La Política por todos los medios. (Libro)

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Carlos Hernando Olaya Rodríguez (Autor)

El libro recrea acontecimientos políticos a partir de la reforma constitucional de 1910, a través de la cual las “votaciones” se empezaron a realizar cada dos años, construyéndose en el mecanismo legitimador de la detentación del poder político, en contraposición a la confrontación militar que se presentaba recurrentemente desde el siglo XIX.

 

 

portada la política por todos los medios final

Presentación del libro: La política por todos los medios, antecedentes de la violencia en Colombia. Autor: Carlos Hernando Olaya Rodríguez. Fallidos editores, julio de 2019, 254p. ISBN: 978-958-48-6981-4.

El libro recrea acontecimientos políticos a partir de la reforma constitucional de 1910, a través de la cual las “votaciones” se empezaron a realizar cada dos años, construyéndose en el mecanismo legitimador de la detentación del poder político, en contraposición a la confrontación militar que se presentaba recurrentemente desde el siglo XIX. El texto además ofrece un análisis de las prácticas electorales de los partidos tradicionales así como de la actuación de los movimientos obreros y campesinos surgidos en el proceso de inserción del país al eje capitalista norteamericano.

La temática del libro cubre los dos periodos de gobierno establecidos en la primera mitad del siglo XX cuando, primero los conservadores junto a la iglesia católica, y luego los liberales, ejercieron gobiernos de partido, al final de los cuales se desató la violencia bipartidista. La investigación centra el análisis en el papel cumplido por los distintos agrupamientos que se formaron alrededor de los personajes que ostentaban la representatividad política en las regiones, en razón al parentesco o vínculo con los caudillos militares que participaron en las guerras civiles o por encarnar las ideologías tradicionales.

El estudio hace énfasis en la región de Antioquia, dado que a partir de la reforma constitucional de 1910, los partidos entraron a depender de los gamonales locales para alcanzar los votos requeridos para generar el gobierno. En consecuencia, en cada partido se formaron fracciones que se articularon a los municipios a través de políticos profesionales, quienes, para sustentar su presencia al interior de las colectividades establecieron vínculos de compadrazgo o de negocios con los caciques locales. Esto implicó un doble juego. De un lado los gamonales utilizaron el carácter nacional de los partidos para mantener el control municipal, mientras que los jefes regionales se constituyeron en representantes de los departamentos al canalizar la votación de los municipios. De esa manera se conformaría un régimen político marcadamente clientelista.

En el juego electoral el partido conservador estrechó vínculos con las jerarquías eclesiásticas, aprovechando la posición preeminente que ostentaba la iglesia Católica en virtud del concordato celebrado en 1887 y la convención adicional de 1892. En consecuencia obispos y curas desplegaron una activa participación proselitista y con base en la autoridad del clero el conservatismo se mantuvo en el poder durante un largo período.

Los artesanos por su parte, junto a trabajadores agrícolas, ferroviarios, portuarios, petroleros y de obras públicas, unidos con sectores campesinos que reclamaban derechos sobre la tierra, enfrentaron al régimen conservador a través de movilizaciones y huelgas. En reacción el gobierno dictó decretos y tomo medidas policivas altamente represivas, siendo la masacre de las bananeras la máxima expresión de las atrocidades cometidas por el régimen conservador.

La actuación de los partidos intentó ser modificada en el gobierno de Alfonso López Pumarejo, quien adoptó medidas impulsadas por Franklin D. Roosevelt en los Estados Unidos, las cuales promovían un estado interventor.

Sinembargo el ánimo reformador decayó rápidamente ante la oposición de la iglesia católica, el partido conservador y amplios sectores del mismo liberalismo, así como de los empresarios cafeteros y terratenientes que no veían con buenos ojos las medidas lopistas.

Finalmente por causa de la división liberal y la unión del partido conservador con la iglesia católica y los gremios empresariales, en los cuales se encontraban integrantes los dos partidos tradicionales, el conservatismo alcanzó nuevamente la presidencia, implantando un régimen de terror que sumió al país en la barbarie que se extiende hasta el presente.

DESCARGAR LEER LIBRO COMPLETO.

 

Libro Relacionado: 

Nunca más contra nadie (Libro)

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas