Los estudiantes universitarios iniciamos un año de enormes retos.

Observatorio K.

Las movilizaciones estudiantiles acompañadas con la solidaridad de demás sectores sociales es un hecho positivo del año 2011. Los estudiantes derrotamos la intransigencia de la Ministra de Educación y del Gobierno Nacional provistos de argumentos claros y con la fuerza de las multitudinarias movilizaciones, mostrando al pueblo colombiano la unidad del estudiantado y la  consolidación de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil. El principal objetivo de la MANE, derrotar el proyecto de reforma a la Ley 30 de 1992 se cumplió, y hoy estamos dando el parte de victoria del movimiento estudiantil colombiano.

Con este avance político el estudiantado estuvo a la altura de las exigencias y gracias a la organización y la movilización civilista y democrática recibió el definitivo apoyo de la sociedad colombiana. En lo organizativo la MANE unificó y orientó correctamente el movimiento estudiantil, y con sus definiciones en las cuatro sesiones que lleva dio tratamiento a las exigencias de todo el proceso, en relación a lo organizativo, lo programático y la movilización. Por otro lado, los acontecimientos reafirman la naturaleza antidemocrática del Gobierno Nacional.

El hecho mismo de presentar un proyecto cuya procedencia no se ligaba siquiera a la comunidad académica habla por sí solo. Y lo hizo también el talante autoritario y desmedido con el que fueron respondidas las movilizaciones.

La movilización y nuestro programa rebasaron el ámbito educativo. De ahí que asumiera la labor de desenmascarar el lado oscuro del proyecto, cuya función se enmarcaba dentro de los propósitos librecambistas a los que parecen haber condenado al país los gobernantes colombianos, claramente delineados por el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, entendiendo a la educación colombiana como otro nicho de inversiones al cual acomodarse. Fue así que manifestamos nuestro rechazo a “cualquier medida que tenga como propósito abrirle paso al lucro y a las transnacionales de la Educación Superior, incluyendo aquellas que hacen parte de los Tratados de Libre Comercio” ; exigimos el desmonte de las “exenciones tributarias a las multinacionales extranjeras”, monto que actualmente asciende a 20 veces del total recaudado por concepto de matrícula para las universidades públicas y que, además, le costó al Estado colombiano 9 billones de pesos entre los años 2004 y 2010 ;  el “incremento progresivo de la participación estatal en la explotación de recursos naturales” y acabar con el arreglo privatizador causante, en buena medida, de la falta de recursos estatales ; esto como exigencia para el aumento del presupuesto destinado a la educación superior.

La derrota del proyecto es una victoria que logrará concretarse en la medida que la dinámica de movilización continúe. La construcción de la propuesta por parte de la comunidad universitaria es tarea fundamental. Para esto, la IV sesión de la MANE definió unos momentos acordes con este propósito. Por lo tanto debemos desarrollar insumos locales para la propuesta enmarcada en el Programa Mínimo ejecutando una agenda conjunta con profesores y trabajadores, y de esa manera articularla con lo desarrollado  en las distintas instituciones del departamento en el 1er Escenario Regional, que tendrá la participación de sectores sociales como la Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos y el Polo Democrático Alternativo. Igualmente se ha programado para los días 15 y 16 de Abril la toma de Cartagena, en acto de protesta por la presencia de Barack Obama en Colombia en el marco de la VI Cumbre de las Américas, y remarcar de esa forma el carácter soberano de nuestro proyecto de educación y el rechazo al TLC con Estados Unidos.

Sea este el año para concretar un hecho trascendental en Colombia : la construcción de una Ley alternativa y democrática, consecuente ya no solo con la universidad sino con la sociedad, que tiene sus ojos puestos en los estudiantes, pues la tarea siguiente, luego de esa construcción, será la acérrima defensa de nuestra propuesta acompañados de otros sectores sociales e inmensas movilizaciones. Será pues el inicio de un periodo en el que la lucha por una educación nacional y científica, como un “derecho y una condición necesaria para el desarrollo nacional”, se enmarque en la lucha de todo un país por democracia y soberanía.

La MANE es una estructura nueva que deberá ser fortalecida y consolidada en el ámbito nacional como espacio de unidad del estudiantado, fortaleciendo también en la regiones los escenarios de coordinación que de esta derivan como la MAREA en Antioquia.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

revkav13n2

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas