La Universidad de California lidera la lucha por el acceso a la investigación.

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: The Mercury

El enfrentamiento de UC coincide con el creciente movimiento de "acceso abierto" para hacer que la ciencia esté más disponible para el público.

 

 

ucberkeley 1 1

Las directivas de la Universidad de California se rebelan contra la editorial de revistas más grande del mundo.

A puerta cerrada, la Universidad de California está organizando una revuelta contra la editorial de revistas más grande del mundo, amenazando con abandonar todas sus suscripciones cuando expire su contrato con la empresa Reed Elsevier.

La universidad estaba a punto de perder el acceso a las revistas de Elsevier una vez finalizado su contrato de cinco años el 31 de diciembre de 2018. Pero en la tarde del 21 de diciembre, la empresa decidió extender el plazo por un mes más.

Si no se llega a un acuerdo, todos los integrantes del sistema de la Universidad de Californa - UC (21,200 profesores y 251,700 estudiantes) podrían enfrentar un acceso más limitado a los nuevos hallazgos de investigación disponibles en las revistas especializadas editadas y comercializadas por Elsevier. (El acceso a artículos más antiguos continuaría sin interrupciones). La biblioteca de la universidad dice que se encargará de obtener los artículos de interés para su comunidad a través de otros medios, como el préstamo de bibliotecas que no pertenecen a la UC.

UC quiere cambiar los términos de su contrato multimillonario con Elsevier, y remodelar fundamentalmente la forma en que se comparte la investigación en campos que van desde la física de partículas a los estudios de transporte.

Siendo el mayor sistema universitario de investigación de los Estados Unidos, la UC cree que tiene el poder de alterar el modelo de suscripción centenario y acelerar el acceso abierto. Sus 10 campus representan casi el 10 por ciento de la investigación producida en los EE. UU.

"Es imperativo que usemos esta oportunidad para alterar nuestra relación", escribió el rector de la UC-Santa Cruz, George Blumenthal, astrofísico, en una carta dirigida al profesorado el 19 de diciembre. "Derribando los muros de pago [esto es, eliminando el pago por suscripción] de las revistas académicas, o al menos reducir significativamente los costos, podemos ayudar a forzar la creación de un sistema más abierto de intercambio de conocimientos", escribió.

El resultado de las conversaciones podría dar la vuelta al mundo de la investigación editorial, ya que si muchas universidades siguen el ejemplo de la UC, esto podría representar un desastre para los editores tipo Elsevier.

La disputa está agitando a los rangos más altos de la torre de marfil de la UC, con directivos que instan a los profesores y al personal a apoyar el esfuerzo de la universidad y mediante campañas por correspondencia.

Por su parte, la UCLA ha tomado una línea aún más difícil, pidiéndole a sus profesores que consideren publicar en otras revistas y dejar de revisar (dictaminar) artículos para Elsevier.

Los detalles son complicados. Actualmente, el sistema de UC paga por separado las suscripciones a los artículos y la publicación de la investigación de la UC. Ahora, la UC quiere un acuerdo que les permita pagar ambos a la vez. Esto haría que los artículos estuvieran más libremente disponibles inmediatamente después de la publicación y podrían reducir los precios de suscripción.

Elsevier responde que la UC no puede forjarse sus propios términos en un modelo de negocio global, y que Elsevier no quiere desarraigar el modelo de negocio de suscripción que representa más del 85 por ciento de toda la investigación publicada, dijo Tom Reller, vicepresidente y jefe de Equipo de comunicaciones de socios comerciales para comunicaciones globales en Elsevier.

Compañías como Elsevier asumen los costos "iniciales" de formatear un manuscrito para publicación y los costos de distribución de las revistas.

En 2017, Elsevier publicó más de 430,000 artículos en unas 2,500 revistas.

Por su parte, los académicos universitarios se quejan de que hacen demasiado trabajo voluntario para los editores, como la "revisión por pares" de los artículos. Además, están inconformes porque no mantienen los derechos de autor de los documentos. Y no les gusta pagar tarifas cada vez más altas por el acceso de suscripción a la investigación. La UC le paga a Elsevier aproximadamente $ 11.5 millones de dólares al año por la suscripción a casi 2,000 revistas.

Para cualquier persona que no cuente con una suscripción, como ocurre con el público en general con cuyos dólares de los impuestos financian gran parte de la investigación, los artículos pueden costar entre $ 35 y $ 40 dólares cada uno.

En realidad, han sido los mismos académicos los que se han mostrados reacios al cambio. Esto sucede así ya que los académicos necesitan de la publicación para obtener reconocimiento profesional.

Los editores comerciales como Elsevier desempeñaron un papel crítico en los años sesenta y setenta cuando la investigación estaba en pleno auge, pero no había muchas revistas especializadas, dijo Ted Bergstrom, profesor de economía en la Universidad de California en Santa Bárbara, quien estudia los precios de las revistas. La publicación fue realizada por sociedades profesionales, dijo, "administrada por la red de un niño viejo". Las editoriales comerciales eran innovadoras, contrataron a los mejores talentos y cobraron precios razonables para revistas que iban desde la prestigiosa revista Lancet hasta la más arcana International Journal of Rock Mechanics.

Con la revolución digital, los editores descubrieron que podían vender el acceso a grandes paquetes de revistas electrónicas a un precio comparable al de las versiones en papel. Los costos de producción cayeron, pero los precios de las suscripciones se dispararon más allá de la tasa de inflación, incluso cuando los presupuestos universitarios se estancaron.

"Esta resultó ser una estrategia brillante", que generó márgenes operativos de 37 a 40 por ciento para Elsevier, dijo Bergstorm. "Los bibliotecarios han estado furiosos, con razón".

El enfrentamiento de UC coincide con el creciente movimiento de "acceso abierto" para hacer que la ciencia esté más disponible para el público. Las nuevas revistas como Public Library of Science, una organización sin fines de lucro, revierten el modelo anterior, y los autores pagan y los lectores obtienen suscripciones de forma gratuita. Los grandes financiadores como la Fundación Bill y Melinda Gates requieren cada vez más que sus hallazgos estén disponibles a través del acceso abierto, inmediatamente después de su publicación.

Las instituciones académicas de toda Europa también están presionando para conseguir mejores acuerdos con las editoriales. Las principales universidades alemanas y suecas han cancelado sus contratos Elsevier.

Publicado en The Mercury News

https://www.mercurynews.com/2018/12/25/university-of-california-leads-fight-over-access-to-research/

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada kav1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas