Un plan de desarrollo sin participación es ilegítimo. Medellín.

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Mesa de vivienda Comuna 8

Seguiremos insistiendo en la necesidad de implementar las Obras de Mitigación del Riesgo identificadas en los estudios microzonificados realizados en el Borde Urbano Rural de la Comuna 8 así como la importancia de la Renta Básica y su posterior proceso de estabilización

 

 

logo mesa vivienda ocho

UN PLAN DE DESARROLLO SIN PARTICIPACIÓN ES ILEGITIMO
Medellín, 2 junio de 2020

La Mesa de Vivienda Comuna 8, como parte del Movimiento de Laderas, en el marcode la emergencia sanitaria por Covid-19, así como en el proceso de construcción del Plan de Desarrollo Medellín (PDM) 2020-2023, hemos dado a conocer a la institucionalidad pública y a la sociedad en general las propuestas construidas colectiva y comunitariamente.

Estas propuestas han sido difundidas por medio de pronunciamientos entregados a la Administración Municipal, tanto en los espacios habilitados para la participación durante febrero y marzo, como por correo electrónico durante abril y mayo.

Con la llegada del Covid-19 a Medellín, el proceso del PDM y la participación ciudadana se vio menguada; la virtualidad, excluyó a las comunidades más empobrecidas de la ciudad y nosotros en el Borde Urbano Rural y en la comuna 8, no fuimos la excepción: la información no llegó a tiempo, no hay conectividad a internet suficiente y no hubo un acompañamiento en la virtualidad a los procesos organizativos.

Las propuestas que presentamos, sumado a las priorizaciones identificadas en el taller territorial C8 llevado a cabo en la IE Julio Agudelo, y en el INEM en la línea de Ecociudad, no se vieron reflejadas en el PDM. Posterior a ello, en el espacio virtual de zona 3, no se priorizó la palabra de los pertenecientes a la misma (comunas 8, 9 y 10), ello significó que, como proceso organizado no pudimos intervenir.

Es por ello, que como Mesa de Vivienda Comuna 8, cuestionamos el proceso de participación para la aprobación del PDM, el cual, a diferencia de los anteriores, es trascendental para el proceso de Estabilización y Recuperación de las comunidades y de la ciudad, tras la emergencia sanitaria. Este cuestionamiento a la participación lo hacemos debido a que las propuestas comunitarias poco se reflejan en el PDM, constituyéndose en un artificio la participación y así mismo la forma en la que se terminó discutiendo el PDM, prácticamente a espaldas de las comunidades y organizaciones que tenemos inconvenientes en la cobertura a internet. 

Ante las dificultades en la construcción de los Planes de Desarrollo Municipal, el Gobierno Nacional, mediante Decreto Legislativo 683 del 21 de mayo de 2020, autorizó a los Alcaldes ampliar plazo de 15 días para modificaciones al mismo, esto, debido a los efectos derivados de la pandemia. Esta podría haber sido una oportunidad valiosa para el diálogo y el debate en la ciudad y redimir así las problemáticas advertidas desde varios sectores frente a la participación en el proceso del PDM, pues la ampliación de plazos para presentar modificaciones, medianamente permitiría ajustar el plan con las propuestas entregadas por las comunidades a la Administración y al Concejo de Medellín.

Si bien valoramos el aumento presupuestal para la línea de Ecociudad, continuamos haciendo énfasis y poniendo el acento en la necesidad de la formulación de los Planes de Legalización y Regularización Urbanística (PLRU), la formulación y puesta en marcha del Macroproyecto del Borde Urbano Rural (BUR NOR), así como más proyectos de Mejoramiento Integral de Barrios (MIB) y vivienda en nuestra comuna para la garantía de derechos y la dignidad en los territorios.

Así mismo, el empobrecimiento de las comunidades más vulnerables, lo cual está relacionado con la falta de empleo y/o estabilidad laboral que conduce al “círculo vicioso” de la informalidad, generando imposibilidad de acceder a mejores condiciones materiales de existencia; por ello, la importancia de la apuesta por la generación de ingresos y el apoyo a los proyectos productivos comunitarios, que contribuya a cerrar las brechas de desigualdad a la que somos expuestos.

Es importante que haya más oportunidad laboral para las personas desempleadas, en especial los jóvenes, que permitan disminuir el desempleo y la informalidad laboral. 

Es necesario que se continúen los apoyos de la institucionalidad en términos de la seguridad alimentaria, ya que hemos encontrado familias que no cuentan con un sustento económico para suplementar las necesidades básicas en medio de la pandemia.

Por eso la importancia de propuestas como la Renta Básica en medio del Covid-19 y su posterior proceso de estabilización.

Seguiremos insistiendo en la necesidad de implementar las Obras de Mitigación del Riesgo identificadas en los estudios microzonificados realizados en el Borde Urbano Rural de la Comuna 8, para ello es clave incorporar los resultados de dichos estudios en la cartografía oficial del Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín, realizarles el monitoreo pertinente a dichas obras y desafectar las áreas que hayan sido mitigadas; y con esto garantizar la inversión en temas como cobertura de servicios públicos domiciliarios, reforzamientos estructurales de vivienda por medio de subsidios públicos y procesos de titulación de predios y legalización de viviendas.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas