Falsos Positivos, narcotráfico y negocios de familia. Me negaras tres veces, a pesar de las pruebas.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Omar Eduardo Rojas Bolaños

El cuestionamiento de InStight Crime de ¿Cómo había logrado Memo convertir los lotes que compró en un inmenso edificio como este? los condujo nuevamente hacia el nombre de Marta Lucía Ramírez. La empresa que gestionó el desarrollo y la construcción de Torre 85: Hitos Urbanos Limitada, tiene como accionistas a Marta Lucía Ramírez, su esposo Álvaro Rincón y su hija.

 

 

MEMO MARTA1

De acuerdo a informes oficiales, durante el año 2002 fueron abatidos por las fuerzas armadas 1.775 “terroristas” de los que se investigaban 167 eventos por Falsos Positivos Militares.

La cifra se incrementó durante el 2003 al abatirse, en campos de batalla reales y ficticios, 2.113 “terroristas” de los que se dijo investigar 220 casos (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2015).

Los Falsos Positivos en ese periodo son muchos más, pero la justicia no ha investigado. Frente a los eventos la Presidencia de la República, la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Defensa Nacional y la Justicia Penal Militar no se han pronunciado. Los familiares de las victimas de los Falsos Positivos del primer periodo de la política de seguridad democrática, ante la no investigación y la impunidad, solamente pueden esperar que algún militar cuente la Verdad ante la Jurisdicción Especial para la Paz o que su caso llegue a oídos de quienes se encuentran reconstruyendo la memoria del país.

La debilidad de la justicia ordinaria y la incapacidad de la justicia penal militar, demarcada no solamente por lealtades, obediencia ciega y alianzas estratégicas, impide conocer la verdad acerca de los Falsos Positivos registrados en el periodo 2002 – 2006.

Durante el primer mandato de Álvaro Uribe Vélez el Ministerio de Defensa Nacional reportó 10.473 abatidos en combate, de los que la Fiscalía General de la Nación, investigaba para el año 2015, tan solo 1.776 Falsos Positivos. Si bien es cierto que el Falso Positivo Militar no se originan durante la política de seguridad democrática, es también cierto que es en ella donde se dinamiza favorecida por las estrategias emanadas del Ministerio de Defensa Nacional a partir de la administración de Marta Lucía Ramírez. Sus sucesores, los ministros Jorge Alberto Uribe Echavarría, Camilo Ospina Bernal, Juan Manuel Santos Calderón, Fredy Padilla de León y Gabriel Silva Luján, continuaron el legado.

El silencio de Marta Lucía Ramírez ante los Falsos Positivos registrados en su cartera ministerial, y en los registrados durante el periodo de la seguridad democrática, es un lavado de manos. Fiel devota a la doctrina de la iglesia católica, su silencio es el rito de purificación interior que acompaña al sacerdote, al pie del altar, a lavarse las manos. La frase “lava de todo mi delito, Señor, y limpia mi pecado” retumbó en los actos religiosos ofrecidos durante su administración, donde también se bendecían las armas para acabar con supuestos terroristas. Se obligaba al personal de las fuerzas armadas, por mandato presidencial, a asistir a rituales para que nuevamente se consagrara el país al Sagrado Corazón. Quien se negará a asistir era estigmatizado de ateo, comunista y enemigo. Para sobrevivir algunos tuvieron que santiguarse.

Los deslices de Marta Lucía Ramírez no son solamente por guardar silencio ante el asesinato de miles de colombianos en campos de batalla ficticios, permitir que se dinamizaran, como tampoco por los actos no transparentes realizados por su compañero permanente Álvaro Rincón (Caracol Radio, 2018).

Pasar por alto, como se pasa miles de eventos de Falsos Positivos, la denuncia de InSight Crime por el proceder de la actual vicepresidente de Colombia justifica los señalamientos al gobierno Duque de nombrar funcionarios con antecedentes de actos criminales o corrupción. El trabajo que debe realizar la Fiscalía General de la Nación y organismos de inteligencia y seguridad, lo asumió el Centro de Investigación de Crimen Organizado. El estudio de muchos años, evidencia que detrás de narcotraficantes visibles como Pablo Escobar, El mexicano y Carlos Lehder, entre otros, existen narcotraficantes invisibles. Empresarios, legítimos hombres de negocios.

El nombre de Marta lucía Ramírez aparece en los estudios que sobre el crimen organizado adelanta Stight Crime. Al seguir las huellas de Memo Fantasma encuentran que, en compañía de su esposa Catalina matricularon a sus dos hijas en el Colegio Nueva Granada de Bogotá gracias a la recomendación de la actual vicepresidenta de Colombia. Las largas filas de padres de familia para que sus hijos ingresen a la prestante institución merecieron la “palanca” de la primera mujer que dirigió el Ministerio de Defensa en Colombia. El silencio de la institución y la lealtad debida a la funcionaria, impide mirar los antecedentes del ingreso de los hijos, no obstante, el nombre de Acevedo Mejía, Memo Fantasma, aparece en la lista de donantes de la institución.

Las pesquisas del Centro de Investigación de Crimen Organizado llevaron a detectar inversiones del narcotraficante en la capital del país. Con nombres de parientes cercanos, madre y abuela, Memo Fantasma adquirió una serie de lotes en el prestigioso sector de Bogotá de la calle 85 con carrera 14, lugar donde se construye el proyecto Torre 85 con oficinas lujosas de la ciudad.

El cuestionamiento de InStight Crime de ¿Cómo había logrado Memo convertir los lotes que compró en un inmenso edificio como este? los condujo nuevamente hacia el nombre de Marta Lucía Ramírez. La empresa que gestionó el desarrollo y la construcción de Torre 85: Hitos Urbanos Limitada, tiene como accionistas a Marta Lucía Ramírez, su esposo Álvaro Rincón y su hija.

El cónyuge de Marta Lucia, quien todavía se encuentra al frente de la inversión, admitió haber colaborado con Guillermo Acevedo, Memo Fantasma, en el proyecto Torre 85. Como hace referencia Stight Crime, la alianza con la elite bogotana de un narcotraficante paramilitar, conocido en antaño como Sebastián Colmenares, le permitió lavar dinero del narcotráfico y convertirse en un respetado promotor inmobiliario.

Llama la atención que uno de los estudiosos de InStight Crime, al momento de regresar al país después de encontrarse en España siguiéndole las huellas a Memo Fantasma, recibiera la llamada al celular de la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, manifestándole que necesitaban hablar. “Aquello no podía ser una coincidencia” expresa el investigador. “Sé qué estás investigando” le expresó la mandataria. La vicepresidencia se limitó a negar que recomendará a las hijas de Memo Fantasma para que estudiaran en el Colegio Nueva Granada toda vez que confía ciegamente que la institución no permitirá revisar antecedentes de ingresos de los estudiantes. Sin embargo, dadas las evidencias como escrituras públicas, aceptó que su esposo Álvaro Rincón si hizo negocios con Guillermo Acevedo.

Agregó que recurrió al general Naranjo para que buscara antecedentes sobre el socio de su compañero. Al ser interrogado Naranjo, fiel a sus principios como hombre de inteligencia, manifestó: “En este momento no recuerdo ese caso específico, pero si la vicepresidencia dijo que sucedió, entonces sí sucedió. La gente me pedía todo el tiempo que revisara antecedentes.

El alcance del estudio del Centro de Investigación de Crimen Organizado permite reconstruir la historia del país, no obstante, la experiencia lleva a pronosticar una de la tesis que se plantea en Las parteras de Urama Grande, “En este pueblo no ha pasado absolutamente nada”.

Los medios de comunicación, de igual manera como organismos de investigación judicial, sin dejar de lado el papel de la iglesia, ayudaran a lavar culpas, pecados y crímenes.

*Sociólogo, investigador, integrante de la Red Interuniversitaria por la paz REDIPAZ, consejero de Paz Medellín, CONPAZ.

Referencias:

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2015.

Caracol Radio (2018). Esposo de Marta Lucía Ramírez era parte de Global Securities en 2013

Álvaro Rincón Muñoz era miembro de la junta directiva de esa empresa, acusada de lavado de dinero de PDVSA. 30 de julio 2018.

InSight Crime (2020). El narcotraficante invisible: Tras las huellas de Memo Fantasma. Centro de Investigación de Crimen Organizado.

Rojas, B. Omar (2017). Las parteras de Urama Grande. Saxo.

 

NOTAS RELACIONADAS:

 De la construcción de un Falso Positivo Judicial a la intervención armada. Hacia el desgaste del sistema judicial americano.

De los actos de guerra a actos criminales. Pérdida del honor militar, perdón, olvido e impunidad.

Consumo de medios de comunicación al interior de las fuerzas armadas. Afianzando elementos culturales para la institucionalización del Falso Positivo.

¿Quién dio la orden? La institucionalización de los Falsos Positivos como resultado operacional militar.

El Falso Positivo Cultural como proyecto de Estado. Del exterminio en campos de batalla ficticios, al aniquilamiento de la historia

Operación desprestigio. Crimen, manipulación y guerra sucia en Falsos Positivos.

De instituciones militares a organizaciones criminales. Zetas y paramilitares.

El ocaso de la prevención policial. Control social y Falsos Positivos de Policía.

Cuando los muertos logran hablar. Los 10.000 Falsos Positivos Militares de la política de seguridad democrática.

Realismo mágico, corresponsales de guerra y Falsos Positivos. Manipulación y medios de comunicación.

"Y como soy soldado y no puedo opinar, he decidido quitarme la vida". Impotencia, honor y lealtad.

Bolivia, un Falso Positivo de Estado. Imposición de un gobierno centrado en la biblia.

Bombardeando campamentos de adoctrinamiento. Del Falso Positivo Militar a la justificación de asesinatos de menores.

El destierro de los sociólogos. A la memoria de Alfredo Molano

Del conteo de cuerpos a la Teoría Social del Falso Positivo

Ejecuciones extrajudiciales en Colombia, 2002-2010. (Libro completo)

Construcción de un Falso Positivo de Estado. De la defensa de la alianza Juan Guaidó – Rastrojos, a la presentación de fotografías descontextualizadas.

Crímenes, corrupción y falsedad. El legado de los gestores de la política de seguridad en los Falsos Positivos.

La expansión paramilitar. De Colombia, hacia Venezuela.

La Verdad de los Falsos Positivos en la Jurisdicción Especial para la Paz. El para qué se investiga.

Operación Berlín. Los niños que creyeron en la paz siendo fusilados.

Operación silencio: Amedrentamiento, dignidad y verdad

Doctrina, adoctrinamiento y Falsos Positivos.

El dilema de los nuevos Coroneles Militares: entre Falsos Positivos y la defensa de los derechos humanos.

Falsos Positivos y la prolongación de la guerra en Colombia. Construyendo una tipología sociológica de Falso Positivo*.

Falso Positivo Judicial: la criminalización de la justicia.

Reajustando la política de la seguridad democrática. Un Falso Positivo en el limbo.

Presos políticos, resistencia popular y sueños de paz en Colombia. Primer Café Intal en Europa

Resistencia, miedo y terror.

La infiltración como mecanismo de criminalización de la protesta social. ¿Ampliación o distorsión del rol de inteligencia?.

El camaleón de la impunidad. Del realismo mágico a la segunda patria boba

Libro. Las parteras de Urama Grande: Un caleidoscopio de dolores y esperanzas

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portada k 11 n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas