Algunas reflexiones en torno a la Violencia y su linealidad.

Observatorio K.

Por: Jose Alonso Andrade Salazar*

En países como Colombia, la violencia se torna estructural en tanto predominancia de aspectos como la corrupción, clientelismo, cooptación del poder, inequidad, injusticia social, impunidad, polarización social y política, pobreza y miseria, pero también, lineal, en tanto dichas condiciones, históricamente hablando, se mantienen, reproducen, extienden y diversifican, aspecto que se constituye en el primordial problema para la formación de un Estado social, democrático y de derecho.

 

 

VIOLENCIA LINEAL ANDRADE

El pasado siglo XX y lo que lleva del siglo XXI están tristemente signados por la violencia. Como problema multidimensional, debe ser comprendida a razón de sus relaciones, en tanto resulta emergente de la asociación sistémica entre elementos biopsicosociales-antropoéticos, y que, además, dada su elevada incidencia y letalidad, da forma a circunstancias, eventos y actores sociales que con sus acciones elevan los riesgos vitales para personas, grupos y comunidades. En la actualidad, su notable escalamiento representa una de las principales barreras para la consecución de una paz estable y duradera.

En países como Colombia, la violencia se torna estructural en tanto predominancia de aspectos como la corrupción, clientelismo, cooptación del poder, inequidad, injusticia social, impunidad, polarización social y política, pobreza y miseria, pero también, lineal, en tanto dichas condiciones, históricamente hablando, se mantienen, reproducen, extienden y diversifican, aspecto que se constituye en el primordial problema para la formación de un Estado social, democrático y de derecho. Es un hecho que el principal inconveniente que la violencia trae consigo es la escala de destrucción masiva y el insondable dolor que deja a su paso, al tiempo que, el legado de desolación y sufrimiento intenso, que permanece latente y manifiesto en la vida, la historia y la memoria de las sociedades.

En su implementación aportan, por ejemplo, según lo señala Mandela (2003), las nuevas tecnologías al servicio del odio, las cuales difunden la aversión hacia el otro, o sea su ilegitimidad, la segregación, el señalamiento y la exclusión, aspectos que difuminan su condición de sujeto de derechos y lo equiparan a la condición de cosa o de objeto. Dicho así, el efecto lineal de la violencia implica también, aprender de la violencia vivida modos de anular al otro, e incluso, de volverse creativo cuando de anulación se trata, y en todos los casos, de responder con un nivel destructivo igual o mayor. De allí que la devastación que la violencia trae consigo, haga alarde del adagio que reza: “la violencia desencadena más violencia”, y a ello se puede agregar que esto sucede cuando la violencia se constituye en el único medio -dialéctico per se- puesto en marcha para enfrentar los conflictos.

Ante la destrucción que la violencia propone, es de saber que, aunque no se tiene inmunidad ante su emergencia, ello no implica permanecer desamparados o estupefactos cuando germine, puesto que, se conocen sus causas, consecuencias y los intereses creados en torno a su ejercicio, y para identificarlos, basta ubicar la mirada en la memoria de las luchas sociales y sus reclamos y resistencias, o sea, en la historia de abusos, desamparos, exclusiones y exacerbaciones del poder político. De allí que, la violencia brote de forma expedita ante la inexistencia de una democracia participativa, la reproducción del mal gobierno y la legitimidad de las violaciones a los derechos humanos (DD HH), aspectos que a menudo, en estados totalitarios emergen y se legitiman ante la mirada indiferente y cómplice del gobierno.

En sociedades afectadas históricamente por la violencia estructural, altamente disciplinarias y represivas, la violencia de Estado germina como dispositivo de control y regulación social, de hecho, a través de ella las personas opositoras al gobierno se convierten por efecto de la polarización en el enemigo interno. En consecuencia, la violencia se naturaliza razón por la cual, los múltiples actores sociales del conflicto banalizan su ejercicio, lo que sucede también, en el ciudadano de a pie, que, de acuerdo con Wallerstein (1999) está sujeto al poder de la manipulación mediática, razón por la cual consume información del teatro social construido por quienes agencian corporativamente, la tramoya de los hechos bélicos y políticos de acuerdo a sus intereses de clase.

Así, su implementación se generaliza y difunde como parte de los códigos de comunicación e intercambio social, especialmente en estados que la validan como medio para defender la democracia, lo cual, afecta gravemente el anhelo de desarrollo humano, socioeconómico y cultural de toda nación. La violencia no es un hecho necesario, válido, o consustancial a la condición humana, en ese tenor, lo que hay que estudiar no es la naturaleza de la violencia, sino la naturaleza de las condiciones, estructuras y sistemas que dan pie a su emergencia.
De allí que, sea posible prevenirla, evitar su aparición y escalamiento y aún más, aprender de ella a fin de contenerla a través de formas creativas y dialógicas de transformación de la respuesta violenta, lo cual implica el paso de una violencia percibida como lineal (inevitable, necesaria, legitimada, instrumental) a la incorporación de su no linealidad (resistente, ingeniosa, emergente, reorganizacional), manifiesta por ejemplo, en el hecho de reconocer su incidencia, pero superarla a través de la imaginación e invención creadora, capaz de subvertirla para generar colectivamente modos transculturales de resistencia bajo la forma del arte, el diálogo académico, el encuentro dialógico, la concertación comunitaria, y la legitimidad de la diferencia, por decir algunas.

En consecuencia, si fuera posible reconocer que de la violencia se aprende a resistir pero que se puede resistir sin ella, y que, tal como lo señala Morin (2009) es potencial aprender a dejar de necesitar la barbarie para transformar las sociedades, la violencia no sería la elección de primera mano cuando existen múltiples caminos posibles para confrontar la inequidad que instalan los estados represivos. Comprender dicha prerrogativa, podría abrir la posibilidad de escucharse en la alteridad, a fin de integrar y acoger la diversidad de opiniones, y buscar en el antagonismo emergente, las complementariedades necesarias para construir colectivamente soluciones en contexto.

Así las cosas, desde este escenario dialógico, el redireccionamiento y cambio de los grupos que la validan y reproducen puede ser un hecho posible. Contrarrestar la violencia invita a reconocer que no es requerida para construir un cambio efectivo y permanente, puesto que, no constituye el motor que abre paso a las grandes transformaciones sociales, lo cual implica también, entrenarse en reconocerla, educar para la resistencia, estar atentos a sus manifestaciones y adquirir conciencia de la responsabilidad colectiva que su prevención implica. En este sentido la prevención se instala como intencionalidad colectiva y a la vez, como desafío, aprendizaje y cooperación inter y trans-sectorial.

Referencias.

Andrade, J. A. (2018). ¿Es la violencia lineal? Linealidades y no-linealidades de la violencia. Grupo de Investigacion y Editorial Kavilando.

Andrade, J. A. (2019). Resistencia civil-termodinámica y violencia lineal: una interpretación desde la complejidad (Alfonso Insuasty & E. Borja (eds.)). Grupo de Investigacion y Editorial Kavilando. http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/kavilando/20200309052412/0.pdf

Insuasty, A, Balbin, J., Bastidas, W., Carrión, J., Pineda, J. E., & Mejía, W. (2010). Las victimas en contextos de violencia e impunidad: caso Medellín. MISC.

Mandela, N. (2003). Prólogo al libro: Informe Mundial sobre la violencia y la salud. In Informe Mundial sobre la violencia y la salud. Organización Panamericana de la Salud.

Morin, E. (2009). Breve historia de la barbarie en Occidente. Editorial Paidós.

Wallerstein, I. (1999). El fin de las certidumbres en ciencias sociales. Universidad Nacional Autónoma de México.

 NOTAS RELACIONADAS:

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portkav12.1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas