“Si la izquierda no asume que tiene que construir dispositivos ideológicos y comunicacionales para dar la batalla cultural, estamos muertos”: Pablo Iglesias

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Alejandro Páez Varela y Alvaro Delgado Gómez. La Rosa Roja

Después de la derrota de la izquierda en España en los comicios locales del pasado 28 de mayo, que representa una “victoria cultural” de la derecha y la ultraderecha, Iglesias plantea que las fuerzas progresistas deben dar la “batalla comunicativa en los medios, sin miedo ni complejos”.

 

 

0001 Pablo Iglesias4

Pablo Iglesias Turrión, exvicepresidente de España, politólogo, fundador del partido Podemos, expuso en entrevista con el espacio Los Periodistas de México que se transmite a través del canal de YouTube de SinEmbargo Al Aire, que si la izquierda, luego de la derrota sufrida en España, “no asume que tiene que construir instrumentos culturales e ideológicos para dar la batalla (contra la derecha) y que tiene que avanzar ideológicamente, estamos muertos”.

Después de la derrota de la izquierda en España en los comicios locales del pasado 28 de mayo, que representa una “victoria cultural” de la derecha y la ultraderecha, Iglesias plantea que las fuerzas progresistas deben dar la “batalla comunicativa en los medios, sin miedo ni complejos”.

En ese sentido, explicó que la derecha y la ultraderecha no son sólo los partidos políticos que la representan, sino que hay que ser conscientes de que estas formaciones político-ideológicas que defienden los privilegios de las minorías y consecuentemente el statu quo, están instaladas “en una parte del Poder Judicial, en una parte de la Policía, en una parte del Ejército, en una parte muy importante del poder económico y sobre todo en el poder mediático”.

“La derecha también son jueces, medios, empresarios; no sólo partidos”, precisó el politólogo y director del canal televisivo Red.

“A veces nos confundimos al pensar que los actores político-ideológicos más importantes son los partidos. Los partidos son una parte, sirven para presentarse a las elecciones y sirven para gobernar, pero el poder que se da en sociedades mediatizadas como la nuestra, el verdadero poder, no está en los jefes de un partido. De hecho, los medios de comunicación de ultraderecha pueden hacer así a cualquier líder político de la ultraderecha y cambiarlo por otro”, comentó.

Iglesias insistió en que “los partidos de la ultraderecha no son el actor más importante aunque sean el actor más obvio” e indicó que “es muy importante hacer políticas sociales que mejoren la vida de la gente, pero si no tienes instrumentos para explicar eso, estás muerto”. Señaló que estamos viviendo “en la época de la dictadura del algoritmo” en la que predomina el “paradigma de la Fox”, en el que se miente sin complejos en la medida en que la mentira genera efectos políticos.

Explicó que la clave de la política es enfocar los temas e indicó, por ello, que cuando la izquierda asume los marcos de la derecha y los términos de su discurso se complica su panorama político. “De ahí que vivamos en una época en la que el avance ideológico de la derecha y del ultraderecha a través de los medios de comunicación es enorme”.

Hay que asumir el combate, dijo Iglesias, y enfrentar al adversario “sin complejos, llamando las cosas por su nombre, que no hay por qué tener miedo a reivindicar lo público, que no hay por qué tener miedo a decir abiertamente que si los ricos no pagan impuestos no hay democracia, que si no hay sanidad pública para todos no hay democracia, que si el poder mediático está exclusivamente en manos de millonarios no hay democracia, si no lo decimos entonces nos irán ganando terreno”, expuso.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció que convocará elecciones anticipadas para el 23 de julio, después de que su mal llamado Partido Socialista Obrero Español (PSOE) sufriera una derrota en las elecciones municipales y autonómicas que reflejaron un giro a la derecha y convirtieron al neofranquista Partido Popular (PP), liderado por un cuestionado dirigente gallego como Alberto Núñez Feijóo, amigo de narcotraficantes, en la principal fuerza política en el país.

Iglesias expuso que el mayor problema de la enorme derrota electoral de todas las fuerzas políticas de la izquierda, “es que no se trata solamente de una victoria electoral de la derecha y de la ultraderecha, sino que da la impresión de que sería la traducción de algo más preocupante y más grave que es su victoria cultural e ideológica que se estaría produciendo en nuestro país”.

“Los elementos discursivos que ha utilizado la derecha y la ultraderecha para definir la campaña —al estilo trumpista— hablando básicamente de la ETA y utilizando fake news ha tenido un enorme éxito”, señaló.

“Ese estilo donde la mentira, donde lo irracional, se impone a la hora de dominar los temas de una campaña y los temas de conversación de la gente, no es algo que ocurra solamente en España, está ocurriendo en más sitios, pero yo pienso que o la izquierda asume que hay que adelantar trincheras ideológicas para enfrentar a la derecha o pensar que la gente nos va a votar, simplemente por el éxito de nuestras políticas sociales; es una ingenuidad”.

Cuestionado sobre por qué la derecha en el mundo es más unida que la propia izquierda, Iglesias indicó que es porque “es mucho más consciente de la necesidad de autoprotegerse y que además son mucho más gramscianos que nosotros. Antonio Gramsci demostró que la política no va solamente de defender intereses de clase, sino de construir dispositivos culturales que son determinantes para la pelea política, para esa guerra de trincheras política en sociedades avanzadas. A partir de ahí, la derecha lo tiene clarísimo. La derecha construye sus aparatos mediáticos, se conecta con los grandes poderes económicos, sus dirigentes se protegen entre ellos, han convertido a Madrid, de alguna manera, en una suerte de nuevo Miami, donde las derechas y ultraderechas latinoamericanas tienen un terreno de expansión”.

En contraparte, refirió, la izquierda tiene muchas veces una tendencia más natural a discutir y a despedazarse “en procesos internos y con enormes dificultades a la hora de construir esos dispositivos mediáticos imprescindibles para hacer política”.

Iglesias señaló en ese sentido cómo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha revolucionado la comunicación política con sus conferencias mañaneras “por lo que representan en términos de orientación política, histórica, de un país y de un proyecto político”.

Si bien, apuntó que cada país es diferente y tiene su propia realidad e idiosincrasia hay que pensar cómo constitucionalizar los avances. “Uno de los grandes éxitos del neoliberalismo es que es capaz de dejar instituciones con las que tiene que lidiar el gobierno progresista, que puede ganar unas elecciones y no puede alterar esa correlación de fuerzas en las que el neoliberalismo sigue operando a pesar de que haya gestores progresistas o antineoliberales”.

Por ello, dijo que la izquierda tiene que aprender también a construir una nueva “institucionalidad y a constitucionalizar en un sentido material los avances sociales para que si un día se pierden no pueda llegar un neoliberal y desmantelar todos los avances que se han producido en una administración con una visión más cercana a los intereses populares”.

En cuanto a cómo lograr democratizar los medios de comunicación, el politólogo español dijo que lo primero es romper el tabú de que no se puede hablar de la prensa y de los periodistas y del poder mediático como actor de poder.

“El siguiente elemento clave es plantear que si la democracia no llega a los medios de comunicación, tenemos déficit democráticos”, ahondó. En ese sentido, habló de la necesidad de que haya un tercio de medios de comunicación privados donde se asegure la competencia y donde existan mecanismos para evitar dinámicas de monopolio o de oligopolio; también debe haber un tercio de medios públicos que en última instancia respondan al interés ciudadano que definen los representantes de la sociedad elegidos democráticamente, y finalmente que haya asimismo un tercio de medios que se financien con dinero público, pero que sean de tipo comunitario.

“No puede ser que la propiedad de los medios de comunicación en algo tan importante como el derecho a la información sea algo que solamente puedan tener los millonarios […] porque lo que ataca la democracia es que al final la libertad de prensa sea la libertad de tres millonarios de defender sus propios intereses con dispositivos, que en última instancia, son los que condicionan lo que piensa todo el mundo”, precisó Iglesias Turrión.

El diálogo periodístico completo en el siguiente video:

 

 

Tomado de: https://larosaroja.org/si-la-izquierda-no-asume-que-tiene-que-construir-dispositivos-ideologicos-y-comunicacionales-para-dar-la-batalla-cultural-estamos-muertos-pablo-iglesias/

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

partak15.1B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas