Cables de Estados Unidos: el expresidente de Colombia es sospechoso de vínculos con paramilitares

Linea Conflicto Social y Paz

Por Christine Armario APNews

Un funcionario de alto nivel del Departamento de Defensa de Estados Unidos sospechaba firmemente que el entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ahora bajo arresto domiciliario, tenía antecedentes de tratos con paramilitares violentos, según un memorando recientemente desclasificado de sus primeros años. en la oficina.

 

 

00 COLOMBIA URIBE PARA

En esta fotografía de archivo del 9 de junio de 2006, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, en el centro, habla con el ministro de Defensa, Camilo Ospina, segundo a la izquierda, durante una ceremonia policial en Bogotá, Colombia.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos sospechaba en ese entonces que el ahora ex presidente tenía vínculos con paramilitares violentos, pero lo comparó con un mal necesario en la lucha contra los rebeldes de izquierda, según un memorando recientemente desclasificado de sus primeros años en el cargo.

Un funcionario de alto nivel del Departamento de Defensa de Estados Unidos sospechaba firmemente que el entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ahora bajo arresto domiciliario, tenía antecedentes de tratos con paramilitares violentos, según un memorando recientemente desclasificado de sus primeros años. en la oficina.

El documento se encuentra entre un lote de registros compartidos con The Associated Press por el Archivo de Seguridad Nacional sin fines de lucro, que sostiene que es el primero en mostrar que las preocupaciones sobre los vínculos potencialmente desagradables de Uribe con grupos armados contratados por terratenientes ricos para protegerlos de la guerrilla alcanzaron el nivel más alto. niveles del Pentágono.

“Es casi seguro que Uribe tuvo tratos con los paramilitares (AUC) mientras era gobernador de Antioquia”, escribió Peter Rodman, entonces un alto diputado del Pentágono, al secretario de Defensa de la era Bush, Donald Rumsfeld, en un despacho confidencial de 2004. "Va con el trabajo."

La misiva se suma a las sospechas, que Uribe ha negado con vehemencia, de que el hombre al que se le atribuye haber cambiado el rumbo de la larga guerra de Colombia con los combatientes marxistas se involucró con actores violentos mientras dirigía la provincia que incluye a Medellín en la década de 1990. Las Autodefensas Unidas de Colombia, conocidas por sus siglas en español AUC, fueron declaradas organización terrorista extranjera por Estados Unidos en 2001.

La Corte Suprema está investigando las denuncias de que Uribe presionó a ex-paramilitares para que se retractaran de declaraciones que lo vinculaban con sus milicias en un caso que ha dividido a la nación y ha sacado a la superficie tensiones por el proceso de paz de Colombia.

Los documentos no incluyen una descripción específica de las interacciones directas entre el ex presidente y los paramilitares, y hay poco que muestre si Estados Unidos trató de determinar si existían vínculos o con qué profundidad. Pero decenas de legisladores, incluidos numerosos aliados de Uribe, han sido encarcelados y condenados por vínculos con paramilitares, lo que establece una conexión clara entre los políticos y los grupos armados ilegales.

Un portavoz de Uribe dijo en un comunicado que “el único trato que tuvo el presidente Uribe con los paramilitares fue meterlos en la cárcel” y destacó varios casos en los que altos funcionarios estadounidenses elogiaron su liderazgo y su historial de derechos humanos.

“Cada acción tomada en los más altos niveles del gobierno de Estados Unidos demostró que nunca hubo ninguna duda sobre la integridad y el compromiso del presidente Uribe con los derechos humanos y el estado de derecho”, agrega el comunicado.

El instituto de investigación del Archivo de Seguridad Nacional obtuvo los cables de la Embajada de los Estados Unidos, los informes de la CIA y las notas confidenciales a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información.

La mirada entre bastidores a la respuesta del gobierno de Estados Unidos a los primeros años de Uribe en su presidencia 2002-2010 muestra a los funcionarios abrumadoramente complacidos con su enfoque agresivo para conquistar a los grupos guerrilleros involucrados en asesinatos, secuestros y tráfico de drogas a gran escala. Estos fueron los primeros años después del 11 de septiembre, y la administración de George W. Bush vio que derrotar a los rebeldes colombianos estaba en sintonía con una misión más amplia de combatir el terrorismo en todo el mundo.

En un memorando, un alto funcionario del Pentágono promocionó que el ejército de Uribe había matado a 543 rebeldes con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y capturado a 1.063 más en la primera mitad de 2003, un aumento dramático en comparación con su predecesor. En otro, un funcionario destacó la cobertura favorable de los triunfos en el campo de batalla de Uribe en los medios.

El propio Rumsfeld parecía interesado en aprovechar el momento para "asestar un golpe demoledor a los narcoterroristas", escribió en un memorando en el que ofrecía puntos de conversación a un diputado.

“Al presidente Uribe sólo le quedan unos años para completar esta tarea”, agregó.

Pero también entretejidos en los despachos hay insinuaciones recurrentes, no tan sutiles, de que el ejército colombiano, aliados clave de Uribe, y posiblemente el propio presidente, habían entrado en alianzas con las Autodefensas Unidas de Colombia, el grupo paramilitar paraguas.

Un informe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de 1997 señaló que la cooperación militar con los paramilitares había “empeorado mucho” con el general Rito Alejo del Río, quien se desempeñó como comandante de la Brigada 17 del Ejército hacia el final del tiempo de Uribe como gobernador. El mismo informe señala que otros dos agentes “nunca se permitieron involucrarse directamente en el fomento o apoyo de las actividades paramilitares, pero dieron la espalda a lo que estaba sucediendo”.

Posteriormente, Del Río fue sentenciado a 25 años de prisión por su participación en el asesinato de un líder campesino.

Uno de los registros más reveladores que describe la brutalidad de las AUC proviene de un cable de la embajada de 1997 que detalla una conversación de 90 minutos con Jorge Alveiro Valencia, dentista, ganadero y legislador conservador suplente. Dijo que de 100 personas asesinadas en su distrito en los últimos años, 10 eran guerrilleros, otros 10 partidarios rebeldes activos y el resto “víctimas desafortunadas”.

Relató un "asesinato de castigo" en el que los paramilitares mataron a un campesino anciano y realizaron un "funeral" por su cabeza un día y por su cuerpo al siguiente.

“Eso es lo único malo de los paramilitares”, afirma, según el cable. “Son muy crueles y a menudo persiguen a personas que no se lo merecen”.

Cuando se le preguntó sobre Uribe, Valencia dijo que “odia a la guerrilla” porque asesinaron a su padre - acusación que los rebeldes han negado - y tenía vínculos con ganaderos y terratenientes locales que a su vez pagan a los paramilitares para que “persigan” a los combatientes.

Pero también describió a Uribe como "limpio y honesto" y no involucrado con ellos.

Valencia agregó que los paramilitares "lo respetan por su postura anti-guerrilla".

Esa admiración se hizo evidente cuando Valencia describió haber sido secuestrado por paramilitares en 1996. Los hombres le ataron las manos a la espalda, le pusieron rifles en la cabeza y lo amenazaron con matarlo si no admitía ser colaborador de la guerrilla. Negó cualquier implicación y les ofreció dinero. Sus captores se rieron y dijeron que ya tenían mucho dinero y armas.

Según el cable, Valencia le dijo al personal de la embajada que lo que finalmente lo salvó fueron unos documentos en su maletín que mostraban que conocía a Uribe.

"Oh, ya conoces El Viejo", supuestamente dijeron sus captores, refiriéndose a un apodo que significa "El Viejo".

Al igual que el material incluido en la decisión judicial de 1.554 páginas sobre el arresto domiciliario de Uribe, no hay pruebas contundentes que vinculen a Uribe con los paramilitares, sino más bien una red de conexiones a un paso. Las referencias a Uribe como “El Viejo” también aparecen en esos documentos.

El dos veces presidente sigue siendo uno de los líderes políticos más importantes de Colombia. Es ampliamente reconocido, y venerado por muchos, por debilitar a las guerrillas hasta el punto de que optaron por negociar la paz. Pero su popularidad ha disminuido en los últimos años, y un reconocimiento más amplio en la sociedad colombiana sobre el conflicto ha dado como resultado un examen más detenido de su propio papel potencial en los abusos de los derechos humanos.

La Corte Suprema ha llamado a Uribe para interrogarlo en una investigación sobre tres masacres y el asesinato de un activista de derechos humanos, mientras que también avanza en la investigación de manipulación de testigos.

Michael Evans, analista senior del Archivo de Seguridad Nacional, dijo que no hay indicios de que los presuntos vínculos de Uribe hayan tenido algún impacto en la asistencia de Estados Unidos a Colombia, que creció significativamente durante su presidencia.

“Los supuestos vínculos de Uribe con una organización terrorista designada por Estados Unidos eran mucho menos importantes que su desempeño como presidente”, dijo Evans.

La Administración Trump ha manifestado su apoyo inquebrantable a Uribe, y el vicepresidente Mike Pence elogió recientemente a Uribe como un "héroe" en una publicación de Twitter pidiendo a los funcionarios colombianos que le permitan defenderse fuera de los confines del arresto domiciliario.

En la conversación con Valencia, el terrateniente, Uribe, surgió con frecuencia, aunque el personal de la embajada no pareció fisgonear para obtener detalles sobre posibles vínculos con los paramilitares. Valencia, quien expresó su admiración por Uribe, insinuó vínculos indirectos y también negó la participación de Uribe.

Describió a los paramilitares como una consecuencia inevitable, aunque terrible, de un conflicto en el que las fuerzas armadas de Colombia no estaban dispuestas o no podían derrotar a los rebeldes por sí mismas.

Los terratenientes cansados ​​de las amenazas, dijo, veían la contratación de paramilitares como su única alternativa.

“Todos pagan”, dijo.

tomado de: https://apnews.com/f3303ada11cea816170a91007bad8c9e

NOTA RELACIONADA:

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas