Bombardeando campamentos de adoctrinamiento. Del Falso Positivo Militar a la justificación de asesinatos de menores.

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Omar Eduardo Rojas Bolaños

Ante el Derecho Internacional Humanitario el bombardeo ordenado por la Presidencia de la República vulnera tres principios fundamentales humanitarios: distinción, precaución y proporcionalidad. Una muestra más del deterioro moral del actual gobierno.

 

 

 

 

bombardeo niños

 

De igual manera como en el Falso Positivo Militar del gobierno Uribe, el presidente Duque, en un escenario caracterizado por aplausos de sus colaboradores, se limitó a presentar, el bombardeo y el asesinato de ocho niños y el abatimiento de siete integrantes de la disidencia, como una operación ofensiva contra las disidencias producto de una estrategia desarrollada con todo el rigor, meticulosa e impecable.

La estratagema militar ha sufrido un giro radical. Las Fuerzas Militares no tuvieron que cautivar, aprehender, secuestrar o ilusionar niños, ni muchos menos vestirlos con uniformes militares, manipularles los dedos de las manos y plantarles armas de fuego. Tampoco de organizar ruedas de prensa para presentarlos como “terroristas” dados de baja en campos de batalla ficticios. De igual manera como en el Falso Positivo Militar del gobierno Uribe, el presidente Duque, en un escenario caracterizado por aplausos de sus colaboradores, se limitó a presentar, el bombardeo y el asesinato de ocho niños y el abatimiento de siete integrantes de la disidencia, como una operación ofensiva contra las disidencias producto de una estrategia desarrollada con todo el rigor, meticulosa e impecable.

… anoche, autorice al comando conjunto de operaciones especiales ECOES adelantar una operación ofensiva contra esta cuadrilla de delincuentes narcoterroristas que son residuales de lo que se conocía como las FARC y que hace parte de las estructuras criminales que pretenden ahora desafiar a Colombia. Pues anoche, gracias a esa labor estratégica meticulosa impecable con todo el rigor, cayó Gildardo ´Cucho´ cabecilla de esa organización (aplausos).

Este criminal dedicado al narcotráfico, el secuestro, a la intimidación de líderes sociales y que pretendía hacer parte de esa estructura amenazante que ayer se presentaba al país como una nueva guerrilla, cosa que no es porque es una cuadrilla narcoterrorista, pues ya empezaron a recibir los mensajes claritos, así como los tuvimos (aplausos) con Jaison ´Orejas´, con ´Gaucho´, con David, y con ´Cadete´. Ahora cae Gildardo ´Cucho´ uno de los criminales que pretendía ser parte de esa estructura. Quiero felicitar a los héroes de nuestro país. Mi saludo aquí a nuestro alto mando militar y de policía. Gracias por responderle a Colombia, y vamos a derrotar a todos los que pretendan con las armas amenazar a Colombia (aplausos). Colombia esta unida para enfrentar a esos bandidos. (Presidencia de la República, 2019).

Vídeos y fotografías revelan que los niños fueran abatidos sin que estuvieran armados, sin que portaran uniformes de fatiga. Sus cuerpos quedaron con las pocas prendas de vestir, como viven los infantes en esa área rural del país. El 29 de agosto, doce horas después de que Iván Márquez, Jesús Santrich y alias El Paisa, comunicaran al Estado colombiano y al mundo que regresaban a la lucha armada por el no cumplimiento de los Acuerdos de la Habana por parte del Estado, las Fuerzas Armadas, conocedores de que alias ´Cucho´, comandante del frente 62 de la disidencia adoctrinaba menores, bombardearon su campamento.

Ante el Derecho Internacional Humanitario el bombardeo ordenado por la Presidencia de la República vulnera tres principios fundamentales humanitarios: distinción, precaución y proporcionalidad. Para Andrés Valdivieso, docente de la Universidad Javeriana de Derecho Internacional Humanitario, el Ejército realizó el operativo a pesar de que el DIH prohíbe los bombardeos al no tenerse certeza del objetivo militar. Condición enmarcada en la distinción, en el que se diferencia el combatiente y los civiles (Lombo, 2019).

No hubo espacio para que inteligencia militar evaluara la situación, tampoco de reflexionar acerca de las consecuencias de asesinar menores de edad, desarmados. De haber procedido de acuerdo a los protocolos de combate inteligencia advertiría la presencia de menores. A pesar de antecedentes, no hubo una valoración militar como tampoco ética. El mal habita no solamente en los servicios de inteligencia sino en las unidades operativas. La ceguera moral, la que envuelve al ser humano en la insensibilidad moral y el deterioro moral progresivo se esta convirtiendo en característica de nuestro tiempo (Bauman, 2015).

Militares y gobierno, aluden constantemente la adiáfora, ese neologismo creado por Bauman para “situar ciertos actos o categorías de los seres humanos fuera del universo de evaluaciones y obligaciones morales”. En la declaración del presidente, tanto el discurso como los aplausos, revelan la insensibilidad moral y el deterioro moral de él, sus colaboradores, los militares y el partido político al cual pertenece.

Herner Carreño, personero de San Vicente de Caguán, con antelación, había denunciado ante la Fuerza Pública que los disidentes de las FARC adoctrinaban niños, de ahí que declare ante el bombardeo militar que este fuera una [respuesta acelerada y desacertada, registrándose la operación en un contexto político militar contra las disidencias de las Farc, donde el gobierno tenía conocimiento de la presencia de menores de edad en el campamento, reclutados en contra de su voluntad, dos meses antes] (Pulzo, 2019).

El alcalde de San Vicente del Caguán, Humberto Sánchez, con anterioridad advirtió a las Fuerzas Militares “que las disidencias del frente 62, al mando de alias ´Cucho´, se estaban llevando niños para obligarlos a estar en sus filas”. La información se dio a conocer durante los consejos de seguridad del municipio del cual hacen parte la Fiscalía, Personería, el Comando Específico del Caguán, la Sexta División, la Fuerza Tarea Júpiter y Omega, la Policía Nacional y la Administración municipal (Vélez, J. y Ortiz, J., 2019). La Defensoría del Pueblo, regional Caquetá, en una alerta temprana (001 de enero de 2019) comunicaron el reclutamiento de niños en la zona donde se registró el bombardeo. A pesar de las advertencias, las Fuerzas Militares, bombardearon el campamento arrojando como resultado la baja de siete subversivos y el asesinato de ocho menores (Monsalve, R., 2019).

De igual manera que en el Falso Positivo, la estrategia de no comunicar el asesinato de menores durante el bombardeo, esta busca, en palabras del CINEP, saltarse las barreras legales de la guerra, dándole apariencia de legalidad al mismo acto ilícito (Cinep, 2011). La renuncia del ministro de Defensa Guillermo Botero y el nombramiento del general Luis Fernando Navarro, como ministro encargado (WRadio, 2019) no erradicará de las Fuerzas Armadas los errores militares ni los Falsos Positivos puesto que estos responden a la estrategia de gobierno para enfrentar las disidencias y a la doctrina militar. El evento pasará rápidamente de titulares de medios de comunicación al olvido, de igual manera como pasó al conocerse la Operación Berlín realizada en el año 2.000, donde 17 niños guerrilleros de las fuerzas Armadas Revolucionarias – Ejército del pueblo, le apostaron a la paz. “Decidieron dejar las armas. La presión militar, sumado a la invitación del ejército para que se desmovilizaran, los sedujo. Convencidos de las bondades del enemigo claudicaron a la lucha armada. El ejército colombiano los recibiría y les daría la oportunidad de incorporarse a la sociedad” pero fueron fusilados (Rojas B, 2019).

Referencias:

Bauman, Z., y Dunskis, L. (2015). Ceguera moral, la pérdida de sensibilidad en la sociedad líqida. Barcelona, España: Paidós.

Centro de Investigación y Educación Popular Cinep, (2011). Colombia, deuda con la humanidad 2: 23 años de Falsos falsos positivos (1988 – 2011). Bogotá, Colombia.

Lombo D, J. (2019). Bombardeo a adolescentes pudo haber ido en contra del DIH, dicen expertos. El Espectador, 6 de noviembre.

Monsalve G., R. (2019). Fueron ocho y no siete los menores de edad muertos en bombardeo: Fiscalía. El Colombiano, 6 de noviembre.

Presidencia de la República (2019). Mensaje del presidente de la república con ocasión al bombardeo militar del 29 de agosto de 2019. El futuro es de todos. Gobierno de Colombia.

Publimetro Colombia (2019). Iván Duque fue quien pidió bombardear y celebró la operación donde murieron siete niños. 6 de noviembre.

Pulzo (2019). Militares sabían que había niños en campamento bombardeado; los estaban adoctrinando. 6 de noviembre.

Rojas B. (2019). Operación Berlín. Los niños que creyeron en la paz siendo fusilados. Kavilando, 29 de junio.

Vélez, J. y Ortiz, J (2019). Tres entidades (al menos) habían dicho a Ejército sobre menores en zona bombardeada. La Silla Vacía, 6 de noviembre

WRadio, (2019). Renuncia el ministro de Defensa, Guillermo Botero. 11 de noviembre.

 Notas relacionadas.

El destierro de los sociólogos. A la memoria de Alfredo Molano

Del conteo de cuerpos a la Teoría Social del Falso Positivo

Ejecuciones extrajudiciales en Colombia, 2002-2010. (Libro completo)

Construcción de un Falso Positivo de Estado. De la defensa de la alianza Juan Guaidó – Rastrojos, a la presentación de fotografías descontextualizadas.

Crímenes, corrupción y falsedad. El legado de los gestores de la política de seguridad en los Falsos Positivos.

La expansión paramilitar. De Colombia, hacia Venezuela.

La Verdad de los Falsos Positivos en la Jurisdicción Especial para la Paz. El para qué se investiga.

Operación Berlín. Los niños que creyeron en la paz siendo fusilados.

Operación silencio: Amedrentamiento, dignidad y verdad

Doctrina, adoctrinamiento y Falsos Positivos.

El dilema de los nuevos Coroneles Militares: entre Falsos Positivos y la defensa de los derechos humanos.

Falsos Positivos y la prolongación de la guerra en Colombia. Construyendo una tipología sociológica de Falso Positivo*.

Falso Positivo Judicial: la criminalización de la justicia.

Reajustando la política de la seguridad democrática. Un Falso Positivo en el limbo.

Presos políticos, resistencia popular y sueños de paz en Colombia. Primer Café Intal en Europa

Resistencia, miedo y terror.

La infiltración como mecanismo de criminalización de la protesta social. ¿Ampliación o distorsión del rol de inteligencia?.

El camaleón de la impunidad. Del realismo mágico a la segunda patria boba

Libro. Las parteras de Urama Grande: Un caleidoscopio de dolores y esperanzas

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA Kav V10 Jul 18

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas