En Medellín Florece Un Jardín De Dudas…

Linea Conflicto Social y Paz

A propósito del lanzamiento del Macroproyecto Cinturón Verde Metropolitano, denominado Jardín Circunvalar para el municipio de Medellín.

Queremos llamar la atención de la comunidad local, nacional e internacional y los medios de comunicación oficiales y alternativos, sobre algunos planteamientos del vocero oficial del proyecto Cinturón Verde, el Alcalde de Medellín Aníbal Gaviria, en su intervención realizada el día miércoles 5 de diciembre de 2012 en el Pabellón Azul del Centro de Convenciones Plaza Mayor, en el lanzamiento oficial ante las comunidades del Jardín Circunvalar de Medellín.

Ante las propuestas comunitarias por mitigación del riesgo, mejoramientos de vivienda, legalización de predios, servicios públicos domiciliarios, huertas comunitarias y programas de mejoramiento integral de barrios, manifestados en las pancartas expuestas a lo largo del auditorio, el alcalde se pronunció: “Yo quiero empezar por manifestar que a mí para nada me inquieta, ni me chocan las pancartas, las expresiones de los ciudadanos, eso es lo que nosotros queremos escuchar hoy”, sin embargo, esto dista mucho de los que pudimos oír los asistentes a dicho evento y que nos deja muchas más dudas frente a cómo será el ejercicio de participación comunitaria en la construcción del proyecto, porque más bien parece una práctica demagógica para avalar dicho proyecto, con un carácter más turístico que de beneficio para las comunidades asentadas en estos territorios periféricos a intervenir con el Cinturón Verde.

Valoramos que la administración municipal está empezando a reconocer la deuda histórica que ha tenido el Estado con las familias ubicadas en estos sectores periféricos de Medellín en donde se vulneran los derechos humanos día tras día: “Este gobierno quiere hacer esta serie de intervenciones en las áreas altas de la ciudad, porque estas son las áreas más olvidadas, porque están más alejadas del desarrollo, son áreas en donde se presentan la mayor inequidad de esta ciudad, allí es mayor el nivel de pobreza, son en la mayoría de los casos más altos los niveles de violencia; por eso nosotros queremos centrar en una parte de la acción de nuestro gobierno allá, en esas comunidades en donde viven más de un millón de personas”.

Sin embargo, consideramos que si bien es importante que se invierta en estos territorios, a los primeros que debe consultárseles qué quieren es a sus habitantes y no a los arquitectos y urbanistas que planean desde sus escritorios. Además no nos engañemos, el dinero de este proyecto no sale del bolsillo del alcalde, ni de su equipo de gobierno, hace parte de los recursos del municipio que nosotros engrosamos con el pago de impuestos y el pago de los servicios públicos domiciliarios que luego vía transferencias entrega EPM a la Administración Municipal. Así que esos dineros son nuestros y nosotros debemos definir en qué se deben invertir, y en esa medida estos territorios han venido adelantando muy juiciosamente sus Planes de Desarrollo Local y la construcción de proyectos estratégicos para sus territorios, y en ninguno de ellos se ha planteado la construcción de este tipo de senderos o caminos, ya que las necesidades más apremiantes de las partes altas de estas comunas son otras que parecen ser secundarias en este proyecto, como la vivienda y la alimentación.

Luego el alcalde fue cambiando el discurso: “Yo quiero plantear a todo la ciudadanía, yo sé que hay inquietudes, intereses válidos y no tan válidos, sé además hay gente que pude estar en contra de estos proyectos y programas que vamos adelantar y queremos construir en compañía de ustedes y hay gente que hay en contra por falta de comunicación, más una responsabilidad nuestra que de ellos, pero también sé que hay que gente que está en contra por intereses politiqueros o por intereses personales”. Las preguntas que queremos que el Alcalde aclare a las comunidades son: ¿cuáles son los intereses no tan válidos?, ¿Cuál es la gente que está en contra de estos proyectos? ¿De quién son los intereses personales de los que usted habla? Ya lo hemos repetido durante varios comunicados, decimos sí al proyecto Cinturón Verde pero si es construido (no solamente socializado) con las comunidades, en un ejercicio de diálogo y concertación en los territorios y en un debate a nivel de ciudad con diferentes actores como el sector académico.

Y continuó el alcalde: “…yo quiero que me dejen invertir allá, que me dejen invertir donde por 40 o 50 años se ha invertido poco o nada, ¿Quiénes estarán detrás de no dejar invertir en esos territorios de este borde de ciudad en donde este gobierno quiere invertir?, que la comunidad tenga eso muy en cuenta no se dejen manipular por intereses de quien sabe quién, intereses en algunos casos de los violentos, los violentos actúan en donde no actúa el Estado, en donde no hace la debida presencia, por eso cuando el Estado dice quiero hacer presencia, los violentos se inventan la forma de intentar atajar la presencia del Estado, porque a ellos no les conviene que esté. Cuando yo hablo del Estado, no hablo exclusivamente, sí hablo, no exclusivamente, de la policía, si hablo de la justicia, si hablo de las fuerzas del orden, pero hablo del Estado en forma integral, hablo de la vivienda , de los servicios públicos domiciliarios, de la educación, de la salud y eso es lo que queremos, que llegue más y mejor a esos territorios a través de la intervención de muchos programas y proyectos pero en nuestro gobierno a través de la intervención del cinturón verde metropolitano”.

Primero que todo está por verse si son realidad estos discursos, habrá que evaluarlo en tres años, pues ya hace mucho tiempo que todos los alcaldes de turno han dicho lo mismo y poco o nada han cambiado las condiciones de la población en estos territorios. Segundo, este tipo de aseveraciones nos parecen groseras por parte de la Administración para con las comunidades, entonces el hecho de estar inconforme frente a la forma como se construye el proyecto significa ser “violento”. Además de ser un comentario irresponsable en el contexto actual en el que se encuentran varias de las comunas donde se hará la intervención de Cinturón Verde, que se encuentran bajo el control de grupos armados y donde la actividad de liderazgo comunitario podría encontrarse en peligro, pues esto determinaría que las comunidades estarían en la mira de uno u otro bando armado, poniendo en riesgo la vida de algunos líderes comunitarios.

Nunca hemos dicho no a la inversión en estos territorios, es más, es lo que hemos venido exigiendo hace más de 40 años, esto es lo que más necesitamos, pero queremos aclarar que los habitantes de estas comunas tenemos propuestas y éstas deben ser escuchadas no sólo en unos talleres de imaginarios para definir cuestiones estéticas del proyecto, sino en un debate serio y de cara no sólo a la comunidad, sino a los medios de comunicación, las universidades, y organismos internacionales de derechos humanos. Este debe ser un proyecto que pase por la concertación política, no debe ser la imposición de la Administración. Debemos sentarnos en una mesa y concertar este tipo de intervenciones, por eso le proponemos un foro de ciudad o por comunas donde debatamos las propuestas de los unos y los otros y lleguemos a unos acuerdos generales.

Frente al grito de la consigna que manifestaron algunos asistentes “Jardín circunvalar no, no, no… huertas comunitarias si, si, si”, el alcalde comentó: “Yo le voy a dar la palabra, pero eso si le digo, le voy a dar la palabra para que me usted me diga que es cinturón y jardín, no le puedo dar la palabra para que me eche su discurso, porque tendría que darle la palabra a cada uno de los que están acá, a lo que yo le he invitado es, si ustedes dicen jardín circunvalar, ahora si van a hacer un discurso distinto me da mucha pena pero no le puedo dar la palabra”.

Es decir que a la administración solamente le gusta su discurso y que las comunidades sean un comité de aplausos. Para nosotros esta no es la forma de hacer política, se deben abrir escenarios para un diálogo abierto y verdadero, la participación no es solamente levantando la mano, firmando asistencias y recibiendo un refrigerio, está debe ser propositiva y la Alcaldía debe estar abierta a la crítica y no debe cerrarse a creer que solo ella tiene la razón.

Algo que verdaderamente nos indignó fue cuando el alcalde se pronunció de forma irrespetuosa al plantear: “continuo expresando precisamente lo que venía diciendo, que no vaya a ver intereses oscuros, interés ocultos detrás de los que dicen no sin saber a qué le están diciendo no, porque aquí a mí también como alcalde de la ciudad me toca hacer respetar a los ciudadanos que quieren construir sobre los ciudadanos que quieren destruir, en ese orden de ideas, el cinturón verde metropolitano y el jardín circunvalar sabíamos desde el principio y lo sabemos, que van a tener dificultades y enemigos, porque precisamente como lo decía, hay personas que están interesadas en mantener el statu-quo de subdesarrollo, de inequidad, de violencia en el que de alguna manera han estado sometidas esas poblaciones, nosotros no, nosotros lo que queremos es desarrollo allá…”

Queremos que el alcalde nos responda: ¿Cuáles son los intereses oscuros o intereses ocultos?, ¿A quién se refiere?, Exigimos que si hace este tipo de aseveraciones que nos aclare a quiénes se refiere y con nombres específicos, de lo contrario se le podría acusar de calumnia, pues hasta el momento no conocemos más intereses sino de quienes buscan una vida digna para sus comunidades.

Nosotros no somos enemigos de ningún proyecto, ni mucho menos defendemos el “statu-quo”, somos comunidades y organizaciones de base que tenemos nuestros sueños, que queremos una ladera para nosotros y no para los turistas, un territorio donde se pueda vivir dignamente y en paz, queremos no sólo infraestructura, sino también un desarrollo social, donde las familias puedan tener un empleo digno, que los niños se acuesten sin sentir hambre, que todas las personas más pobres tengan acceso a los servicios públicos domiciliarios, que podamos tener un buen servicio de salud las 24 horas al día, donde no existan viviendas a las que se les entre el agua cada vez que llueve y estén las familias con la incertidumbre que les vaya a venir un barranco encima. Exigimos respeto de parte de la administración y que paremos el ejercicio de criminalización de la protesta, la alcaldía no debe temerle al debate y a la crítica.

Frente al Jardín Circunvalar el alcalde planteó: “… la conectividad peatonal es muy importante y es cada vez un rasgo de las ciudades más desarrolladas, por eso nosotros queremos mejorar y articular la movilidad peatonal en esos sectores de la ciudad a manera de las ciudades más desarrolladas del mundo”. Lo que demuestra una vez más que este proyecto se inserta dentro de las lógicas de internacionalización de la ciudad, a través de medidas como el marketing urbano que propone vender la ciudad al mejor postor, pero a su vez incrementar no sólo el costo del suelo, sino también el costo de vida de las comunidades, por lo que intuimos muchos de los habitantes van salir desplazados de estos territorios, pero ya no por actores armados, sino un desplazamiento forzado legal por parte del Estado, para la construcción de infraestructuras que no satisfacen las necesidades básicas de la población, sino que obedecen a interés de grupos políticos y económicos de la región.

Finalmente frente al discurso hay que llamar la atención, como el alcalde empieza sus intervenciones, siempre refiriéndose al “yo quiero”, lo cual nos deja muy preocupados ya que pareciera que nos encontramos ante un proyecto personal y no tanto colectivo. Además vale preguntarse, ¿Por qué existe tanto el interés en el tema de la movilidad limpia en la ladera?, ¿Qué empresas o inversionistas privados estarán detrás de todo esto?, ¿A quién le conviene más este tipo de inversiones del municipio?, ¿Qué pasará con los habitantes originarios cuando el precio del suelo se incremente pero su situación socioeconómica permanezca igual?

Seguimos insistiendo con nuestra propuesta: el eje transversal para el cinturón verde no puede ser un jardín circunvalar, debe ser la gestión y mitigación del riesgo, que permita el mejoramiento integral de los barrios (vivienda, servicios públicos, equipamientos educativos y de salud) y por lo tanto permita la permanencia de las comunidades de ladera en sus territorios para seguir fortaleciendo nuestro proyecto de vida.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas