GardaWorld, G4S, Securitas... bienvenidos a la edad de oro de la seguridad privada

Linea Conflicto Social y Paz

Por Arthur Calonne. L'Esprit Libre **

La industria de la seguridad privada crece rápidamente desde hace varios años y hoy, más que nunca desde el inicio de la crisis sanitaria, asume cada vez más responsabilidades en un mundo cada vez más privatizado y desregulado. El desafío al paradigma de la seguridad parece inexorable.

 

 

seguridad llv

Hoy en día, es casi imposible desplazarse por un entorno urbano como el centro de Montreal sin advertir la presencia de agentes de seguridad privada desplegados por empresas como GardaWorld, Securitas o G4S. Estos empleados forman parte de una gigantesca industria matriz, que interviene en innumerables sectores privados y públicos, y se dedican principalmente a misiones de vigilancia en lugares como universidades, centros comerciales, bancos y torres de oficinas.

Administraciones públicas dependientes

"Desde principios de los años 80, la industria de la seguridad privada ha crecido de forma significativa y constante en términos de número, pero también se está diversificando cada vez más en términos de calidad, y su presencia es cada vez más visible en el ámbito público", afirma Massimiliano Mulone, profesor de la escuela de criminología de la Universidad de Montreal, en una entrevista telefónica. "La industria tiene dos clientes principales: las grandes empresas y el Estado", añade.
Desde el comienzo de la crisis sanitaria, el Estado ha recurrido en gran medida a estas empresas para supervisar hospitales, clínicas de detección y vacunación, etc. Estos gastos han alcanzado su punto máximo en los últimos años.

Sólo en el sector sanitario, estos gastos alcanzan un máximo de 336,3 millones de dólares (1) para el año 2020-2021. Se trata de un aumento del 257% con respecto al año anterior, que se justifica por la explosión de la demanda en un contexto sanitario sin precedentes, pero también por el valor de los contratos, negociados al alza por las empresas de seguridad privada, que sin duda se han beneficiado de la pandemia.

Una investigación realizada por periódico canadiense Le Journal de Montréal reveló a finales de agosto que, de los 336,3 millones de dólares de fondos públicos gastados, casi un tercio (100 millones) se adjudicó sin concurso y principalmente a la empresa GardaWorld. Sólo GardaWorld obtuvo 11 contratos y se embolsó 49 millones aprovechando el decreto de emergencia sanitaria utilizado en numerosas ocasiones por Quebec "para obtener servicios de agentes de seguridad sin licitación" (2) . La investigación indica también que, a pesar del importante aumento de las tarifas cobradas por las empresas de seguridad privada, la mayoría de los agentes sobre el terreno, muy expuestos al virus, no han visto aumentados sus salarios.

Por su parte, el gobierno federal también ha solicitado a esta industria que encargue a la empresa GardaWorld, cuyos ingresos no han dejado de aumentar desde el inicio de la crisis sanitaria, la aplicación de la Ley de Cuarentena (Loi de la quarantaine). A partir del 29 de enero de 2021, la empresa tomó el relevo de la policía de la provincia de Quebec (Sûreté du Québec - SQ), la policía provincial de la provincia de Quebec, en sus misiones de inspección en los domicilios de las personas que regresan de viajes no esenciales. Un cambio de guardia que a veces ha tenido resultados dudosos, como se menciona en un artículo de Radio-Canadá del 12 de febrero (3). Varias personas que han sido visitadas por empleados de GardaWorld confiesan sus dudas sobre la pertinencia y la calidad de estas inspecciones, visiblemente mal realizadas y carentes de un protocolo claro.

Un paradigma de seguridad en cambio

Esta tendencia a subcontratar al sector privado tareas que normalmente realizan los servicios públicos se intensificará en los próximos años, principalmente por razones económicas. "En general, los Estados reconocen que el modelo presupuestario de la policía pública no es sostenible, prosigue Massimiliano Mulone. Hay una demanda de menos policía, tanto desde la izquierda social [sobre todo con el movimiento Defund the Police] como desde la derecha económica, porque no es lógico en un mundo neoliberal tener una policía que cuesta cada vez más".

Rendición de cuentas, criterios de rendimiento... el investigador explica que los servicios policiales, que deben integrar lógicas cada vez más empresariales, están sometidos a una presión presupuestaria sin precedentes. Sin embargo, resisten bastante bien estas presiones, gracias sobre todo a unos sindicatos duros, que permiten a los policías mantener unos salarios y unas prestaciones excelentes en comparación con el resto de la función pública.

El fenómeno de la privatización de la policía es mundial, pero afecta especialmente a los países con sistemas policiales descentralizados, en particular Estados Unidos, donde los atentados del 11 de septiembre de 2001 han hecho que la seguridad nacional ocupe un lugar prioritario en la agenda política. Aunque, con la excepción del Reino Unido, la tendencia es menos pronunciada en Europa continental debido a la naturaleza centralizada de la policía allí, sigue siendo significativa (4).

Paradójicamente, también existe lo contrario de la subcontratación: la mercantilización policial, es decir, la contratación de miembros de la policía por empresas privadas, por ejemplo, para prestar servicios de escolta motorizada o modificar el tráfico rodado para el rodaje de una película o serie (5). Se trata de una práctica habitual en Montreal y en "varias grandes ciudades canadienses y americanas", según se indica en la página web de la policia de Montreal (Service de police de la Ville de Montréal - SPVM). Sin embargo, es una solución muy cara: hay que pagar cerca de 100 dólares por hora y agente para contratar este tipo de servicio.

Para Massimiliano Mulone, es evidente que desde los años 90 se ha producido un "debilitamiento de la frontera entre lo privado y lo público" en este sentido. Un fenómeno acentuado por "la multiplicación de los actores de la seguridad", pero también por la "fragmentación del espacio público". "Nuestras vidas transcurren cada vez más en espacios privados [...] que a menudo creemos públicos, casi siempre estamos en casa de alguien", dijo, citando el ejemplo de los centros comerciales, pero también de Internet, que a menudo se considera erróneamente un bien público.

Hoy en día, el sector de la seguridad privada es mucho mayor en número y alcance que el de las autoridades públicas. En la mayoría de los países del mundo, hay más del doble de guardias de seguridad que de policías (6). "Se trata de una fuerza que hay que tener en cuenta, sobre todo porque en determinadas formas de delincuencia, como la ciberdelincuencia, se puede considerar que el sector de la seguridad privada tiene ventaja sobre la policía. Por ejemplo, la policía no tiene las estrategias necesarias para detectar y contrarrestar el fraude en los casinos de Las Vegas", explica Massimiliano Mulone.

Seguridad con descuento

Junior* (nombre fictivo) es empleado de GardaWorld desde hace varios años, y ha tenido tiempo de trabajar en diversas misiones. Para él, gran parte del trabajo policial que no implica la facultad de detener o el uso de la fuerza podría ser realizado por agentes de seguridad como él. "No ejercemos la represión, pero con respecto a la población, hacemos casi el mismo trabajo. Pedimos a la gente que siga las normas", explicó en una entrevista telefónica.

Aunque comprende la diferencia entre su salario y el de los policías, considera que su profesión, que no le proporciona ninguna cobertura ni prestaciones sociales, sigue estando mal pagada, habida cuenta de los riesgos que entraña: "A veces llegas sobre el terreno, no sabes lo que tienes que hacer, y eres el único agente allí porque el cliente dice que sólo quiere pagar a un agente. Esto me pasó varias veces cuando estaba oscuro. Pensé: ¿y si me pasa algo, quién me va a ayudar [...] Puede ser muy peligroso y hay una falta de consideración [por la integridad de los agentes]".

Sin embargo, entre luchar en una fábrica con el salario mínimo y convertirse en vigilante de seguridad, un trabajo menos exigente físicamente y que paga unos dólares más, la elección fue rápida para Junior: "Tres dólares más es poco, pero marca la diferencia y no hay muchos requisitos previos". Según él, la seguridad privada es una buena puerta de entrada al mercado laboral para los inmigrantes recién llegados, que a menudo tienen estudios e incluso diplomas en su país de origen, pero que no han conseguido que se reconozcan sus competencias en Canadá.

Junior, que en sus contratos suele cobrar entre 15 y 18 dólares la hora, se planteó ser cajero de GardaWorld, un trabajo que paga unos dólares más por hora, pero que requiere una formación especial e implica llevar un arma reglamentaria: "Lo pensé y me dije que no merecía la pena: llevas un arma, llevas dinero en efectivo y te juegas la vida por 19 dólares la hora".
Obstáculos a esta revolución

A pesar del evidente potencial económico de la externalización de la labor policial, aún es demasiado pronto para hablar de una "sustitución" a gran escala de la policía por la seguridad privada, según Massimiliano Mulone. "La seguridad privada no sustituirá a la policía hasta que sus agentes tengan el poder de arresto y la legitimidad de la policía. No hemos aprendido a obedecerles, pero quizá cuanto más acostumbrada esté la gente a ver guardias de seguridad en el espacio público, más legítimos les parecerán".

También es importante recordar la naturaleza de estas dos entidades, que tienen lógicas de intervención diametralmente opuestas. La legitimidad y la autoridad de que goza la policía a los ojos de la población se deben al hecho de que la policía afirma actuar al servicio del bien común, para proteger y servir a los ciudadanos a toda costa. Los agentes de seguridad privada, que obedecen únicamente a la voluntad de su empleador, no están sujetos a este juramento, ni están en vías de estarlo. Esta integración del sector privado en la esfera pública obedecerá simplemente a razones éticas, lo que será muy difícil: en efecto. ¿Cómo podemos desarrollar la confianza en una fuerza que ni siquiera pretende actuar en nuestro interés?

La preocupación por la seguridad de los datos personales de los viajeros que son controlados por los agentes de GardaWorld a su regreso a Canadá también surgió en el artículo de Radio-Canada, la empresa de telecomunicaciones nacional, y recuerda un reto crucial en las asociaciones entre autoridades públicas y empresas privadas a ojos de Massimiliano Mulone. "Una de las cuestiones fundamentales es el intercambio de información. Porque se rige por muchas leyes que hacen que no se pueda compartir cualquier cosa. Por ejemplo, una entidad bancaria no puede pasar toda la información que tiene a la policía sólo porque se la pidan", explica.

Existen otros obstáculos a la externalización absoluta. De hecho, algunas experiencias desafortunadas han empañado la credibilidad del sector privado, como el fiasco de los Juegos Olímpicos de Londres de 2012 (7), en los que se adjudicó el contrato de seguridad a la empresa británica G4S, que emplea a 660.000 personas en todo el mundo. La empresa fue incapaz de reunir a los 10.400 guardias que había prometido proporcionar, lo que obligó al gobierno británico a movilizar al ejército a toda prisa pocos días antes del evento.

¿Qué pensar de este fenómeno?

Ciertamente, convendría analizar las actuales prácticas de seguridad pública a la luz de estas consideraciones, que ponen de manifiesto algunas de las paradojas más flagrantes de nuestras sociedades cada vez más vigiladas. Nunca es demasiado pronto para considerar los riesgos asociados a la externalización y a la erosión de la necesaria frontera entre los ámbitos público y privado, especialmente cuando se trata de defender el derecho a acceder a los espacios públicos sin temor.

* Texto de intercambio y alianza internacional entre los medio altarantivo L'Esprit Libre de Canadá y Grupo de Investigación y Editorial Kavilando de Colombia.

**Traducción: Alexandre Dubé-Belzile. Revisión del texto Alfonso Insuasty Investigador Universidad de San Buenaventura y Grupo Autónomo Kavilando.

- Texto original en francés en: https://revuelespritlibre.org/gardaworld-g4s-securitas-bienvenue-dans-lage-dor-de-la-securite-privee  26.09.2021

Referencias.

1.Pierre-Paul Biron, « Secteur de la santé : le recours au privé explose avec la pandémie », Le Journal de Montréal, 5 août 2021, https://www.journaldemontreal.com/2021/08/05/le-prive-plus-present-que-jamais
2. Nicolas Lachance et Charles Mathieu, « Des millions de dollars à Garda sans appel d’offres », Le Journal de Montréal, 21 août 2021, https://www.journaldemontreal.com/2021/08/21/des-millions--a-garda-sans-appel-doffres
3. Sarah Molkou, « GardaWorld mandatée par le fédéral pour faire respecter la quarantaine des voyageurs », Radio-Canada, 12 Février 2021, https://ici.radio-canada.ca/nouvelle/1770226/quarantaine-voyageurs-gardaworld-sq-federal-canada-amendes
4. Rawlins Pace William, Kwon Sung-Wook, « Vers la privatisation des services de police : efficacité, imputabilité et décisions des tribunaux », Revue Internationale des Sciences Administratives, 2016/3 (Vol. 82), p. 613-631. DOI : 10.3917/risa.823.0613. URL : https://www.cairn.info/revue-internationale-des-sciences-administratives-2016-3-page-613.htm
5. Site du Service de police de la Ville de Montréal, https://spvm.qc.ca/fr/Pages/Decouvrir-le-SPVM/Qui-fait-quoi/Module-Services-affaires
6. Gouvernement du Canada, Le recours aux services de sécurité privés pour assurer le maintien de l’ordre, 2015, https://www.securitepublique.gc.ca/cnt/rsrcs/pblctns/2015-s041/2015-s041-fr.pdf.
7. Béatrice Debut, « Fiasco de la sécurité : le patron de G4S se répand en excuses », Agence France-Presse, dans La Presse, 17 juillet 2012, https://www.lapresse.ca/sports/londres-2012/201207/17/01-4556457-fiasco-de-la-securite-le-patron-de-g4s-se-repand-en-excuses.php

__

 

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

partak15.1B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas