Monumentos a nuestros pueblos originarios y al medio ambiente, no de colonizadores y esclavistas.

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Umstanda

 

¿Qué queremos? Que estatuas como la de Gonzalo Jiménez de Quesada, de Isabel la Católica, Cristóbal Colón, G.Washington, Francisco de Orellana y tantas otras sean remplazadas por monumentos de lo que somos, de nuestra realidad actual.

 

 

XPqxnstYpodDpgA 800x450 noPad

Remplazar estas estatuas por líderes de las primeras naciones de los que no se conoce nada. Remplazar estas estatuas por obras de artistas, por monumentos que exalten lo más bello que tenemos como país y que es nuestro futuro, nuestra naturaleza, abundante.

Racismo, discriminación, exclusión son palabras que parecen ser de moda, pero en realidad son situaciones que se repiten desde hace siglos, sobre todo en América Latina, en donde en ocasiones, nuestros centros históricos muestran hermosos vestigios de la época colonial. Muchas personas no saben en realidad lo que esas estatuas que vemos en los centros de plazas representan, un recuerdo del pasado colonial, una forma de sometimiento a reglas que no son las nuestras. Aunque muchos de esos personajes tuvieron un rol mayor en la creación de ciudades, su historia no se detiene ahí, muchos, en nombre de la religión, cometieron masacres. Eran otros tiempos, las mentalidades han cambiado, pero no totalmente.

La idea no es crear un sentimiento de xenofobia, despertar viejos odios del pasado. Lo importante es crear espacios de vida, con otros personajes, con otras representaciones que no sean necesariamente políticas. En muchas ocasiones una estatua de un conquistador español o de un personaje de otro país que no tiene nada que ver con nuestros valores actuales se erigen como una reliquia.

Esos espacios deberían estar abiertos al arte, a la cultura, a eso que nos une.

Espacios en donde están esas estatuas podrían servir a otros fines, como el de recordar la presencia de pueblos originarios, en el caso de Bogotá y sus alrededores las comunidades Muiscas dejaron no solo una herencia inmaterial impresionante sino son nuestros ancestros también. De ellos no quedó ningún vestigio en la ciudad.

Colombia es el segundo país más biodiverso del planeta, al mismo tiempo es uno de los más frágiles, nuestras políticas a favor de la preservación del medio ambiente no están dando los frutos que necesitamos. No estamos preservando, al contrario estamos destruyendo a un ritmo alarmante nuestros ecosistemas, a un ritmo que de seguir, será muy poco lo que podamos dejarle a las generaciones que vendrán.

Cambiar estatuas de conquistadores españoles, de reyes católicos y de cartógrafos no es borrarlos de la historia, es decirles que ellos cumplieron un rol en lo que fue la construcción de nuestra historia nacional, pero sin por lo tanto seguirles rindiendo pleitesía. Es hora de escribir la historia por nuestra cuenta.

La riqueza de un país está en su capacidad de cambiar su mentalidad, no podemos seguir perpetuando personas que en poco tiempo acabaron modos de vida. Borraron todo lo que fue su pasado e impusieron modelos totalmente desconocidos hasta entonces.

No podemos como sociedad avanzar si olvidamos de donde venimos, porque si lo hacemos olvidamos quienes somos y quienes seremos en el futuro.

Esta petición lejos de toda ideología política, es legítima, porque es una iniciativa ciudadana, libre de toda orientación y respaldo político.

FIRMAR ÉSTA PETICIÓN CLIK AQUÍ

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas