Garantía del derecho a defender derechos humanos y de las obligaciones que el Estado tiene respecto de éste.

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Carlos Arturo Duarte Torres

".. aquellos fenómenos que parecían un conjunto de acciones despolitizadas y solamente justificables bajo intereses económicos ilícitos o agrietamientos institucionales de los actores armados, terminan a la postre construyendo modelos tanto de gobernanza poblacional como de control territorial  profundamente politizados al servicio de agentes no solo militares sino políticos y económicos."

 

 

600168 1

Referencia: Amicus curiae en el proceso en el proceso No. 11001-22-10-000-2019-00715-00

Asunto jurídico en discusión: garantía del derecho a defender derechos humanos y de las obligaciones que el Estado tiene respecto de éste. Y exigencia del cumplimiento de las garantías de seguridad establecidas en el Acuerdo Final de Paz

Carlos Arturo Duarte Torres, docente y coordinador de la línea de investigación de Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial del Instituto de Estudios Interculturales (IEI) de la Pontificia Universidad Javeriana, sede Cali; Dayver Betancourt, coordinador del Sistema de Información Geográfico, Poblacional y Estadístico (SIGPE) del IEI ; Maritza Tangarife, Geógrafa del SIGPE del IEI ; Lina Díaz, Estadística del SIGPE del IEI, y Daniela Alejandra Gómez Vélez, Abogada y Socióloga de la línea de investigación de Desarrollo Rural y Ordenamiento Territorial del IEI; identificados como aparece al pie de nuestras firmas, presentamos el siguiente amicus curiae dentro del proceso judicial de la referencia atendiendo al interés general y a la necesidad de enfrentar las violencias contra defensores y defensoras de derechos humanos en Colombia.

El Instituto de Estudios Interculturales (IEI) es una comunidad académica interdisciplinaria e intercultural que, mediante la investigación aplicada, participativa y comunitaria, desarrolla proyectos de transformación social a través de la formación, incidencia y acompañamiento a procesos sociales. El IEI crea espacios de interlocución académicos, sociales y políticos entre comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas, mujer rural, el Estado colombiano y el sector empresarial, para que encuentren y concierten estrategias que contribuyan al efectivo ejercicio de los derechos de las comunidades rurales y mujer rural, así como la sostenibilidad social y ambiental de la región. 

El documento que se presenta en esta ocasión tiene por objeto exponer algunos de los resultados de la actividad investigativa de acompañamiento a la Comisión de la Verdad (CEV) que, desde agosto de 2018, en el IEI de la Pontificia Universidad Javeriana (PUJ), sede Cali, se ha efectuado y ha implicado acciones, procesos y tareas en función del reconocimiento, esclarecimiento y convivencia territorial. Se presentarán algunos de los resultados de la anterior actividad investigativa con el fin intervenir a favor de la acción de tutela por la defensa de “El derecho a defender derechos”. El texto en cuestión se compone de seis (8) grandes apartados:

1) acercamiento metodológico;
2) marco conceptual y estado del arte de las bases de datos nacionales;
3) análisis socio-espacial y territorial de las dinámicas del conflicto armado y patrones de la violencia;
4) la violencia histórica hacia los líderes sociales;
5) caracterización de la violencia hacia los líderes sociales en periodos de transición política;
6) recurrencia estadística y focalización espacial en la victimización de líderes sociales y militantes políticos;
7) caracterización de asesinatos contra reincorporados del Acuerdo de la Habana
8) conclusiones, modelos de violencia y tendencias estadísticas a futuro.

DESCARGAR TEXTO COMPLETO.

Así las cosas, una primera evidencia inobjetable, es que el proceso del Post-conflicto ha significado un escalamiento de la violencia hacia los lideres sociales y los ex militantes de las FARC. Ahora bien, aunque es temprano afirmarlo en términos analíticos, la violencia contemporánea dirigida a lideres sociales y excombatientes nos plantea una pregunta  obligada en este nuevo contexto: ¿estamos ante una reedición de los anteriores modelos  de violencia indiscriminada y selectiva? O, ¿nos encontramos frente a una nueva configuración de violencia que parecería alejarse de los modus operandis anteriores?

El discurso del Establishment ha buscado posicionar de manera indirecta, el modelo de violencia propuesto por Jeremy Weinstein (2007). De acuerdo con este último, el oportunismo económico de actores diversos dentro de la organización militar  corresponde con los repertorios no letales de la violencia. Por lo tanto, las organizaciones con poder económico atraerán soldados oportunistas (mercenarios) y para su propia sostenibilidad de recursos dependerán menos del apoyo civil; mientras actores armados con recursos meramente sociales atraerán, en su mayoría, a activistas comprometidos.

Así pues, los segundos se involucran en niveles bajos de violencia altamente selectiva, en su mayoría letal y; los primeros, se vinculan en diversas formas de violencia en niveles altos y con poca discriminación. Es decir, se ha querido mostrar que la violencia hacia los lideres sociales no corresponde con fines políticos, sino con la degradación de los actores políticoarmados.

En este contexto, a los actores armados ya no les interesa mantener una relación directa con los pobladores de sus áreas de influencia y actúan unilinealmente en defensa de sus intereses en torno a las economías ilegales.

La tentación histórica para interpretar nuestra violencia bajo el modelo Weinstein no es nueva (Pizarro 2004); sin embargo, autores como Francisco Gutiérrez Sanín (2006 y 2019), Gutiérrez & Wood (2017), han mostrado que aquellos fenómenos que parecían un conjunto de acciones despolitizadas y solamente justificables bajo intereses económicos ilícitos o agrietamientos institucionales de los actores armados, terminan a la postre construyendo modelos tanto de gobernanza poblacional como de control territorial  profundamente politizados al servicio de agentes no solo militares sino políticos y económicos.

Seguramente que en la actualidad asistimos sorprendidos a una reconfiguración evidente de nuestro conflicto armado; sin embargo, habría que ser cautelosos a la hora de interpretar dichos fenómenos como un ejercicio de despolitización de la violencia hacia los líderes sociales, sobre todo cuando la evidencia histórica de nuestro conflicto, nos muestra tal y como analizamos en los ítems 5, 6 y 7 del presente texto, que por lo general ocurre lo contrario: la violencia hacia los líderes sociales -por lo general- es una violencia con profundos efectos políticos, bien sea por motivos ideológicos, o por razones de gobernanza territorial.

La muerte del tejido social y, la depreciación de los derechos que  los líderes sociales defienden, tiene profundos efectos políticos en la sociedad. Efectos que a mediano plazo se traducen en la transformación ineficiente de la ruralidad, en el aumento de los índices de desigualdad social, o en la instauración de proyectos ideológicos regresivos en términos democráticos, para la sociedad en su conjunto.

Como podría evolucionar la victimización a lideres sociales y excombatientes.

Finalmente,en el marco que nos muestran los datos de la tendencia última de victimización a líderes sociales y excombatientes, hemos realizado un ejercicio de simulación estadística para ver su posible evolución en términos cuantitativos.

Metodologicamente, para las predicciones que acontinuación presentamos, se ajustaron modelos de tipo ARIMA. Aunque es importante resaltar que la muerte de lideres depende de muchos factores los modelos ARIMA son los que mejor se ajustan a esta volatilidad de datos y factores. Vale la pena advertir que el método de suavizamiento exponencial podría funcionar muy bien para predicciones a corto plazo, por esta razón no es muy aconsejable para periodos de largo aliento porque el error de predicción suele aumentar, por esta razón realizamos solamente dos escenarios uno para el año 2020 y otro 2022 tanto para lideres y excombatientes.

Los gráficos a continuación muestran la estimación puntual de la predicción (linea anaranjada), los intervalos de confianza de la predicción a un 95% que para este caso son bastantes amplios por la alta volatilidad de la serie, el limite inferior se puede interpretar como el escenario mas optimista de asesinatos a lideres y el limite superior como el mas extremo que sepodría observar. Una de las bondades de este tipo de modelos es que las predicciones están basadas en los históricos dándole un mayor peso a los datos recientes que a los mas lejanos, es una aproximación susceptible a mejorar.

Las predicciones muestran que la predicción promedio para lideres oscila alrededor de 24 lideres por mes y en el caso de excombatientes en 8 casi llegando a 9, en ambos casos es observable que el modelo muetra claras tendencias a aumentar sostenidamente la victimización tanto para líderes sociales como para excombatientes. No puede dejarse de notar que el modelo muestra un preocupante ensañamiento hacia la victimización de excombatientes, donde la tendencia mostrada por la curva de predicción del modelo ARIMA es peligrosamente más pronunciada y acuciante.

Vale la pena finalizar, llamando la atención en que las tendencias mostradas incluyen un estado de cosas en el que las previsiones estatales han sido totalmente desbordadas tanto en sus aparatos de control y protección a excombatientes y líderes sociales, como en sus organismos de justicia hacia los perpetradores materiales e intelectuales de la victimización.

DESCARGAR TEXTO COMPLETO.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas