Estados Alterados (Libro)

Linea Formación, Género y luchas populares

Por: Autores.as

Reconfiguraciones estatales, luchas políticas y crisis orgánica en tiempos de pandemia

 

 

WhatsApp Image 2021 01 09 at 8.38.03 AM

Con esta publicación buscamos realizar un aporte al rico debate que se desarrolla en América Latina sobre el devenir actual y las perspectivas de corto y mediano plazo, no sólo desde espacios académicos sino en la gran variedad de procesos sociopolíticos que continúan en el empeño de transformar las realidades desde la lucha colectiva en clave emancipatoria.

Con sus luces y sus sombras, la crisis multidimensional que hemos vivido con fuerza a lo largo del 2020, nos ha mostrado que en América Latina y el Caribe las diversas aristas del complejo panorama -sanitaria, social, económica, ambiental, psicoafectiva, de relaciones de clase, raza y género, entre otras-, continúan teniendo en lo estatal un eje estructurador y explicativo fundamental, evidenciando una vez más que habitamos una región en la que los Estados siguen siendo territorios en disputa.

PRESENTACIÓN

Sandra Carolina Bautista, Anahí Durand y Hernán Ouviña

En lo que va del siglo XXI, nuestro continente ha sido territorio emblemático de importantes luchas y disputas en torno al Estado. Este escenario de enorme experimentación política ha implicado la irrupción y el fortalecimiento de una constelación de organizaciones populares y movimientos sociales que, con matices y contrastes, abarcaron distintos vaivenes y temporalidades, incluyendo apuestas gubernamentales que aspiraron -con diferentes niveles de radicalidad y vocación de ruptura- a tomar distancia del ideario clásico neoliberal.

No obstante, a partir del 2015 se constata un agotamiento y reversión de estos procesos, en un escenario signado por los efectos de la crisis económica global de 2008, la baja en los precios de los commodities, el reflujo de ciertas luchas emblemáticas gestadas desde abajo y un declive del conjunto de gobiernos “progresistas”, producto de debilidades y limitaciones endógenas combinadas con los cambios y factores globales mencionados. Junto a ello, asistimos al crecimiento de opciones políticas de derecha con un claro corte autoritario y conservador, disputando el respaldo en los sectores populares de la región.

Identificar si todo lo anterior remite al cierre definitivo o más bien una nueva fase de lo que desde el Grupo de Trabajo de CLACSO Estados en disputa hemos caracterizado como Ciclo de Impugnación al Neoliberalismo en América Latina (CINAL) es todavía un debate abierto.

En los países donde gobernaron los denominados “progresismos”, ya sea por su derrota en las urnas, la pérdida de legitimidad o producto de prácticas neogolpistas, gran parte de estos proyectos fueron desplazados del poder estatal los últimos años, al compás de la creciente gravitación de coaliciones y figuras de ultraderecha, que incluso lograron acceder al gobierno en varias latitudes de continente.

Pero esta coyuntura tuvo también como uno de sus rasgos distintivos la reactivación de las luchas antineoliberales, con atisbos de resistencia anticapitalista, antipatriarcal y anticolonial, que adquirieron un punto álgido de confrontación durante 2019 y 2020, a través de rebeliones callejeras, huelgas de masas y levantamientos populares, que tienen a la estatalidad como un territorio privilegiado de disputa y 18 tensión, bajo un mismo horizonte emancipatorio y de democratización integral de las sociedades.

En un plano más general, estas experiencias se inscriben y pueden ser consideradas como parte de un ciclo de reanudamiento y disputa hegemónica frente a la contraofensiva de un neoliberalismo “tardío” y de coaliciones de corte conservador en América Latina, a la vez que delinean un posible momento transicional en la estatalidad latinoamericana, a raíz de la crisis orgánica, y la pérdida de legitimidad de los partidos tradicionales, que aún no logra ser suturada.

En este marco, la creación de plataformas sociopolíticas amplias y el surgimiento de sujetos/as que trascienden la dimensión estrictamente sectorial o corporativa, cobran creciente importancia para la construcción de alternativas políticas de carácter posneoliberal que enfrentan también la constante precarización de la vida. Antes de la pandemia la región se debatía entre el estancamiento económico, sendas crisis políticas en buena parte de los gobiernos y revueltas populares contra la profundización del neoliberalismo, lo extendido de la corrupción y por la ampliación de derechos desde las luchas feministas, indígenas, estudiantiles, populares y socioambientales.

Con la llegada del Covid-19 el panorama se ha complejizado, pues la pandemia global ha visibilizado, entre otras cuestiones candentes de la realidad latinoamericana, la crudeza de la violencia de género, los altos niveles de pobreza y desigualdad, el avasallamiento de derechos elementales y el grado de vulnerabilidad extremo al que está siendo sometida la población, debido a la superexplotación y flexibilización laboral, la intensificación del extractivismo y la profunda endeblez de los sistemas de salud y seguridad social.

De ahí que resulte pertinente retomar uno de los lineamientos principales de nuestro Grupo de Trabajo: pensar al Estado latinoamericano en medio de una de las crisis capitalistas más profundas desde los años treinta del pasado siglo, colocando a prueba nuestras herramientas conceptuales para plantear inevitables preguntas sobre los límites y posibilidades de las transformaciones radicales en los distintos espacios y realidades de la región.

Más aún, teniendo en cuenta que América Latina constituye hoy el epicentro de la pandemia a nivel global, lo que torna sumamente inestable y contradictoria a la coyuntura por la transita el continente. Si bien las cuarentenas impuestas en gran parte de los países para mitigar los efectos del coronavirus irrumpieron conteniendo las acciones de calle, no lograron detener las protestas ni las demandas levantadas previamente, tal como se ha evidenciado en Chile con la exigencia de cambio constitucional y la 19 desprivatización de bienes públicos, en Ecuador ante el avance de la crisis económica, en Colombia frente a la constante represión paramilitar y el autoritarismo estatal, y más recientemente en Perú contra la corrupción y desatención de la clase política gobernante. Ante tales complejidades, a lo largo del 2020, desde el Grupo de Trabajo realizamos un conjunto de conversatorios y charlas abiertas que buscaron propiciar el debate colectivo y un espacio de diálogo e intercambio transfronterizo, sobre las posibilidades de reconfiguración de la estatalidad en este momento histórico tan incierto que vivimos en América Latina, en particular desde la irrupción de la pandemia a comienzos de año, atendiendo al mismo tiempo a los escenarios y tendencias que se avizoran como posibles salidas de esta crisis.

La presente compilación se propone sistematizar las discusiones generadas en este marco, así como relevar las diferentes lecturas e interpretaciones que son producto de estudios e investigaciones a las que nos abocamos durante 2020 de manera colaborativa quienes integramos el GT de CLACSO. En su primera parte, se analizan doce casos nacionales, desde Haití hasta Chile, poniendo el foco en la coyuntura reciente cimentada en las especificidades de las crisis locales de la última década y los principales nudos problemáticos que afectan y condicionan al Estado y a las luchas políticas al interior de cada sociedad, aunque sin desatender aquellas determinaciones de índole regional y global.

A su vez, la segunda parte está abocada a brindar una mirada más amplia en ocho estudios que abarcan o bien la región como totalidad, desarrollan casos comparados o proponen reflexiones teórico-políticas inspiradas en la compleja realidad latinoamericana enmarcada en la crisis de orden civilizatorio por la que atravesamos en el planeta. Con esta publicación buscamos realizar un aporte al rico debate que se desarrolla en América Latina sobre el devenir actual y las perspectivas de corto y mediano plazo, no sólo desde espacios académicos sino en la gran variedad de procesos sociopolíticos que continúan en el empeño de transformar las realidades desde la lucha colectiva en clave emancipatoria.

Con sus luces y sus sombras, la crisis multidimensional que hemos vivido con fuerza a lo largo del 2020, nos ha mostrado que en Latinoamérica las diversas aristas del complejo panorama -sanitaria, social, económica, ambiental, psicoafectiva, de relaciones de clase, raza y género, entre otras-, continúan teniendo en lo estatal un eje estructurador y explicativo fundamental, evidenciando una vez más que habitamos una región en la que los Estados siguen siendo territorios en disputa.

LEER LIBRO COMPLETO

NOTA RELACIONADA:

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portkav12.1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas