Desde Pakistán hasta Perú, el aumento vertiginoso de los precios de los alimentos y los combustibles está llevando a los países al límite

Linea Territorio y despojo

Por Julia Horowitz. CNN Español

La situación ahora es incluso peor que entonces. Los precios mundiales de los alimentos acaban de alcanzar un nuevo récord.

 

 

ALIMENTOS CRISIS

 

Cuando la gente salió a las calles en Egipto en 2011, los manifestantes cantaban sobre la libertad y la justicia social, pero también sobre el pan. El costo de los productos básicos de la despensa se disparó debido al precio vertiginoso de bienes como el trigo, lo que avivó la furia con el presidente Hosni Mubarak.

Ahora, más de una década después de la Primavera Árabe, los precios mundiales de los alimentos se están disparando nuevamente. Ya habían alcanzado su nivel más alto registrado a principios de este año cuando la pandemia, el mal tiempo y la crisis climática volcaron la agricultura y amenazaron la seguridad alimentaria de millones de personas. Luego vino la guerra de Rusia en Ucrania, que empeoró mucho la situación, al mismo tiempo que provocó un aumento en el costo del otro combustible esencial diario.

 

 

 

La combinación podría generar una ola de inestabilidad política, ya que las personas que ya estaban frustradas con los líderes gubernamentales se ven empujadas al límite por el aumento de los costos.

"Es extremadamente preocupante", dijo Rabah Arezki, alto miembro de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard y execonomista jefe del Banco Africano de Desarrollo.

Los disturbios en Sri Lanka, Pakistán y Perú durante la última semana destacan los riesgos. En Sri Lanka, han estallado protestas por la escasez de gas y otros bienes básicos. La inflación de dos dígitos en Pakistán ha erosionado el apoyo al primer ministro Imran Khan, quien se aferra al poder. Al menos seis personas han muerto en las recientes protestas antigubernamentales en Perú provocadas por el aumento de los precios del combustible. Pero no se espera que el conflicto político se limite a estos países.

"No creo que la gente haya sentido el impacto total del aumento de los precios todavía", dijo Hamish Kinnear, analista de Medio Oriente y África del Norte en Verisk Maplecroft, una consultora de riesgo mundial.

Lecciones de la Primavera Árabe

En el período previo a las protestas antigubernamentales que se conocieron como la Primavera Árabe —que comenzaron en Túnez a fines de 2010 y se extendieron por Medio Oriente y África del Norte en 2011— los precios de los alimentos aumentaron considerablemente. El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación alcanzó 106,7 en 2010 y saltó a 131,9 en 2011, entonces un récord.

“Mohamed Bouazizi no se prendió fuego porque no podía bloguear o votar”, escribió un comentarista emiratí en enero de 2011, refiriéndose al vendedor ambulante cuyo acto de protesta ayudó a lanzar la revolución en Túnez y, en última instancia, en el mundo árabe. "La gente se prende fuego porque no soporta ver a su familia marchitarse lentamente, no de pena, sino de hambre fría".

Las circunstancias en cada país diferían, pero el panorama general era claro. El aumento de los precios del trigo fue una parte importante del problema.

La situación ahora es incluso peor que entonces. Los precios mundiales de los alimentos acaban de alcanzar un nuevo récord. El índice de precios de los alimentos de la FAO publicado el viernes llegó a 159,3 en marzo, casi un 13% más que en febrero. Se espera que la guerra en Ucrania, un importante exportador de trigo, maíz y aceites vegetales, así como las duras sanciones a Rusia, un productor clave de trigo y fertilizantes, provoquen nuevos aumentos de precios en los próximos meses.

La guerra ha llevado al mundo al borde de una crisis alimentaria

"Cuarenta por ciento de las exportaciones de trigo y maíz de Ucrania van a Oriente Medio y África, que ya están lidiando con problemas de hambre, y donde una mayor escasez de alimentos o aumentos de precios podrían avivar el malestar social", dijo Gilbert Houngbo, director del Fondo Internacional para la Agricultura. Desarrollo, dijo el mes pasado.

Al dolor se suma el aumento de los precios de la energía. Los precios mundiales del petróleo son casi un 60% más altos que hace un año. El costo del carbón y el gas natural también se ha disparado.

Muchos gobiernos luchan por proteger a sus ciudadanos, pero las economías frágiles que se endeudaron mucho para superar la crisis financiera de 2008 y la pandemia son las más vulnerables. A medida que el crecimiento se desacelera, dañando sus monedas y haciendo más difícil mantenerse al día con los pagos de la deuda, será difícil mantener los subsidios para alimentos y combustibles, especialmente si los precios siguen subiendo.

"Ahora estamos en una situación en la que los países están endeudados", dijo Arezki. "Como resultado, no tienen reservas para tratar de contener las tensiones que surgirán de los precios tan altos".

Según el Banco Mundial, cerca del 60% de los países más pobres "ya estaban en situación de sobreendeudamiento o en alto riesgo de contraerla" en vísperas de la invasión de Ucrania.

Donde las tensiones están hirviendo

Asia: en Sri Lanka, una nación insular de 22 millones de habitantes, ya está hirviendo una crisis económica y política, con manifestantes tomando las calles desafiando los toques de queda y la renuncia masiva de ministros del gobierno.

Lidiando con altos niveles de deuda y una economía débil que depende del turismo, Sri Lanka se vio obligada a agotar sus reservas de divisas. Eso impidió que el gobierno hiciera pagos por importaciones clave como la energía, lo que generó una escasez devastadora y obligó a las personas a pasar horas haciendo fila para comprar combustible.

Sus líderes también han devaluado su moneda, la rupia de Sri Lanka, mientras intentan obtener un rescate del Fondo Monetario Internacional. Pero eso solo empeoró la inflación en casa. En enero llegó al 14%, casi el doble del ritmo de aumento de precios en Estados Unidos.

Mientras tanto, Khan de Pakistán se enfrenta a una moción de censura el sábado en el parlamento del país. Si bien sus problemas políticos se remontan a años atrás, ahora lucha contra las denuncias de mala gestión económica a medida que aumenta el costo de los alimentos y el combustible y el gobierno agota sus reservas de divisas.

"La magnitud del caos económico ha unido a la oposición a Imran Khan", dijo Kinnear de Verisk Maplecroft.

Medio Oriente y África: los expertos también están atentos a signos de angustia política en otros países de Medio Oriente que dependen en gran medida de las importaciones de alimentos de la región del Mar Negro y, a menudo, brindan generosos subsidios al público.

En Líbano, donde casi las tres cuartas partes de la población vivían en la pobreza el año pasado como resultado del colapso político y económico, entre el 70% y el 80% del trigo importado proviene de Rusia y Ucrania. Los silos de granos clave también fueron destruidos durante la explosión de 2020 en el puerto de Beirut.

Y Egipto, el mayor comprador de trigo del mundo, ya está experimentando una enorme presión sobre su enorme programa de subsidios para el pan. El país recientemente fijó un precio fijo para el pan no subsidiado luego de que los precios se dispararon, y en su lugar está tratando de asegurar las importaciones de trigo de países como India y Argentina.

Con aproximadamente el 70% de los pobres del mundo viviendo en África, el continente también estará "muy expuesto" al aumento de los precios de los alimentos y la energía, dijo Arezki.

Las sequías y los conflictos en países como Etiopía, Somalia, Sudán del Sur y Burkina Faso han creado una crisis de seguridad alimentaria para más de una cuarta parte de la población del continente, dijo esta semana el Comité Internacional de la Cruz Roja. La situación corre el riesgo de empeorar en los próximos meses, continuó.

La inestabilidad política ya se ha estado acumulando en partes del continente. Se han producido una serie de golpes en África occidental y central desde principios de 2021.

Europa: incluso los países con economías más desarrolladas, que tienen mayores protecciones para proteger a los ciudadanos de los dolorosos aumentos de precios, no tendrán las herramientas para amortiguar completamente el golpe.

Miles de manifestantes se reunieron en ciudades de Grecia esta semana para exigir salarios más altos para contrarrestar la inflación, mientras que la competencia en elecciones presidenciales de Francia se vuelve más reñida a medida que la candidata de extrema derecha Marine Le Pen destaca sus planes para reducir el costo de vida. El gobierno del presidente Emmanuel Macron dijo el mes pasado que estaba considerando emitir cupones de alimentos para que las familias de ingresos medios y bajos pudieran comer.

Jessie Yeung, Rhea Mogul y Sophia Saifi contribuyeron con este reportaje.

Tomado de https://cnnespanol.cnn.com/2022/04/09/desde-pakistan-hasta-peru-el-aumento-de-los-precios-de-los-alimentos-y-los-combustibles-trax/?fbclid=IwAR1L0mGI4oNIUqGh5FK5Kq6SqEzPeoEQmMv4v5W4zyqh2JDtrEI-n0-5mIg

NOTAS:

 

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portrevKav 13n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas