El principado de Vichada

Linea Territorio y despojo

Por: NoticiasUno

Las 3 mil hectáreas que en 1995 el gobierno le regaló al príncipe de Bélgica, hoy están sembradas de árboles maderables y el gobierno se comprometió a darle a sus actuales dueños más de 800 millones de pesos en subsidios.

vichada

En las tierras que el gobierno le regaló al príncipe de Beaufort-Spontin en 1995, hoy se cultivan 4 mil hectáreas de Pino Caribeño, Acacia Gigante y Eucalipto Tropical. El Ministerio de Agricultura tiene pendientes pagos por $856 millones en su rubro de Certificados de Incentivo Forestal, según lo asegura la Reforestadora Las Guacamayas, que actualmente administra las plantaciones.

 

Las tierras dejaron de ser del Estado cuando el extinto Incora se las entregó al Príncipe Federico, a quien la prensa inglesa expuso este año como financista de las aventuras del verdadero Indiana Jones en busca del Arca Perdida.

El príncipe, fue el encargado de gestionar como campesino sin tierra, la solicitud de adjudicación del baldío, a pesar de su condición de señor feudal en Inglaterra, Bélgica, Holanda, España, Austria, Alemania y la república Checa, de su condición de médico nuclear y experto en uranio y del dinero que gasta anualmente en sus aventuras.

Esta es la imagen actual (video) de la Hacienda El Cachufe, que Federico de Beaufort-Spontin, recibió gratis, a pesar de su condición de príncipe belga, duque austriaco y conde español. En teoría allí sólo están las 5 mil hectáreas de bosque sembrado, el aeropuerto privado, un palacete amazónico y la fauna nativa que sobrevive.

El gerente de la Reforestadora Guacamayas, asegura que se la compró en 2008 a una persona diferente al príncipe, esta sí colombiana, pero el Incoder considera hoy que las tierras deben volver a manos del Estado porque fueron entregadas irregularmente a quien no era campesino, ni pobre, ni colombiano.

Carlos Ignacio Carmona. Subgerente de tierras rurales: “Vamos a analizar todo el expediente y vamos a decidir y lo que vamos a hacer es una acción revocatoria o una acción de extinción sobre el predio para que en ese último caso el predio vuelva al Estado”.

Por el momento, el gobierno debe determinar si paga o no los certificados que prometió entregar para mantener la plantación maderera.

Y al final determinar a quién, sino al príncipe de Beaufort-Spontin, debería entregarle los títulos.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas