La mina de cobre en el Chocó que puso a volar a los Gaviria

Linea Territorio y despojo

Por: Julián Gabriel Parra-De Moya          

El patriarca Guillermo Gaviria descubrió en los 90 una veta que le dio para cimentar económicamente a la familia y ponerla a pesar políticamente

 

 

Mina de cobre Anibal Gaviria

Unas circunstancias tan terribles como inesperadas llevaron a Aníbal Gaviria a entrar a la política: el asesinato de su hermano el gobernador de Antioquia, el mayor de la numerosa familia Gaviria Correa. En 2002 fue secuestrado y un año después asesinado —junto con el consejero de paz Gilberto Echeverry— por el frente 34 de las Farc, en un intento fallido de liberación por parte del Ejército nacional. El patriarca de la familia, Guillermo Gaviria Echeverri, le pidió a su hijo Aníbal tomar las banderas del liberalismo que él mismo había defendido en Antioquia y en el escenario nacional hasta llegar al Senado por el Partido liberal. Desde los años setenta se puso al frente del periódico El Mundo, que había adquirido a finales de los años 70, para dar la batalla contra el dominante partido conservador con el periódico El Colombiano, que había logrado dominar por décadas la política en Antioquia. Guillermo Gaviria no estaba dispuesto a entregar el espacio ganado que tenía coronado con la llegada del Guillermo Jr. a la gobernación de Antioquia.

Nota relacionada: Colombia quiere diversificar su matriz minera con el cobre ...

Aníbal Gaviria estaba entonces en otra cosa. Su tiempo lo empeñaba en el sector privado al frente de los negocios familiares alrededor del banano en Urabá y de la minería en el Chocó, iniciados por el padre como pionero 40 años atrás en dos regiones olvidadas e inhóspitas. Con especial interés en la minería estaba metido de lleno en la empresa minera El Roble, creada para la explotación de cobre en Carmen de Atrato y fundada en 1995 por el padre Guillermo Gaviria Echeverri, ingeniero de minas graduado en la Universidad Nacional. Personalmente registró en la Cámara de Comercio de Medellín la empresa Bocas S.A., que tres años después se convertiría en la Minera El Roble S. A. Mientras la mayoría de las mineras se enfocaron en explotar carbón, oro y esmeraldas en el país, Gaviria le apuntó al cobre logrando una eficiente explotación con mucha rentabilidad que se convirtió en una importante fuente de recursos para diversificarse en otras inversiones.

Aníbal estuvo en la mina hasta que entró a la política a recoger las banderas de su hermano Guillermo, asesinado por las Farc, en la Gobernación de Antioquia que ahora busca repetir.

Con las riendas del negocio Aníbal Gaviria amplió el negocio y la década de los 2000 fue especialmente fructífera. Tuvo a su nombre dos licencias entregadas por Ingeominas: una bajo el número de expediente 00172-27 por 15.000 hectáreas, y la número 00173-27 por un poco más de 9.500 hectáreas en la misma zona. Posteriormente las trasladó a la empresa familiar Minera para no tener interferencias en su carrera política que comenzó en forma en el 2003 y que le dio un viraje completo a su vida.

Los buenos resultados les permitieron a los Gaviria hacer una movida clave que disparó el negocio. Siempre con Guillermo Gaviria padre presidiendo la Junta Directiva, en 2008, Minera El Roble se asoció con la sudafricana AngloGold Ashanti para incursionar en otros minerales y explotar zinc, platino, molibdeno, oro y sus concentrados, plata y cobre, ya no solo en los municipios de El Carmen de Atrato ene el Chocó sino en Ciudad Bolívar, Antioquia, a través de dos contratos de concesión con una vigencia hasta el año 2039.

Con la carrera política de Aníbal en ascenso y el deterioro en la salud Guillermo Gaviria Echeverri, quien en 2013 dio un paso al costado como cabeza directiva y de la que también hizo parte su hija Irene, quien tiene bajo sus riendas el periódico El Mundo, la minera cambió de dueños. En noviembre de ese año, los Gaviria cerraron un millonario negocio con los canadienses de Ático Mining Corporation que adquirió el 90% de El Roble por USD 14 millones y que les dejó asfaltado el camino económico.

Ya bajo el mando canadiense, encabezado en el país por Jorge Ganoza y su hijo Fernando E. Ganoza, vino una importante inyección de capital, pero unos cambios en las líneas de explotación en el terreno conllevaron serios problemas. En 2017, la mina estuvo suspendida por varios vertimientos al río Atrato y las huelgas no se hicieron esperar. De hecho, la última se dio en febrero de este año, y cerca de 500 trabajadores entraron en paro para negociar con Atico Mining Corporation un reajuste salarial.

La mina del Carmen de Atrato, que además es el principal proyecto de la minera canadiense, sigue siendo un activo muy valioso porque es la única explotación de cobre en el país mientras la AngloGold Ashanti intenta concretar sus aspiraciones, en medio de grandes polémicas, de explotación en Jericó, Antioquia.

Irene Gaviria está al frente del periódico El Mundo y Sofía también entró a la política llegando al senado en el 2014 por el Partido Liberal. Ahora es embajadora del gobierno Duque en Suiza. 

La vena minera de Guillermo Gaviria Echeverri, como la de muchos antioqueños de la generación anterior fue reconocida por la Asociación de profesionales del sector minero que en 2018, cuatro años después de su muerte, le rindieron homenaje póstumo como un representante ejemplar del gremio, homenaje que recibieron sus hijos Julián y Aníbal, quienes habían trabajado junto a él en el negocio.

Los cimientos empresariales y políticos han sido cosechados y continuados por el grupo familiar. No solo Aníbal ha sido exitoso en la política y quiere repetir gobernación después de ser alcalde de Medellín. Su hermana Sofía resultó elegida senadora por el Partido liberal, y desde allí se convirtió en una vocera de los derechos de las víctimas de las Farc.

Terminando su periodo como senadora, marcó distancia y polemizó con el manejo del Partido liberal por parte de César Gaviria. Intentó junto con Viviane Morales participar en la consulta que saboteó el expresidente Gaviria, para elegir candidato presidencial, que derivó en la disidencia de Juan Fernando Cristo y Guillermo Rivera. Sofía Gaviria tomó su propio camino y aunque no consiguió ser reelegida en el Congreso, logró abrir su camino que la tiene de embajadora de Colombia en Suiza. Por su parte, Aníbal se proyecta como virtual sucesor de Luis Pérez en la gobernación de Antioquia con una campaña muy bien financiada por el aterrizaje de liberales, verdes, la gente de Cambio Radical y el Partido de la U.

Tomado de: https://www.las2orillas.co/la-mina-de-cobre-en-el-choco-que-puso-volar-los-gaviria/

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas