Apoyamos El Inicio De Los Dialogos De Paz La Paz Es Una Urgencia Nacional Y Un Imperativo Ético Y Político

Linea Formación, Género y luchas populares

Las organizaciones que suscribimos esta comunicación apoyamos decididamente el inicio de diálogos exploratorios de paz entre el gobierno nacional y las FARC-EP anunciado por el presidente de la República, encaminados a poner fin de manera definitiva al conflicto armado interno. Llamamos al Ejército de Liberación Nacional a dar los pasos necesarios para integrarse a estos diálogos.

Sin perjuicio de los márgenes de discreción necesarios para su concreción reiteramos la importancia de la participación activa de la sociedad en las negociaciones que se adelanten. Solamente así gozarán de la legitimidad necesaria para garantizar la sostenibilidad de los acuerdos a los que se llegue.

Durante cerca de tres décadas, los diferentes gobiernos han buscado la paz a través de  la negociación.   En ese camino, se han dado fracasos y éxitos. Con el gobierno del presidente Barco,  el M19, el EPL, el PRT y el MAQL acordaron la salida de la guerra y lo mismo hizo la CRS con el gobierno presidido por  Gaviria. Todas estas experiencias han dejado valiosas lecciones que no deben ser desechadas en una nueva negociación, entre ellas el irrestricto respeto al DIH, la importancia del cese de hostilidades, la definición de una agenda viable, el acompañamiento por parte de la sociedad y de la comunidad internacional y la importancia del compromiso estatal y en particular de las Fuerzas Armadas.

El cumplimiento estricto de las normas del DIH, la no violencia contra la población civil y sus bienes,  el respeto a las libertades, la renuncia a actos que provoquen desplazamiento o conduzcan al confinamiento de las poblaciones, el respeto a los bienes particulares y de propiedad colectiva y el compromiso a no convertirlos en escenarios de guerra son medidas indispensables para vencer la resistencias activas de quienes insisten en la salida militar y las pasivas de los escépticos sobre las ventajas de la negociación política, pero sobre todo, para crear condiciones favorables para un diálogo de paz exitoso. Sin hacer del cese de hostilidades un obstáculo para el diálogo, la experiencia nacional e internacional pone de presente la conveniencia de éste para avanzar en las negociaciones de paz.

No contribuyen a la  búsqueda de la paz las posiciones que desechan la opción de la negociación política y consideran que éstas implican la claudicación del Estado frente a las organizaciones insurgentes. Tampoco sirve a la  paz, como propósito nacional, el tratar de polarizar a la sociedad con el argumento de que una futura negociación es el retorno a la fallida experiencia del Caguán. Ese modelo no es viable, pero otras alternativas son posibles.

Instamos a todos los sectores de la sociedad y en particular a los movimientos y partidos políticos, a apoyar los diálogos exploratorios de paz. Invitamos a los medios de comunicación a contribuir en la construcción de un ambiente favorable a éstos

La paz es una urgencia nacional y un imperativo ético y político.

Bogotá, 29 de agosto de 2012

Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la paz

CINEP

Redepaz

Instituto de Estudios para el Desarrollo y la paz, INDEPAZ

Foro Arauca, Iglesia Menonita, Justa Paz

Justa Paz

Agencia Católica Irlandesa para el Desarrollo,  Trocaide

Corporación Nuevo Arco Iris

Red Nacional de Mujeres

Corporación Plural

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

revkav13n2

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas