SARS-CoV-2 agente del genocidio capitalista

Observatorio K.

Por: José Fernando Valencia Grajales.

El capitalismo como construcción económica de acumulación para la riqueza de las naciones y que bautizo Smith como la mano invisible del mercado, es el responsable directo del genocidio que dejara el SARS-CoV-2 en el mundo y especialmente en Colombia, la decidía política, empresarios y banqueros que han venido desangrando el país, la corrupción, la ley 100, sumado a la ineptitud presidencial.

 

 

covid colombia

SARS-CoV-2 agente del genocidio capitalista[i]

Por: José Fernando Valencia Grajales[ii]

Resumen

El capitalismo como construcción económica de acumulación para la riqueza de las naciones y que bautizo Smith como la mano invisible del mercado (Smith, 1994), este es el responsable directo del genocidio que dejara el SARS-CoV-2 (síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2) (Lesney, 2020) en el mundo y especialmente en Colombia, debido a la decidía de los políticos, empresarios y banqueros que han venido desangrando el país, por medio de la corrupción, las normas como la ley 100 que privatizo la seguridad social en todos sus órdenes y las que fortalecieron el sector financiero haciéndolo uno de los más costosos del mundo y más inequitativos, sumado a la ineptitud presidencial.

Pórtico

El capitalismo como forma de generar riqueza, no ha sido la única forma de explotación económica, ya que, durante la antigüedad, la edad media, la colonia y la conquista se producía la riqueza por medio del saqueo de los pueblos vecinos, desde el punto de vista cultural, económico, político, social y religioso. En razón a que los pueblos guerreros no producción nada diferente a ejércitos o mercenarios. Luego de la llegada de la burguesía que soñaba con comprar con dinero los títulos nobiliarios, administrativos, militares y eclesiásticos, que se habían adjudicado por la supuesta sangre azul de los nobles. El mundo cambio, aunque no para mejorar ya que se cambió la monedad de cambio del esclavo por el dinero, y el tipo de acumulación, la cual ya no se fundamentaba en acumular botines robados a otros estados, sino que se fundaba en la acumulación de la producción y la plusvalía que se generaba de la venta de los productos. Lo que cambiara con el tiempo en razón a la competencia desleal y la concentración de monopolios. Pero que finalmente evolucionara a la especulación accionaria nacida de la ilusión inflacionaria de empresa y productos que en algunos casos no son más que meros avisos o letreros en internet.    

Introducción

Lo anterior, evidencia como el mercado o lo que denominamos economía se ha fundado en una serie de mentiras y crueldades históricas que no han variado mucho con el paso del tiempo. Ellas se pueden ejemplificar como: el apartheid que solo tenía fines exclusivos de explotación, pero que se excusaba en la diferenciación racial para justificar la esclavitud, o la minoría de edad de las mujeres, porque su condición de género que les impedía ser iguales a los hombres masculinos y por tanto se podían explotar, o la condición religiosa y étnica que ha servido para justificar las caídas del mercado o la perdida de las guerras, e incluso la ideología política que ha servido como caballito de batalla para justificar las medidas represivas del mercado, los malos salarios y la falta de seguridad social en razón a que sus demandas son malas para el mercado y que quienes las solicitan solo pretenden hacer quebrar los empresarios, los bancos, el Estado y de paso la economía.

¿Progreso para que o para quién?

Desde la época de Smith, Bentham, Ricardo, y otros se nos vendió que la riqueza era un sueño alcanzable por medio del trabajo honrado y juicioso, y que incluso un simple trabajador raso podía llegar a ser millonario. De la misma manera como le vendieron a los trabajadores colombianos la idea que por el solo hecho de afiliarse a los fondos de pensiones privados te ibas a jubilar más joven y con un valor más alto en la pensión y aun a pesar de que solo ganaras un mínimo o que incluso ahorrando un poquito más podrías jubilarte con más dinero. Ambas fueron las más grandes mentiras que se han podido inventar en la historia de la humanidad, pero ambas funcionaron para que todos los trabajadores salieran corriendo en búsqueda de un empleo para llegar a ser ricos. Pero también en los dos nunca será posible cumplir dicha promesa porque dos más dos siempre será cuatro, es decir, el salario y las cotizaciones a pensiones nunca serán suficientes ni para sobrevivir, ni para ahorrar.

El mercado

Pero evidentemente el capitalismo no solo nos ha vendido sofismas como los anteriores, sino que adicionalmente en la actualidad heredamos un chip económico, muy bien estructurado y oculto en nuestra mente, a tal punto que no se es capaz de diferenciar de una mentira económica de una realidad. lo anterior se puede traducir, en que se nos obligó a creer que había demonios en el mundo como el comunismo, el socialismo o los sindicatos. Eran tan horribles que provocaban la quiebra de las empresas o la perdida de la democracia o incluso las libertades más preciadas como la de tener la libertad de morir de hambre. Es por ello que inicialmente se nos dijo; el Estado es mal administrador así que lo mejor es que el estado sea tecnócrata y se privatice, y corrimos y lo privatizamos, pero luego descubrimos que la corrupción no desapareció, y quienes compraron hicieron de lo público un negocio, luego nos dijeron: todos debemos luchar por la meritocracia, y todos corrimos y lo hicimos, pero luego las condiciones, la formulas, los perfiles, los requisitos e incluso los títulos que acreditaban la idoneidad se cambiaban según la discrecionalidad del nominador, llegando incluso a declarar desierto o cambiar los puntajes de los concursos con disculpas creíbles como que lo hacemos por la trasparencia o el bien común. Dando como resultado que ni los concursos están libres de la corrupción. Y después nos dijeron: todos los sectores del Estado tienen que generar ganancias o por lo menos ser autosustentables, y todos corrimos a trasformar lo publico en lo privado y a tratar de competir en un mercado en búsqueda de las ganancias aun sobre el mismo ser humano, pero allí fue donde fallamos hoy.  

La privatización de lo publico

Dentro de las tantas obligaciones que tiene el Estado con la ciudadanía está la redistribución de la riqueza, y el cuidado y protección de los más desvalidos. Pero luego que se creó un marco de progreso, capitalismo, emprenderismo y autosostenibilidad, se produjo una brecha que impedía que el ser humano cupiese allí. Eso provoco que los jardines infantiles, las escuelas, los colegios, las universidades y todo el sistema educativo tenía que generar ganancias. Los sistemas de servicios públicos como el agua, la luz, las telecomunicaciones, la televisión, la radio y los mass medias tenían que producir ganancias. Pero claro la salud no podía quedar atrás. Es por ello, por lo que el estado vendió los hospitales, clínicas, y todo el sistema, transformándolo en privado, y quedándose solo con aquellos que no tenían perspectivas de negocio, como lo son las unidades que están en los municipios, veredas y territorios indígenas más apartados. Porque estos últimos eran un encarte, no producían dinero. Pero la pregunta que surge es ¿acaso la educación, los servicios públicos, la seguridad social, el medio ambiente y la salud son un negocio? ¿de ser cierto que los anteriores son un negocio, entonces para que se necesita un Estado, si su función y finalidad constitucional no es la protección de sus miembros y especialmente el de los más débiles? ¿Por qué de lo contrario tendríamos una serie de personas disfrazadas de políticos, imponiendo impuestos para robárselos ya que dichos dineros recolectados no van a ser retribuidos a los más necesitados? Se aclara que si no existiera el Estado igual los ricos, banqueros y comerciantes seguirán explotándonos como lo hacían en la edad media, pero por lo menos no existirá un grupo de personas queriendo vivir de cuenta del sufrimiento ajeno.

La salud

Pero hoy, ante el coronavirus, se videncia algo que antes no quisimos ver como conglomerado social, y es que no había casi ningún país en capacidad de enfrentar una pandemia, pero no porque la misma sea una de las enfermedades más terribles que se hayan presentado en la historia de las enfermedades como la lepra, la peste negra o la gripe española o porque la cantidad de casos sea tan exuberante. Sino porque el sistema de seguridad social esta privatizado en todo el mundo, lo que provocó que realmente hablemos de que todo el sistema hospitalario con el fin de ahorrar costos y generar ganancias trabaja a la mínima capacidad y con la esperanza de que nadie se enferme y de hacerlo que no sea grave, por eso Colombia es el país 123 dentro de 178 países con la pírica cantidad de 1,5 camas por cada 10 habitantes y ello sin realizar una paneo por municipio (Vivas, 2018)

perseocovid1

La anterior tabla evidencia que hasta países como Somalia, Cuba y las Coreas a pesar de ser países más pequeños o con condiciones económicas más precarias o sistemas socialistas, la cantidad de camas triplica la de nuestro país. Pero dicho informe también muestra como el sistema capitalista provoca que la vida o la salud no sea un factor valido para la existencia de un sistema de salud robusto.

Las consecuencias de la negligencia

Es evidente que las consecuencias del capitalismo aplicado al sistema sanitario son desastrosas, primero porque no hay suficientes camas, segundo porque no hay suficientes profesionales en las áreas de medicina, psicología, enfermería, especialidades médicas, y trabajo social que permitan atender la creciente demanda, ya que los que habían o se formaron recientemente han preferido emigrar ante los salarios tan bajos y la precariedad laboral determinada por contratos de prestación de servicios y la falta de implementos, medicamentos y dotación de los centros médicos (Amaya Lara, y otros, 2013), algo que se desveló por todos los miembros el sistema de salud (Fernández & Suárez, 2020) y que el presidente Duque acepta a regañadientes y solicita graduar o validar a médicos anticipadamente sin la experticia e idoneidad (Presidencia de la República de Colombia, 2020) ante el maremágnum de las organizaciones de salud.

Ahora bien, pero lo anterior no es lo único que se debe pensar en estas circunstancias ya que faltan detalles que los sistemas de salud de los estados no quieren informar y es que la curva de la pandemia no es el problema y que tampoco es problema que sea la población más vieja la que se muere, el real problema está en la capacidad de atención hospitalaria, esta falta provoca que al no haber más camas para la atención se tenga que elegir a quien atender y a quien no.

perseocovid2

Es decir, el sistema hospitalario esta hecho solo para muy pocos pacientes, pero adicionalmente esos pocos pacientes son los que regularmente llegan a los hospitales, ósea que no existe disponibilidad de camas, por tanto lo que hace el sistema es obligar a que las personas se aíslen voluntariamente para que el Estado no tenga que responder por los daños que se cause en la economía como el caso de Estados Unidos o Inglaterra, o deciden posponer el problema porque no tiene un sistema capaz de soportar la epidemia. Pero ante epidemias como la actual y con las medidas tan económicas por no decir que irresponsables los estados han decidido sacrificar sus ciudadanos antes que al sistema capitalista. Pero lo que es peor lo que termina ocurriendo es que a los que se les ordeno el genocidio fue a los viejos, no porque no exista la posibilidad de salvarlos, o porque sea cierto que los jóvenes no se enferman, todo lo contrario, lo que pasa es que el sistema prefirió salvar a los jóvenes porque ellos no representan ningún pasivo pensional, es más al morir ellos en la mayoría de países donde hoy no hay seguridad social sino un sistema privado de aseguramiento o seguros, quien gana es la banca, porque no tiene que seguir pagándoles, y los jóvenes se demoran bastante en convertirse en viejos, lo que permitirá que el sistema logre recuperarse del a debacle económico en razón a los fondos buitre y las malas inversiones en la bolsa de los fondos de jubilación, donde hoy tiene el dinero los fondos privados.

Conclusiones

Es por ello que el llamado del papa a evitar el genocidio mundial es un llamado a la solidaridad cristiana (Francisco, 2020) esa misma caridad de la que habla el sistema socialista, esa que los grandes capitalistas no quisieron respetar cuando no dejaron de viajar por todo el mundo aun a pesar de saber que se extendía una pandemia, porque ellos creían que tenían suficiente dinero para ser atendidos y sin preocuparse por el prójimo.

Pero desafortunadamente, esa forma de pensar fundada en la acumulación sin sentido y la exigencia de la ganancia incluso en los sistemas que no pueden, ni tiene porque producir ganancias como la educación, la salud, el medio ambiente, la seguridad social, nos pusieron a todos en debilidad manifiesta y ello se debe a que no somos aun capaces de responder a los siguientes interrogantes ¿Cuándo aparecen los anticuerpos contra el virus? ¿Cuánto tiempo persisten esos anticuerpos? ¿Son protectores? ¿Puede haber reinfección? ¿Qué determina que algunas personas se enfermen gravemente y otras apenas presenten síntomas? ¿Puede haber alguna protección cruzada por infecciones previas con otros coronavirus? ¿Quiénes van a morir, los ricos, los pobres, los viejos? ¿vamos a morir todos? ¿Cuánto va a durar la pandemia? ¿va a ver economía que salvar al final de esta pandemia? ¿Quién la inicio la naturaleza, Dios, el hombre? ¿es una guerra química? ¿a quién beneficia o quien pierde? ¿Sean cual sean las respuestas todos vamos a perder a largo plazo y vamos a tener que repensar la humanidad y sus relaciones con la naturaleza, el hombre, la moral, la justicia, y la ética?

Bibliografía

Amaya Lara, J. L., Beltrán Villegas, A., Chavarro, D., Romero Silva, G., Matallana Gómez (, M. A., Puerto García, S., . . . Vásquez Candia, M. E. (1 de 09 de 2013). Estudio de disponibilidad y distribución de la oferta de médicos especialistas, en servicios de alta y mediana complejidad en colombia. Obtenido de Documento Técnico GPES/1682C-13: https://www.minsalud.gov.co/salud/Documents/Observatorio%20Talento%20Humano%20en%20Salud/DisponibilidadDistribuci%C3%B3nMdEspecialistasCendex.pdf

Arnaut, A. (1 de marzo de 2010). Movimientos sociales e identidad: el caso de los. (U. I. Sociales, Ed.) Cultura y representaciones sociales, 4(8), 158-185.

Banco Mundial. (12 de 12 de 2019). Camas hospitalarias (por cada 1.000 personas). Obtenido de Grupo Banco Mundia: https://datos.bancomundial.org/indicador/SH.MED.BEDS.ZS?view=chart

Berger, P., & Luckmann, T. (2003). La construcción social de la realidad (18 ed.). (A. editores, Ed., & S. Zuleta, Trad.) Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina: Amorrortu editores.

Fals Borda, O. (2015). Ciencia, compromiso y cambio social (1 ed.). (N. A. Guzmán, Ed.) Caracas, Venezuela: El Colectivo, Fundación Editorial El perro y la rana.

Fernández, C. F., & Suárez, R. (27 de 03 de 2020). La dura realidad de los médicos colombianos frente a la pandemia Precarias condiciones laborales, miedos y desprotección chocan con posible colapso del sistema. Obtenido de eltiempo.com: https://www.eltiempo.com/salud/medicos-colombianos-hablan-de-miedos-y-falta-de-proteccion-ante-el-coronavirus-477704

Francisco. (30 de 03 de 2020). Covid 19. El Papa teme un genocidio virósico. Obtenido de Vatican News: https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-03/papa-francisco-coronavirus-comite-jueces-panamericanos-gobiernos.html

Freud, S. (1992). Obras completas de Sigmund Freud, Más allá del principio de placer, Psicología de la masas y análisis del yo, y otras obras (1920-1922), Psicología de las masas y análisis del yo (1921) (cuarta reimpresion ed., Vol. Volumen XVIII). (A. e. S.A., Ed., & J. L. Etcheverry, Trad.) Argentina, Argentina : Amorrortu editores S.A.

Friede, J. (1976). El indio en lucha por la tierra (3 ed.). (P. d. lanza, Ed.) Bogotá, Bogotá, Colombia: Punta de lanza.

Presidencia de la República de Colombia. (24 de 03 de 2020). Presidente Duque anuncia decreto que permitirá acelerar la convalidación de títulos educativos relacionados con el sector salud. Obtenido de presidencia.gov.co: https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Presidente-Duque-decreto-permitira-acelerar-convalidacion-titulos-educativos-relacionados-sector-salud-200324.aspx

Smith, A. (1994). La riqueza de las naciones. Madrid: Alianza editorial.

Vivas, J. (30 de 07 de 2018). Colombia, con apenas 1,7 camas hospitalarias por cada mil habitantes En la costa Caribe las instituciones públicas representan menos del 30 % de los centros de atención. Obtenido de eltiempo.com: https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/colombia-solo-cuenta-con-1-7-camas-hospitalarias-por-cada-mil-habitantes-249374

Zemelman, H. (2006). El conocimiento como desafío posible (3 ed.). (I. P. instituto politécnico nacional, ed.) México, instituto politécnico nacional, Instituto Pensamiento y Cultura En América Latina, A.C. IPECAL

 

Notas

[i] El presente texto es parte de la búsqueda teórica sobre las temáticas de la violencia y la criminalización de la pobreza en el marco de la investigación “POLÍTICAS PÚBLICAS DE SEGURIDAD EN MEDELLÍN: REPERCUSIÓN EN LA CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA” donde se analiza el cómo han impactado las políticas públicas de seguridad en la ciudad de Medellín implementadas durante los años 2010 – 2016 en la criminalización de la pobreza y dentro del acuerdo marco de la red interuniversitaria por la paz REDIPAZ, y dentro del acuerdo específico, se realiza la presente y funciona como insumo de futuras investigaciones.

[ii] Docente investigador UNAULA Universidad Autónoma Latinoamericana, abogado Universidad de Antioquia, politólogo Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, especialista en Cultura Política: pedagogía de los derechos humanos UNAULA Universidad Autónoma Latinoamericana, Magister en Estudios Urbano Regionales de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, estudiante del doctorado en conocimiento y cultura en américa latina Ipecal (Instituto Pensamiento y Cultura en América Latina, A.C.) editor de la revista Kavilando. Medellin, Colombia. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas