¿Crisis humanitaria en Venezuela? A propósito de las condiciones migratorias de población venezolana en Colombia.

Linea Territorio y despojo

Por: Astrid Osorio Álvarez[i]

El alto porcentaje de solicitudes negadas permite observar que el Estado colombiano no es un Estado receptor de refugiados.

 

 

venezuela colombia1

Si bien migrar es una cuestión natural al ser humano, en la últimas décadas se ha intensificado el fenómeno migratorio en el mundo[ii], incluso, los países de destino se han diversificado, a la relación de movilidad humana sur-norte se suma la de sur-sur. En particular, en nuestra región se puede observar ciertos cambios políticos, sociales, económicos e incluso geográficos que llevan a las personas a no ver los países suramericanos como países de tránsito, sino además como de acogida. Sin embargo, tan rápido como el fenómeno ha aparecido, con él, las políticas migratorias de los Estados de destino y tránsito que no estaban preparados para enfrentar tal coyuntura responden de manera restrictiva a la cuestión, prácticas como: cierre de fronteras o mayor securitización de éstas, criminalización de la migración y deportación son algunas de las políticas implementadas que se alejan de los estándares de protección internacional y derechos humanos[iii].

La respuesta del Gobierno Colombiano al éxodo migratorio de población venezolana hacía el país ha procurado ajustarse a los compromisos internacionales en materia de derechos humanos, sin embargo, esta todavía es insuficiente, pues pese al discurso humanitario sobre el vecino país, en la práctica la normativa no atiende a la situación fáctica que el mismo Gobierno dice reconocer, esto es: el desabastecimiento de alimentos y medicina, la violencia generalizada, violación sistemática de derechos humanos, señalando principalmente la ausencia de democracia[iv].

No obstante, estas mismas afirmaciones no son consideradas para reconocer el estatus de refugiado a la población venezolana. De hecho, el procedimiento de refugio en Colombia, pese a haber adoptado una definición amplia de refugiado, esto es, tanto la definición de la Convención de 1951 como la Declaración de Cartagena, no ofrece una verdadera protección internacional.

Al revisar el Decreto 1067 de 2015, en su Título III encontramos múltiples obstáculos para el acceso al estatus de refugiado, que se relacionan con vulneraciones al debido proceso, el acceso a la justicia y el plazo razonable, por ejemplo: el proceso está centralizado en Bogotá, no existe un término para que el Ministerio de Relaciones Exteriores responda a la solicitud, el salvoconducto que se entrega una vez radicada la solicitud tiene una prohibición para trabajar, y el acompañamiento legal es casi que restringido para los solicitantes.

El alto porcentaje de solicitudes negadas permite observar que el Estado colombiano no es un Estado receptor de refugiados. Según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores para el año 2016 se presentaron 327 solicitudes de refugio de las cuales solo se aprobaron 4, en el año 2017 se presentaron 625 solicitudes y se aprobaron 9. Hasta el 31 de mayo de 2018 se habían presentado 740 solicitudes y aprobado 5[v].

En ese sentido, más que como un gesto político, sino más bien invocando el principio de solidaridad internacional así como las obligaciones constitucionales y convencionales el Estado Colombiano debería brindar protección internacional a la población migrante venezolana, atendiendo justamente a las condiciones fácticas que dice reconocer en el país vecino. Pues las accione afirmativas, que podrían ser complementarias al estatus de refugiado como, el Permiso Especial de Permanencia, son reaccionarias y atienden más bien a la contención de la migración venezolana en Colombia, en lugar de abordar la cuestión estructuralmente, pues finalmente el requisito esencial para la obtención del permiso, más allá de la fecha de entrada o salida del país, se refiere a la posibilidad de contar con un pasaporte, dejando por fuera una población de especial protección constitucional como son los niños, niñas y adolescentes.

Sin bien el Ministerio de Relaciones Exteriores el pasado 5 de marzo tomó la decisión de ampliar la vigencia de los pasaportes venezolanos vencidos o próximos a vencerse[1], todavía no hay una respuesta para la migración irregular, quienes solo cuenta con un documento de identidad venezolano o incluso ingresan al país sin ningún tipo de documentación.

En consecuencia, nuevos migrantes y gran parte de esta población aún permanece de forma irregular sin que haya soluciones de fondo desde las autoridades colombianas, promoviendo riesgos de vulneración de derechos humanos, particularmente, frente a la salud, trabajo y educación, propiciando la discriminación y xenofobia en contra de la población venezolana.

El Estado colombiano al implementar en sus políticas migratorias debe garantizar enfoque pro persona donde los derechos esenciales no dependan del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino de los atributos de la persona humana, razón por la cual se justifica la protección internacional, de naturaleza convencional, coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos[2]. La flexibilización migratoria, acceso efectivo a derechos fundamentales, así como la garantía del derecho al refugio deben ser las banderas de acción del gobierno colombiano.

Desconcentrar los esfuerzos de reacción al Gobierno venezolano y atender a la población que ha elegido a Colombia como su país de acogida sería la manera más coherente de asistencia humanitaria, frente a la avala crisis en el vecino país.

Notas.

[1] Resolución 0872 de 2019.

[2] Preámbulo de la Convención Americana de Derechos Humanos.

[i] Coordinadora del Programa de Protección Internacional y el Semillero de movilidad humana, desarrollismo y nuevas violencias, Facultad de Derecho y ciencias políticas de la Universidad de Antioquia.

[ii] Migración. Naciones Unidad. Recuperado de http://www.un.org/es/sections/issues-depth/migration/ 13 de marzo de 2019.

[iii] Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Movilidad Humana: estándares interamericanos. 31 de diciembre de 2015. Párr. 39.

[iv] Ver entre otros: comunicado oficial Migración Colombia: http://migracioncolombia.gov.co/index.php/es/prensa/comunicados/comunicados-2019/marzo-2019/10302-mas-de-500-mil-venezolanos-con-pasaportes-vencidos-podrian-ingresar-y-transitar-por-colombia, No llamen a Maduro presidente, Marta Lucía tira línea a periodistas: https://www.semana.com/confidenciales-semanacom/articulo/marta-lucia-ramirez-pide-a-los-periodistas-que-no-llamen-presidente-a-maduro/597808, Venezuela se ha convertido en una amenaza: Marta Lucía Ramírez al hablar de posesión de Maduro: https://noticias.caracoltv.com/politica/venezuela-se-ha-convertido-en-una-amenaza-marta-lucia-ramirez-al-hablar-de-posesion-de-maduro, En video: Duque y Guaidó anuncian concierto por la "libertad de Venezuela": https://www.semana.com/nacion/articulo/duque-y-guaido-hablan-por-instagram-sobre-ayuda-humanitaria-a-venezuela/601517

[v] Derecho de Petición enviado por la Coordinación del Programa de Protección Internacional al Ministerio de Relaciones Exteriores el día 18 de mayo de 2018, con respuesta 8 de junio de 2018.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO MINERIA

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas