Nuestro socio de confianza, ¿miembro del hampa de narcóticos?

Observatorio K.

Por: Alfonso Insuasty Rodríguez*.

Un compendio amplio de documentos clasificados, recientemente develados, dejan muy claro que el Alto Gobierno norteamericano apoyó a su socio Uribe, aun sabiendo de sus vínculos con grupos paramilitares a quienes habían declarado como Terroristas en el 2001 al igual que a las Farc y el Eln; así mismo, sabían de sus evidentes vínculos con el cartel de Medellín, tenía noticia de la financiación de sus campañas electorales con dineros de la mafia, entre otros. En dichos documentos se evidencia que sabían que su socio de confianza “era miembro del hampa de narcóticos de Colombia” (Nsarchive, 2020)

 

 

00 vjyr

Donald Rumsfeld, secretario de Defensa del gobierno republicano de George W. Bush cuyo mandato presidencial fue entre enero de 2001 y enero de 2009, presentaba a Uribe como un aliado y socio para cumplir los objetivos de Estados Unidos, este respaldo se dio aún y las noticias sobre sus relaciones con paramilitares y carteles de la droga.

Peter Rodman, alto directivo del Pentágono, quien falleció en el 2008, afirmó que los diputados del Consejo de Seguridad Nacional eran optimistas con respecto a que Álvaro Uribe, entonces presidente entrante en tanto “promovería los intereses de Estados Unidos en Colombia” (Nsarchive, 2020) y en la región.

De hecho, Peter Rodman le dijo a Donald Rumsfeld un tiempo después que, "un elemento clave de nuestro éxito ha sido el propio Uribe".

Esta información quedó evidenciada en los recientes documentos desclasificados por la oenegé National Security Archives, que analiza la información desclasificada y secreta que el gobierno de Estados Unidos libera, cada tiempo, gracias a la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Dichos documentos, gracias al análisis de la oenegé en cuestión y publicados en la web Nsarchive el pasado 31 de agosto, dejan en evidencia el papel que ha jugado el Pentágono y el alto gobierno de Estados Unidos como impulsores de políticas y personajes de alto poder y cargos públicos, pero con preocupantes relaciones.

Un informe de 1991 citado, colocó a Uribe, entonces senador, entre las principales figuras del narcotráfico de Colombia. La lista de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), que incluía información sobre más de 100 personas vinculadas al negocio de los narcóticos, dijo que Uribe estaba "dedicado a colaborar con el Cartel de Medellín en los altos niveles del gobierno" y era "un amigo íntimo de Pablo Escobar". que había "trabajado para el Cartel de Medellín", información citada por el New York Times, Newsweek y los Angeles Times. En otro caso, un aliado de Uribe le dijo a la Embajada que los notorios hermanos Ochoa Vásquez, cofundadores del Cartel de Medellín, habían “financiado” la campaña del Senado de Uribe. En otro cable el embajador de Estados Unidos en Colombia, Morris Busby, quien coordinó los esfuerzos de Estados Unidos para ayudar a Colombia a derrocar a Pablo Escobar, dijo que creía que había "sustancia en los rumores" de que Uribe y otros políticos tenían vínculos con intereses de narcóticos. (Nsarchive, 2020)

Este amplio compendio de documentos clasificados, recientemente develados, dejan muy claro que el Alto Gobierno norteamericano apoyó a su socio Uribe, aun sabiendo de sus vínculos con grupos paramilitares a quienes habían declarado como Terroristas en el 2001 al igual que a las Farc y el Eln; así mismo, sabían de sus evidentes vínculos con el cartel de Medellín, tenía noticia de la financiación de sus campañas electorales con dineros de la mafia, entre otros. En dichos documentos se evidencia que sabían que su socio de confianza “era miembro del hampa de narcóticos de Colombia” (Nsarchive, 2020)

Michael Evans analista y director de la Oenegé The National Security Archive Colombia y Mexico, en una entrevista para la Revista Semana, emitida por redes sociales, aseguró que, preocupa como directivos del Pentagono y el Alto Gobierno de Estados Unidos sabían de estas relaciones pero decidieron mirar hacia otro lado, así mismo causa impresión que lo hicieran sabiendo que su relación era con grupos declarados como terroristas, fue muy evidente que la prioridad para Estados Unidos no fue proteger los derechos humanos, fue atacar a la guerrilla. (Semana, 2020)

Sabían de todo el entramado mafioso, paramilitar, político y empresarial que se permitía y consolidaba en Colombia. Para ellos, en sus lógicas políticas esas evidencias no eran tan importantes como la labor que su socio a su favor. Lo importante y central fue y será siempre, garantizar que sus intereses estratégicos económicos y de control en la región se vean beneficiados.

Nada es nuevo.

Estados Unidos ha liderados estrategias de terror para el control de países o regiones, al igual que los países más desarrollados del norte. Han planeado y siguen planeando la aplicación de técnicas de choque, para provocar o reordenar el caos siempre, a favor de sus intereses económicos.

Así, a través de la historia, han mantenido una lógica de relación colonial por medio de una arquitectura o diseño institucional internacional que articula a la ONU, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional al servicio de corporaciones de gran poder como bancos, farmacéuticas, empresas multinacionales de alimentos, tecnología, etc. A nivel Regional, en nuestro caso América Latina, están la OEA y el Banco Interamericano del Desarrollo, centro de mirada del ahora presidente de Estados Unidos Donald Trump.

"Jan Schakowsky, presidenta de la Comisión de DD.HH. de la Cámara de Representantes de Estados Unidos señaló que Donald Trump y la OEA tienen una alianza que 'parece coincidir con algo siniestro', destaca hoy The Hill. En un análisis publicado en este diario digital con sede en Washington, Schakowsky pidió al congreso de su país investigar la manipulación de datos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en las últimas elecciones en Bolivia, que terminaron en un golpe de Estado". (Prensa Latina, 2020)

La intervención militar ocupa un lugar de primer orden. Se trata de una estrategia que, a modo de red, se expande y adapta de múltiples maneras, ella cobija estrategias de psicología de guerra o guerra sucia, persecución jurídica, eliminación moral o, en últimas, se acude a la intervención militar de tipo mercenaria y para-estatal, a la par acuerdos militares legales, todo con el fin de imprimir caos social o, en últimas, se acude a la eliminación física directa o masiva.

Muchos son los ejemplos que dan cuenta de esta trama de poder que Naomi Klain referencia como Doctrina del Schok (Klein, 2007). No importa los niveles de terror y muerte que como daño colateral generan, lo importante es el resultado.

Así, acude a la creación de contextos y realidades prefabricadas, fortalecer comunicativamente enemigos sean ficticios o redimensionados y, por supuesto, ubican en el poder a políticos de corte criminal, sueles derrocan al dictador que no desean para darle paso a políticos criminales o articulados al crimen, siempre sumisos a sus intereses: “socios estratégicos”.

Por lo general, escogen líderes de mano dura, capaces de timonear las realidades regionales a favor de sus intereses económicos, logrando estabilidad y seguridad de sus inversiones y que garanticen que dicho país sea base para expandir regionalmente su control, no importa los daños sociales o ambientales que ello genere de manera sostenida.

Es el juego de la doble o triple moral. Toda esta realidad se mueve en el marco de esa disociación funcional epistémica y valórica que les acompaña comunicativa y mediáticamente, pues desarrollan y promueven siempre un discurso agresivo basado en la defensa de los valores de la democracia, el progreso, la libertad; promoviendo como héroes a militares, políticos y empresarios abiertamente violadores de la dignidad humana y destructores de la naturaleza y la vida, pero, eso sí, fieles y sumisos a los intereses de sus patrocinadores o protectores extranjeros.

No solo son políticos, también son reducidas pero poderosas élites económicas locales que reciben ingentes beneficios, con el fin de que sean ellas las que aceiten las transformaciones locales necesarias para que el capital internacional ingrese a cero-costo y crezca así, su acumulación de capital, garantizando que el uso de estrategias criminales como el paramilitarismo, la aplicación máxima de violencia en los territorios estratégicos, las alianzas con actividades ilegales como el narcotráfico, dineros provenientes de actividades non-sanctas,  sean extrañamente invisibilizadas o ilógicamente justificadas.

Irak, Afganistán, Libia, Siria, Brasil, Bolivia, Chile, Honduras, Guatemala, y un largo etcétera, son ejemplos de esa aplicación reconfigurada de Colonización a la Medida, pero con cara de democracia y, ahora, con una fuerte aplicación de alienación extremista religiosa muy preocupante (Segnini & Cordero, 2019).

Caso Colombia

Colombia es otro ejemplo muy claro y preciso de cómo el interés extranjero se impone de la mano de élites locales, generando una guerra en permanencia que incluso se llega a naturalizar.

Se cumplen todos los mandatos de los manuales, al punto que hoy podemos ser una escuela del mal para la exportación, diseminando el modelo de intervención militar legal e ilegal, exportando una suerte de inestabilidad y mercenarismo útil para los intereses mercantiles del norte.

Así lo dejó entrever Lindsay Poland en entrevista concedida a Radio Kavilando el pasado mes de julio de 2020, cuando expresó que el controvertido y polémico Plan Colombia, del cual Joe Biden fue un importante impulsor y arquitecto, tenía como objetivos: generar control y atacar directamente a la insurgencia y a todo lo que se asimile como férrea oposición social a los intereses marcados para el “desarrollo” en tanto se asimilan a la categoría “enemigos” y “terroristas”, todo, con cara de guerra contra las drogas.  Dicho Plan Colombia, como caso de injerencia militar extranjera, dejó por el contrario, mucho dolor, muerte y muy fortalecido y expandido el narcotráfico y el paramilitarismo, múltiples casos de violación de derechos humanos por parte de militares Norteamericanos incluso. (Lindsay Poland, 2020); (Lindsay Poland, Plan Colombia: Atrocidades de los aliados de Estados Unidos y activismo comunitario, 2020).

Otra de las lamentables consecuencias de estas relaciones, fue la paulatina pérdida del honor militar y la lealtad constitucional, derivada entre otras, de la formación militar norteamericana y directivas basada en resultados entre ellas, la nefasta aplicación del Body Count, práctica cuestionada en el caso de Vietnam, como bien lo desarrolla en sus investigaciones Omar Bolaños (2020).

Un reciente informe de la Fundación Forjando Futuros, entregado a la Comisión de la Verdad (institución creada fruto del Acuerdo de Paz entre las Farc y el Gobierno), da cuenta de 66 importantes empresas que a la fecha han sido condenadas a restituir tierras que fueron adquiridas en el marco del conflicto armado, beneficiándose de este contexto (y también se han compulsado copias a la Fiscalía para investigar muchas de estas empresas y empresarios por patrocinar grupos paramilitares). Se resaltan empresas como Argos, del Grupo Empresarial Antioqueño; Grupo Empresarial Dole, Uniban, Banacol, Bananeras de Urabá, Agrícola Sara Palma, Pacific Mines S.A.S, Continental Gold Limited Sucursal Colombia, Plantaciones del Darien S.A., Soc. Agropecuaria Carmen de Bolívar;  entre otras empresas (Fundacion Forjando Futuros, 2020); igual el sector financiero: Bancolombia, Davivienda, BBVA y Banco Agrario, que aceptaron como garantía hipotecaria predios despojados a campesinos pobres y se constituyeron como opositores dentro del proceso de restitución (Fundación Forjando Futuros, 2020).

Se resalta, también, casos de círculos familiares. Aníbal Gaviria ha sido alcalde de Medellín (2012-2015), gobernador de Antioquia en dos oportunidades (2004-2007; 2020-2023); por su parte, Sofía Gaviria Correa fue senadora (2014) por el partido Liberal y actual embajadora en Suiza en el Gobierno de Duque (2019), dicha familia figura como principales accionistas, integrantes de la junta directiva y representantes legales de Uniban, también fueron relacionados en una sentencia de tierras proferida por el Tribunal de Cartagena, donde se logró demostrar que Agropecuaria Carmen de Bolívar se aprovechó de la violencia paramilitar para comprar tierras a muy bajo costo en la región de los Montes de María (Verdad Abierta, 2013) hoy esta familia es muy cuestionada por sus intereses en el puerto de Urabá (Insuasty Rodríguez, 2020). Así mismo, cabe señalar que recientemente se conoció una investigación sobre el uso indebido durante 7 años de baldíos de la Nación por parte de la familia Uribe Vélez, en cabeza en este caso de Lina Moreno de Uribe, esposa de Uribe Vélez (Vorágine, 2020). El interés del grupo Sarmiento Angulo por las tierras baldías de los Llanos, José Felix Lafaurie y su esposa Maria Fernanda Cabal férreos opositores de la restitución de tierras y un extenso etcétera.

Se trata de un modelo de Estado configurado bajo la logica criminalidad-empresa-estado, para el beneficio local de un grupo de familias y empresas que sumisos a lineamientos internacionales han mantenido sus privilegios, rediseñaron las instituciones a su beneficio y que ahora, nos sumen en un oscuro momento político de hiperconcentración del poder, golpeando de muerte a la precaria democracia con la que contamos.

En resumen, nos gobierna un grupo de empresarios, altos rangos militares y políticos, aferradas al poder con baja o nula legitimidad y que, por el contario, alardean de su total carencia ética y dignidad.

Han mantenido un estado de guerra en permanencia que les beneficia pero que ha derivado en una sociedad polarizada, una fuerza militar degradada en su credibilidad y legitimidad, una clase política abiertamente arbitraria, ociosa y desconocedora del país que gobiernan, un pequeño grupo de empresarios de gran poder y llenos de privilegios, una sociedad empobrecida y con cada vez menos derechos, algunos de los nefastos resultados de tantos años de una política que no obedece a las necesidades reales de los pueblos rurales y urbanos que habitan el país.

Hoy tenemos información amplia que nos llama a tomar partido para comprender mejor nuestra realidad, tomar mejores decisiones y con entereza transformar nuestra triste realidad.

¿Hasta cuándo esa nefasta injerencia norteamericana?

Se trata de una serie de sucesos aparentemente inconexos, pero ellos tienen relación; será la tarea de la academia, los centros de investigación, la justicia, encontrar dichas conexiones para la No Repetición.

En ese sentido, dichos hechos, es importante entenderlos como consecuencias de una serie de decisiones políticas y económicas que han logrado re-hacer el Estado y, lo peor, han trastocada la cultura y valores sociales para mal.

Es claro lo que sucede cuando se nos dicta desde fuera la política interna, cuando “toca pedir permiso”, cuando se ejerce una política arrodillada con pretensiones de dignidad.

Unas alianzas criminales, de muerte. No importa si el socio estratégico es un delincuente, lo importante es que cumpla y mantenga intactos y en crecimiento los intereses de Estados Unidos y de camarillas locales. ¿Cómo llamar a esta forma de hacer la política?

Cuanta sangre, cuanto terror que hoy se revive, cuanta inestabilidad regional provocada, cuantas mentiras hechas sentido común, cuantas generaciones perjudicadas, ¿quién responderá por el daño social y ético provocado?, ¿quién responderá por la destrucción del campo, por esa amplia brecha de desigualdad fabricada?

¿Debemos entender entonces que una sociedad empobrecida que no reacciona, ni se levanta y obedece incondicionalmente es equivalente a esa condición cultural deseada por Gobiernos y élites extranjeras y esas agresivas élites locales?

Luchamos por una paz transformadora, con cambios, conocedora del a verdad, que permita condiciones para una participación efectiva, eficiente que garantice derechos económicos, sociales, culturales, ambientales, que posibilite construir colectivamente un futuro propio.

En este proceso será clave la labor de entidades como la Comisión de la Verdad y la Justicia Especial para la Paz, pedagogizar, difundir, socializar permitir un gran diálogo nacional sobre los actores y razones de una guerra que no se quiere ir, con el único fin de caminara seguros hacia la No Repetición.

Urge cambiar éstas política de muertes y luchar incansablemente por la vida y la dignidad como pueblos, como país.

*Docente investigador Universidad de San Buenaventura Medellin, integrante Red Interuniversitaria por la Paz Redipaz y grupo Autónomo Kavilando.

Referencias

Fundación Forjando Futuros. (4 de junio de 2020). 72 empresas entre multinacionales, agroindustria, mineras y Bancos condenadas a Restituir tierras. Colombia. Obtenido de Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/conflicto-social-y-paz/7781-72-empresas-entre-multinacionales-agroindustria-mineras-y-bancos-condenadas-a-restituir-tierras-colombia

Fundacion Forjando Futuros. (4 de septiembre de 2020). Empresarios antioqueños son los que más participaron en el despojo de tierras en Colombia. Obtenido de Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/territorio-y-despojo/7982-empresarios-antioquenos-son-los-que-mas-participaron-en-el-despojo-de-tierras-en-colombia

Insuasty Rodríguez, A. (2017). ¿De qué hablamos cuando nos referimos al paramilitarismo? El Ágora USB, 17(2), 338-352. Obtenido de http://www.scielo.org.co/pdf/agor/v17n2/1657-8031-agor-17-02-00338.pdf

Insuasty Rodríguez, A. (23 de junio de 2020). Ordenan a la Fiscalía investigar a las bananeras y empresarios por financiación voluntaria a grupos paramilitares. Colombia. Obtenido de Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/observatorio-k/7820-ordenan-a-la-fiscalia-investigar-a-las-bananeras-y-empresarios-por-financiacion-voluntaria-a-grupos-paramilitares-colombia

Klein, N. (2007). La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre. Motreal: Random House of Canada.

Lindsay Poland, J. (10 de julio de 2020). Plan Colombia y Doctrina Militar. Obtenido de Radio Kavilando: https://kavilando.org/lineas-kavilando/observatorio-k/7860-radio-kavilando-plan-colombia-y-doctrina-militar

Nsarchive. (30 de agosto de 2020). Amigos de “El Viejo”: Registros desclasificados detallan presuntos vínculos paramilitares y narco del expresidente colombiano Uribe. Obtenido de Nsarvhive: https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/colombia/2020-08-31/friends-el-viejo-declassified-records-detail-suspected-paramilitary-narco-ties-former-colombian

Rojas Bolaños, O. E. (21 de mayo de 2019). Falsos Positivos y la prolongación de la guerra en Colombia. Construyendo una tipología sociológica de Falso Positivo*. Obtenido de Kavilando: https://www.kavilando.org/lineas-kavilando/conflicto-social-y-paz/6939-falsos-positivos-y-la-prolongacion-de-la-guerra-en-colombia-construyendo-una-tipologia-sociologica-de-falso-positivo

Rojas Bolaños, O. E., & Benavides Silva, F. L. (2017). Ejecuciones extrajudiciales en Colombia 2002 – 2010. Obediencia ciega en campos de batalla ficticios. Bogotá: Universidad Santo Tomás. Obtenido de https://www.kavilando.org/images/stories/documentos/EJECUCIONES-EXTRAJUDICIALES-EN-COLOMBIA-2002-2010.pdf

Segnini , G., & Cordero, M. (18 de agosto de 2019). Líderes evangélicos amparados por la Casa Blanca exportan agenda fundamentalista a América Latina. Obtenido de El Faro: https://kavilando.org/lineas-kavilando/conflicto-social-y-paz/7145-lideres-evangelicos-amparados-por-la-casa-blanca-exportan-agenda-fundamentalista-a-america-latina

Semana. (2020). Álvaro Uribe y los informes del pentagono y la CIA en EE.UU. | Semana Noticias. En: https://www.youtube.com/watch?v=jPijNZ-Ap3c

Vorágine. (3 de septiembre de 2020). Los baldios del estado por los que pelea Lina Moreno de Uribe. Obtenido de La Vorágine: https://voragine.co/los-baldios-del-estado-por-los-que-pelea-lina-moreno-de-uribe/

NOTAS RELACIONADAS:

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas