Bolivia. Del Déjà Vu social, a los nuevos retos.

Observatorio K.

Por: Alfonso Insuasty R*

Parece que la historia girara pendularmente. Hoy, percibimos el regreso de lo mismo, el ejercicio de la dominación, más diluida sí, pero al fin y al cabo, dominación. Se suma a ello, el aprendizaje que debe dejar la reflexión sobre los errores de gobiernos progresistas.

 

 

Marcha a favor de Evo

Los recientes acontecimientos en Bolivia, dan cuenta de una estrategia política de reposicionamiento de los intereses del mercado, Estados Unidos intenta retomar el control de la región para garantizar sus fines económicos, como contracara, el estallido de errores del gobierno de turno que deben dejar enseñanzas sobre la manera como se ha asumido el poder por parte de los gobiernos progresistas.

Dos análisis necesarios me surgen de ésta compleja situación en la región, y ahora, en Bolivia que se repite a modo de síntoma Regional.

Una primera reflexión que llamare: Desde Arriba y otra Desde el movimiento social, étnico y popular.

NOTA RELACIONADA: Programa Radial: Bolivia, ¿un síntoma en América Latina?

 

 

 

Desde arriba.

La historia reciente de Bolivia y de América Latina, nos da claras luces de la manera como ha obrado Estados Unidos y occidente, intentando imponer un orden hegemónico estructural a toda costa, se trata de un ejercicio constante de planes casi calcados, repetidos, de intervencionismos en la dinámica de poder regional, para imponer gobiernos favorables a sus intereses de mercado.

El mundo postguerra se polarizó, se dividió, los países subalternizados, llamados subdesarrollados, pero de gran utilidad para el mundo occidental por la carga importante de recursos, sufrimos los rigores de la guerra Fría y la ejecución de la política de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

En este contexto y devenir, América latina y por supuesto Bolivia sufrió sucesivas dictaduras, gobiernos militares, es de recordar el caso de René Barrientos (1964), Alfredo Ovando (1969) Juan José Torres (1970), estos últimos con ideas progresistas, quienes generaron algunos cambios sociales que incluyeron, entre otras, la nacionalizaron de sectores importantes de la economía, Torres (1970) fue derrocado por un violento Golpe de Estado aupado por la ultraderecha en cabeza del General Hugo Banzer quien profundizó política neoliberales, aumentó la deuda externa de Bolivia, generó una gran represión y gobernó de la mano de Estados Unidos.

Finalizando la década de los 70 otro tanto igual, con algunas variaciones e intentos de giro hacia la democracia entendida como la apertura a elecciones democráticas, el caso del General Padilla quien abrió la ruta electoral; en dicho proceso el socialista Hernan Sile Suazo resultó triunfador pero, por razones técnicas y de presiones políticas de las dictadura de países vecinos, no puedo asumir la presidencia, así, el general Alberto Natusch Busch (1979) por medio de un nuevo golpe de Estado se hace al poder. La resistencia y movilización obrera de la Central Obrera de Bolivia (COB) que fue cruelmente reprimida, derivando entre otros lamentables hechos, la masacre de Todos los Santos, hizo que el General Golpista tuviese que dimitir y le entregara el poder al Congreso, quienes nombran como presidenta interina la Señora Guilier, tiempo después, se reconoce el triunfo de Sile Suazo.

Se sigue una reacción de derecha que aprendiendo del pasado, se alía para retomar el poder registrando una serie de in-sucesos que se referencia hoy por la secuencia en cadena de un poder altamente corrupto: una alianza entre militares, paramilitares y narcotraficantes con gran injerencia de carteles italianos, sucesos apoyados por la CIA. Se hizo famoso el General Luis García Mesa y Luis Arce Gómez quienes además de su crueldad, auparon grupos paramilitares como los “novios de la muerte”, encargados de eliminar, amedrentar, amenazar, humillar y debilitar el movimiento obrero. Una breve muestra de cómo el devenir de la historia de Bolivia ha estado marcado por estos hechos lamentables fruto de la injerencia extranjera en la definición de asuntos internos.

Vale recordar que estamos narrando una época en que América Latina sufría una secuencia de dictaduras militares planeadas y trazadas por Estados Unidos. Ya en los 80, se suma a esta aplicación de fuerza, la implementación del famoso Consenso de Washington, ese conjunto de medidas de política económica de corte neoliberal que buscaron hacer frente a la reducción de la tasa de beneficio en los países del Norte tras la crisis económica de los setenta, y por otro, como salida impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a los países del Sur ante el estallido de la crisis de la deuda.

Ya Naomi Klain, en su libro La Doctrina del Shock. El Auge del Capitalismo del Desastre (2007) describe como se han construido las decisiones e imposición de un modelo de sociedad y de cultura favorable para instaurar un sistema económico hegemónico, totalitario.

Vale recordar, además, en esta línea, la aplicación de directrices plasmadas en los documentos ya desclasificados Santa Fe I (Santa Fe I, 1980) y lo sucesivos II, III y IV (1986) en los que se trazaba una guía de relacionamiento entre Estados Unidos y América Latina, donde primara el interés de Estados Unidos:

“Hay dos intereses básicos primordiales que combinan los tres factores recién señalados: primero, la seguridad nacional; segundo, la estabilidad económica” (Santa Fe I, 1980)

“Estados Unidos debería promover una política favorable al capitalismo privado, el libre comercio y la inversión directa interna y extranjera en empresas productivas en América Latina.” (Santa Fe I, 1980)

“Debe iniciarse una campaña para captar a la élite intelectual iberoamericana a través de medios de comunicación tales como la radio, la televisión, libros, artículos y folletos, y también debe fomentarse la concesión de becas y premios”. (Santa Fe I, 1980)

“El objetivo de la guerra lo constituyen las mentes de la humanidad. La ideo política habrá de prevalecer.” (Santa Fe I, 1980)

“La educación es el medio por el cual las culturas retienen, transmiten y hasta promueven su pasado. Así quien controla el sistema de educación determina el pasado o cómo se ve a este tanto como el futuro. El mañana está en las manos y en las mentes de quienes hoy están siendo ducados.” (Santa Fe I, 1980)

“En la América Latina continental, tal vez la mayoría de la población muy pobre, agrícola y rural, son indígenas no europeizados que mantienen estilos de vida e idiomas tradicionales precolombinos. Demasiado frecuentemente, los esfuerzos para mejorar el nivel de vida de estas personas e integrarlos a la economía moderna de sus países parten de la premisa, latente o explícita, del imperialismo cultural. Esto es explícito cuando se parte de que es preciso erradicar los patrones culturales tradicionales para mejorar el nivel de vida de la población indígena; y latente cuando se introducen programas de desarrollo o asistencia que son inapropiados para el ambiente cultural que existe, y que podrían tener éxito solamente en la medida en que la gente abandone sus maneras y actitudes tradicionales.” (Santa Fe I, 1980)

Algunas de las ideas fuerza de éstas directrices plasmadas en estos documentos: Apoyar gobierno proclives a los intereses norteamericanos en los países de América Latina, ganar una mayor influencia de la cultura y valores de EEUU que incluía el fortalecimiento de la influencia de la Religión Evangélica conservadora, hacer frente a la Teología de la Liberación; debilitar el movimiento popular de izquierda, usar la lucha contra el narcotráfico para fortalecer la presencia militar de Estados unidos; debilitar la presencia y postura de intelectuales de izquierda, darle más tribuna a académicos y políticos afines al neoliberalismo, financiar grupos paramilitares, debilitar la cultura tradicional regional, entre otras “sugerencias”.

Hoy, varios años después, en pleno nuevo siglo XXI, vemos a un nuevo presidente de Estados Unidos Donald Trump ultra-conservador, que ha logrado fortalecer una derechización de la política internacional, apoyando gobiernos conservadores afines a los intereses norteamericanos y de Multinacionales, esto como reacción ante el avance de gobiernos de corte progresista en América Latina.

Implementan para tal fin, estrategias que incluyen entre otras, el campo cultural y de la Fe, como contundente e incisiva arma político-cultural.

Desde la Casa Blanca, se materializaron, por ejemplo, pactos, desde la llamada oficina de la Fe con importantes e influyentes líderes de la Iglesia Evangélica pronorteamericanos, para potenciar gobiernos conservadores de derecha, en América Latina (Univisión, 2019).

Se trata de una estrategia que incentivan el odio, la segregación social, la violencia entre iguales, el paramilitarismo como lógica, el lenguaje agresivo, la moralización extrema, la captura del relato de realidad, todo sacado de manuales que ya se han implementado como estrategias de guerra sucia, de guerra psicológico del poder instituido y que se reciclan en América Latina.

Ya la ONU, venía y viene advirtiendo sobre los riesgos que estas tendencias generadoras de odio traen al mundo (ONU, 2019).

Todo este caldo de cultivo es el que está tras los constantes intentos de los llamados “golpes suaves” en América Latina (Boron, 2017) o estas manifestaciones de desborde político inducido.

Nada más recordar lo ocurrido con Zelaya en Honduras (2009), Lugo (2008), Hugo Chávez (2002), Cristina Fernández, Correa (2010), Lula Da Silva, Rousseff (2015), etc.

En el caso de Bolivia, los intentos de desestabilización ya venían caminando, recordar que en el año 2015 se hizo público el plan orientado por la CIA, titulado Rey Desnudo (RT, 2015), que intentaba vincular a Evo Morales con carteles internacionales de la Droga, la idea era acabar con la imagen de Evo, debilitarlo, evitar lograra ganar las siguientes elecciones, entre las opciones figuraba la muerte de Evo.

Así mismo, de manera reciente, la congresista norteamericana Ros Lehtinen viene liderando un proceso de desprestigio de la presidencia y persona de Evo Morales (Interamerican Institute for Democracy, 2018), otra estrategia tendiente a moralizar negativamente la persona y acciones de quienes no están alineados a los intereses del poder dominante hegemónico.

Ahora bien, son innegable los avances del Gobierno de Evo morales, los logros en materia de equidad, distribución, inclusión, ampliación de la democracia. No es menor el haber logrado todo un Rediseño institucional significativo que termina por re-nombrar la Estructura Estatal, rediseñarla, re-interpretarla desde la lógica indígena, ancestral, un cruce cultural de gran importancia y valor pues, constituyó a Bolivia en un “Estado Plurinacional”, una nueva forma de concebir el Estado. Creo, aún no valoramos o dimensionamos y comprendemos bien el aporte de este tipo de figuras,

“Esta nueva Constitución redefine la concepción del Estado, así como el concepto de ciudadanía, desde una lógica plurinacional, multicultural y comunitaria. Se combina el desarrollo de los derechos, deberes y garantías liberales con demandas indígenas de corte popular que quedan, de esta manera, enmarcadas en una nueva conformación jurídico-institucional. De este modo, se da forma a la noción de un Estado interventor, protector de los recursos naturales, de bienestar, inclusivo en cuanto incorpora formas y prácticas de los pueblos y naciones originarios institucionalmente, constituyéndose como herramienta para el desarrollo equitativo, soberano y sustentable. (Prada Alcoreza, 2008),

Redefinió así, el concepto de ciudadanía. A la par, hizo aportes a las luchas por el derecho al agua (ONU, 2017), aportó significativamente en el debate global sobre la naturaleza como sujeto, como madre, buscando declarar su protección ante la ONU (ONU , 2017), estos, entre otros centrales y profundos aportes a su país, la región y el mundo.

Aún dentro del mismo sistema capitalista, se reconocían sus logros:

“Bolivia resultó la economía con el mayor crecimiento económico a finales de este año con una proyección de 3,9%. En línea con lo anterior, el PIB de Bolivia pasó de sumar US$9.000 millones hace 13 años cuando asumió el poder Morales a US$40.000 millones en la actualidad. Además, el crecimiento del PIB per cápita en 2005 era de 2,5%, mientras que al cierre de 2018 se ubicó en 2,7% (..) El segundo logro económico de Morales está relacionado con la reducción de la pobreza extrema, la cual se redujo más de la mitad en la última década, pasando de 38% a 15%.” (La República, 2019)

Hasta el mismo Fondo Monetaria Internacional lo reconocía (La República, 2019)

Solo pensar que un cambio de un articulado de una Ley, crear una, puede demorar hasta un año de trámite y concertación, ahora, mucho más si pensamos en el cambio del Diseño de toda una institución que durante décadas de sangre y dolor, se configuró para garantizar el poder de un sector empresarial, blanco, conservador como única opción que concentraba el poder económico y político en una élite local, anclada por supuesto, a los intereses norteamericanos y de multinacionales.

El gobierno de Evo incluso, logró cambios importantes en el sistema educativo, recuperando lengua, cultura, dignidad de los pueblos, quitándoles espacio a la educación privada que empotró una cultura racista, excluyente, clasista. Retorna así, dignidad a los pueblos excluidos.

Ahora bien, sus cambios no permitieron aún la construcción como tal, de otro mundo posible, habrá que preguntarnos por qué, Qué sucedió, qué lo impidió, hacernos las preguntas con madurez, de manera crítica sí, pero con realismo.

Aprender de estos grandes avances es clave, pues dan luces para lo que venga en estas luchas en América Latina y para las nuevas formas de liderazgos que surjan desde el movimiento social, étnico, popular de América Latina.

Es precisamente ésta, la entrada al segundo bloque de reflexión.

Segundo eje de Análisis. Desde el movimiento social, étnico y popular.

Evo logró grandes avances indudables en esta lógica, pero, quedó corto en la idea de construir otros mundos posibles.

Uno de los reclamos gira en torno a la manera como se fue asumiendo el ejercicio del poder institucional, así por ejemplo, los movimientos sociales como el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) venían exigiendo respeto por su autonomía, diciendo NO a la injerencia del Gobierno de Evo en sus decisiones. (Zibechi, 2019)

Junto a estos reclamos, se le cuestionaba la concentración de poder, y llamaban la atención sobre las acciones que podrían entenderse como autoritarias y excluyentes.

El movimiento de Mujeres venía y viene reclamando cambios valóricos al Gobierno de Evo, exigían mayor inclusión, cesar con el machismo, con el patriarcado, otras formas de relacionamiento, de comprender el poder, mayor participación de sectores (Desinformémonos, 2019).

Se le cuestionaron sus alianzas con grupos de empresarios de derecha, los permisos concedidos para extender la frontera agrícola a favor del negocio de la Soja, las concesiones a los ganaderos en zonas estratégicas naturales. (Rivera Cusicanqui, 2019)

Exigían sectores sociales e indígenas, evitar el entreguismo de los recursos a las multinacionales, todos reclamos válidos, así mismo, se le pedía salir de la matriz extractiva en materia económica. Definir una clara ruta de defensa de los recursos, un política y acción coherentes.

Se le reclamaba por las acciones que realizó su gobierno ante la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS) en 2011. (Azcui, 2011)

Era necesario le insistían, trascender el caudillismo, dar tránsito a nuevas generaciones, procesos que siguieran la ruta de cambios.

Lo que ocurre en América Latina, nos debe dejar las preguntas necesarias para crecer como colectivos, en la intención de avanzar en apuestas reales de transformación.

Conclusiones que van quedando para pensarnos como movimientos sociales, procesos reales de transformación.

¿Qué es lo que esperamos de los gobiernos progresistas? ¿tenemos clara la agenda y propuesta de Estado, de sociedad, de ciudadanía?, ¿hemos pensado y construido un otro modelo económico que recoja lo que queremos construir como sociedad? ¿Qué pretendemos de los Gobiernos que llamamos amigos o, que provengan de los movimiento étnicos, populares, obreros, sociales? ¿tenemos claro el papel del Estado como medio y no como fin? ¿para qué entonces, ser gobierno ¿qué significa ser poder desde abajo? ¿nuestras propuestas no pasan de ser reclamos por derechos y no por un cambio de sistema, de forma social, de escala de valores como principios de acción?

Tener medianas claridades sobre estas preguntas, nos permitiría, por ejemplo, evaluar críticamente con que insumos, herramientas, sujetos, conceptos, pensarnos por ejemplo, cuál debería ser la arquitectura, diseño o infraestructura social-cultural y valórica, tejida desde los sectores populares, étnicos, obreros.

Una arquitectura que es fundamental para lograr transformaciones reales, sostenidas y de fondo.

Es más, ¿tenemos los insumos base para pensar dicha transformación?

Tenemos claro si nuestros reclamos por ahora alcanzan hasta soñar con mejores condiciones de vida en el marco del sueño burgués capitalista, o si pretendemos un cambio de fondo, esencial y si es así, pues ¿qué es lo que requerimos para ello? ¿Cuál la forma organizativa? Nada de esto se construye de la noche a la mañana.

Es bien importante, como aprendizaje ante los que viene ocurriendo en América Latina, mirarnos al espejo para tener clara cuál es la infraestructura o arquitectura social con la que contamos hoy, como movimientos sociales, populares, étnicos, obreros, reconocernos críticamente, cuáles son nuestras fallas, nuestras falencias, nuestras prácticas, nuestra real capacidad, evaluarnos críticamente para ubicar nuestros límites.

Vale también preguntarnos por esos instrumentos formativos, la forma como leemos la realidad, esos niveles de coherencia o de incoherencia que nos habitan, vernos de manera real con madurez, esa es la única forma de proyectarnos con realismo, de avanzar y sostener procesos de transformación.

Hoy contamos con estructuras institucionales como Partidos, Sindicatos, ONG´s, agencias de Cooperación, organizaciones sociales, populares, organizaciones indígenas, Afro, campesinas, organizaciones estudiantiles, ¿Qué tan articulados estamos?

¿Qué hemos logrado y dónde nos hemos quedado? ¿qué es lo que hemos construido desde nuestros espacios, para lograr lo que exigimos como cambios? ¿cómo ejercemos la dinámica de poder en cada espacio que nos corresponde?, ¿cuál nuestra apuesta de sentido, nuestra real acción económica de transformación allí?, ¿cuál nuestra apuesta real presente en las palabras, sentires y acciones concretas que como individuos y colectivos desarrollamos?, ¿cómo tejemos y construimos ese otro poder?

¿Cuál es el lugar del Estado en estas construcciones?, ¿para y hasta donde con el poder institucional e instituido?

Y el profundo sentido ético, ¿cuál su lugar? No podemos, con las formas, acciones y herramientas que tanto cuestionamos, caminar hacia supuestos escenarios de transformación y cambio, nuestra apuesta es ética, política, valórica, por ello, eso no lo podemos perder de visa, ni obviar, no podemos avanzar si no nos miramos al espejo con sinceridad, aprendemos de lo que nos está ocurriendo como pueblos latinoamericanos, si no nos cuestionamos, es calve “darnos cuenta”, para ajustar desde ese lugar y avanzar hacia nuevos horizontes de posibilidad, potenciando lo que somos, tenemos, eso que tal vez, no hemos identificado aún.

*Docente investigador, director grupo GIDPAD y Revista El Agora USB Universidad de San Buenaventura Medellín, integrante de la Red Interuniversitaria por la Paz REDIPAZ, y del grupo Autónomo Kavilando.

 

Referencias bibliográficas.

Azcui, M. (27 de septiembre de 2011). Morales suspende la construcción de la carretera que le enfrenta con los indígenas. Obtenido de El País: https://elpais.com/internacional/2011/09/27/actualidad/1317074403_850215.html

Boron, A. (3 de diciembre de 2017). Honduras: el “golpe blando preventivo”. Obtenido de Telesur: https://www.telesurtv.net/bloggers/Honduras-el-golpe-blando-preventivo-20171203-0003.html

Desinformémonos. (13 de noviembre de 2019). Esta coyuntura nos ha dejado una gran lección contra el triunfalismo: Silvia Rivera Cusicanqui desde Bolivia. Obtenido de Desinformemonos: https://desinformemonos.org/esta-coyuntura-nos-ha-dejado-una-gran-leccion-contra-el-triunfalismo-silvia-rivera-cusicanqui-desde-bolivia/

Interamerican Institute for Democracy. (18 de julio de 2018). La congresista Ileana Ros-Lehtinen condena a Evo Morales por aferrarse al poder. Obtenido de Interamerican Institute for Democracy: https://www.youtube.com/watch?v=Q7eVQgzoKok

Klein, N. (2007). La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre. Motreal: Random House of Canada.

La República. (23 de octubre de 2019). Los cinco logros económicos de los 13 años de gestión de Evo Morales en Bolivia. Obtenido de La República: https://www.larepublica.co/globoeconomia/los-cinco-logros-economicos-de-los-13-anos-de-gestion-de-evo-morales-en-bolivia-2923625

ONU . (25 de marzo de 2017). Evo propone en la ONU decálogo para salvar a la Madre Tierra del Capitalismo. Obtenido de ONU: http://www.nu.org.bo/noticias/naciones-unidas-en-linea/evo-propone-en-la-onu-decalogo-para-salvar-a-la-madre-tierra-del-capitalismo/

ONU. (7 de junio de 2017). En la ONU, Evo plantea decálogo del agua y reparte el libro del mar. Obtenido de ONU: https://www.paginasiete.bo/nacional/2017/6/7/onu-plantea-decalogo-agua-reparte-libro-140264.html

ONU. (29 de abril de 2019). El odio es una amenaza para todos, advierte el Secretario General. Obtenido de ONU: https://news.un.org/es/story/2019/04/1455121

Prada Alcoreza, R. (2008). Análisis de la nueva constitución politica del Estado. Revista latinoamericana de Ciencias Sociales.(1), http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/se/20100830012622/3S1b.pdf. Obtenido de http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/se/20100830012622/3S1b.pdf

Rivera Cusicanqui, S. (16 de noviembre de 2019). Un largo proceso de degradación. Obtenido de Desdeabajo: https://www.desdeabajo.info/mundo/item/38169-un-largo-proceso-de-degradacion.html

RT. (13 de octubre de 2015). 'Operación Rey Desnudo': revelan un plan de EE.UU. contra el Gobierno de Evo Morales. Obtenido de RT: https://actualidad.rt.com/actualidad/188412-operacion-rey-desnudo-morales-eeuu-bolivia

Santa Fe I. (mayo de 1980). Santa Fe I. Obtenido de offnews.info: http://www.offnews.info/downloads/santafe1.PDF

Univisión. (12 de agosto de 2019). Líderes evangélicos amparados por la Casa Blanca exportan agenda fundamentalista a América Latina. Obtenido de Univisión: https://www.univision.com/noticias/america-latina/lideres-evangelicos-amparados-por-la-casa-blanca-exportan-agenda-fundamentalista-a-america-latina

Zibechi, R. (2015). Hacer balance del progresismo. Revista Kavilando7(2), 117-120. Recuperado a partir de http://www.kavilando.org/revista/index.php/kavilando/article/view/43

Zibechi, R. (11 de nobiembre de 2019). Bolivia: un levantamiento popular aprovechado por la ultraderecha. Obtenido de Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/conflicto-social-y-paz/7293-bolivia-un-levantamiento-popular-aprovechado-por-la-ultradere

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas