía de los barrios y al menos 10 personas murieron durante las dos noches de manifestaciones. El Ministerio de Defensa informó que disidentes del ELN y de las FARC se infiltraron en las protestas y provocaron la violencia.

En septiembre, octubre y noviembre, las federaciones sindicales, los grupos estudiantiles y las organizaciones de derechos humanos organizaron un conjunto separado de manifestaciones, en su mayoría pacíficas, en todo el país para protestar por una serie de condiciones y políticas sociales y económicas. Según estimaciones de la policía, durante las protestas de septiembre hubo 142 focos de actividad de protesta en todo el país, incluyendo caravanas, marchas y concentraciones.

Libertad de asociación

La ley contempla la libertad de asociación, y el gobierno respetó en general este derecho. Sin embargo, la libertad de asociación se vio limitada por las amenazas y los actos de violencia cometidos por grupos armados ilegales contra ONG, grupos indígenas y sindicatos.

Aunque el gobierno no prohíbe la membresía en la mayoría de las organizaciones políticas, la membresía en organizaciones que participan en la rebelión contra el gobierno, propician la violencia o realizan actos de violencia, como los disidentes de las FARC, el ELN y otros grupos armados ilegales, es contraria a la ley.

c. Libertad de religión

Véase el Informe sobre Libertad Religiosa Internacional del Departamento de Estado en https://www.state.gov/religiousfreedomreport/.

d. Libertad de movimiento

La ley prevé la libertad de circulación interna, de viaje al extranjero, de emigración y de repatriación. En general, el gobierno respetó estos derechos, aunque hubo

hubo excepciones. Las operaciones militares y la inseguridad en ciertas zonas rurales restringieron la libertad de movimiento.

Movimiento dentro del país: El gobierno exigía a los solicitantes de asilo y a las personas sin estatus migratorio regularizado un salvoconducto para viajar por el país. Los grupos armados ilegales continuaron estableciendo puestos de control en las carreteras rurales y aprovecharon la pandemia del COVID-19 para establecer sus propios toques de queda y restricciones de movimiento en un esfuerzo por ampliar su control territorial.

Las organizaciones internacionales y de la sociedad civil también informaron de que los grupos armados ilegales confinaron a las comunidades rurales mediante retenes, toques de queda, coches bomba en las rutas de salida y artefactos explosivos improvisados en zonas donde persistían los cultivos ilícitos y el narcotráfico. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, a finales de septiembre, 61.000 personas vivían en comunidades que sufrían confinamiento, lo que limitaba su acceso a bienes y servicios esenciales debido a incidentes armados y factores geográficos.

e. Situación y trato de los desplazados internos

Había aproximadamente ocho millones de desplazados internos en el país, en gran parte como resultado del conflicto armado y de la continua violencia en las zonas rurales. Las amenazas de los grupos armados ilegales impulsaron el desplazamiento interno tanto en zonas remotas como en entornos urbanos. Tras el acuerdo de paz de 2016, la retirada de las FARC dio lugar a una lucha por el control por parte de otros grupos armados ilegales, lo que provocó violencia y desplazamiento interno. El gobierno, las organizaciones internacionales y los grupos de la sociedad civil identificaron varios factores causantes del desplazamiento, como las amenazas, la extorsión y la violencia física, psicológica y sexual por parte de los grupos armados ilegales contra la población civil, en particular las mujeres y las niñas. Otras causas de desplazamiento fueron la competencia y la confrontación armada entre y dentro de los grupos armados ilegales por los recursos y el control territorial; los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad, las guerrillas y las bandas del crimen organizado; y el reclutamiento forzoso de niños o las amenazas de reclutamiento forzoso. El narcotráfico, la minería ilegal y las empresas comerciales a gran escala en las zonas rurales también contribuyeron al desplazamiento. Las instituciones locales que carecían de capacidad en muchas áreas para proteger los derechos de los desplazados internos y las comunidades en riesgo de desplazamiento y para proporcionarles servicios públicos se vieron afectadas por la cuarentena nacional COVID-19. En consecuencia, el gobierno siguió teniendo dificultades para proporcionar una protección adecuada o asistencia humanitaria a las poblaciones recién desplazadas.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU reportó que aproximadamente 37.760 personas fueron afectadas en 84 eventos de desplazamiento en 2019 y que 15.400 personas fueron afectadas en 52 eventos de desplazamiento entre enero y el 21 de agosto. Los departamentos con mayor índice de desplazamientos masivos fueron Antioquia, Cauca, Choco, Nariño y Norte de Santander.

La Unidad de Víctimas mantuvo el Registro Único de Víctimas, según lo dispuesto por la ley. A pesar de las mejoras en el sistema de registro del gobierno, los desplazados internos experimentaron retrasos en la recepción de respuestas a sus reclamaciones de desplazamiento debido a una gran acumulación de reclamaciones durante varios meses, la falta de presencia de la unidad en las zonas rurales y otras limitaciones. El cierre de muchas oficinas gubernamentales durante los meses de cuarentena nacional debido al COVID-19 hizo que muchos desplazados internos no pudieran presentar sus solicitudes de desplazamiento. La política del gobierno prevé un proceso de apelación en caso de denegación.

El ELN y otros grupos armados siguieron utilizando la fuerza, la intimidación y la desinformación para disuadir a los desplazados de registrarse ante el gobierno. Las organizaciones internacionales y la sociedad civil expresaron su preocupación por el desplazamiento urbano causado por la violencia derivada de las disputas territoriales entre bandas criminales, algunas de las cuales tenían vínculos con grupos criminales y de narcotráfico más grandes.

La Unidad de Víctimas citó la extorsión, el reclutamiento forzoso por parte de grupos armados ilegales, los asesinatos y la violencia física y sexual como las principales causas del desplazamiento intraurbano. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó de que en algunos departamentos el desplazamiento afectaba de forma desproporcionada a los grupos indígenas y afrocolombianos.

En junio, el gobierno registró aproximadamente 361.150 desplazados internos que se identificaban como indígenas, y 1.114.350 que se identificaban como afrocolombianos. Los indígenas constituían aproximadamente el 4,5 por ciento y los afrocolombianos aproximadamente el 14 por ciento de los nuevos desplazados registrados por el gobierno.

La ONG Asociación Nacional de Afrodescendientes Desplazados (AFRODES) afirmó que las amenazas y la violencia contra los líderes y las comunidades afrocolombianas seguían causando altos niveles de desplazamiento forzado, especialmente en la región de la Costa Pacífica. AFRODES y otras ONG locales expresaron su preocupación por el hecho de que los proyectos económicos a gran escala, como la agricultura y la minería, contribuyeran al desplazamiento en sus comunidades.

Por ley, 52 organismos gubernamentales son responsables de asistir a los desplazados internos registrados. Además, docenas de organizaciones internacionales, ONG internacionales, grupos nacionales sin ánimo de lucro y organizaciones multilaterales, como la Organización Internacional para las Migraciones, el Programa Mundial de Alimentos, el CICR, el ACNUR y la Cruz Roja Colombiana, se coordinaron con el gobierno para proporcionar ayuda de emergencia y asistencia a largo plazo a las poblaciones desplazadas.

Las organizaciones internacionales y las ONG siguieron preocupadas por la lentitud e insuficiencia de la respuesta institucional al desplazamiento. En consecuencia, las ONG asumieron la responsabilidad de prestar asistencia humanitaria a los desplazados recientes. Las organizaciones internacionales y la sociedad civil informaron de que la falta de capacidad local para aceptar registros en las zonas de gran desplazamiento a menudo retrasaba la asistencia a las personas desplazadas individualmente o en grupos más pequeños. Las organizaciones humanitarias atribuyeron los retrasos a diversos factores, como la falta de personal, financiación, formularios de declaración y formación. La inseguridad en las comunidades afectadas por el conflicto y la reducción de la movilidad durante la cuarentena nacional de COVID-19, incluidas las zonas de los departamentos de Antioquia, Cauca, Choco, Narino y Norte de Santander, a menudo retrasaron la llegada de las organizaciones de ayuda nacionales e internacionales a las poblaciones recién desplazadas.

A pesar de varias iniciativas del gobierno para mejorar el acceso de los desplazados a los servicios y el conocimiento de sus derechos, los municipios de muchas partes del país no tenían los recursos o la capacidad para responder a los nuevos desplazamientos y proporcionar asistencia humanitaria a los desplazados. Muchos desplazados internos siguieron viviendo en la pobreza, en condiciones antihigiénicas y con un acceso limitado a la atención sanitaria, la educación, la vivienda y el empleo. Durante la pandemia de COVID-19, algunas organizaciones humanitarias aumentaron la educación para la promoción de la salud y la distribución de suministros de higiene.

El gobierno estimó que entre 400.000 y 500.000 colombianos, muchos de los cuales habían sido desplazados por el conflicto en Colombia y registrados como refugiados en Venezuela, antes de la firma del acuerdo de paz de 2016, habían regresado de Venezuela hasta agosto.

f. Protección de los refugiados

El gobierno cooperó con el ACNUR y otras organizaciones humanitarias en la prestación de protección y asistencia a desplazados internos, refugiados, refugiados retornados, solicitantes de asilo, apátridas u otras personas de interés.

Acceso al asilo: La ley prevé la concesión de asilo o estatus de refugiado, y el gobierno ha establecido un sistema para proporcionar protección a los refugiados. El gobierno informó que había aprobado 339 solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado en 2019 y que estaba procesando una carga de casos de 17.000 solicitudes que recibió en 2019 y 2020. Los venezolanos representaron aproximadamente el 95 por ciento de las solicitudes durante el año. El gobierno aumentó el período de validez de un salvoconducto de tres a seis meses y eliminó la anterior prohibición de empleo para los titulares del permiso. La recién inaugurada oficina de asilo en Bogotá resolvió los casos atrasados que se remontaban a 2017.

Hubo un flujo migratorio constante desde Venezuela hasta el cierre de las fronteras internacionales en marzo, debido a la cuarentena nacional COVID-19. A pesar del cierre de las fronteras internacionales, se siguieron permitiendo algunos viajes humanitarios. Desde marzo se calcula que 110.000 venezolanos han regresado a su país. Según los funcionarios de migración, hasta agosto el país acogía a más de 1,7 millones de venezolanos, una disminución neta con respecto al comienzo del año. A medida que la economía colombiana comenzó a reabrirse después del 1 de septiembre, los venezolanos empezaron a entrar de nuevo en Colombia, aunque la frontera terrestre oficial permaneció cerrada.

Aunque el gobierno en general facilitó el acceso al proceso de asilo a las personas que solicitaron protección internacional, muchos optaron por un estatus migratorio alternativo. El gobierno siguió concediendo la ciudadanía colombiana a los niños venezolanos nacidos en Colombia a partir del 19 de agosto de 2015, y en agosto aproximadamente 46.000 niños nacidos de padres venezolanos en Colombia habían recibido la ciudadanía.

Protección temporal: El gobierno también proporcionó permisos de residencia temporal (PEP) a los venezolanos que cumplían ciertos requisitos de elegibilidad.

Aproximadamente 690.000 venezolanos que entraron con pasaportes legalmente recibieron PEPs en el período 2017-2019, según los funcionarios de migración. Los PEP dan acceso al trabajo, a la educación primaria y secundaria y al sistema de seguridad social, así como a la posibilidad de abrir cuentas bancarias. Los funcionarios de migración anunciaron un período de renovación abierto para los PEP a partir de junio; para el 18 de agosto, casi 200.000 venezolanos habían renovado sus PEP.

Según ACNUR, había más de nueve millones de personas de interés (incluyendo refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos, desplazados internos retornados, refugiados retornados, apátridas y otras personas de interés) que residían en el país en 2018, en comparación con 7,7 millones en 2017.

Sección 3. Libertad de participación en el proceso político

La ley otorga a los ciudadanos la capacidad de elegir a su gobierno a través de elecciones periódicas libres y justas celebradas con voto secreto y basadas en el sufragio casi universal. Los miembros en servicio activo de las fuerzas armadas y la policía no pueden votar ni participar en el proceso político. Los empleados públicos civiles pueden votar, aunque sólo pueden participar en la política partidista durante los cuatro meses inmediatamente anteriores a las elecciones nacionales.

Elecciones y participación política

Elecciones recientes: Las elecciones legislativas y presidenciales se celebraron en marzo y mayo de 2018, respectivamente. Debido a que ningún candidato presidencial obtuvo más del 50 por ciento de los votos en las elecciones, como se requiere para una victoria en la primera ronda, en junio se celebró una segunda elección, en la que los votantes eligieron a Iván Duque Márquez como presidente. Los observadores consideraron las elecciones libres y justas y las más pacíficas en décadas. No hubo informes de violencia relacionada con las elecciones durante la segunda vuelta presidencial de junio de 2018, en la que el candidato del partido Centro Democrático, Iván Duque Márquez, derrotó al candidato de Colombia Humana, Gustavo Francisco Petro Urrego. El entonces ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas Echeverri, la calificó como la elección más pacífica en décadas. La principal ONG electoral nacional, Misión de Observación Electoral, desplegó 3.524 voluntarios no partidistas para supervisar las elecciones. Entre los observadores internacionales se encontraba una misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos. Las primeras elecciones locales y regionales desde la firma del acuerdo de paz de 2016 tuvieron lugar en octubre de 2019 y fueron en gran medida pacíficas y las más inclusivas de la historia del país. Los observadores informaron de algunos indicios de fraude electoral, incluida la compra de votos.

Partidos políticos y participación política: Las bandas del crimen organizado, los disidentes de las FARC y el ELN amenazaron y asesinaron a funcionarios del gobierno (véase la sección 1.g.). Al 31 de junio, la CNP, dependiente del Ministerio del Interior, brindaba protección a 421 alcaldes, 20 gobernadores y otras 787 personas, incluidos miembros de asambleas departamentales, concejales, jueces, funcionarios municipales de derechos humanos y otros funcionarios relacionados con las políticas nacionales de derechos humanos. Por decreto, el programa de protección del CNP y la UPN asumen la responsabilidad compartida de proteger a los alcaldes municipales y distritales.

Como parte del acuerdo de paz de 2016, las FARC inscribieron un partido político en 2017 con el nombre de Fuerza Revolucionaria Alternativa del Pueblo, manteniendo las mismas siglas. El acuerdo garantizó al partido político de las FARC 10 escaños en el Congreso – cinco en el Senado y en la Cámara de Representantes, en las elecciones de 2018 y 2022.

Participación de mujeres y miembros de grupos minoritarios: No hay leyes que limiten la participación de las mujeres o de los miembros de grupos minoritarios en el proceso político, y sí participaron.

Sección 4. Corrupción y falta de transparencia en el gobierno

La ley prevé sanciones penales para la corrupción oficial, y el gobierno generalmente aplicó estas leyes de manera efectiva, aunque los funcionarios a veces se involucraron en prácticas corruptas sin ser castigados. Los ingresos del crimen organizado transnacional, incluyendo el tráfico de drogas, exacerbaron la corrupción.

Corrupción: Hasta septiembre, la Fiscalía General registró 30.724 denuncias relacionadas con la corrupción y registró 4.070 cargos formales por corrupción. En abril, el contralor general, el fiscal general y el inspector general establecieron una unidad para supervisar los fondos asignados como parte de la respuesta al COVID-19, a raíz de las denuncias de corrupción. La Procuraduría General de la Nación anunció investigaciones sobre más de 40 funcionarios públicos, entre ellos el ministro de agricultura, gobernadores y alcaldes, por corrupción relacionada con la administración de los contratos de apoyo a la emergencia COVID-19.

Divulgación de información financiera: Por ley, los funcionarios públicos deben presentar formularios anuales de divulgación de información financiera ante la autoridad fiscal. La información no se hace pública. La ley establece que las personas que pretendan ocupar un cargo público o trabajar como contratistas para el gobierno durante más de tres meses deberán presentar una declaración de bienes e ingresos, así como información sobre su actividad económica privada. El jefe de recursos humanos de cada entidad se encarga de verificar la información presentada. El Congreso mantiene un sitio web en el que los miembros pueden publicar voluntariamente su información financiera.

Sección 5. Actitud gubernamental respecto a la investigación internacional y no gubernamental de presuntos abusos de los derechos humanos

Una gran variedad de grupos nacionales e internacionales de derechos humanos operaron generalmente sin restricciones gubernamentales, investigando y publicando sus conclusiones sobre casos de derechos humanos. Los funcionarios del gobierno se mostraron normalmente cooperativos y dispuestos a escuchar las preocupaciones de los grupos locales de derechos humanos.

Varias ONG informaron de que habían recibido amenazas en forma de correo electrónico, correo postal, llamadas telefónicas, falsas esquelas y objetos relacionados con la muerte, como ataúdes y ramos de flores para funerales. El gobierno condenó las amenazas y pidió a la Fiscalía General que las investigara. Algunos activistas afirmaron que el gobierno no se tomó en serio las amenazas.

El gobierno anunció avances en las investigaciones sobre ataques y asesinatos de defensores de los derechos humanos y asignó recursos prioritarios a estos casos.

Hasta julio, la Fiscalía General informó de 471 investigaciones activas sobre amenazas contra defensores de los derechos humanos. Hubo tres condenas en casos de amenazas contra defensores de derechos humanos durante el año.

Hasta julio, el programa de protección de la UNP brindó protección a más de 7.000 personas. Entre las personas protegidas por la UNP había 5.144 activistas de derechos humanos.

Órganos gubernamentales de derechos humanos: El Defensor del Pueblo es independiente, presenta un informe anual a la Cámara de Representantes y tiene la responsabilidad de velar por la promoción y el ejercicio de los derechos humanos. Según los grupos de derechos humanos, la escasa financiación de la Oficina del Defensor del Pueblo limitó su capacidad para supervisar las violaciones de forma eficaz. El defensor del pueblo, así como los miembros de sus oficinas regionales, denunciaron amenazas de grupos armados ilegales emitidas a través de panfletos, correos electrónicos y acciones violentas.

El Sistema Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario -dirigido por una comisión de 18 altos funcionarios del gobierno, incluido el vicepresidente- diseña, implementa y evalúa las políticas del gobierno en materia de derechos humanos y derecho internacional humanitario. La Oficina del Consejero Presidencial para los Derechos Humanos coordina la política nacional de derechos humanos y las acciones emprendidas por las entidades gubernamentales para promover o proteger los derechos humanos.

Tanto el Senado como la Cámara de Representantes tienen comités de derechos humanos que sirven como foros de discusión de los problemas de derechos humanos.

Sección 6. Discriminación, abusos sociales y tráfico de personas Mujeres

Violación y violencia doméstica: Aunque está prohibida por la ley, la violación de hombres o mujeres, incluida la violación conyugal, sigue siendo un problema grave. La ley prevé penas de entre 8 y 30 años de prisión para las agresiones sexuales violentas. Para los actos de violencia sexual conyugal, la ley establece penas de prisión de seis meses a dos años. La ley castiga el feminicidio con penas de 21 a 50 años de prisión, más que la pena mínima de 13 años por homicidio.

La violencia contra las mujeres, así como la impunidad de los autores, siguió siendo un problema. Los miembros de los grupos armados ilegales seguían violando y abusando sexualmente de mujeres y niños. Las líneas telefónicas de atención a la violencia familiar informaron de un aumento del 160 por ciento de las llamadas durante la cuarentena nacional de COVID-19.

El gobierno continuó empleando la unidad interinstitucional Elite Sexual Assault Investigative Unit en Bogotá, dedicada a la investigación de casos de agresión sexual. De enero a julio, la Fiscalía General de la Nación abrió 58.000 investigaciones sobre violencia doméstica, de las cuales 39.000 fueron identificadas como víctimas.

La ley exige al gobierno que proporcione a las víctimas de la violencia doméstica protección inmediata contra nuevos abusos físicos o psicológicos.

El Ministerio de Defensa siguió aplicando su protocolo para gestionar los casos de violencia y acoso sexual en los que están implicados miembros del ejército. La Secretaría Distrital de la Mujer de Bogotá y la Defensoría del Pueblo ofrecieron asistencia jurídica gratuita a las víctimas de violencia de género y organizaron cursos para enseñar a los funcionarios a tratar con respeto a las sobrevivientes de la violencia de género.

La ley aumenta las penas de prisión y las multas si el delito causa «desfiguración física transitoria o permanente», como los ataques con ácido, que tienen una pena de hasta 50 años de prisión.

Mutilación/ablación genital femenina (MGF): La ley prohíbe la mutilación/ablación genital femenina, pero se han registrado incidentes aislados en varias comunidades indígenas de diferentes partes del país. Según el Fondo de Población de la ONU, dos tercios de las mujeres de la comunidad embera han sido sometidas a la MGF.

Acoso sexual: La ley establece medidas para disuadir y castigar el acoso en el lugar de trabajo, como el acoso sexual, el abuso verbal o la burla, la agresión y la discriminación, que conlleva una pena de uno a tres años de prisión.

No obstante, las ONG informaron de que el acoso sexual seguía siendo un problema generalizado y poco denunciado en los lugares de trabajo y en público.

Coacción en el control de la población: El aborto forzado no está permitido por la ley, y no hubo informes de aborto forzado o esterilización involuntaria por parte de las autoridades gubernamentales. La ley, sin embargo, permite la esterilización quirúrgica involuntaria de niños con discapacidades cognitivas y psicosociales en ciertos casos.

Hasta el 31 de agosto, la Procuraduría General de la República reportó la apertura de cinco investigaciones relacionadas con casos de aborto forzado.

Discriminación: Aunque las mujeres tienen los mismos derechos legales que los hombres, persistió la discriminación contra ellas. La Oficina del Asesor para la Igualdad de la Mujer tiene la responsabilidad principal de combatir la discriminación contra la mujer, pero los grupos de defensa informaron de que la oficina seguía estando gravemente desfinanciada. El gobierno continuó con su política pública nacional de igualdad de género.

Niños

Registro de nacimiento: La ciudadanía se obtiene por nacimiento dentro del territorio del país en la mayoría de los casos. La mayoría de los nacimientos se registran inmediatamente. Si un nacimiento no se registra en el plazo de un mes, los padres pueden ser multados y se les niegan los servicios públicos.

Abuso de menores: El maltrato infantil era un problema grave. La Fiscalía General de la Nación informó de casi 7.850 procesos penales por delitos sexuales contra menores hasta agosto. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) informó que entre enero y el 30 de junio hubo aproximadamente 4.730 casos de maltrato infantil, además de 5.250 casos de abuso sexual a un menor. El ICBF prestó atención psicosocial, jurídica y médica a las víctimas.

Matrimonio infantil, precoz y forzado: El matrimonio es legal a partir de los 18 años. Los niños mayores de 14 años y las niñas mayores de 12 pueden casarse con el consentimiento de sus padres.

Según UNICEF, el 5% de las niñas se casaron antes de los 15 años y el 23% antes de los 18.

Explotación sexual de los niños: La explotación sexual de los niños sigue siendo un problema. La ley prohíbe la explotación sexual de un menor o la facilitación de la explotación sexual de un menor y estipula una pena de 14 a 25 años de prisión, con

penas agravadas para los autores que sean familiares de la víctima y para los casos de turismo sexual, matrimonio forzado o explotación sexual por parte de grupos armados ilegales. La ley prohíbe la pornografía con menores de 18 años y estipula una pena de 10 a 20 años de prisión y una multa para las infracciones. La edad mínima para mantener relaciones sexuales consentidas es de 14 años. La pena por mantener relaciones sexuales con un niño menor de 14 años oscila entre los 9 y los 13 años de prisión. El gobierno suele hacer cumplir la ley.

El 27 de mayo, la policía desmanteló una red de tráfico sexual de niños en el departamento de Meta. La policía allanó un edificio residencial después de que los vecinos informaran de actividades sospechosas. Cuando los agentes de policía entraron, encontraron cinco habitaciones en las que se realizaban actividades de «modelaje por webcam»: menores que realizaban actos sexuales para una audiencia virtual en vivo a cambio de una tarifa. La policía capturó a la propietaria del negocio de cámaras web y a su reclutador. En septiembre se enfrentaban a cargos de pornografía con menores de edad, prostitución forzada y facilitación para ofrecer actividades sexuales con menores de 18 años. Según los informes de los medios de comunicación, las repercusiones económicas de la pandemia del COVID-19 provocaron un aumento del «modelaje por webcam».

Niños desplazados: La ONG Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento estimó en 2016 que el 31% de las personas registradas como desplazadas desde 1985 eran menores de edad en el momento en que fueron desplazadas (véase también la sección 2.e.).

Secuestros internacionales de niños: El país es parte del Convenio de La Haya de 1980 sobre los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores. Véase el informe anual del Departamento de Estado sobre sustracción internacional de menores por sus padres en https://travel.state.gov/content/travel/en/International-Parental-Child- Abduction/for-providers/legal-reports-and-data/reported-cases.html.

Antisemitismo

La comunidad judía, con un número estimado de 5.000 miembros, siguió denunciando casos de retórica antiisraelí relacionada con los acontecimientos de Oriente Medio, acompañada de pintadas antisemitas cerca de las sinagogas, así como manifestaciones frente a la embajada de Israel que a veces iban acompañadas de comentarios antisemitas en las redes sociales. En particular, la Confederación Colombiana de Comunidades Judías expresó su preocupación por la presencia de BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones) Colombia, que promueve el boicot a los productos y viajes israelíes y no contrarresta activamente la confusión de las políticas antiisraelíes con la retórica antisemita.

Trata de personas

Véase el Informe sobre la Trata de Personas del Departamento de Estado en https://www.state.gov/trafficking-in-persons-report/.

Personas con discapacidad

La ley castiga a quienes restringen arbitrariamente el pleno ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad o acosan a las personas con discapacidad, pero su aplicación era escasa. La ley prohíbe la discriminación de las personas con discapacidades físicas y mentales, pero no prohíbe explícitamente la discriminación de las personas con discapacidades sensoriales o intelectuales. Ninguna ley obliga a las personas con discapacidad a acceder a la información y a las telecomunicaciones. La Ley 1996, aprobada en 2019, reconoce que las personas con discapacidad mayores de 18 años tienen plena capacidad jurídica.

La Consejería Presidencial para los Derechos Humanos, dependiente del alto consejero para el posconflicto, la seguridad pública y los derechos humanos, junto con la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, es responsable de proteger los derechos de las personas con discapacidad. Según Somos Defensores y otras ONG, la ley rara vez se aplica.

Aunque los niños con discapacidad asistían a la escuela en todos los niveles, los defensores señalaron que la gran mayoría de los profesores y las escuelas no estaban formados ni equipados para educar con éxito a los niños con discapacidad. Los grupos de defensa también afirmaron que los niños con discapacidades entraban en el sistema educativo más tarde que los niños sin discapacidades y abandonaban los estudios en mayor proporción. Las personas con discapacidad estaban desempleadas en una proporción mucho mayor que la población general.

En 2013, el Consejo de Estado ordenó a todas las oficinas públicas que hicieran las instalaciones accesibles a las personas con discapacidad y pidió a los funcionarios públicos que incluyeran requisitos de accesibilidad al conceder licencias de construcción y ocupación. El Consejo de Estado también pidió a todos los municipios que aplicaran normas que hicieran que todas las oficinas públicas fueran accesibles a las personas con discapacidad «en un breve plazo de tiempo.» No estaba claro si se habían hecho muchos progresos a nivel municipal, pero varios ministerios del gobierno informaron de avances, como la adición de rampas, la designación de plazas de aparcamiento y la mejora del acceso a los baños.

Miembros de grupos minoritarios nacionales/raciales/étnicos

Según el censo nacional de 2018, aproximadamente el 9,3% de la población del país se describió como afrodescendiente. Un informe de la ONU de 2011 estimó que los afrocolombianos constituían entre el 15 y el 20 por ciento de la población, mientras que los grupos de derechos humanos y las organizaciones afrocolombianas estimaron que la proporción era del 20 al 25 por ciento.

Los afrocolombianos tienen todos los derechos y protecciones constitucionales, pero se enfrentan a una importante discriminación económica y social. Según un informe de la ONU de 2016, el 32 por ciento de la población del país vivía por debajo del umbral de pobreza, pero en Chocó, el departamento con el mayor porcentaje de residentes afrocolombianos, el 79 por ciento de los residentes vivía por debajo del umbral de pobreza. Las ONG y la OACDH informaron de que las comunidades afrocolombianas e indígenas seguían viéndose desproporcionadamente afectadas por las actividades económicas ilícitas en territorios rurales que carecían de suficiente presencia estatal.

El gobierno continuó con una política de promoción de la igualdad de oportunidades para las poblaciones negras, afrocolombianas, palenqueras y raizales. (Las poblaciones palenqueras habitan algunas partes de la costa caribeña, las poblaciones raizales viven en el archipiélago de San Andrés, y los negros y afrocolombianos son colombianos de ascendencia africana que se autoidentifican de forma ligeramente diferente en función de sus singulares herencias lingüísticas y culturales). El Ministerio del Interior proporcionó asesoramiento técnico y financiación a los proyectos sociales presentados por las comunidades afrocolombianas.

El Congreso Nacional Autónomo de Consejos Comunitarios Afrocolombianos y Organizaciones Étnicas de Negros, Afrocolombianos, Raizales y Palenqueras, formado por 108 representantes, se reunió con representantes del gobierno para tratar los problemas que afectaban a sus comunidades.

Pueblos indígenas

La ley reconoce especialmente los derechos fundamentales de los indígenas, que representan aproximadamente el 4,4% de la población, y obliga al gobierno a consultar previamente a los grupos indígenas sobre las acciones gubernamentales que puedan afectarles.

La ley concede a los grupos indígenas derechos perpetuos sobre sus tierras ancestrales, pero los grupos indígenas, los propietarios de tierras vecinas y el gobierno suelen disputar la demarcación de esas tierras. Los grupos indígenas tradicionales gestionaban 842 reservas, que representaban aproximadamente el 28% del territorio del país.

Los grupos armados ilegales a menudo impugnaban violentamente la propiedad de las tierras indígenas y reclutaban a niños indígenas para que se unieran a sus filas.

La ley prevé jurisdicciones penales y civiles especiales dentro de los territorios indígenas, basadas en las leyes comunitarias tradicionales. Los procedimientos judiciales en estas jurisdicciones estaban sujetos a manipulación y a menudo imponían castigos más indulgentes que los de los tribunales estatales civiles.

Algunos grupos indígenas siguieron afirmando que no podían participar adecuadamente en las decisiones que afectaban a sus tierras. La Constitución prevé un mecanismo de «consulta previa» para las comunidades indígenas, pero no obliga al gobierno a obtener el consentimiento de dichas comunidades en todos los casos. En octubre, las comunidades indígenas se reunieron en varias ciudades para celebrar una protesta conocida como minga con el fin de llamar la atención sobre la violencia en los territorios rurales y presionar para que el gobierno preste más atención a la implementación del acuerdo de paz de 2016.

El gobierno declaró que, por motivos de seguridad, no podía avisar con antelación de la mayoría de las operaciones militares, especialmente cuando se perseguía a combatientes enemigos, y añadió que consultaba con los líderes indígenas cuando era posible antes de entrar en las tierras de sus comunidades.

A pesar de las protecciones legales especiales y los programas de asistencia del gobierno, los indígenas seguían sufriendo discriminación y a menudo vivían al margen de la sociedad. Pertenecían a la población más pobre del país y tenían las tasas de mortalidad por edad más elevadas.

Los asesinatos de miembros y líderes de grupos indígenas seguían siendo un problema. Según la ONG Organización Nacional Indígena de Colombia, desde la firma del acuerdo de paz habían sido asesinados 274 indígenas. El informe de febrero de la OACDH señalaba una especial preocupación por la seguridad de las comunidades indígenas, especialmente en el departamento del Cauca, donde la OACDH registró el asesinato de 66 miembros del pueblo indígena nasa. En julio, soldados de la Segunda División del ejército presuntamente mataron al líder indígena Joel Aguablanca Villamizar durante una operación militar contra el ELN.

A pesar de las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los niños de la etnia wayuu siguieron muriendo de desnutrición. Según una encuesta del gobierno de 2015, el 77 por ciento de los hogares indígenas del departamento de La Guajira, donde vivía el mayor número de wayuu, sufría inseguridad alimentaria. Un informe de Human Rights Watch de agosto afirmó que las restricciones de viaje asociadas a la cuarentena nacional COVID-19 del gobierno limitaban gravemente el acceso de los wayuu a los alimentos.

Actos de violencia, criminalización y otros abusos basados en la orientación sexual y la identidad de género

Hubo denuncias de violencia policial basada en la orientación sexual. No hubo informes de discriminación oficial basada en la orientación sexual en el empleo, la vivienda, la apatridia o el acceso a la educación; sin embargo, hubo informes de discriminación con respecto al acceso a la atención médica. El gobierno aprobó un plan de acción nacional para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) para el periodo 2019-2022. En agosto, el Tribunal Constitucional determinó que las compañías de seguros médicos debían asumir los costes de las cirugías de afirmación y reasignación de género.

A pesar de las medidas del gobierno para aumentar los derechos y la protección de las personas LGBTI, se denunciaron abusos y discriminación en la sociedad, así como agresiones sexuales. Las ONG afirmaron que las personas transgénero, especialmente los hombres transgénero, sufrían a menudo agresiones sexuales en las llamadas violaciones correctivas. En los primeros ocho meses del año, la Defensoría del Pueblo informó de 388 casos de violencia contra personas LGBTI, un aumento de 309 casos en todo 2019. Las principales formas de abuso fueron las agresiones físicas, sexuales y psicológicas, además de la discriminación económica.

La Defensoría del Pueblo informó de los asesinatos de 63 personas LGBTI de enero a agosto y también citó 36 casos de agresiones por parte de agentes de policía. La mayoría de las víctimas eran mujeres transexuales. En julio, un desconocido disparó y mató al líder LGBTI Mateo López Mejía en Circasia, Quindío, mientras dirigía un evento comunitario en un complejo deportivo. En agosto, la Fiscalía General de la Nación informó de 29 investigaciones abiertas por uso excesivo de la fuerza por parte de militares o policías contra personas LGBTI.

Las personas transgénero citaron obstáculos para acceder a los servicios públicos cuando los proveedores de atención sanitaria o los agentes de policía se negaban a aceptar su identificación emitida por el gobierno. Algunas personas transgénero afirmaron que era difícil cambiar la designación de su género en los documentos nacionales de identidad y que a las personas transgénero cuyos documentos de identidad los incluían como varones se les exigía que demostraran que habían realizado el servicio militar obligatorio o que habían obtenido las exenciones necesarias de dicho servicio. Como parte de la cuarentena nacional COVID-19, algunas ciudades instituyeron restricciones de movimiento basadas en el género. Las ONG señalaron que esto dio lugar a la discriminación de la comunidad transgénero y a la pérdida de acceso a los servicios.

Estigma social del VIH y el SIDA

Se confirmaron informes de violencia social o discriminación contra personas con VIH/SIDA. El 29 de mayo, unos paramédicos de Bogotá se negaron presuntamente a prestar atención médica al enterarse de que el paciente era seropositivo. El paciente murió 90 minutos después de que los paramédicos se fueran. Los funcionarios de la ciudad de Bogotá abrieron posteriormente una investigación. En su más reciente encuesta demográfica y de salud (2015), el gobierno informó que las respuestas del 78 por ciento de los encuestados indicaron actitudes discriminatorias hacia las personas con VIH/SIDA, lo que refleja los bajos niveles de aceptación social en todo el país.

Sección 7. Derechos de los trabajadores

a. Libertad de asociación y derecho a la negociación colectiva

La ley establece el derecho de los trabajadores a formar y afiliarse a sindicatos, negociar colectivamente y realizar huelgas legales, y prohíbe la discriminación antisindical. Los miembros de las cooperativas de trabajadores asociados no pueden formar sindicatos, ya que la ley reconoce a los miembros de una cooperativa como propietarios. La ley prohíbe a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía formar sindicatos o afiliarse a ellos. La ley prevé el reconocimiento automático de los sindicatos que obtengan 25 firmas de posibles miembros y que cumplan con un proceso de registro. Los empleados del sector público tienen derecho a negociar colectivamente. El gobierno y los empresarios suelen respetar la libertad de asociación y la negociación colectiva en la práctica.

La ley permite las cooperativas de trabajo asociado (CTA), los pactos colectivos y los contratos sindicales. En virtud de los pactos colectivos, los empresarios pueden negociar acuerdos sobre salarios y condiciones laborales con los trabajadores en los centros de trabajo donde no hay sindicatos o donde éstos representan a menos de un tercio de los empleados. La ley y los reglamentos prohíben el uso de los CTA y los pactos colectivos para socavar el derecho a organizarse y a negociar colectivamente, incluso extendiendo mejores condiciones a los trabajadores no sindicados a través de dichos pactos. A través de un contrato sindical, una empresa puede contratar a un sindicato, a veces constituido explícitamente con este fin, para un trabajo específico o una obra; el sindicato actúa entonces, en esencia, como empleador de sus miembros. Los trabajadores que pertenecen a un sindicato que tiene un contrato sindical con una empresa no tienen una relación laboral directa ni con la empresa ni con el sindicato. Los conflictos laborales de los

Los conflictos laborales de los trabajadores con contrato sindical pueden decidirse a través de un panel de arbitraje frente a los tribunales laborales si ambas partes están de acuerdo.

La ley no permite hacer huelga a los miembros de las fuerzas armadas, la policía y las personas que realizan «servicios públicos esenciales». Antes de llevar a cabo una huelga, los sindicatos deben seguir los procedimientos legales prescritos, que incluyen la apertura de un periodo de conversación con el empresario, la presentación de una lista de reivindicaciones y la obtención de la aprobación mayoritaria del sindicato para la huelga. La ley limita las huelgas a los periodos de negociación de contratos o convenios colectivos y permite a los empresarios despedir a los sindicalistas que participen en huelgas o paros laborales declarados ilegales por los tribunales.

El gobierno tiene autoridad para multar a los infractores de los derechos laborales. La ley estipula que los infractores que abusen repetidamente de las CTA u otras relaciones laborales recibirán la pena máxima y podrán ser objeto de la pérdida de su estatus legal para operar.

Los empresarios que incurran en prácticas antisindicales también pueden ser encarcelados hasta cinco años, aunque los funcionarios del gobierno reconocieron que es más probable que se imponga una multa que una pena de prisión. Las prácticas prohibidas incluyen impedir el derecho de los trabajadores a la huelga, a reunirse o a asociarse de otro modo, y ofrecer mejores condiciones a los miembros de los pactos colectivos que a los miembros del sindicato. Las sanciones previstas en la ley, que son proporcionales a las prescritas para otras infracciones relativas a la denegación de derechos civiles, como la discriminación, serían suficientes para disuadir de las infracciones, pero no se aplicaban de forma coherente.

El cumplimiento de las leyes aplicables por parte del gobierno fue incoherente. A pesar de las medidas adoptadas por el Ministerio de Trabajo para reforzar su sistema de inspección de la legislación laboral, el gobierno no estableció una estrategia nacional coherente para proteger los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva. El gobierno no contaba con un sistema para garantizar el cobro oportuno y regular de las multas relacionadas con estas protecciones. Los problemas estructurales afectaron negativamente a los procesos judiciales, lo que se tradujo en un elevado y continuo índice de impunidad para los infractores de estos derechos, incluso en los casos de amenazas y violencia contra sindicalistas.

En marzo y abril, el Ministerio de Trabajo aprobó múltiples resoluciones en las que se exigía al Viceministerio de Relaciones e Inspecciones Laborales y a otros organismos encargados de hacer cumplir la legislación laboral que cumplieran con los mandatos nacionales destinados a impedir la propagación de

COVID-19, así como para garantizar la adecuada supervisión de las peticiones derivadas de los impactos laborales y de empleo de la pandemia y el cierre nacional. Estas resoluciones estipulan que la inspección de trabajo suspenda las actividades que impliquen contacto físico con las partes durante la emergencia sanitaria nacional, incluyendo las inspecciones de campo y las actividades de las unidades móviles de inspección, así como las audiencias

relacionadas con la conciliación de conflictos laborales, con las excepciones que determinen los funcionarios de nivel regional y nacional. Las resoluciones también suspendieron la revisión y adjudicación de quejas laborales por parte de la inspección de trabajo, incluyendo la realización de investigaciones y la adjudicación de multas y apelaciones, por violaciones no relacionadas directamente con la pandemia, incluyendo la intermediación laboral ilegal (subcontratación abusiva) y las violaciones de la libertad de asociación.

Se excluyeron de estas medidas las prioridades relacionadas con la COVID-19, como las actividades de divulgación del Ministerio de Trabajo sobre el cumplimiento de la legislación laboral, incluidas las cuestiones de seguridad y salud en el trabajo, así como las acciones administrativas relacionadas con las peticiones de despidos y licencias derivadas de la pandemia y el cierre. Las medidas establecieron que, debido a que los despidos y las cesantías tenían un impacto económico y social nacional, todas las peticiones, incluidas las presentadas en las oficinas regionales del ministerio, se centralizaron y se tramitaron en la Unidad de Investigaciones Especiales del ministerio para una supervisión rigurosa (véase la sección 7.e.). Esta unidad, que forma parte de la inspección de trabajo, está facultada para investigar e imponer sanciones en cualquier jurisdicción. En circunstancias normales, el viceministro de relaciones laborales e inspecciones decide en cada caso si asigna a la unidad o a los inspectores regionales la investigación de un determinado lugar de trabajo o la revisión de un caso concreto. Antes del inicio del COVID-19, la unidad estaba supuestamente sobrecargada de casos, lo que daba lugar a la denegación de las solicitudes de revisión de los sindicatos. En septiembre, el Ministerio de Trabajo aprobó una resolución por la que se levanta la suspensión de la revisión y adjudicación de casos laborales no relacionados con el COVID-19.

Como parte de sus compromisos en el marco del plan de acción laboral de 2011, el gobierno siguió tomando medidas para proteger los derechos laborales reconocidos internacionalmente.

Sin embargo, antes de la suspensión de las inspecciones relacionadas con la COVID-19, las inspecciones del Ministerio de Trabajo sobre la subcontratación abusiva en los cinco sectores prioritarios del aceite de palma, el azúcar, los puertos, las minas y las flores cortadas eran poco frecuentes. Los críticos afirmaron que las inspecciones carecían del rigor necesario, que las multas impuestas no se cobraban y que la subcontratación abusiva continuaba. Antes del inicio de COVID-19, no estaba claro si se habían impuesto nuevas multas por subcontratación abusiva o por abuso de la libertad de asociación en alguno de los cinco sectores prioritarios. El gobierno siguió manteniendo reuniones periódicas con los sindicatos y los grupos de la sociedad civil sobre estas y otras cuestiones relacionadas.

El Ministerio de Trabajo, en colaboración con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), siguió formando a los inspectores de trabajo a través de un campus de formación virtual para preparar a los inspectores de trabajo a identificar la subcontratación abusiva y la conducta antisindical, entre otras violaciones. También puso en práctica métodos, como los mapas de contratos y

También puso en práctica métodos, como los mapas de contratos y de procesos, como herramientas de planificación estratégica para priorizar las intervenciones. El ministerio siguió empleando un mecanismo de denuncia por teléfono e Internet para informar de presuntas infracciones laborales. Los miembros del sindicato se quejaron de que los sistemas no permitían a los ciudadanos registrar quejas anónimas y señalaron que las quejas registradas a través de los sistemas telefónicos y de Internet no daban lugar a acciones.

El Ministerio de Trabajo dirige una Comisión Interinstitucional tripartita para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos de los Trabajadores, en la que participan el gobierno, grupos laborales organizados y la comunidad empresarial. A partir de agosto la comisión se reunió prácticamente dos veces durante el año, una en Bogotá y otra en Pasto.

La policía judicial, el Cuerpo Técnico de Investigación y los fiscales que investigan casos penales de amenazas y asesinatos deben determinar durante la fase inicial de una investigación si la víctima es un miembro activo o retirado del sindicato o si participa activamente en la formación y organización sindical, pero no estaba claro si lo hacían. La transferencia de casos de las oficinas regionales de campo de la Fiscalía General a la Dirección de Derechos Humanos de la Fiscalía General puede llevar varios meses, y los casos se transfieren sólo con la aprobación del fiscal general en respuesta a solicitudes directas, en lugar de hacerlo automáticamente.

El gobierno continuó incluyendo en su programa de protección a los activistas laborales comprometidos con los esfuerzos para formar un sindicato, así como a los antiguos sindicalistas amenazados por sus actividades pasadas. En agosto, la Unidad Nacional de Protección brindaba protección a 301 dirigentes o miembros de sindicatos. Menos del 1 por ciento del presupuesto de la PNU se dedicaba a la protección de sindicalistas en agosto. Entre el 1 de enero y el 31 de julio, la UNP procesó 193 evaluaciones de riesgo de líderes o miembros de sindicatos; 150 de esas personas fueron evaluadas como enfrentando una «amenaza extraordinaria», y la UNP les proporcionó medidas de protección. La UNP informó de que el tiempo medio necesario para aplicar las medidas de protección tras la finalización de un análisis de riesgo era de 60 días en los casos ordinarios o de cinco días en los casos de emergencia. Las ONG se quejaron de que este tiempo dejaba en peligro a los sindicalistas amenazados.

La protección y la reubicación de los profesores depende del Ministerio de Educación Nacional y de las secretarías de educación departamentales, pero la UANP conserva algunas responsabilidades en cuanto al análisis de riesgo y la protección de los familiares. Según la Fiscalía General de la Nación, hasta el 31 de julio se registró un docente sindicalizado como víctima de homicidio.

En los casos de asesinatos de sindicalistas de años anteriores, el ritmo de las investigaciones y las condenas siguió siendo lento, y continuaron los altos índices de impunidad, aunque se avanzó en la tasa de resolución de casos. La Fiscalía General de la Nación informó haber recibido 217 casos de homicidios de sindicalistas entre enero de 2011 y julio de 2020. Mientras que entre enero de 2011 y agosto de 2016 se dictaron 20 sentencias por homicidios, entre septiembre de 2016 y julio de 2020, un «grupo de élite» que trabaja en el marco de una estrategia nacional para priorizar los casos de homicidios contra sindicalistas alcanzó 40 sentencias. Los grupos sindicales afirmaron que es necesario hacer más para abordar la impunidad de los autores de la violencia contra los sindicalistas y el gran número de casos de amenazas.

La Fiscalía General de la Nación reportó el asesinato de ocho sindicalistas hasta julio. En 2019 la Fiscalía General de la Nación reportó 10 sindicalistas asesinados, por debajo de los 24 de 2018. La Escuela Nacional Sindical (ENS), una ONG de derechos laborales y centro de estudios, informó que 14 sindicalistas fueron asesinados hasta agosto. La ENS y otros grupos laborales afirmaron que centrarse solo en los asesinatos enmascaraba la verdadera naturaleza y el alcance de la violencia contra los activistas laborales. Los grupos sindicales señalaron que en algunas regiones seguían aumentando las violaciones no letales. Hasta agosto, la ENS informó de 38 amenazas de muerte, nueve ataques no letales, un caso de desaparición forzada y siete casos de acoso.

La violencia, las amenazas, el acoso y otras prácticas contra los sindicalistas siguieron afectando al ejercicio del derecho a la libertad de asociación y a la negociación colectiva.

Los sindicatos citaron múltiples casos en los que las empresas despidieron a empleados que formaron o intentaron formar nuevos sindicatos. Algunos empleadores siguieron utilizando contratos temporales, agencias de servicios y otras formas de subcontratación, incluidas las cooperativas, para limitar los derechos y las protecciones de los trabajadores. Las multas impuestas por el gobierno apenas sirvieron para disuadir a los infractores, ya que a menudo no se cobraron. El gobierno siguió llegando a acuerdos de formalización con empresas que realizaban subcontrataciones abusivas o que tenían conflictos laborales durante el año. En los dos primeros meses del año, antes del inicio del COVID-19 y la correspondiente suspensión de las acciones administrativas por parte del Ministerio de Trabajo, el Viceministerio de Relaciones Laborales e Inspecciones informó que 62 trabajadores se beneficiaron de seis acuerdos de formalización que el Ministerio de Trabajo alcanzó con empleadores en sectores clave, incluyendo el comercio, la agricultura, la salud y el transporte. Sin embargo, durante este tiempo no se alcanzaron acuerdos de formalización en ninguno de los cinco sectores prioritarios. Los grupos de derechos laborales expresaron su preocupación por el hecho de que los acuerdos de formalización previamente firmados no fueran suficientemente supervisados por el ministerio.

Las confederaciones laborales y las ONG informaron de que los propietarios de empresas de varios sectores utilizaron «sociedades anónimas simplificadas» (SAS), contratos sindicales, fundaciones o agencias de servicios temporales para intentar eludir las restricciones legales sobre las cooperativas. Aunque en teoría los trabajadores de las SAS pueden ejercer su derecho a organizarse y negociar colectivamente con la dirección de las mismas, parece que en algunos casos las SAS tienen poco o ningún control sobre las condiciones de empleo. El Ministerio de Trabajo declaró que un SAS, como cualquier estructura empresarial, puede ser multado por violaciones laborales. Las confederaciones laborales y las ONGs informaron que estas acciones de aplicación no abordaron el alcance de la subcontratación abusiva y la intermediación laboral ilegal en el país.

El sindicato de trabajadores portuarios informó que los operadores portuarios de Buenaventura realizaban subcontrataciones abusivas a través de las SAS y que las inspecciones del Ministerio de Trabajo y la resolución de los casos en el puerto de Buenaventura eran ineficaces para salvaguardar los derechos a la libertad de asociación y a la negociación colectiva.

b. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe toda forma de trabajo forzoso u obligatorio. El gobierno no hizo cumplir la ley de manera efectiva en todos los casos, y hubo informes de que se produjeron tales prácticas. La ley prescribe castigos suficientes para disuadir las violaciones. La OIT señaló que la ley permite obligar a los reclutas militares a realizar trabajos que no sean de carácter militar, como las actividades destinadas a proteger el medio ambiente o los recursos naturales.

Hubo informes de que las guerrillas del ELN y las bandas del crimen organizado utilizaron el trabajo forzado, incluido el trabajo infantil forzado, en el cultivo de coca y la minería ilegal en zonas fuera del control del gobierno, así como la criminalidad forzada, como la extorsión, en las zonas urbanas. El ICBF indicó que entre el 16 de noviembre de 1999 y el 31 de julio de 2019, el número de niños y adolescentes que se habían desmovilizado de los grupos armados ilegales era de 6.860, de los cuales el 11 por ciento eran indígenas y el 8 por ciento afrocolombianos.

El trabajo forzoso en otros sectores, como el mendigo organizado, la minería, la agricultura (especialmente cerca del eje cafetero), el pastoreo de ganado, la recolección de cosechas, el reclutamiento forzoso por parte de actores armados ilegales y el servicio doméstico, siguió siendo un problema grave. Los afrocolombianos, los indígenas, los migrantes venezolanos y los habitantes de las zonas urbanas marginales corrían el mayor riesgo de ser víctimas del trabajo forzoso, la servidumbre doméstica, la mendicidad forzada y el reclutamiento forzoso. Las autoridades no hicieron esfuerzos

para investigar los casos o aumentar las inspecciones de trabajo forzoso, y los funcionarios no tenían un protocolo para conectar a los inspectores de trabajo con la policía ni para orientar al personal de primera línea sobre los indicadores de trabajo forzoso. Esto dio lugar a la impunidad del trabajo forzoso y a víctimas no identificadas sin protección en sectores críticos, como la floricultura, la producción de café y las industrias extractivas.

Véase también el Informe sobre la Trata de Personas del Departamento de Estado en https://www.state.gov/trafficking-in-persons-report/.

c. Prohibición del trabajo infantil y edad mínima para el empleo

La ley establece que la edad mínima para trabajar es de 15 años y para realizar trabajos peligrosos es de 18 años. Los niños de 15 y 16 años no pueden trabajar más de 30 horas a la semana, y los de 17 años no pueden trabajar más de 40 horas a la semana. Los menores de 15 años pueden trabajar en actividades artísticas, deportivas, recreativas o culturales durante un máximo de 14 horas semanales. En todos estos casos, los niños y adolescentes que trabajan deben tener una documentación firmada por sus padres y ser aprobados por un inspector de trabajo u otra autoridad local.

Se registraron tasas significativas de trabajo infantil en la producción de ladrillos de arcilla, carbón, café, esmeraldas, oro, uvas, coca, frutas de pepita y de hueso, pornografía y caña de azúcar. El trabajo infantil forzado era frecuente en la producción de coca. Los niños también se dedicaban a la venta ambulante, al trabajo doméstico, a la mendicidad y a hurgar en la basura. Hubo informes de que los niños realizaban trabajo infantil en la agricultura, incluida la producción de café y los pequeños centros de producción familiar en el mercado del azúcar moreno sin refinar. Hubo explotación sexual comercial de niños (véase la sección 6, Niños). Las penas por delitos relacionados con las peores formas de trabajo infantil eran proporcionales a las penas previstas en la ley para otros delitos graves análogos, como el secuestro.

Según los informes, las prohibiciones de que los niños trabajen en la minería y la construcción se ignoran en gran medida. Algunas instituciones educativas modifican los horarios durante las temporadas de cosecha para que los niños puedan ayudar en la granja familiar. Los niños trabajaban en la minería artesanal de carbón, arcilla, esmeraldas y oro en condiciones peligrosas y, en muchos casos, con la aprobación o la insistencia de sus padres. Los esfuerzos del gobierno para ayudar a los niños que trabajan en la minería ilegal se centraron en los departamentos de Amazonas, Antioquia, Bolívar, Boyacá, Caldas, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Nariño, Norte de Santander y Valle del Cauca.

Continuaron los casos de trata de niños con fines de trabajo forzado en minas y canteras informales, y en casas particulares. Según funcionarios del gobierno y organizaciones internacionales, los narcotraficantes y otros actores ilícitos reclutaron a niños, a veces por la fuerza, para que trabajaran en sus actividades ilegales. El ELN y las bandas del crimen organizado obligaban a los niños a la servidumbre sexual o a la criminalidad para servir como combatientes o para cosechar coca (véase la sección 1.g.). Los niños que trabajan en el sector informal, incluso como vendedores ambulantes, también son vulnerables al trabajo forzoso. El ICBF identificó a los niños y adolescentes que cumplían los requisitos para recibir servicios sociales y los recibían.

Véase también las conclusiones del Departamento de Trabajo sobre las peores formas de trabajo infantil en https://www.dol.gov/agencies/ilab/resources/reports/child-labor/findings.

d. Discriminación con respecto al empleo y la ocupación

La ley prohíbe la discriminación con respecto al empleo o la ocupación por motivos de raza, etnia, sexo, religión, preferencia política, origen nacional o ciudadanía, género, discapacidad, idioma, orientación sexual o identidad de género, condición de seropositivo o infección por otras enfermedades transmisibles, o condición social. Las denuncias de acoso sexual quid pro quo no se presentan en el Ministerio de Trabajo, sino en los tribunales penales. Existen restricciones legales para que las mujeres trabajen en el sector de la construcción. El gobierno no hace cumplir la ley de forma efectiva en todos los casos. Las sanciones no se corresponden con las leyes relacionadas con los derechos civiles, como la interferencia electoral.

El desempleo afectó de forma desproporcionada a las mujeres, que se enfrentaron a la discriminación en la contratación y recibieron sueldos que, por lo general, no estaban en consonancia con su formación y experiencia. Los medios de comunicación informaron de que, por término medio, las mujeres ganaban un 12% menos que los hombres por el mismo trabajo. En un año anterior, un alto funcionario del gobierno estimó que el 85 por ciento de las personas con discapacidad estaban desempleadas.

Los sindicatos afrocolombianos denunciaron discriminación en el sector portuario.

e. Condiciones de trabajo aceptables

El salario mínimo mensual legal es aproximadamente el doble del importe del umbral de pobreza; sin embargo, casi la mitad del total de la mano de obra gana menos del salario mínimo.

La ley establece una semana laboral regular de 48 horas y un periodo de descanso mínimo de ocho horas dentro de la semana. El Ministerio de Trabajo puede conceder excepciones a esta norma, que son frecuentes en el sector minero. La ley estipula que los trabajadores reciban una compensación adicional por el trabajo nocturno, las horas trabajadas que superen las 48 semanales y el trabajo realizado en domingo. La ley permite las horas extraordinarias obligatorias sólo en casos excepcionales en los que el trabajo se considera esencial para el funcionamiento de la empresa.

La ley contempla la seguridad y la salud laboral de los trabajadores (SST) en el sector formal. En general, las normas legales estaban actualizadas y eran adecuadas para las principales industrias formales. El gobierno no hizo cumplir efectivamente las leyes de SST en todos los casos. La ley no cubre a los trabajadores del sector informal, incluidos muchos trabajadores mineros y agrícolas. En general, la ley protege el derecho de los trabajadores a retirarse de situaciones que pongan en peligro la salud o la seguridad sin poner en peligro su empleo, aunque durante el año se denunciaron algunas violaciones de este derecho.

En los casos de reclamaciones formales, las autoridades suelen proteger a los empleados en esta situación.

El Ministerio de Trabajo debe hacer cumplir la legislación laboral en el sector formal, incluida la normativa sobre SST, mediante inspecciones periódicas de los inspectores de trabajo. Los inspectores están facultados para realizar inspecciones sin previo aviso y también pueden iniciar procedimientos de sanción, incluso tras abrir investigaciones. El número de inspectores durante el año fue aproximadamente el mismo que en 2019 y fue insuficiente para hacer cumplir la ley con eficacia. El Ministerio de Trabajo informó que hasta enero, 211 inspectores estaban en situación de provisionalidad. Las infracciones laborales individuales pueden dar lugar a sanciones insuficientes para disuadir las infracciones. Los sindicalistas afirmaron que era necesario recaudar más multas para incidir en los problemas de seguridad y salud laboral.

Aunque los inspectores de trabajo del gobierno emprendieron acciones administrativas para hacer cumplir el salario mínimo en el sector formal, el gobierno no hizo cumplir la ley de manera efectiva en el sector informal.

El gobierno siguió promoviendo la generación de empleo formal. El derecho a inscribirse y cotizar en el sistema tradicional de seguridad social, que incluye planes de salud y pensiones, está condicionado a ganar el salario mínimo mensual legal. En agosto, el Ministerio de Trabajo promulgó un decreto de aplicación del Plan Nacional de Desarrollo, que permite a quienes ganan menos del salario mínimo mensual legal, a menudo debido al trabajo a tiempo parcial, informal o por cuenta propia, contribuir a un nuevo sistema paralelo de «piso de protección social» que incluye un plan de salud subvencionado y un plan de ahorro para la jubilación. Aunque el abuso de este nuevo sistema por parte de los empleadores está prohibido, los sindicatos se quejaron de que abre la puerta a que los empleadores pasen a los trabajadores de tiempo completo a puestos de tiempo parcial para aprovechar el nuevo sistema y anunciaron que impugnarán legalmente la medida.

El DANE informó que en febrero, antes del inicio del COVID-19, el 50,4 por ciento de los trabajadores empleados en 13 ciudades principales y áreas metropolitanas estaban cotizando al sistema de pensiones. La proporción de trabajadores informales en 23 ciudades y áreas metropolitanas encuestadas era del 47,9 por ciento, según el DANE. En febrero, el DANE informó que la tasa de desempleo nacional era del 12,2 por ciento. El gobierno continuó apoyando los programas de seguridad social complementaria para aumentar la empleabilidad de las personas extremadamente pobres, los desplazados y los ancianos. Los impactos económicos relacionados con COVID-19 fueron significativos. El DANE informó que la tasa de desempleo nacional alcanzó el 19,8 por ciento en junio, por debajo del 21,4 por ciento de mayo, y que la tasa alcanzó el 24,9 por ciento en las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas del país.

El Ministerio de Trabajo informó de que estaba inundado de casos relacionados con los impactos laborales y de empleo de la COVID-19. En mayo, el ministerio informó de 3.271 solicitudes de permisos de los empleadores para despedir o despedir a los trabajadores y de 3.510 quejas laborales relacionadas con dichas acciones tomadas por los empleadores. Los sindicatos, las ONG y las organizaciones de trabajadores denunciaron toda una serie de abusos laborales relacionados con el cumplimiento de los contratos de trabajo durante la pandemia, entre los que se incluyen el hecho de que los empleadores obligaran a los trabajadores a firmar permisos de ausencia no remunerados en lugar de permisos autorizados, los despidos sin indemnización, las reducciones salariales bajo amenaza de despido y la imposición de trabajos a tiempo parcial, temporales o por horas, con consecuencias negativas para el derecho de los trabajadores a las prestaciones de la seguridad social. En abril, el Ministerio de Trabajo informó de la apertura de 2.413 investigaciones sobre estas y otras prácticas.

Al parecer, los trabajadores no sindicados, sobre todo los de los sectores agrícola y portuario, trabajaban en condiciones peligrosas porque temían perder sus puestos de trabajo mediante mecanismos de subcontratación o acuerdos informales si denunciaban los abusos. Algunos trabajadores sindicados que alegaron haber sufrido lesiones en el trabajo se quejaron de que las empresas los despidieron ilegalmente como represalia por haber presentado reclamaciones de indemnización a los trabajadores. Sólo los tribunales pueden ordenar la reincorporación, y los trabajadores se quejaron de que los tribunales estaban atascados, eran lentos y corruptos. El Ministerio de Trabajo puede sancionar a una empresa que haya infringido la ley de este modo, pero no puede ofrecer ninguna otra garantía a los trabajadores.

Las fuerzas de seguridad informaron que actores armados ilegales, incluyendo disidentes de las FARC, el ELN y grupos de crimen organizado, se dedicaron a la minería ilegal de oro, carbón, coltán, níquel, cobre y otros minerales. Las minas ilegales eran particularmente comunes en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Chocó, Cundinamarca y Valle del Cauca.

Según la Agencia Nacional de Minería, hasta el 30 de junio, un total de 80 trabajadores murieron como resultado de accidentes en las minas, la mayoría debido a explosiones, atmósfera envenenada, derrumbes e inundaciones. La Agencia Nacional de Minería reportó 82 trabajadores muertos en 2019.

Documento original aquí

Tomado de: https://reaccionrevistadigital.com/traduccion-completa-del-informe-de-derechos-humanos-para-colombia-del-departamento-de-estados-de-ee-uu/

NOTAS RELACIONADAS:

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portkav12.1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas