¿Puede existir democracia sin oposición? Medellín.

Observatorio K.

Por: Yani Vellejo Duque[i], Alfonso Insuasty Rodríguez[ii]

Varios hechos acaecidos al inicio de este año 2020 demuestran no solo la falta de conocimiento por parte de las nuevas autoridades locales y nacionales, sobre el Estatuto de la Oposición, sino lo poco que se cumple y/o quiere cumplir con su Objeto.

 

 

CONSEJO MEDELLIN 2020

El día 9 de julio de 2019 se promulgó la Ley 1909 por medio de la cual se adoptó el estatuto de la oposición política y algunos derechos a las organizaciones políticas independientes, en el discurrir de treinta y dos artículos.

Dicha Ley, como la gran mayoría en Colombia, es un decálogo de buenas intenciones que busca garantizar los derechos de la oposición a los gobiernos del orden nacional, departamental o municipal.    

Cabe resaltar que desde la Constitución Política en sus artículos 40 y 112 se reconoce el ejercicio de la oposición como un derecho fundamental, lo cual es ratificado por la Ley en su artículo 3°.

El artículo 10 de la ley 1909/2019 “Estatuto de la oposición”, refiere lo siguiente:

Artículo 10. Objeto.La presente ley estatutaria establece el marco general para el ejercicio y la protección especial del derecho a la oposición de las organizaciones políticas y algunos derechos de las organizaciones independientes. - Ley 1909 del 9 de julio del 2019 “Estatuto de la oposición política y algunos derechos a las organizaciones políticas independientes”-

Consideramos que es importante reflexionar en torno al contenido de esta Ley pues se hace urgente que ésta sea material de análisis obligatorio, no solo por parte de las organizaciones y movimientos políticos, sino de todos los ciudadanos, quienes debemos tener claro cómo realizar control a las personas que se eligen para ejercer cargos de elección popular.

De esta Ley, resaltamos como novedoso:

La obligatoriedad de cada partido o movimiento de declararse en el mes siguiente al inicio del gobierno, en una de éstas tres categorías:

  1. a) Organización de gobierno,
  2. b) Independiente,
  3. c) en Oposición.

Es obvio que el partido que avaló al gobernante electo (alcalde - gobernador) no podrá ser de oposición, situación que sería lógica (pero, vale recordar que, estamos en Colombia).

Esta exigencia, que se formaliza mediante declaración firmada, supone coherencia a los partidos y movimientos políticos del país, es decir, se supondría que ya no podrían ser más esas agrupaciones que viajan entre posturas diversas poco coherentes al mejor estilo “saltimbanquis”, a la caza de intereses principalmente individuales, donde cada persona electa llega a desarrollar su componenda con el gobierno, acumulando burocracia y capital para seguir siendo elegidos y perpetuarse en esos cargos, desconociendo el ideario político que representa y por el cual fueron elegidos.

Esta declaración firmada además, supondría de alguna manera un giro incluso, a la ya naturalizada “compra uno a uno y al por mayor” (-mermelada-), donde se tranzan o negocian conciencias uno a uno, y en ocasiones con bancadas a punta de la ya conocida mermelada, todo, para que a pupitre limpio pasen las leyes, las ordenanzas y/o los acuerdos.

Es por ello, que cada partido o movimiento debe tomarse con calma esta decisión, ya que solo existe una oportunidad para ello,  y es luego de transcurrido un año de la primera declaratoria firmada, donde podría modificarse. Es así que, tomar una mala decisión implicaría estar atado a un gobierno, aceptando o avalando sus proyectos al menos, durante ese año.

Hacer un análisis serio del alcance y aplicación real de esta Ley, requiere no solo del ejercicio juicioso y riguroso de estudiarla, sino que se debe hacer seguimiento a la manera como se implementará en su totalidad este Estatuto de la Oposición y evaluar que tanto aporta a los pesos y contrapesos del Poder.

 Panorama de Antioquia y la ciudad de Medellín

Medellín estuvo gobernada por un alcalde que se preocupaba en exceso por su imagen en los medios de comunicación (El Mundo, 2018), adquiriendo premios internacionales con su respectivo pago (Pulzo, 2019) y pasando cada proyecto de Acuerdo con mayorías arrasadoras en el Concejo de la ciudad.

Para quienes no lo recuerdan ya, hacemos referencia al señor Federico Gutiérrez y sus acostumbrados espectáculos policiacos, donde su personaje no era propiamente un Sheriff del viejo oeste sino algo más parecido al alcalde Diamante de los Simpsons.

En dicho gobierno, la única voz opositora y que le generaba grandes dolores de cabeza a “Fico” era la concejala Luz María Múnera del Polo Democrático Alternativo, la cual, con sendos documentados, soportes y fuertes argumentos logró realizar debates importantes en el Concejo de Medellín que en más de una ocasión fueron alarma Nacional, caso concreto le puso el pecho a la tragedia provocada por Hidroituango que en su momento se ocultó y escondió descaradamente. Así mismo, abrió el debate sobre las innumerables violaciones a los derechos humanos derivadas de la implementación de las obras del POT, visibilizando a las víctimas del desarrollo, hizo una férrea defensa del patrimonio públicos, etc.

Ahora bien, luego de las elecciones regionales realizadas el 27 de octubre del año 2019, en Antioquia se eligió a un Gobernador que ya las encuestas daban por ganador desde hacía mucho tiempo, un político hábil, que jugó a la estrategia de ser de todos los partidos y de ninguno al mismo tiempo; de hecho, se presentó por firmas, pero, tenía tantos avales, que éstos, casi no se logran ingresar en el tarjetón.

La Asamblea Departamental (compuesta por 26 personas) quedó integrada por ochos personas del Centro Democrático, incluyendo al que ocupo la segunda posición en la elección a Gobernador que, por estatuto de la oposición, tiene derecho de ocupar una curul, cinco del partido liberal, cinco del partido conservador, tres del partido verde, dos del partido de la U, dos de la coalición MIRA-Cambio Radical, uno de la ASI y uno de la coalición Queremos. Pasó lo que se sabía pasaría, el diputado del Polo Democrático se declaró en oposición, los Diputados del Centro Democrático se declararon en Independencia y el resto, de gobierno. Luego nos ocuparemos de la Asamblea.

En la ciudad de Medellín, se eligió a un alcalde que, según su autodefinición y propaganda política, se catalogaba como Independiente. Y, el Consejo de Medellín, compuesto por veintiún personas, quedó integrada así: ocho del Centro Democrático (también este partido se benefició con el estatuto de oposición en esta elección), tres del partido conservador, dos del partido liberal, dos del partido verde, dos del Movimiento Independiente, dos del Movimiento Todos Juntos, uno del partido de la U, uno de la coalición MIRA-Cambio Radical y uno del movimiento Estamos Listas.

Las cargas quedaron totalmente desequilibradas al momento de decidir el cómo declararse, quedaron entonces, solo dos bloques conformados así:

- Independientes: así se declaró el Centro democrático. y

- De Gobierno: La totalidad de los demás concejales (Restrepo, 2019).

Debe decirse que el Centro Democrático, aunque hace mucho ruido y son conocidas sus posturas de extrema derecha en lo nacional, en realidad no son más que un partido plegado a los intereses del gobernante de turno esperando alcanzar o presionar prebendas.

Vale recordar que, este partido no hizo oposición durante el gobierno de Fico y, por el contrario, sirvió de trampolín para crecer en burocracia local. Esta afirmación puede convalidarse al observar la gran votación de los miembros de este partido, que repitieron curul aún y haber cambiado su método pasando de lista cerrada a lista abierta.

Ahora bien, los trece concejales de la “coalición de gobierno”, durante mínimo un año, deberán apoyar el trámite de los proyectos más importantes del ejecutivo y aunque el estatuto de la oposición no indica que están obligados a ello, no tendría sentido que un partido o movimiento se declare de gobierno y vote en contra de las apuestas del alcalde.

Una vez pase un año, podrán cambiar la declaración lo que le da un margen de maniobra holgado al gobernante, incluso, si éste decide poco a poco, no seguir sus apuestas, propuesta, promesas de campaña.

Los diferentes Concejos de la ciudad de Medellín siempre navegan sobre el caudal del poder, ir contra la corriente no es su estilo, es claro que genera menos réditos económicos y políticos.

Por eso, al ver el gabinete del nuevo mandatario por más ropaje técnico que quiera darle, sigue siendo más de lo mismo: representación de amigos, políticos de la coalición, de los partidos tradicionales y de los nuevos, tanto que hasta ha reciclado, en la nueva junta de EPM, a la casa Valencia Cossio.

   “Hay una diferencia sencilla entre un dictador y un demócrata: si el demócrata no tiene oposición, su deber es crearla, mientras que el sueño del dictador es eliminar toda oposición.” (Oscar Arias Sánchez, Premio Nobel de Paz 1987).

 Control Político Popular: una alternativa ante este panorama.

Frente a este panorama tan desalentador y huérfano de control, ¿Que queda para los inconformes?

Cabe recordar que la participaron en la elección pasada fue del 50,05% del total del censo electoral, lo que demuestra que existe un grupo de por lo menos la mitad de la población que o le importa poco, está hastiado, o no le cree a este sistema electoral y si le sumamos el 10,37% de votos en blanco, podremos entender que la mayoría no estamos representados en quienes hoy, detentan el poder local.

La apuesta es activar a la toda la ciudadanía, a sectores organizados y personas del común, para realizar por nuestros propios medios un Control Político Popular, una libre que no quede atrapada en los vericuetos institucionales de las formas instituidas de participación, esta apuesta consiste en que todas las personas podamos estar atentas a las decisiones que nos afectan, a los recursos y la forma de invertirlos, pero también, a saber y controlar cómo funciona el Concejo de la ciudad para estar atentos y hacer visible lo que solo queda en el anonimato.

Es necesario para ello:

Conocer el Plan de Desarrollo que será presentado al Concejo, saber cuáles son los puntos cruciales del mismo y movilizarse activamente para presionar verdaderas decisiones de interés colectivo y no de beneficio de empresarios, inversionistas y contratistas.

Acceder a los contratos de las megas obras de la ciudad y hacer auditoria constante de tiempos y de los dineros invertidos, pues las auditorias de éstas son cantos a la bandera que después de estar bien pagas no vigilan absolutamente nada y no previenen catástrofes anunciadas. Se debe hacer lo mismo para cada contrato en los barrios, porque no hay obra pequeña ni mínima que no deba ser observada. Serán todas y todos los ciudadanos los que activemos la verdadera oposición; para hacer viable la democracia desde los pesos y los contrapesos.

Cabe recordar que el Concejo de la ciudad tiene unos mecanismos de participación limitados y casi invisibles, poco o nada eficientes, pero también deberán hacer parte del ejercicio de control político popular, nos referimos por ejemplo, a la intervención ciudadana en los proyectos de acuerdo, la iniciativa popular para presentar proyectos de acuerdo, el famoso cabildo abierto y la creación de comisiones accidentales sobre temas específicos que afectan a las comunidades.

Pensar por ejemplo en activar el “Aula Abierta”, en el que se busque un espacio para la “discusión y formación de la ciudadanía en temas coyunturales que permitan la construcción de la conciencia ciudadana y sirva como mecanismo para transferir conocimiento y apropiación, de modo pedagógico y participativo, de las principales problemáticas que afronta la ciudad de Medellín, identificando oportunidades para la intervención y participación ciudadana.” (Concejo de Medellin, 2019)

Además, con las nuevas herramientas tecnológicas será posible activar el seguimiento a cada Proyecto de Acuerdo presentado, analizar y conocer la participación de los concejales en las sesiones, el cronograma de las actividades del Concejo y los votos de los concejales en cada proyecto. Todo esto es posible mediante la herramienta que maneja el mismo Concejo de la ciudad llamado SIMI (Sistema de Información Misional del Concejo de Medellín) (Consejo de Medellin, 2020)

Se podrán hacer balances trimestrales que indiquen cómo va la ciudad y sus proyectos desde la misma ciudadanía y así todas las mentiras y manipulación de los gobernantes en el poder caen abajo.

No hay mentira que se soporte ante un pueblo activo y con la debida conciencia de su rol como verdadero poder.

Esta idea entonces empezara a tomar cuerpo como una exigencia ético-política.

  

Referencias Bibliográficas

Borja Bedoya , E., Barrera Machado, D., & Insuasty Rodriguez, A. (2017). Participacion política ¿Instituida o instituyente?. Elementos para la reflexión. Ratio Juris, 12(24), 251-268. Obtenido de http://publicaciones.unaula.edu.co/index.php/ratiojuris/article/view/387/409

Concejo de Medellin. (2019). Participación Ciudadana. Obtenido de Concejo de Medellin: http://www.concejodemedellin.gov.co/es/corporacion/participacion-ciudadana

Consejo de Medellin. (2020). Sistema de información misional del Concejo de Medellín. Obtenido de Consejo de Medellín: http://simi.concejodemedellin.gov.co/Invitados

El Mundo. (12 de diciembre de 2018). La Alcaldía de Medellín es la que más gasta en publicidad en el país. Obtenido de El Mundo : https://www.elmundo.com/noticia/La-Alcaldia-de-Medellin-es-la-que-mas-gasta-en-publicidad-en-el-pais/375378

Insuasty Rodríguez, A. (2019). Paz, Participación y Desarrollo: Sujetos que participan, inciden y transforman. Kavilando Web, 19(10), 10-30. Obtenido de https://kavilando.org/lineas-kavilando/observatorio-k/7252-paz-participacion-y-desarrollo-sujetos-que-participan-inciden-y-transforman

Pulzo. (3 de julio de 2019). El premio de Discovery Channel a Medellín que terminó siendo un contrato del alcalde. Obtenido de Pulzo: https://www.pulzo.com/nacion/premio-discovery-channel-medellin-realidad-es-contrato-PP725080

Restrepo, V. (27 de noviembre de 2019). Daniel Quintero armó coalición con 61 % de los concejales. Obtenido de El Colombiano: https://www.elcolombiano.com/antioquia/concejo-de-medellin-2020-coalicion-de-gobierno-con-alcalde-daniel-quintero-EH12043968

 NOTAS.

[i] Abogado, especialista en derecho penal, defensor público, investigador Grupo Kavilando.

[ii] Docente investigador Universidad de San Buenaventura, integrante de la Red Inter Univesitaria por la Paz REDIPAZ

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas