Amenazas a opositores a la construcción del Muelle Multipropósito las Américas (Taganga)

Linea Territorio y despojo

Por: Redipaz

Amenazas de las “Aguilas Negras” aparecen en Santa Marta en contra de quienes defienden el medio ambiente, las comunidades, el territorio ante la construcción del muelle MULTIPROPÓSITO las Américas, en Taganga (Santa Marta – Colombia) Dabon es el grupo Económico que busca construir éste proyecto.

 

 

Taganga Santa Marta Colombia

¿Qué sucede en Taganga?*

El puerto de las Américas, propiedad de un poderoso grupo económico colombiano, busca construir infraestructura portuaria para el cargue y descargue de gráneles líquidos (aceite de palma, hidrocarburos, petróleo y sus derivados) en la bahía de Taganga, específicamente en el punto conocido como punta voladero. Este proyecto que estima una inversión de 12 millones de dólares persigue la expansión de la industria del aceite de palma en el departamento del Magdalena- uno de los más pobres de Colombia- e impone una visión de desarrollo aún a costa de visiones ancestrales del buen vivir y de prácticas colectivas de gestión del territorio.

En el año 2007 a través de la resolución 028 de enero de 2007 la autoridad ambiental local de Santa Marta otorga licencia ambiental a la empresa -TERLICA- para la construcción y operación de un atracadero para insumos líquidos en punta voladero; esta licencia inicial otorgada por un periodo de 5 años incluía como condición un plan de conservación de las especies vegetales y animales identificadas en el lugar de ubicación del proyecto. 

En el año 2008, tan solo un año después de otorgada esta licencia ambiental, la empresa TERLICA fue responsable del derrame de 89 toneladas de aceite vegetal que tuvo un efecto devastador en el ecosistema marino y en las comunidades de pescadores. El daño fue catalogado por el Instituto de Investigaciones Marinas -INVEMAR- como grave, e implicó la muerte de colonias enteras de coral, cambios en la estructura y composición biológica de comunidades algales y afectaciones sobre el ecosistema del litoral rocoso de la bahía de Taganga reflejado en la muerte de especies animales que habitan este ecosistema.

Por este delito la empresa fue sancionada, sin embargo, de acuerdo al auto 1240 de 213 de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, la empresa no ha cumplido con las sanciones impuestas. Aún en este panorama de crímenes ambientales que rodea a la empresa, en el año 2011 la autoridad ambiental local expide una nueva resolución en la que CEDE de manera plena la licencia ambiental de TERLICA a la sociedad portuaria de las AMÉRICAS para la construcción (ya no de un atracadero) sino de un puerto multipropósito para el cargue de gráneles líquidos e hidrocarburos y el periodo de la licencia se amplía a 20 años.

Finalmente, en el 2015 se suscribe un contrato de concesión portuaria entre la Agencia Nacional de Infraestructura y la empresa Sociedad portuaria las Américas, filial de TERLICA, y pertenecientes ambas a la familia Dávila Abondano. 

En todo el proceso la voz de la comunidad ha sido silenciada a través de tácticas de deslegitimación y estigmatización, el pueblo de Taganga ha sido descrito como "ignorante" "enemigo del progreso" "indios atrasados" y este imaginario ha sido reproducido por los medios de comunicación. Actualmente el problema ha escalado a protestas sociales organizadas y a la constitución de veedurías ciudadanas que han iniciado acciones en el terreno de lo jurídico, lo mediático y lo social.

El proyecto portuario vulnera el derecho al trabajo, al mínimo vital y a la vida digna porque afectaría las fuentes de empleo de 4.000 familias que genera la pesca y el ecoturismo.

Hay muchas propuestas al respecto (en paréntesis los proponentes)

1: Preparar a las bases sociales para una consulta popular (Responsable-Federación de mujeres del Magdalena y veeduría ciudadana Taganga despierta)

l2: Interponer recurso ante Consejo de Estado para que a la población de Taganga le asista el derecho a la consulta previa (Veeduría ciudadana Taganga despierta)

3: Decretar la protección de los suelos marinos a través de medidas cautelares (Concejal Jaime Linero y veeduría ciudadana despierta)

4: Solicitar estudios para decretar la zona como corredor migratorio de especies en vías de extinción como los grandes mamíferos marinos que tienen este sector como corredor en sus ciclos reproductivos (Federación de mujeres del Magdalena, Instituto de Investigaciones Marinas y Universidad del Magdalena)

5: Hacer un boicot de la imagen de la empresa a nivel internacional (Movimiento por la transición, pastoral social cristiana, Federación de mujeres del Magdalena)

6: Conseguir aliados nacionales e internacionales que ayuden a visibilizar la lucha de las comunidades (Federación de mujeres del Magdalena, asociación campesina de la sierra nevada, senador Jorge Robledo Castillo)

7: Contactar a la UNESCO para que haga un pronunciamiento frente a la degradación sistemática de los ecosistemas de zonas declaradas reservas de biosfera (Federación de mujeres del Magdalena)

8: Intensificar líneas de investigación relacionadas con conflicto socioambiental en el Caribe colombiano (Observatorio de paz y convivencia ciudadana, universidad del Magdalena, Federación de mujeres del Magdalena)

Se han vulnerado derechos de comunidades locales, las licencias ambientales han sido otorgadas de forma irregular, los planes de desarrollo pasan por encima de la gente y del ambiente. Se privilegia una visión extractivista sobre los territorios, aún a costa de la salud y la dignidad de las personas. Se proponen construcciones que afectan los ecosistemas, los corredores migratorios por donde circulan especies amenazadas y la fragilidad del ecosistema más irremplazable del mundo según estudio publicado en la revista Science

*Tomado de: https://ejatlas.org/conflict/puerto-las-americas-grupo-daabon-bahia-de-taganga-colombia

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas