Bogotá: Jornada del 1 de mayo estuvo marcada por la represión

Linea Conflicto Social y Paz

Cerca de 16.000 personas marcharon este 1 de mayo en Bogotá para conmemorar el Día Internacional de la Clase Obrera y para exigir, a su vez, el respeto por los derechos laborales, las libertades sindicales y la dignidad para el pueblo colombiano, a pesar del desmedido operativo policial realizado en contra de los manifestantes.

Organizaciones trabajadores, estudiantes, mujeres, pensionados, ambientalistas, jóvenes, habitantes de los barrios, artistas y otros sectores sociales, así como partidos y organizaciones políticas de izquierda, salieron este miércoles a rechazar el modelo neoliberal, a decir que otra Colombia es posible y a exigir mejores salarios, empleo digno, salud y educación universal, vivienda digna, desmonte de la especulación bancaria, fin del narco paramilitarismo, justicia para las víctimas de los crímenes de Estado y paz con justicia social.

Las marchas hacia la Plaza de Bolívar iniciaron sobre las 8 am desde siete puntos de la ciudad: la avenida 1 de Mayo, Bosa, el Hospital de Kennedy, el Parque Nacional, la calle 19, la carrera 10 y la avenida Villavicencio. Adicionalmente, otras manifestaciones se concentraron en las localidades y barrios populares de la ciudad sin acercarse al centro de la capital, como ocurrió en Suba y entre Ciudad Bolívar y Bosa, donde una movilización de más de 600 personas marchó por esta zona del sur de Bogotá, concentrándose en el parque fundacional de Bosa para realizar un acto cultural y político que se extendió hasta la noche.

Operativos policiales para acabar con las protestas

Sin embargo, desde tempranas horas de la mañana, el desmedido operativo policial de más de 10.000 hombres del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y la Fuerza Disponible inició acciones para amedrentar y dispersar a los marchantes. Entre las 8 y las 9 am, se realizaron decenas de detenciones ‘preventivas’ –que son ilegales en Colombia– junto al Parque Nacional y el Hospital de Kennedy, dirigidas principalmente contra jóvenes que, por su vestimenta, eran vistos como ‘peligrosos’ por los agentes.

Hacia las 10:30 am, cuando la cabeza de la movilización apenas arribaba a la Plaza Bolívar, se presentaron los primeros ataques en contra de los manifestantes. A la altura de la calle 19 con carrera séptima, luego de una corta escaramuza con un reducido grupo de jóvenes, dos escuadras de uniformados fuertemente armados, que vestían corazas protectoras similares a las del Esmad y no portaban distintivos ni números de identificación, arremetió contra los marchantes usando gases lacrimógenos, balas de caucho y granadas de dispersión. En este punto, la acción de policía dejó a varias personas asfixiadas por los gases, en particular adultos mayores, que tuvieron que ser atendidas por los propios manifestantes antes de la llegada de los socorristas, y dos mujeres –que prefirieron mantener su identidad en reserva– resultaron con heridas de consideración luego de que, según relatan, uno de los agentes disparara municiones de caucho en su contra a menos de dos metros de distancia.

Adicionalmente, la policía impidió en varios puntos el paso a las marchas que se dirigíandesde el sur de Bogotá a la Plaza de Bolívar. En particular, las movilizaciones que partieron del Hospital de Kenndy y del SENA fueron atacadas, dispersadas o bloquedas en varias ocasiones, con especial fuerza en en la avenida 1 de Mayo con carrera 52 y en la calle 11 sur con avenida Caracas, logrando sólo un grupo de unas 500 personas llegar al centro de la ciudad hacia la 1pm, luego de las gestiones de la Secretaría de Gobierno.

El desalojo de la Plaza de Bolívar, ordenado previamente al Esmad, se inició cerca de las 11:30 am, cuando fueron lazadas decenas de bombas de dispersión hacia los manifestantes y se iniciaron los enfrentamientos entre algunos grupos de jóvenes y la policía, quienes con tanquetas, armas de sonido a alta frecuencia, chorros de agua, armas de pintura, explosivos, gases lacrimógenos y su fuerza bruta sacaron a las personas que se encontraban en este importante espacio del centro de la ciudad, haciédolas huir por las calles cercanas, donde siguieron presentándose enfrentamientos hasta las 2 pm.

Según datos de la Defensoría del Pueblo y la Policía Metropolitana, al final de jornada 92 personas habían resultado detenidas, entre ellas 4 menores de edad, y 11 terminaron heridas y atendidas en distintos centros hospitalarios, entre ellas tres uniformados.

Protestas en el resto del país

Según la Policía Nacional, se registraron 46 marchas y 23 concentraciones en 69 municipios de Colombia.

En Barranquilla, cerca de 15.000 personas marcharon entre la Plaza de la Paz y el Parque Olaya, apoyando los diálogos de paz que se adelantan en La Habana, rechazando algunas políticas del actual gobierno como la reforma a la salud, y exigiendo generación de empleo en la costa atlántica. En Cúcuta participaron en las protestas cerca de 5.000 personas, en Pasto más de 3.000, en Manizales cerca de 3.000, en Bucaramanga más de 12.000, en Medellín cerca de 5.000 personas, en Pereira cerca de 3.000, en Cartagena 20.000 y en Cali fueron más de 5.000 los participantes en la movilización que partió desde el antiguo Rumbódromo hasta llegar a la Gobernación del Valle, donde se leyó una declaración política que entre otros asuntos, rechazaba la falta de trabajo digno, el trabajo informal y los crímenes en contra de los sindicalistas.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas