De la obediencia ciega al voto militar. Amedrentamiento electoral a través de los fusiles.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Omar Eduardo Rojas Bolaños

El partido que se gesta en la reserva de la fuerza pública, convocados por ideólogos del centro democrático, se afianza en el populismo de derecha. Responde a una ideología política que combina la derecha política con retórica y temas populistas. Se identifica con los movimientos fascistas de Italia, Alemania, Hungría, España y Japón surgidos en el periodo de entreguerras. Con el propósito de tener una mayor base de electores de ultraderecha han materializado el proyecto del voto militar 

 

 

 00 voto militar

Escuchar unas voces que no han sido escuchadas, simplemente es reconocer que la verdad es un bien público en una sociedad democrática.

Las voces que se han escuchado en las fuerzas armadas, tanto a nivel interno como externo, son las voces de quienes representan el sector de la mano dura, de quienes defienden la guerra con la tesis de que la paz se consolida exclusivamente con el asesinato del “enemigo”, quien no es únicamente el que se alza en armas. Son las voces de los que gritan más alto y más fuerte; de quienes en los cursos de formación y adoctrinamiento demuestran más insolidaridad humana; de quienes lucen en sus pechos condecoraciones por actividades netamente guerreristas; de quienes han gozado de recompensas y trofeos de guerra no solamente pecuniarias; de quienes más allá del sentir patriótico y del servicio a la ciudadanía tienen intereses políticos y comerciales; y de quienes cuentan con el apoyo de políticos y administradores de pensamiento radical. Algunos, como se ha evidenciado en sentencias judiciales, han tenido alianzas con el paramilitarismo, el narcotráfico y otras organizaciones criminales (Juzgado Sexto Penal del Circuito Especializado de Bogotá, Radicado:006-2009-00071, 2013).

En esas voces no se encuentra el sentir y el desear de miles de integrantes de la fuerza pública que actúan motivados por los derechos humanos. Actúan ceñidos a los postulados constitucionales protegiendo la vida de los ciudadanos. No son aislados los casos en que, soldados y policías han mostrado profesionalismo, integridad y sensibilidad humana en el momento que superiores jerárquicos les exigen violar normas, postulados y derechos. Las voces de militares y soldados que en el contexto del conflicto colombiano rehúsan disparar – para matar - al enemigo que se entrega y al enemigo desarmado, no han sido percibidas. En las fuerzas armadas se alzan voces contra los seguimientos ilegales; los perfilamientos; las escuchas sin orden de autoridad competente; la construcción de expedientes con informaciones y señalamientos falsos de opositores del gobierno; y los asesinatos a sangre fría. La sociedad en pleno tiene el deber de escucharlos.

Son voces que se ven obligadas a callar para no despertar sospechas entre sus compañeros, para no ser perfilados como infiltrados del terrorismo, para no terminar en campos de batalla ficticios presentados ante la opinión pública como muertos por el accionar terrorista. Entre esas voces se encuentran la de soldados y suboficiales que antes del 2008 se atrevieron a denunciar la estrategia sucia, psicológica, militar y política conocida bajo el eufemismo de falso positivo. Se encuentran voces que denuncian a comandantes por actos de corrupción, por actuaciones criminales bajo el uniforme militar. Son voces que se cierran al adoctrinamiento y que declinan, colgar el uniforme y perder el honor militar y policial cometiendo actos de corrupción. Tienen en claro que es ser soldado, que es ser policía, y que los separa de mercenarios, paramilitares y criminales.

Para ellos existe una gran diferencia entre ser soldado y ser mercenario, entre ser guerrero y ser asesino. El mercenario tiene una misión y es el de asesinar. Mata, roba, viola, miente, distorsiona, manipula, engaña, es una máquina del crimen; obedece ciegamente al postulado de la guerra. El mercenario no sigue ningún código de honor, los trofeos de guerra son su inspiración. El mercenario busca saciar su sed con la sangre de los enemigos. Obedece a trofeos de guerra y a la paga por sus acciones. Asesina porque ha internalizado que todo lo que huela a terrorismo, comunismo e izquierda, entre otros, debe ser eliminado.

Para ellos un soldado no reduce a la impotencia a un ser humano, no lo descuartiza y mucho menos si es un niño. Un soldado no secuestra para arrebatar la vida, no maniobra escenas para presentar a personas como si fueran enemigos. Un soldado de principios, palabra, y defensor de los derechos humanos, no les grita a seres humanos “ustedes no tienen derecho ni al aire que respira”, frase promulgada en las escuelas de formación de la fuerza pública. Para ellos, tanto en el campo de batalla como en la vida cotidiana, no hay una posición media, o se es asesino o se servidor público consciente de sus deberes constitucionales. Para miles de soldados, en el campo de guerra también hay un código de honor que respetar.

La imposición del silencio, de no reflexión y no opinión, impuesta al interior del ente castrense, quiere ser trasladada a toda la reserva. Generales y coroneles en retiro, entre otros, desconocen que al pasar a la reserva los integrantes de la fuerza pública tienen derecho a la expresión pública, además de otros derechos, como el de denunciar a quienes violan sus derechos. En misiva del vicealmirante de la reserva Luis Alberto Ordoñez, le comunica al general Eduardo Enrique Zapateiro Altamira, comandante del ejército nacional, que un sector de la reserva no le obedece. Le expresa que ellos simplemente son individuos que, con perfiles falsos en redes sociales, se identifican como integrantes de la reserva activa. La comunicación se da días después de que el líder del partido centro democrático reuniera a militares y policías de la reserva, y algunos activos, para impulsar un partido político de extrema derecha.

El presidente del cuerpo de generales y almirantes en retiro de las fuerzas militares de Colombia determina que las manifestaciones de la reserva que se niegan a prolongar la guerra corresponden a [propaganda negra y de ataque al prestigio y buen nombre del ejército nacional, y del honorable senador Uribe quien es el gran patriota de la historia]. La corporación, como el ente a quien dirige la misiva, olvida qué es democracia, qué es inclusión, que es participación. Dejan de lado que el principal valor de la democracia es reconocer que existen otros, y que esos otros son diferentes, que tienen el derecho a la expresión, a la vida. La principal virtud de la democracia es aceptar que hay oposición, no para acabarla sino para reflexionar y llegar a acuerdos con ella.

El partido que se gesta en la reserva de la fuerza pública, convocados por ideólogos del centro democrático, se afianza en el populismo de derecha. Responde a una ideología política que combina la derecha política con retórica y temas populistas. Se identifica con los movimientos fascistas de Italia, Alemania, Hungría, España y Japón surgidos en el periodo de entreguerras. Con el propósito de tener una mayor base de electores de ultraderecha han materializado el proyecto del voto militar (El Espectador 2020), buscando la participación electoral de 470.000 integrantes uniformados de la fuerza pública. Si en antaño el amedrentamiento electoral lo legitimó el fusil de paramilitares, en el futuro se legitimará a través del fusil de las fuerzas armadas.

 

 

* Sociólogo, investigador, Coronel (r) de la Policía Colombia. Integrante de la Red Interunviersitaria por la Paz Redipaz, actual Consejero de Paz Conpaz Medellín por el sector Colombianos en el Exterior.

Referencias:

El Espectador (2020). Se materializó en proyecto propuesta del uribismo del voto militar. 1 de septiembre.
Rojas, Omar (2020). “Yo no quiero ser policía”. Los blandengues de las fuerzas armadas. Kavilando 2 junio.
Rojas, Omar (2020). Chuzadas, seguimientos y carpetas secretas. La inteligencia militar al servicio de intereses guerreristas. Kavilando, 8 de mayo.
Caracol Radio (2019). Soldado que apoyaba el paro se quita la vida. 26 de noviembre.

 

NOTAS RELACIONADAS;

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas